¿La Leishmaniasis en Perros es Contagiosa?

Seguramente te estás preguntando si la leishmaniasis en perros es contagiosa, pero primero debes saber de qué clase de enfermedad estamos hablando. Se trata de una dolencia que puede ser muy grave en los perros, provocada por un parásito que es un protozoo microscópico llamando leishmania. Entérate de mucho más a continuación.

leishmaniasis-en-perros-es-contagiosa-1

¿La leishmaniasis en perros es contagiosa?

Sobre esta inquietud, debemos informarte que no hay estudios que hayan dado pruebas concluyentes en este sentido. Pero, con pensamiento lógico debemos decirte que tener una mascota en la casa no incrementa el riesgo de contagio, aunque la mascota esté enferma. Lo que hay que evitar no es tener una mascota, sino que el mosquito transmisor nos pique y, si lo piensas, en las áreas de las que son endémicas las leishmanias, la cantidad de flebotomos que vuelan es muy grande, así que te pueden picar estando en cualquier sitio, aunque no tengas mascotas.

Los síntomas clínicos más comunes

Antes de preocuparte por saber si la leishmaniasis en perros es contagiosa, debes conocer sus síntomas. Quizás en síntoma clínico más visible es que vas a observar cómo tu perro va a comenzar perder el pelaje, principalmente en el área que circunda los ojos, las orejas y el hocico. Conforme la dolencia avance a mayores, tu perro va a comenzar a bajar de peso, aunque va a seguir comiendo igual, por lo que, en principio puede ser que no te preocupes, pero deberías.

También vas a comenzar a observar que tu perro exhibirá algunas lesiones en la piel, en particular en la cabeza y en la zona de las patas, que son las zonas del perro que normalmente se encuentran más cerca del piso, cuando camina, se sienta o se echa. Si por mala suerte o por descuido, la enfermedad se vuelve crónica, se va a complicar con dolencias internas, pudiendo llegar a sufrir de insuficiencia en los riñones en muchas ocasiones y la leishmaniasis en perros es contagiosa cuando lo pica un mosquito y luego este pica a un perro sano.

Lo que si podemos afirmar es que la leishmaniasis en perros es contagiosa sólo si varios perros son picados por el mosquito transmisor de la enfermedad, pero nunca se contagiará de perro a perro. Se necesita del vehículo transmisor que es el mosquito.

https://youtu.be/YwDqagGFEyk

La Leishmaniasis canina en el mundo

Si quisieras ubicar esta enfermedad de manera geográfica, te contamos que esencialmente se ubica en varios países de Latinoamérica y en todos los países que se encuentran en la zona del mediterráneo, comenzando por Marruecos, Argelia, Túnez, Libia, Egipto, Israel, Turquía, Gracia, Malta, Italia, Francia, España y Portugal.

La leishmaniasis en España

Si queremos referirnos a su ubicación en España, te informamos que las regiones en las que se encuentra más extendida y en que la leishmaniasis en perros es contagiosa son Castilla, León, Extremadura, Castilla-La Mancha, Andalucía, Murcia, Levante, Baleares, Madrid, Cataluña y Aragón, aunque también se encuentra presente en otras regiones, aunque con menor incidencia, sin embargo, está muy extendida en la geografía española.

Momento de mayor riesgo en el año

La leishmaniasis en perros es contagiosa y se transmite por medio de la picadura de los mosquitos y estos aparecen en las épocas en las que empieza el calor, aproximadamente desde el mes de mayo y termina en septiembre, aunque si se prolonga el calor puede llegar hasta octubre.

Recordemos que los mosquitos permanecen en estado larvario en las épocas frías del invierno, por ello es importante realizar actividades de fumigación, sin importar la época del año en que las hagamos. Pero en las áreas de España que son más cálidas, la leishmaniasis en perros es contagiosa y vamos a encontrar que hay mosquitos transmisores durante todo el año, por lo que en esas zonas todo el año se pueden producir los contagios por picaduras.

