Tipos de Laxantes para Perros, Dosis y Tratamiento

Al igual que el ser humano, los perros pueden sufrir muchos tipos de dolores estomacales produciendo que estos no puedan evacuar de una forma normal o habitual. Por eso, a menudo los especialistas recetan un laxante para perros, el cual ayudará en su proceso de evacuación. Continúa leyendo que te explicamos todo al respecto.

LAXANTE PARA PERROS

Laxante para perros y tipos

Los laxantes son medicamentos que se usan para tratar estas afecciones que no se resuelven cambiando su dieta. Existen un sin fin de clases diferentes entre los que el especialista puede elegir para abordar el problema específico de nuestra mascota. Y aunque podemos conseguir laxantes en cualquier establecimiento, siguen siendo medicamentos que solo podemos usar en nuestro perro si el veterinario nos lo indica. Los tipos de laxantes que podemos destacar según sus propiedades son los siguientes:

Laxantes osmóticos

Esta clase de laxante para perros lo que hace es mantener todo el líquido posible en el intestino. De esta forma, provoca que los desechos no se sequen mucho. Es muy segura de suministrar y tiene efectos positivos. Algunos están elaborados a base de la leche de magnesia, pero siempre hay que consultar con un especialista para poder suministrarle este tipo, ya que solo es aconsejable si presenta problemas renales nuestra mascota.

Estimuladores

Los laxantes estimuladores actúan aumentando las deposiciones. Son muy efectivos, pero no deben usarse con frecuencia ya que interferirían con la función intestinal normal.

Laxante para perros formador del bolo intestinal

Este tipo de laxante se puede utilizar a diario para aumentar la cantidad de fibra en la dieta del perro. Se agregan a los alimentos y su efecto tiene como objetivo ablandar las heces y estimular las heces, lo que aumenta la frecuencia. Metamucil es parte de este grupo de laxantes. Se pueden usar indefinidamente sin efectos secundarios negativos.

Laxantes emolientes

Se utilizan cuando las heces son duras y secas, salvo que la mascota no haya bebido normalmente agua y tenga problemas de deshidratación, en cuyo caso estarían contraindicadas. Un principio activo de este tipo es el docusato de sodio. Hay varias marcas a la venta. Su función es hacer que las heces absorban más agua para que las heces se ablanden.

Laxante para perros que lubrican

El ejemplo más común de este grupo es el aceite mineral. Ayudan a que las heces pasen por el canal anal. El problema es que este tipo de tratamiento interfiere con la toma de vitaminas liposolubles. Por lo tanto, no se recomienda su empleo posterior. Tampoco debe combinarse con laxantes emolientes. Se puede agregar a la comida para perros una o dos veces por semana.

Enemas para perros

Los enemas se pueden combinar con laxantes para perros para ayudar a resolver problemas como los impactos fecales, que son bultos de heces endurecidas que permanecen en el recto y el colon. Estos deben aplicarse a través del recto, además se pueden hacer con agua, la cual se administra conectando una manguera de goma a una jeringa o bolsa. Los enemas a la venta ya están disponibles en pequeños envases de plástico con una cánula para su uso.

Este procedimiento debe ser realizado por un veterinario o mostrarnos cómo podemos hacerlo en casa, si es necesario. Algunos de estos productos contienen fosfato de amonio, un ingrediente activo que no se recomienda para perros pequeños o personas con enfermedad renal, por lo que antes de recibir un enema para perros, lo mejor es consultar a su veterinario.

Laxante para perros natural

A veces el uso de medicamentos y productos elaborados a través de farmacéuticas, hacen que cierto grupo de personas no se sientan cómodas con su administración y prefieren algunas alternativas más naturales. Por lo tanto, puede que el especialista de nuestra mascota nos recomiende los siguientes laxantes para perros de origen natural:

Leche: la proporción será indicada por el especialista según las características de nuestro perro. La leche en estos animales tiene un efecto laxante leve cuando la enzima digestiva lactasa no deteriora la lactosa en la leche. La cual atrae líquido al intestino, estimulando así las deposiciones.

LAXANTE PARA PERROS

Agua: su perro siempre debe tener agua fresca a mano y usted debe asegurarse de que beba la cantidad adecuada de agua. Por eso es importante llevar una botella de agua en los paseos, sobre todo si es verano. Puedes regalarle a tu amigo un trozo de sandía de vez en cuando, porque gracias a su alto contenido en agua ayudará a hidratarlo. También puede ofrecer caldos o sopas (sin sal añadida). Un perro debe beber aproximadamente 60 ml de agua por cada kg de peso del animal al día.

Un puré de calabaza: también es una excelente opción porque este alimento tiene un alto nivel de agua y fibra. Puede darle una cucharada o dos al día, pero nunca más de dos cucharadas seguidas para evitar la diarrea.

Psyllium: es una muy buena fuente de fibra que ayuda en la circulación intestinal. Usualmente se recomienda darle a nuestra mascota media a dos porciones (cucharadas) al día. Sin embargo, debe consultar con un especialista antes de aplicarlo.

Aceites: algunos tipos de aceite como el oliva o cártamo, son generalmente usados para mejorar la expulsión de los desechos en muchos perros. Lo mejor es juntarlo con la comida que normalmente se le da.

