El Origen, la Historia y la Evolución de los Animales

Cuando se habla de la evolución de los animales, debemos tener en cuenta que, la misma, depende directamente del ecosistema en el que viven las especies y sus características físicas y anatómicas. Dicha evolución es muy importante ya que, gracias a ella, la variedad de especies es cada vez mayor así como su adaptación.

¿Qué es la evolución biológica y cuál es su origen?

Los primero que debemos tener en claro antes de hablar sobre la evolución y el origen de los animales, es qué es la evolución biológica como tal. Uno de los estudios científicos más sorprendentes e importantes que han logrado hacer los científicos, es el de la evolución biológica.

La evolución como tal, es el proceso mediante el cual los organismos vivientes pasan por una modificación o cambio a los largo del tiempo y de las generaciones. Este tipo de procesos por los cuales han pasado casi todas las especies del planeta, es un proceso realmente complejo, pues, el antepasado de una especie, puede también ser el antepasado de muchas otras especies que, en la actualidad, no compartes muchas características físicas o anatómicas.

Un claro ejemplo de esto es la primera ave conocida en la historia, la Archaeopteryx, la cual procede de hace más de 150 millones de años, esta ave, puede que quizás sea el antepasado de las 10.000 especies de aves que hoy en día todos conocemos, aunque puede que no sea así.

En la actualidad, y gracias a la tecnología que permite el uso de técnicas moleculares, el estudio paleontólogo y los análisis filogénicos, es que actualmente está a nuestra disposición el poder conocer y entender como ha sido la evolución que han tenido tofos los seres vivos a lo largo del paso del tiempo y la historia que han vivido dentro de nuestro planeta.

Son muchos quienes siempre se preguntan qué es la evolución de los animales y cuáles son los factores que se toman en cuenta para el análisis de estas evoluciones. Para responder a esas inquietudes, tenemos que ahondar en la gran obra de literatura “El origen de las especies” de Charles Darwin, la cual, dentro de su “Teoría de la Evolución de las especies” nos hablaba sobre la forma en que los animales han pasado por modificaciones anatómicas y de comportamiento para poder lograr adaptarse al medio ambiente en el que se encuentran.

Darwin y la evolución de los animales y las especies

De esta misma forma, se habla sobre cómo, estas mismas especies, ha debido aprender a ser fuertes y a competir para lograr con ello poder sobrevivir, es así como se comienzan a cumplir “las leyes de la selección natural y de la supervivencia del mejor adaptado”.

Charles Darwin y su Teoría de la Evolución de las especies 

Charles Darwin fue uno de los científicos con mayor importancia dentro del siglo XIX. Fue quien creó la famosa obra, “El Origen de las especies” que tuvo su publicación en el año 1859 y la cual, causó una gran polémica y furor entre los lectores, científicos y aquellos quienes sentían curiosidad por este tema.

Dentro de esta magnífica obra, Darwin desarrollo lo que conocemos como la teoría de la evolución, la cual anteriormente ya había publicado él mismo junto con Alfred Russes Wallace en 1858.

En su libro se mostraba como todas las especies que existían se encontraban emparentadas, además de ello, también se habló sobre como las distribuciones geográficas en las que se encontraban estas especies, daba un claro reflejo sobre la relación que tenían.

Dentro del mismo libro, se explicaba también el parentesco que existí entre los organismos fósiles que se encontraban en esos momentos, con los animales actuales, y que, además de ello, todas las formas vivientes se encontraban vinculadas de alguna u otra manera, estos gracias al único “árbol de vida”.

Fue de esta manera como Darwin propuso su propio modelo del origen y evolución de los animales mediante la selección natural, también conocida como “la supervivencia de los más aptos”, la cual se encontraba basada en los estudios ecológicos que lograba hacer el mismo y a las experiencias que obtenía tras la cría de diversas especies animales.

Los genes y la herencia 

Algo que Darwin tenía en claro, es que la evolución no se podía llevar a cabo si no hay herencia. Durante su vida, Charles no conoció lo que nosotros ahora conocemos como la genética moderna, sin embargo, durante el transcurso del siglo XX, para todos quedó bastante claro que, el código genético que él estaba buscando con tanto esmero, se hallaba dentro de los cromosomas que se encontraban el núcleo de la gran mayoría de las células que poseen los seres vivientes.