La leishmaniasis como causa de muerte

Lamentablemente, debemos decirte que sí. La leishmaniasis es una dolencia que normalmente puede ocasionar la muerte a una gran cantidad de perros que se encuentren infectados por ella si no tenemos en cuidado suficiente y no les procuramos el tratamiento adecuado y la supervisión necesaria luego de haber sido afectado.

leishmaniasis-en-perros-es-contagiosa-2

Los riesgos de contagio

En caso de que tu perro no cuenta con ninguna clase de protección, la leishmaniasis en perros es contagiosa y el riesgo puede encontrarse entre el 3% y el 18%. Claro que la tasa de riesgo se incrementa si tu perro vive en áreas rurales o cercanas a las urbes, así como si vive en zonas cálidas del país y si permanece fuera de la casa cuando cae la noche. En cuanto a si la leishmaniasis en perros es contagiosa, antes te hemos explicado que no se puede transmitir de perro a perro, porque se requiere necesariamente de la picadura del mosquito portador de la leishmania.

Tipos de leishmania que existen

Hay varias especies de leishmania que son diferentes entre ellas, en este caso nos estamos refiriendo a los géneros de leishmania, que son leishmania tropica, leishmania major y leishmania infantum. Pero también tenemos que advertirte que dentro de cada uno de esos géneros se pueden encontrar varios clases o zimodemas, que poseen muy pocas diferencias entre ellas.

Ciclo de vida del parásito

En el interior de un perro, este parásito vive en una clase especial de leucocitos macrófagos presente en la sangre, en la piel y en los órganos internos, igualmente puede vivir dentro de la médula de los huesos, en las articulaciones y se han comprobado vasos de subsistencia en el sistema nervioso central canino. En el caso de que un mosquito, al que llamamos flebótomo, pique a un perro que está infectado, va a adquirir los parásitos (leishmania) de la sangre de su piel. Entonces, en el interior del estómago del mosquito, las células infectadas van a estallar y los parásitos, que se van a liberar modifican su morfología y se tornan alargados.

Esos nuevos parásitos con una morfología alargada flotarán en el interior del estómago del mosquito y se van a pegar a las paredes intestinales. Su reproducción se lleva a cabo por medio de una disección en dos y así sucesivamente, hasta que en poco tiempo el tracto digestivo del mosquito se encuentra repleto de estos parásitos.

En el momento en que el mosquito hembra vuelve a picar a otro animal, los parásitos que se encuentra en su tracto digestivo se transfieren en la sangre hacia la piel del perro. Cuando esto ocurre, se puede observar una pequeña lesión en la piel del perro, que recibe el nombre de chancro de inoculación, junto en el lugar en que haya sido picado.

Lo usual es que el perro recibe las picaduras en el hocico o en las orejas. En esos lugares es donde el parásito logra colonizar los macrófagos de la sangre del animal y vuelve a tener un cambio morfológico que lo lleva a su forma primigenia circular. Con la misma mesura con la que el chancro va decreciendo de forma lenta, los parásitos se estarán dispersando en la sangre y en los órganos internos de nuestro perro.

Forma de transmisión de la leishmaniasis

La leishmaniasis es una enfermedad que se transmite solamente por medio de la picadura del mosquito hembra de la clase flebótomo así que leishmaniasis en perros es contagiosa solo cuando varios perros son picados por el mismo mosquito transmisor.

Clases de flebotomos que transmiten la leishmaniasis

En el territorio español, se pueden encontrar más de doce especies de los moquitos flebótomos, pero de todos ellos, sólo dos son capaces de transmitir la  leishmaniosis, que son la P. perniciosus y la P. ariasi. Además, son sólo las hembras de esos mosquitos las que son transmisoras de la enfermedad.

Sólo la hembra es la que transmite la leishmaniasis

Ambos sexos de este mosquito se alimentan de los azúcares que se encuentran presentes en la savia de las plantas o en el néctar de los áfidos, pero son sólo las hembras las que también se alimentan de sangre.

leishmaniasis-en-perros-es-contagiosa-3

La razón de ello es que la hembra requiere de la sangre para poder producir sus huevos y reproducirse. Aproximadamente unos siete días luego de haberse alimentado con sangre, cada hembra será capaz de poner alrededor de unos 100 huevos en un suelo húmedo que sea rico en material orgánico.

Los nuevos flebotomos no nacen con la infestación

Tenemos que contarte que así es. En el caso del huesped de este parásito ocurre un fenómeno muy curioso y es que cada flebotomo nace sin tener leishmania en su interior, a pesar de que su madre se encuentre infectada y la razón es que los parásitos sólo invaden en sistema gástrico y no el reproductivo, por lo que los huevos están a salvo de una infestación.