Jengibre y pollo: puede que no lo sepa, pero la mezcla entre estos dos ingredientes pueden ayudar demasiado en la circulación intestinal de nuestros perros, haciendo que sus heces no sean tan secas y duras, facilitando de esta manera su expulsión del organismo.

LAXANTE PARA PERROS

Medidas alternativas al laxante

Teniendo en cuenta la existencia de los laxantes para perros tanto naturales como los elaborados en farmacéuticas, podemos mencionar algunas medidas alternativas que nos pueden facilitar mucho la vida. En el sentido que, con ellas podrás prevenir el uso futuro de cualquier laxante en nuestros perros.

Primera medida: lo mejor que hay que realizar con nuestra mascota es elaborar un plan de entrenamiento diario con él. Es decir, programar caminatas en parques, trotes por las avenidas de la ciudad, o incluso, si se encuentra cerca de la costa hacer un recurrido por la playa. Por supuesto, debe mantener a su mascota bien hidratada durante todo el entrenamiento, con unas 2 horas mínimas por día, seguramente serán suficiente.

Segunda medida: teniendo un plan de entrenamiento, lo segundo a considerar es elaborar un estricto pero balanceada y saludable dieta a seguir. En otras palabras, hay que buscar de dar a nuestra mascota todo tipo de alimentos que tengan alta cantidad de fibra, que sean húmedos y no tan secos. Además, es importante no introducir huesos o derivados de estos en su alimentación.

Tercera medida: diferentes expertos aseguran que la obesidad en las mascotas es una de las causas más comunes del estreñimiento, por lo tanto, hay que tener a nuestro perro con un peso normal y de acuerdo a los estándares de una mascota sana. Esta tercera medida se puede cumplir muy bien realizando la primera y segunda antes mencionadas de una manera correcta.

El estreñimiento en perros

Los perros generalmente defecan una o dos veces al día, aunque esto depende de la raza, la comida que ingieran y su estilo de vida. El intestino de los carnívoros está en constante movimiento. Esto facilita la mezcla de los alimentos con las secreciones intestinales y otras glándulas digestivas, como el páncreas, la absorción intestinal de nutrientes y también su avance en el intestino y su posterior salida. En el colon, las heces se vuelven sólidas, ya que allí se produce la absorción de agua.

LAXANTE PARA PERROS

Si los desechos del perro permanecen en el colon más tiempo de lo habitual, seguirán adquiriendo líquido, lo que transformará que las mismas se vuelvan rígidas por completo, lo que dificulta cada vez más su evacuación. Al pasar las horas y días sin que su mascota pueda tener una buena evacuación intestinal, más grave se vuelve el problema a medida que los desechos continúan acumulándose y endureciéndose.

A veces, su colon puede dañarse y desarrollar un problema llamado megacolon, que es un agrandamiento excesivo de esta parte del cuerpo que puede necesitar cirugía.

Causas del estreñimiento

Para poder detallar los diferentes medios o tratamientos que se pueden aplicar para estos, incluyendo el laxante para perros, es necesario mencionar las distintas causas que generan este padecimiento:

Mala alimentación: esta es la causa más común de estreñimiento en los perros. Esto sucede, por ejemplo, en perros que comen huesos, ya que los huesos no se digieren correctamente y terminan compactando y formando un bulto duro. También es causada por virutas de palitos que su mascota puede picar que no se digieren y se mezclan con los desechos.

Incluso, cuando su alimentación solo consiste en comidas sin nada o poca cantidad de fibra, la cual es muy necesaria para mantener una buena circulación intestinal y la flora bacteriana de nuestro animal. Además, se puede mencionar el no consumo habitual de agua.

Circulación intestinal normal reducida: esto puede ser causado por medicamentos como diuréticos, suplementos de hierro, protectores de estómago, antiácidos, antiepilépticos, etc. También es común en perros mayores y en aquellos que hacen poco ejercicio.

Por otro lado, esta causa puede estar motivada por problemas neurológicos que afectan a los nervios que controlan la última parte del intestino, o por hipotiroidismo y diabetes, que también pueden debilitar la musculatura del colon.

Los cambios que dificultan el paso de los desechos por el colon: hernias, agrandamiento de la próstata en los hombres, objetos extraños como ropa o piedras que su perro podría tragar, u otras enfermedades pueden causar este malestar en su mascota.

Retención voluntaria: después de todo, la defecación es un acto voluntario y es posible que tu perro la evite voluntariamente. Las razones pueden ser muchas. Esto podría ser, por ejemplo, porque está estresado, porque está en el hospital, porque pasa muchas horas en casa sin salir, porque siente dolor al defecar por problemas de cadera, como artrosis o displasia.

Consideraciones Finales

Nuestro perro es un ser vivo que se merece que estemos muy pendientes de él, por cuanto verlo sufrir por no poder defecar y no aplicar las soluciones tempranas o laxantes adecuados para perros sería una gran irresponsabilidad, porque tenemos que evitar que se convierta en un mal mayor.

Aún así, se aconseja siempre que, si observa que los síntomas siguen manifestándose por uno o dos días, lo mejor es acudir inmediatamente con el especialista, para que lo diagnostique y de un tratamiento adecuado para ello.

Esperamos que este artículo Tipos de laxantes para perros, dosis y tratamientos, haya sido de su agrado, si le interesa conocer más sobre otros temas, le invitamos a leer sobre:


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.