¿Qué son las Parábolas de Jesús?, ¿Cuántas son? y Más

Quizás algunas veces has escuchado decir que Jesús les hablaba a las personas de una manera muy especial, pues bien, en este artículo encontrarás todo lo relacionado con sus parábolas, continua leyendo, para que conozcas un poco más, lo qué son y lo quería decir con ellas, además de otros aspectos interesantes, sobre estos mensajes divinos.

LAS PARÁBOLAS DE JESÚS

¿Qué son las Parábolas de Jesús?

Los relatos del Mesías conocidos como parábolas, han permanecido vigentes en la tradición por su gran y extraordinario contenido de enseñanzas morales y religiosas, que nos revelaba una verdad del espíritu, haciendo comparaciones con aspectos propios existentes en la naturaleza. Los mismos están recopilados tanto en los evangelios canónicos como en los apócrifos.

Se dice que el propósito de las parábolas de Jesús es enseñar cómo debe actuar una persona para ingresar al Reino de los Cielos y, en su mayor parte, también revelan sus misterios. En ocasiones, empleaba las parábolas como una técnica que confrontaba contra los líderes religiosos y sociales de aquella época, destacándose la historia del fariseo, el recaudador de impuestos y la parábola de los dos hijos.

En los evangelios de Mateo, Marcos y Lucas, el Señor les dijo a sus seguidores, que a través de las parábolas les estaba enseñando a las personas que reconocían al Omnipresente en sus corazones como a los que tenían un corazón duro y que no querían ver y, por lo tanto, no podían entender la palabra. A continuación, puedes leer lo que escribieron muy parecido los tres evangelistas cada vez que le preguntaron sobre el significado de las comparaciones:

Mateo, señala que el Señor le respondió así: “porque miran y no ven; oyen pero no escuchan ni entienden”. Por su parte Marcos expresa que contestó diciendo: “Mientras miran, no ven; por mucho que oyen, no entienden; de lo contrario, se convertirían y recibirían el perdón”. Mientras que en Lucas la respuesta fue: “cuando miran no ven y cuando oyen no entienden”.

De allí que entender el mensaje de Jesús implicaría ser un verdadero discípulo de él y no entenderlo supone que no estás realmente comprometido y, por lo tanto, no recibirás su ayuda ni la de su mensaje. A lo largo de los tiempos se ha debatido si este era el significado original del uso de parábolas o si los evangelistas lo habían agregado para fortalecer la fe de sus lectores. Esta explicación parece esencial para comprender completamente el verdadero mensaje de las parábolas de Jesús.

LAS PARÁBOLAS DE JESÚS

¿Cuántas son las Parábolas de Jesús?

En su acercamiento a la gente, el Mesías impartió sus enseñanzas a través de lo que él llamó parábolas, sin duda hubo muchas, pero las descritas en los evangelios canónicos y apócrifos para continuar difundiéndolas son las siguientes:

En el Evangelio Canónico

En las santas escrituras bíblicas, aparecen 30 parábolas de Jesús en el Evangelio de Mateo, 11 en el Evangelio de Marcos y 31 en el Evangelista Lucas. A continuación, les presentamos estas enseñanzas:

Parábola de la lámpara, Parábola del Niño Pequeño y Parábola del Árbol de Higo: están escritas en los evangelios de Mateo, Marcos y Lucas.

Parábola del Demandado, Parábola de las Aves, Parábola de los Lirios, Parábola de la Casa sobre las Rocas y Parábola de los Talentos: están incluidas en Mateo y Lucas.

Parábola de la Paja y la Viga, Parábola del Padre de Familia, Parábola del Funcionario que no quiso Perdonar, Parábola de los Trabajadores de la Viña, Parábola de los Dos Hijos, Parábola de las Diez Vírgenes y Parábola del Juicio Final: aparecen en el evangelio de Mateo.

LAS PARÁBOLAS DE JESÚS

Parábola del Árbol y sus Frutos, Parábola de la Levadura, Parábola de la Oveja Perdida y Parábola del Banquete de Bodas: están contenidas en Mateo y Lucas.