Lo que se requiere para que ocurra la infestación

El procedimiento es el siguiente, primero la hembra del flebotomo tiene que picar a un animal que esté infectado de leishmaniasis, porque esa es la manera en que ella adquiere al parásito, hay que dejar transcurrir un pequeño lapso para que la leishamania cambie de forma y se reproduzca por división binaria y después tiene que picar a un perro sano.

En el momento en que la hembra pica por segunda vez, los parásitos se van a depositar en la piel del perro y solamente eso es lo que se requiere para que se infecte, previo a que su sistema digestivo haya sido invadido por este parásito.

El flebotomo es la única forma de transmisión

En el caso de los perros, la picadura de la hembra del flebótomo es la única forma conocida de contagio de la leishmaniasis. En el caso de los humanos, puede ocurrir el contagio también por el uso de agujas que se encuentren infectadas con sangre que tenga leishmanias, de manera que la forma de transmisión es de sangre a sangre.

Aspecto del mosquito flebotomo

Los flebotomos son unos mosquitos de tamaño pequeño, con una especie de pelos y con dos alas que pueden llegar a medir entre 2,5 y 3 milímetros de largo que, pero al contrario de las demás clases de mosquitos, no hacen ruidos ni zumbidos mientras vuelan.

El color de estos mosquitos puede variar desde el color paja claro hasta el marrón oscuro. En el momento en que van a picar, se caracterizan por saltar con las alas levantadas sobre el cuerpo del animal. De esa misma forma pican a los seres humanos. En caso de personas sensibles o muy alérgicas, las picaduras de estos mosquitos pueden ocasionar una reacción fuerte, incluso con presente de prurito.

Hábitat del flebotomo

Esta clase de mosquitos normalmente no se observan durante el día, debido a que se mantienen escondidos en las grietas, huecos y hendiduras, buscando la oscuridad. Los mosquitos que transmiten la leishmaniasis en los perros no viven en las playas. Su hábitat natural son las zonas rurales o los sitios de las ciudades que poseen muchos árboles, como parques o jardines, pero tienen que ser también sitios muy húmedos, para que puedan reproducirse.

Ciclo de vida del flebotomo

Las larvas nacen de los huevos aproximadamente una semana luego de la puesta y tienen que pasar por cuatro estadios larvarios, antes de que la pupa o crisálida se forme. Llegan a la madurez unos diez días de la eclosión. El ciclo íntegro desde la puesta del huevo hasta llegar a ser adultos tiene una duración de alrededor de dos meses.

¿Cuántas veces una hembra necesita picar?

Una hembra de flebótomo pica usualmente entre 3 y 4 veces antes de morirse, porque es lo que necesita para poder proceder a fertilizar sus huevos, lo que va a garantizar que los nuevos flebotomos nazcan, por lo que las picadas van a depender de cuantas veces se puede reproducir. De manera que una hembra infectada es capaz de contagiar de unos 2 a 3 perros.

leishmaniasis-en-perros-es-contagiosa-4

Momento del día en el que pica el flebotomo

Esta clase de mosquitos entre en actividad al atardecer y se mantienen en constante movimiento hasta que amanece. Los mosquitos de la zona del mediterráneo disfrutan de la noche con temperatura cálida, no inferior a los 16º C. En razón de su pequeño tamaño, no les es posible emprender el vuelo cuando los vientos son fuertes, y para ellos es fuerte cuando el viento se traslada más de un metro por segundo, pero si el viento está en calma, son capaces de volar a grandes distancias, hasta unos 2 kilómetros por noche.

El flebotomo puede ingresar en las viviendas

Usualmente, el flebótomo pica más en áreas exteriores, aunque igualmente se pueden encontrar de manera muy frecuente en los interiores de las construcciones. La forma en la que buscan la sangre es por medio del olor del animal, que pueden percibir por medio de las corrientes de aire. En ese caso vuelan contra la corriente para poder posarse en el animal y picarlo.

Medidas que hay que tomar si tu perro está enfermo

Por supuesto, tendrás que llevarlo al veterinario, que podrá realizar una prueba en la que se analizará su sangre para descubrir si está infectado por esos parásitos. Igualmente, si el perro exhibe algunos de los síntomas característicos, el veterinario también podrá tomar una muestra de la médula ósea o del tejido de un ganglio linfático que se encuentre inflamado para poder examinarla al microscopio y detectarlos.