Las células de los humanos, poseen alrededor de 20.000 y 25.000 genes, cada uno de estos, contienen en su interior instrucciones en forma de códigos que forman las características específicas de cada persona. Estos mismos códigos, se pueden encontrar mayormente dentro de las moléculas de nuestro ADN, estas a su vez, están comprendidas bajo cuatro bases químicas que se disponen por pares. Cada uno de nuestros genes se encuentra codificado dentro de una secuencia única de pares de bases.

La evolución de los animales acuáticos a animales terrestres

Si queremos comenzar a conocer sobre lo que ha sido la historia de la evolución de las especies, debemos primero aprender sobre el origen de la Tierra como tal, el mismo, tuvo sus inicios dentro de los océanos. Existían un gran número de animales que, estaban perfectamente adaptados a los ecosistemas marinos, ya que, si vida, se encontraba dentro de los océanos que conformaban el planeta primitivo, el cual, era casi completamente diferente al planeta que ahora todos conocemos.

Sabiendo esto, podemos afirmar que, mientras el planeta comenzaba a sufrir cambios y modificaciones, los animales también se vieron en la obligación de tener que adaptarse y desarrollar nuevas modificaciones para sí, poder convertirse en especies que tuvieran la capacidad de poder sobrevivir en la mayor parte de los ambientes que existían en ese momento.

Evolución de las especies acuáticas a terrestres

Gracias a lo anterior, es que se logró el comienzo de los procesos evolutivos de los animales que eran acuáticos para así convertirse en animales terrestres. Estos animales, tuvieron que pasar por cambios, de a poco, tuvieron que cambiar su anatomía para que esta se adaptara a la atmósfera oxigénica, así como también, debía aprender a poder desplazarse sobre la tierra, este proceso comenzó con ellos primero reptando para luego comenzar con aprendizaje de volar o caminar en cuatro patas, aunque con el tiempo, algunos incluso aprendieron a desplazarse en dos patas.

Evolución de los animales vertebrados

Cuando hablamos de animales vertebrados, hablamos sobre los peces, reptiles, mamíferos, aves y anfibios, los cuales, siempre han compartido varias características de su anatomía ya que, poseen un origen evolutivo común, el cuál es la base de lo que ahora son actualmente. Cuando se observan los desarrollos de los embriones de estos 5 tipos de animales, podemos notar que, todos tienen un proceso muy similar y se parecen bastante.

Algo que también debemos conocer es que, alguno de los animales vertebrados, poseen órganos vestigiales, es decir, que los mismos no tienen una función específica. Un ejemplo de ello, son los huesos pélvicos y las extremidades inferiores que poseen las ballenas y que en sí, no poseen un función, al menos no una que se conozca. Esto nos demuestra que, en el origen de su especie, estos animales poseían 4 patas y eran terrestres.

También existen aquellos con extremidades análogas, las cuales poseen una estructura y un origen evolutivo diferente, un ejemplo de ello son las alas que poseen las aves y los insectos. También están las extremidades homólogas, las cuales son las mismas estructuras y origen evolutivo, pero que, poseen una función diferente, un ejemplo claro de esto son las extremidades anteriores de los seres humanos y de los murciélagos.

Todas estas explicaciones y ejemplo son pruebas claras de lo sorprendente que es la evolución de los vertebrados en general.

Evolución de los animales invertebrados

Estos animales tienen en la Tierra más de 500 millones de años, que fue cuando aparecieron por primera vez. Algunos de los estudios realizados a este grupo de especies animales han logrado demostrar como el grupo con más número de ejemplares de invertebrados, es decir, los artrópodos, han evolucionado de los gusanos que tienen similitudes a con los anélidos marinos que conocemos en la actualidad, esto ha permitido que esos animales, aún conserven aquella curiosa anatomía compuesta por segmentaciones diferenciadas.

No obstante, debido a la gran diversidad anatómica y funcional que poseen los grandes números de invertebrados que existen, podría ser realmente hermoso poder estudiar cada uno de los grupos por separado y no en general, de esta manera, sería mucho más sencillo poder comprender y conocer como ha sido su proceso y origen evolutivo, la razón por la que estos no poseen tejidos ni simetría en sus cuerpo, así como también, como pueden logran desarrollar caparazones o conchas, como lo hacen los caracoles.