Parábola del Vino Nuevo y de los Odres Viejos, Parábola del Hombre Fuerte con las Manos Atadas, Parábola de las Verdades de Jesús, Parábola del Sembrador, Parábola de la Semilla de Mostaza, Parábola de los Viñadores Homicidas y Parábola del Siervo Vigilante: están narradas en Mateo, Marcos y Lucas.

Parábola del Trigo y la Cizaña, Parábola del Tesoro Escondido, Parábola de la Perla de Gran Valor y Parábola de la Red: están relatadas en Mateo.

Parábola de los Deudores, Parábola del Buen Samaritano, Parábola del Amigo Inoportuno, Parábola del Rico Insensato, Parábola de la Higuera Sin Frutos, Parábola de la Moneda Pérdida, Parábola del Hijo Prodigo, Parábola del Mayordomo Astuto, Parábola del Rico Epulón y Lázaro, Parábola del Siervo Inútil, Parábola del Juez Inicuo y la Viuda, así como la Parábola del Fariseo y el Publicano: están contenidas en el evangelio de Lucas.

En el Evangelio Apócrifo

En el Evangelio de Tomas se escribieron 17 parábolas de Jesús, las cuales se mencionan a continuación: Parábola del Árbol y sus Frutos, Parábola de la Levadura, Parábola de la Oveja Perdida, Parábola del Banquete de Bodas, Parábola del Vino Nuevo y de los Odres Viejos, Parábola del Hombre Fuerte con las Manos Atadas, Parábola de las Verdades de Jesús, Parábola del Sembrador, Parábola de la Semilla de Mostaza, Parábola de los Viñadores Homicidas, Parábola del Siervo Vigilante, Parábola del Trigo y la Cizaña, Parábola del Tesoro Escondido, Parábola de la Perla de Gran Valor, Parábola del Rico Insensato, Parábola de la Lámpara y la Parábola de la Red.

Temas Referidos en las Parábolas de Jesús

Los relatos según los evangelistas son muy similares en los temas tratados allí, por ejemplo, la parábola de la levadura sigue la parábola de la semilla de mostaza en Mateo y Lucas, y comparte el tema del Reino de los Cielos que ha crecido desde pequeños comienzos. En cuanto al tesoro escondido y la historia de la perla, ambas destacan el gran valor del Reino de los Cielos y la necesidad de acción para lograrlo. Por su parte, la comparación entre la oveja perdida, la moneda perdida y el hijo pródigo forman un trío en Lucas, que se ocupa de la pérdida y la redención.

A su vez, la parábola del siervo fiel y la que se refiere a las diez vírgenes en Mateo, implican esperar a un novio, y tienen un tema escatológico: estar preparados para la hora del juicio. Del mismo modo, las historias de la cizaña, del rico insensato, del árbol de higo y de la higuera sin frutos también tienen temas escatológicos. Otras parábolas independientes, como la parábola del siervo inútil, que trata del perdón, la parábola del buen samaritano, que narra el amor práctico, y la parábola del siervo vigilante, sobre la persistencia en la oración.

Algunas de las Parábolas de Jesús

A continuación, se presentan algunas de las parábolas de Jesús, más recordadas y llamativas a lo largo de la historia de las generaciones.

El Sembrador

Esta narración señala que las personas reciben el mensaje de Jesús según el tipo de tierra en la que pueden caer las semillas, por lo que es necesario elegir un buen suelo para plantar las semillas y así propagar los fundamentos de la fe cristiana. Se cree que tres discípulos de Jesús la mencionaron en sus evangelios, para reforzar lo que el Señor deseaba, en cuanto a que las personas comprendieran muy bien su mensaje.

LAS PARÁBOLAS DE JESÚS

Un día Jesús estaba sentado en un bote a la orilla del mar, les narró a muchas personas que se le acercaron comparando el reino con un sembrador arando en su campo al arrojar las semillas, una parte termina al lado del sendero y sirvieron de alimento a las aves cuando las vieron.

Otra parte terminó en suelos rocosos y como no eran suficientemente profundos, germinaron muy rápido y tan pronto como salió el sol, se secaron porque sus raíces no eran profundas. Otra parte cayó entre las plantas con espinas y cuando crecieron, sofocaron las plantas, pero otra parte cayó en el mejor suelo y dio los mejores frutos, en una proporción de ciento, setenta y treinta, entonces Jesús señaló: el que tiene oídos que oigan.