Período de incubación de la enfermedad

El período de incubación puede tardar de entre 3 y 18 meses. De manera excepcional, se han podido establecer que la enfermedad puede permanecer latente por varios años. También se ha dado el caso de que algunos perros son resistentes y, aunque hayan sido picados por los flebotomos, no van a exhibir muestras de la dolencia.

leishmaniasis-en-perros-es-contagiosa-5

Por supuesto, siempre que se trate de perros que se encuentran bien alimentados, que vivan en un entorno amoroso, tranquilo y que no sufran de estrés. Esa resistencia a la enfermedad puede ser que derive de una predisposición genética.

Métodos de diagnóstico

Las pruebas más empleadas son las dirigidas a detectar la presente del parásito en el perro, aunque también hay pruebas que estudian la respuesta defensiva del organismo enfermo contra el mismo, son pruebas serológicas que tratan de determinar si el organismo se ha defendido y contra qué.

Al momento en que se sospecha de que un perro sufre de infestación por leishmanias, se pueden emplear varios exámenes a la vez, con el objetivo de asegurarnos del diagnóstico, entre las cuales se pueden nombrar la biopsia de muestras de la médula ósea o ganglio linfático, para poder visualizar al parásito en el microscopio, pruebas serológicas para determinar el grado de respuesta del sistema inmune del perro y la prueba de proteinograma.

En aquellos lugares en los que la leishmaniasis canina es endémica, de forma rutinaria los perros son sometidos a un control anual por medio de kits de diagnóstico rápido, que emplean la sangre del perro para detectar de manera temprana cualquier probable contagio.

leishmaniasis-en-perros-es-contagiosa-6

La diagnosis temprana es la clave

Lo que se recomienda es que lleves a tu perro anualmente una vez al veterinario para que se le practiquen las pruebas correspondientes. De esa manera siempre tendrás un diagnóstico temprano y se podrá imponer el tratamiento que sea adecuado, para poder controlas los síntomas y minimizar la posibilidad de que el perro pudiera fallecer.

Tratamiento en caso de enfermedad

En caso de que estés observando que tu perro exhibe los síntomas clásicos de esta enfermedad, debes llevarlo al veterinario para que le efectúen las pruebas serológica y de otra especie, para descartar que tenga leishmaniasis. El tratamiento tendrá mayor grado de éxito si es iniciado cuando la dolencia se encuentra en sus primeros estadios.

Pero debemos decirte que, lamentablemente, el tratamiento no va a curar a tu perro, solo va a eliminar los síntomas y no impedirá que tu perro pueda sufrir una recaída a posteriori, por lo que es importante que lo observes con atención y lo lleves por lo menos una vez al año a una consulta veterinaria, para observar su evolución.

En cuanto a la duración, con los medicamentos adecuados, el tratamiento debe ser administrado por varias semanas, pero el parásito va a permanecer en el interior del perro. Allí va a permanecer hasta el fin de la vida de tu perro, por esa razón, va a poder presentar los síntomas de la enfermedad en varias oportunidades, en cada una de las cuales tendrá que repetirse el tratamiento.

Clases de tratamiento que existen

Los medicamentos que se emplean de manera más común son compuestos antimoniales que se aplican por medio de una inyección y el tratamiento completo puede tener que suministrarse por varias semanas, aunque hoy también existen medicamentos que se administran oralmente, pero eso va a depender del grado de enfermedad que tenga el perro.

leishmaniasis-en-perros-es-contagiosa-7

Las recaídas del perro enfermo

Realmente es muy inestable y ardua de ponderar. Esto va a depender de muchos factores, como la calidad de vida del perro, de que vuelva a ser infectado por otras picadas de  flebotomos, así como de la alimentación y del control veterinario al que se encuentre sujeto, Mientras mayor cuidado, disminuye el riesgo de que se deteriore la salud del perro.

No obstante, si has tenido el debido cuidado con tu mascota y lo has llevado anualmente a una cita veterinaria, se podrá tener el diagnóstico pronto y mientras más temprano sea diagnosticada la dolencia, mejores serán las opciones de poderla controlar, con la menor molestia para el perro.

Si tu perro estuvo enfermo por leishmaniasis y los síntomas vuelven a aparecer, lo que debes hacer es llevar de forma inmediata al perro a una clínica veterinaria, para que sea el especialista en el imponga el tratamiento y el control adecuado para tu perro.