Ejemplos de evolución de los animales

Vamos a conocer una pequeña lista de algunos de los animales que han evolucionado a lo largo de los años:

Los perros

La Evolución del perro comenzó a partir de sus antepasados, los lobos, esto ocurrió mediante un proceso de adaptabilidad para poder sobrevivir en diferentes territorios y al ser comenzados a domesticarse. Algo que ocurre con los demás animales domésticos que han tenido que pasar por una evolución muy similar (perros, gatos, conejos).

Las jirafas

Ocurrió mediante los cambios estructurales en el cuello de estos animales, esto debido al ecosistema que les rodeaba y la selección natural, pues los ejemplares que nacían con cuellos mucho más largo, lograban poder alcanzar con mayor facilidad las hojas que se encontraban a más alturas (en las copas de los árboles de gran altura), mientras que, los de cuello más cortos, no podían tener acceso a las mismas. De esta manera, comenzaron a transmitir a las futuras generaciones la información necesaria para que se pudieran traspasar los 70 genes que están encargados de que, el cuello de las Jirafas sean más largos que el de otros animales.

Seres humanos

La evolución del ser humano comenzó a partir de su antepasado común, el chimpancé, donde se comenzó la adaptación de bipedismo, una importante evolución que llevó al ser humano a la cúspide, la evolución que él se humano fue la responsable del surgimiento de la especie Homo Sapiens Sapiens, lo que hoy somos cada uno de los humanos.

Evolución de los animales a la inversa 

Todos nos acostumbramos a creen que la evolución de una especie significa que la misma ganará características únicas que la harán poder adaptarse mejor a su entorno, sin embargo, este proceso evolutivo, también pasa por un proceso de pérdida, pues existen especies que pierden capacidades o que las mismas se comienzan a degradar, esto ocurre especialmente cuanto el costo evolutivo es mucho mayor que el beneficio que se otorgará.

Vamos a conocer algunos ejemplos de animales que tuvieron una evolución a la inversa:

Los pingüinos

Un claro ejemplo de este tipo de evolución son los pingüinos, pues estas aves pasaron a ser aves que no pueden volar. Antiguamente, los ancestros de los pingüinos eran aves que podían emprender el vuelo, sin embargo, tras la desaparición de los dinosaurios, las mismas comenzaron a perder esta capacidad de poder volar.

Existen registros del pingüino más antiguo que se ha conocido, sus restos fósiles datan que, este existió hace al menos 60 millones de años, las características observadas en su físico indica que, en esa época, estos animales ya eran excelentes nadadores y poseían alas bastante cortas, por lo que eran incapaces de volar. Los pingüinos que conocemos en la actualidad, aún poseen características físicas y anatómicas similares a las que tenían sus antepasados. No obstante, perder la capacidad de volar, les permitió poder hacer una mejor adaptación al hábitat donde viven, pues comenzaron a crecer más que sus parientes antiguos, algo que ha sido realmente beneficioso para la especie en general.

Las serpientes

Según las evidencias que se han logrado recolectar, existen claras pruebas donde se afirma que anteriormente, las serpientes poseían sus extremidades, sin embargo, aún existen debates entre los investigadores, sobre si las serpientes lograron evolucionar a partir de un antepasado patudo acuático o terrestre.

Según las pruebas encontradas en los fósiles, las serpientes, eran muy similares a lo que hoy conocemos como lagartos, pues también tenían extremidades que eran utilizadas para poder excavar en la tierra, de esta manera, podían sentir las vibraciones en la tierra de sus presas y también esconderse.

Las aves

Existen algunas teorías sobre la Evolución de las aves, las cuales indican que, los dientes que poseían las aves antiguas se fueron haciendo cada vez más pequeños dando así como resultado, tras un período de tiempo, el pico que ahora poseen, esta evolución se dio a cabo con la finalidad de que el peso en sus cabezas fuera mucho menos al momento en que estas estaban en vuelo. No obstante, otros estudios realizados más adelante, demostraron que, tanto el pico primitivo que estas aves poseían como su dientes, fueron cambiando al mismo tiempo, para dar como resultado el pico desdentado que ahora poseen todas las aves que conocemos.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.