El Mesías les explicó a sus seguidores que no entendían el hablar con semejanzas, que solo ellos podían saber los misterios del reino del Señor, pero otras personas no, el que produce se le da, pero el que no se les quitará, porque no ven, no escuchan ni entienden.

Con eso, les indicó que deben tener un corazón dispuesto y saber cuáles son las consecuencias de los que son duros de corazón, recordándole la profecía de Isaías, en la que aquellos que tienen oído, escuchen y no entiendan, podrán mirar, pero no verán, porque su corazón era duro en ese lugar.

El significado de esta historia es que al arrojar las semillas, puede haber una mala cosecha o puede no ser abundante. Por lo tanto, las semillas que terminaron en el sendero son la gente que escuchan la palabra sobre el reino y no saben cómo entenderlo porque el demonio le quita lo que plantaron en su interior.

LAS PARÁBOLAS DE JESÚS

Los granos en suelo rocoso son quienes oyen la palabra y se alegran, pero sino tienen raíces sólidas, pueden ser débiles para afrontar cualquier problema. En cuanto a las semillas que caen en los setos refieren a los individuos que oyen la palabra, pero que debido a sus muchas preocupaciones y sus deseos de tener riquezas, ahogan la palabra y esta no sirve para dar frutos, en cambio aquellas que caen en suelo fértil son los que escuchan la palabra y la entienden, por lo tanto multiplican sus frutos.

El Trigo y la Cizaña

Con esta historia Jesús les explica a sus seguidores con una comparación de la maleza que le había esparcido un contrario para dañar el trigo de un buen agricultor y este decidió esperar recoger la cosecha para sacarla y prenderle fuego, y obtener así su trigo para almacenarlo. Con esto el mensaje que da el Mesías es de cómo se juzgará y clasificará a la humanidad en el fin del mundo, por lo que proporciona orientación sobre cómo vivir y cómo aquellos que viven de acuerdo con estas pautas recibirán una recompensa final.

El Hijo Pródigo

Lucas el evangelista es quien cuenta la semejanza del hijo pródigo. La historia muestra cómo el Supremo trata con el libre albedrío y el arrepentimiento del creyente, donde puede elegir alejarse de todas las bendiciones y alegrías que Dios tiene para él, disfrutando de esta vida injusta por un tiempo, pero pronto podría costarle todo lo que tiene. Al arrepentirse el Altísimo le recibe en su casa con mucho amor, alegría y restaura la relación.

En el Evangelio de Lucas, se relata que el Mesías habló de un anciano que tenía dos hijos, uno de ellos le pidió que le diera su herencia para irse a otro lugar, en donde la malgastó llevando una vida de lujuria y vicios, pero con el tiempo pasó penurias y decidió volver a su casa. Al llegar mostró mucho arrepentimiento por sus ofensas contra el cielo y contra su padre y porque no es digno de ser su hijo, sin embargo, fue recibido con mucha alegría, vestido con las mejores ropas y una fiesta.

Cuando el otro hijo se enteró, estaba muy molesto y le dijo a su padre que viera cuántos años le había servido obedientemente, y nunca le había dado una cabra para celebrar. Y apenas vio que su otro hijo regreso después de malgastar su fortuna, le había matado un ternero, a lo cual el padre le contestó: hijo tu siempre estás a mi lado y todo lo que tengo te pertenece, pero es que se debía celebrar que tu hermano que había muerto ahora está vivo nuevamente, se había perdido y lo había encontrado.

La Oveja Perdida

La narración aparece escrita tanto en Mateo y como en Lucas, donde señalan que Jesús habló sobre una comparación de una oveja entre otras cien que se sale del rebaño y el pastor, refiriéndose al Supremo, deja al resto para ir a rescatarla. Entonces, al igual que la parábola del hijo pródigo, el Mesías indicó que el Omnipotente se regocija por el arrepentimiento de aquellos que se apartan de la fe y explica que cada alma tiene un valor especial y vale la pena llevarla de nuevo al redil.