Vacuna contra la leishmaniosis

Hay en el mercado vacunas contra la leishmaniasis, que poseen un gran nivel de eficiencia, pero es algo que no sólo se recomienda sino que debes tener siempre en mente, porque se requiere de un refuerzo de vacunación anual, para que el perro se mantenga inmune frente a esta dolencia.

Otros productos que pueden proteger al perro

En el mercado hay productos que pueden venir en presentación de spray, en pipeta y collares, que tienen la función de proteger a los perros contra la picadura del flebotomo. Esta clase de productos actúan como un repelente frente a la presencia de estos mosquitos transmisores de este parásito. Porque un mosquito que no llega a picar, no va a transmitir la leishmaniasis.

leishmaniasis-en-perros-es-contagiosa-8

¿Existe una protección al 100%?

Lamentablemente, no existe ningún producto que te pueda garantizar una protección del 100%. A lo máximo a que se ha llegado es a obtener una protección de 95%, por medio de la combinación de todas las medidas preventivas disponibles.

La picadura del flebótomo

Recuerda que el único transmisor de la leishmaniasis es el mosquito flebotomo, por esa razón, puedes estar seguro de que si ningún flebotomo pica a tu perro, es imposible que enferme. Tienes que procurar mantener a tu perro en el interior de la casa desde que comienza a caer la tarde hasta que amanece entre los meses de mayo y octubre. A menos que vivas en una zona que es cálida todo el año, en cuyo caso debes tenerlo a buen recaudo todo el tiempo. Otra medida que debes emplear es colocar tela mosquitera en las áreas en las que duerme tu perro.

La Leishmaniasis en humanos

Esto es muy arduo de poder precisar. Actualmente se estima que anualmente se incrementan en dos millones los casos de leishmaniasis en humanos mundialmente. En el caso de España, la estimación de los años recientes es que se registran alrededor de 150 a 200 nuevos anualmente.

En ese número, la mayor representación se encuentra entre las personas que sufren una enfermedad que les afecta su sistema inmune, como aquellos que padecen de SIDA, enfermos inmunodeprimidos y pacientes que han sufrido un trasplante y están recibiendo tratamiento para evitar el rechazo del órgano que ha sido trasplantado.

El contagio de los seres humanos 

La sola picadura del flebotomo hace que el ser humano se contagie de leishmaniasis, pero el riesgo de sus efectos en tu organismo se incrementa si eres una persona que tiene un sistema inmune afectado por otras enfermedades.

Lo que se ha podido observar, es que en los últimos años se han visto algunos repuntes de esta dolencia, aumentado en número de humanos infectados, inclusive entre personas totalmente sanas, atribuyéndose ese hecho al incremento del número de conejos y liebres en parques de las áreas alrededor de las ciudades, pudiendo constatarse que estos animalitos están actuando como reservorios de la enfermedad.

Mayor riesgo de contagio en los niños

Si se trata de un niño que tenga una corta edad, es cierto que corren mayor riesgo de contagio, debido a que aún no se encuentra desarrollado del todo su sistema inmune, por lo que son víctimas fáciles de contraer y desarrollar esta enfermedad.

Hay que tomar precauciones especiales para evitarla

En efecto, es muy conveniente que tomes una cantidad de medidas que previenen el contagio de esa enfermedad, en particular si tienes por costumbre ir a jardines o parques en los que haya conejos, liebres o cualquier otro animal que pueda actuar como reservorio de la leishmania, sobre todo si lo haces cuando está anocheciendo o amaneciendo, que es el horario de mayor actividad de los mosquitos transmisores.

Por ello, te recomendamos que emplees medidas para que protejas tu piel de las picaduras, usando vestimenta adecuada y usar lociones o cremas repelentes de mosquitos, así como proteger los cochecitos de bebé con malla anti insectos. Otro consejo que te damos es que en las casas situadas en áreas de riesgo de contagio, se usen los debidos repelentes de mosquitos y mallas mosquiteras en puertas y ventanas para evitar el ingreso del flebotomo.

Si te ha gustado esta lectura, es probable que te interese leer también:


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Un comentario, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   diego blasco dijo

    Magnífico artículo. Me ha aclarado montones de cosas. En cuanto pueda llevo a mi perrita a que le hagan el test y la vacunen. ¡Menudo cabroncete el flebotomo!