Lamarckismo y la evolución

Evolución Lamarckismo

El Lamarckismo es una teoría de la evolución basada en una adaptación teniendo en cuenta el entorno en el que vive cada ser.

Cuando hablamos de teorías de la evolución, la teoría que todos conocemos es la de Darwin. Sin embargo no sería el único ni mucho menos en realizar teorías sobre como los seres vivos habían evolucionado. Lamarck sería uno de estos teóricos, cuya teoría fue descartada en favor de la de Darwin y por ello es más desconocida. Hoy vamos a ponerle remedio a eso.

¿En qué consiste el Lamarckismo?

El padre del Lamarckismo fue Jean-Baptiste Lamarck, un naturalista francés del siglo XIX y quien formularía la primera teoría de la evolución biológica. A él le debemos el término de «biología».

El Lamarckismo es una teoría de la evolución que afirma que los seres vivos cambian sus características tanto físicas como de conducta dependiendo de su entorno. Dichas catacterísticas serían transmitidas de generación en generación mientras continúan adaptándose.

Fundamentos del Larmackismo

Los cambios evolutivos por los que aboga esta teoría se sustentan en dos pilares fundamentales: la ley del uso y el desuso y la ley de la herencia de los caracteres adquiridos. 

La primera ley se refiere a que las características físicas  y conductuales cuando se usan con frecuencia se fortalecen y siguen transmitiéndose a la descendencia mientras que las que no se usan llegan a desaparecer. Este cambio debemos entenderlo con el paso de mucho tiempo entre el momento en que cae algo en desuso y su desaparición.

La segunda ley hace referencia a que los cambios que suceden en un organismo durante el tiempo de vida del mismo, son transmitidos a su prole y se van perpetuando de esa manera.

Lamarckismo

Aceptación y rechazo del Lamarckismo

En un inicio fue una teoría que se aceptó como viable al estar bien defendida con los fundamentos que hemos comentado. Pero a medida que el siglo XIX avanzaba y otros teóricos aportaban en la materia de la evolución, las críticas comenzaron a surgir. Uno de los mayores críticos del Lamarckismo fue Darwin. Charles Darwin que ya había creado su teoría de la selección natural argumentaba que los cambios no sucedían de manera directa respondiendo al entorno sino que eran un cúmulo de pequeñas variaciones a lo largo de muchas generaciones.

En el siglo XX hubo un avance que descartaría por completo la teoría de Lamarck: los rasgos heredados no se transmiten a través de adquirir ciertas características durante la vida de un ser sino que se transmiten por medio de la genética.

Este descubrimiento llevaría a elaborar una teoría de la evolución más moderna. Se tomó la teoría de la selección natural de Darwin sumándole los nuevos conocimientos sobre la genética mendeliana. 

¿Quién no conoce a Mendel y sus guisantes?

Gregor Mendel había realizado investigaciones sobre genética utilizando guisantes y tratando de comprender como se transmitían los rasgos de una variedad para que siguieran perpetuándose. La clave estaba en los genes. Los rasgos que heredamos se transmiten por los genes.

Mendel

Este descubrimiento de Mendel junto con la selección natural de Darwin explicarían como las poblaciones se adaptaban al entorno con el tiempo. La teoría de Darwin dice que los individuos que poseen las mejores características para el entorno en el que residen son los que sobreviven, se reproducen y por tanto transmiten sus características a las generaciones posteriores.

La unión de ambas teorías dio una visión nueva y sólida de cómo podía ser posible la evolución. Esta teoría moderna se apoyaba en evidencias genéticas, en experimentos y fue la elegida por la gran mayoría como la explicación para la evolución.  

Declive del Lamarckismo

Aunque la teoría de Lamarck parecía viable en su inicio, no estaba apoyada en evidencias, faltaban experimentaciones que la respaldaran, solo era algo teórico. Conforme otras teorías surgían, se investigaban y se experimentaban creando bases sólidas, la de Lamarck cada vez se iba descartando más. Conforme el conocimiento científico se ampliaba la teoría de Darwin y los experimentos de Mendel fueron la respuesta para la evolución.

Otro motivo de descartar la teoría del Lamarckismo es que dejaba preguntas sin responder como por ejemplo ¿Cómo aparecían los nuevos rasgos? ¿Cómo se adaptaban a cambios ambientales de manera rápida?

evolución

A día de hoy…

Que la teoría de Lamarck no fuera la escogida como respuesta a la evolución y finalmente se descartara no implica que no tenga su lugar en la historia de la ciencia. Algunos aspectos del Lamarckismo han sido relevantes para la biología moderna y también para la filosofía de la biología.

A día de hoy se ha descubierto que algunos cambios en la expresión de los genes si pueden ocurrir por factores ambientales y después transmitirse a los descendientes. El debate de si es posible heredar características que se adquieren durante la vida de los seres vivos lo ha vuelto a abrir la epigenética.

No solo eso, se sabe que los organismos pueden modificar su desarrollo (y por tanto sus características) ateniéndose a señales ambientales. Por tanto, el Lamarckismo sigue generando debates biológicos y filosóficos sobre la naturaleza de la evolución y cómo se relacionan los organismos con su entorno.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.