La Moneda o Dracma Perdida

Esta parábola de Jesús está contenida solo en San Lucas, y muestra que el Mesías dijo que una mujer que tenga 10 dracmas y se le pierde una, se alumbra con una lámpara, barre y la busca con cuidado hasta que la consigue, y al aparecer llama a otros para que se alegren con ella, porque encontró su moneda extraviada. Porque así les dijo que los ángeles se alegraran por un pecador que se haya arrepentido. Este relato es muy similar al del hijo prodigo y la oveja perdida, siendo conocidas como las tres parábolas de la misericordia o de la alegría.

El Buen Samaritano

También en el Evangelio de San Lucas está la parábola del buen samaritano, donde Jesús usa esta historia para ilustrar qué vecinos cumplen las condiciones de los pasajes que dicen que los creyentes deben amar a los demás como a sí mismos. Se trata de un samaritano que atendió sin dudarlo a un individuo que estaba tirado gravemente en el camino, mientras otros habían pasado e ignorado la situación, por lo que demostró ser un verdadero prójimo. Jesús quería que el hombre de la ley viera más allá del prejuicio racial, la verdad de que toda la humanidad es su prójimo.

La Lámpara

Tanto en los evangelios canónicos y no canónicos, se mencionan el relato de la lámpara, el cual trata sobre las interrogantes que hace el Mesías en cuanto al lugar donde debe colocarse, ya sea para ocultarla debajo de una maceta o una cama o ponerla bien para que todos puedan iluminarse. Con eso, Jesús dijo que no hay nada secreto que no deba ser descubierto y si algo ha sido escondido, será revelado. Se ha interpretado que esto significa que la luz debe ser revelada, no oculta, y que se refiere al mismo Jesús, su mensaje y la respuesta del creyente.

La Levadura

Esta es una de las parábolas de Jesús, en la que el Señor, relaciona el reino celestial con la levadura que unida con la cantidad exacta del principal ingrediente le permiten a la cocinera obtener una masa bien fermentada. Por lo tanto, el que acepta el reino nunca debe separarse del resto de la gente. Si no ha madurado, debe tener una energía interna para que la obra del cambio pueda ser creada y pueda recibir una buena masa que corresponda a la iglesia cristiana.

LAS PARÁBOLAS DE JESÚS

La Semilla de Mostaza

En esta narración se asemeja el reino celestial con una semilla de mostaza que un campesino planta en su campo, que empieza siendo un grano pequeño y después crece mucho más que todos los otros arbustos, donde hasta los pájaros hacen sus nidos en sus ramas. Es a través de este mensaje que el Maestro da a entender que el Reino de Dios es el signo de algo muy grande para el mundo y que al final de los tiempos todas estas virtudes del reino serán visibles.

La Perla de Gran Precio

Según el evangelista Mateo, Jesús contó dos parábolas sobre las perlas que representan el reino de los cielos, las dos historias ilustran el valor y la rectitud de la vida de un creyente. En ambas el hombre encuentra un tesoro y vende todo lo que tiene para conseguirlo, el mensaje es que para obtener la salvación vale la pena el precio pagado.

El Tesoro Escondido

Es una enseñanza que Jesús dio cuando comparó el reino celestial con un tesoro oculto en un terreno por un individuo que estaba contento con lo que encontró, por lo que decide comercializar todo lo que posee y adquirir el lugar donde estaba. Se cree que esto invita a no dejar pasar el reino del Supremo cuando se nos presenta, ya que muchas personas buscan durante años la palabra, una persona o una esperanza que pueda dar sentido a sus vidas, hasta que encuentran un día esa palabra de perdón o ese gesto sincero de amistad, y cuando sucede, entramos en el reino del Señor llenos de alegría.

Cuando el relato señala que lo ocultamos, es el mismo Supremo quien esconde este tesoro para que podamos seguir trabajando por mucho tiempo, y que en el momento en que las noches oscuras y frías caen sobre nuestras vidas, no debemos olvidar que una vez encontramos el tesoro y que lo tendremos para nuestro bien.

De los Talentos

En esta narración el Mesías habla sobre un potentado que al dejar su ciudad reunió a sus sirvientes para darles sus pertenencias, y que de acuerdo son su habilidad a uno le otorgó 5 talentos, el otro recibe 2 talentos y el último le entregó 1 talento. Luego los tres hombres hicieron lo siguiente: el que recibió cinco talentos negoció con ellos y ganó otros cinco talentos; quien recibió dos talentos ganó dos talentos más y el tercero que recibió solo un talento lo escondió en un agujero en el suelo.

Cuando el noble retornó, reunió a los sirvientes nuevamente para que le dieran razón, uno de ellos le dijo que así como había recibido 5 talentos les entregaba de ganancia otros 5 más, a lo que él le dijo que por ser un fiel servidor lo recompensaría con mucho y compartirían. Después al otro que le duplicó los 2 talentos recibidos, el potentado también lo felicitó diciéndole que le tendría una gran confianza y podría entrar en el gozo del Señor.

El hombre que recibió uno solo, le dijo que lo había guardado en la tierra, porque sabía que él era un amo estricto, que toma lo que no sembró y recoge lo que no colocó, que le tenía miedo y que por eso se lo devolvía. El noble le contestó que eso le demostraba que era un criado de maldad y flojo, ya que sabiendo todo eso debió entregar ese dinero a los banqueros para que a su regreso recibiera lo invertido junto con los intereses. Por lo que le quitó el talento y se lo daría al siervo que tiene diez. La enseñanza es que quien produzca se le dará y tendrá abundancia y si no lo hace perderá lo que tiene.

El Fariseo y el Publicano

Este relato señala que mientras un fariseo rezaba en el templo agradeciendo al Supremo por no ser como otras personas de comportamiento cuestionables ni como el recaudador de tributos, que él ofrecía ayuno frecuente y cumplía con su contribución religiosa. Se encontraba allí orando un publicano que no se atrevía siquiera a levantar su mirada, solo se golpeaba el pecho le pedía misericordia al Omnipotente por ser un pecador.

Jesús dice que nadie se acredita por ser justo o santo, ya que los verdaderos hijos del Supremo solo tienen lo que el Padre proporciona, hay personas que son buenas y piden la conversión de los pecadores y olvidan que también necesitan el perdón del Altísimo, lo que demuestra la importancia de la humildad y el arrepentimiento a diferencia del orgullo.

La Higuera Sin Fruto

En los evangelios se cuenta sobre las palabras del Mesías sobre el dueño de una viña que quería comer higos y ya habían pasado 3 años y ese arbusto nunca había tenido frutos, por lo ordenó cortarla porque cansaría la tierra, pero un trabajador le dijo que la dejara otro año más para abonarla y pueda que diera frutos en adelante y así no sería cortado.

Se cree que el árbol representa al pecador que no ha querido convertirse, y el trabajador del viñedo pide su misericordia al solicitar un año de plazo para que dé frutos, y que esta parábola de Jesús refleja que todo el mundo debe dar sus frutos y que todo tiene un límite.

El Juicio Final

Esta es otra de las parábolas de Jesús, que trata sobre el final de los tiempos y la llegada de Cristo como rey, donde juzgará las acciones y omisiones de los hombres, que vendrá con honor junto con sus seres de luz y cuando esté sentado en su trono y frente a él se reunirán muchas personas y comenzará a separarlos, así como al pastor que separa a sus ovejas a la derecha y a las cabras a su izquierda.

Cuando eso ocurra, les dirá a los que están a su diestra que los bendecidos del Altísimo pueden venir y tomar el reino que se le ha ordenado desde la creación, porque pase hambre y me alimentaron, estuve sediento y me regalaron bebida, fui peregrino y me refugiaron, no tenía que ponerme y me vistieron, me enfermé y me visitaron, me encarcelaron y fueron a verme. Se preguntarán cuándo hicieron eso y el Señor les dirá que lo hicieron todo cuando cuidaron a uno de sus hermanos y, por lo tanto, lo cuidaron.

A su vez, les dirá a los de la izquierda que se alejen de él porque están malditos e irán al infierno, ya que necesitaba comida, tuve sed, fui peregrino, estuvo desnudo, enfermo y encarcelado, nunca hicieron nada por él, ellos preguntarán cuando no hicieron eso y el Señor les dirá que cuando dejaron de hacer esas cosas a otros hermanos también dejaron de hacerlo con él, por lo que irán al suplicio eterno y solo los justos tendrán la vida eterna.

Esperamos te haya gustado este artículo sobre las Parábolas de Jesús. Te recomendamos los siguientes temas:


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.