En este artículo te vamos a hablar sobre qué es La Cruz de Cristo y cuál es su significado para la vida de toda persona cristiana y católica, como una puerta que te puede llevar a muchos de los misterios de Dios y de cómo reconocer la grandeza de su reino, así que no dejes de conocer sobre la misma ya que ella te servirá de guía para que sigas el camino de Cristo y de la Santidad.

la cruz de cristo

La Cruz de Cristo

En la cruz de Cristo en donde se pueden encontrar varias direcciones de la gran sabiduría de Dios, es la que establece una relación de su gran amor y en donde se encuentran las grandes verdades de como Cristo soporto la humillación a través de su cruz, en ella se pueden encontrar la iluminación, la resurrección y las puertas a otras dimensiones de la Verdad de Cristo.

En la Biblia se nos enseña que la cruz es el símbolo del cristianismo, pero de acuerdo a la vertiente habrá algunos que piensan que una cruz no debe llevarse puesta en el cuerpo o tenerlas en la casa o en las iglesias. También dice que Jesús fue ejecutado cuando lo colgaron de un madero no hace referencia a dos maderos cruzados.

En Deuteronomio 21:22-23 está escrito que sin una persona cometía un delito que fuera digno de morir, deberían ser colgados en un madero hasta su muerte, sin dejar que su cuerpo pase la noche en el madero y que debía ser enterrado en el mismo día, ya que una persona colgada es maldita por Dios, de esta manera la tierra de Jehová nunca seria contaminada y Dios la daría como herencia. Esto se encontraba escrito mucho antes del nacimiento de Jesús en una de los preceptos de la Antigua Ley de Israel.

Esta ley también fue mencionada por San Pablo es su carta a los gálatas 3:13 en donde dice que Jesús tomo una maldición por nosotros ya que todo aquel que fuera colgado en un madero era maldito y que por tanto Jesús había muerto en un poste simple de madera. Para Pablo este argumento era de mucha importancia para poder conseguir la conversión de los paganos.

¿Qué simboliza la Cruz de acuerdo a la Biblia?

Ella es la confesión de los pecados que hemos cometido, es la manera como nos podemos liberar y limpiar nuestro espíritu, esto no quiere decir que deba decirle a todo el mundo cuales han sido sus pecados, sino que adquiera la sabiduría para que pueda determinar a quiÉn se los debe confesar, a un sacerdote, un pastor, a alguien que le aconseje y le guíe siempre de la mano con Dios.

la cruz de cristo

Santiago decía que se debía confesar los pecados de manera pública, ya que la oscuridad habitaba en nosotros debía ser expuesta para que logramos conseguir la victoria y tener autoridad y encontrar de una manera correcta la luz.

Confesar etimológicamente es hablar de manera pública, y es la misma palabra que se usa cuando alguien viene a pedir su salvación y se le dice que haga manifiesta o publica cuál es su fe. En romanos 10:10 dice que aquello que creen en la justicia con el corazón y con su boca confiesa cuál es su salvación.

Hablar delante de otros lo que su corazón quiere decir sobre lo que creen de Jesús, en los católicos la confesión de los pecados se hace de manera secreta, pero muchos manifiestan que si Jesús fue desnudado y les enseñó a todos cuales eran los pecados del mundo y logro derrotar a satanás y cualquier otra cantidad de demonios, porque nosotros debemos hacer la confesión de una manera oculta y como la iglesia puede redimir el pecado si este no sale a la luz.

En la Biblia también se menciona que Jesús hablaba del Reino de Dios y que de la misma manera como Dios su padre le había enviado de la misma manera él también les enviaba, y soplo sobre ellos al Espíritu Santo para que ellos remitieran los pecados o les fueran retenidos. También en Proverbios 28:13 dice que aquel que cubre sus pecados nunca prospera más si los confiesa y se aparta logra alcanzar la misericordia.

Claramente en la Biblia se manifiesta que los pecados deben ser confesados y expuestos a la luz, de la misma manera como Cristo fue expuesto en la Cruz. De allí que el valor de la cruz es que deba valorarse y tomarla como ejemplo para que confesemos y nos apartemos de la vida del pecado que hoy día nos ha convertido en esclavos.

Cuando confiesas es que estas en busca de la luz, un sitio en donde el demonio nunca te alcanzará y en donde cualquiera de sus acusaciones no lograran perturbarte. Cuando una persona acepta de manera pública la luz el diablo nunca tendrá poder en su vida, ya que de la misma manera en que Cristo fue humillado y asumió nuestros pecados de la misma manera nosotros debemos exponerlos sin ningún tipo de vergüenza ya que ello significa encontrar el perdón de Dios y tener de él su protección.

¿Cuál es el Significado de la Cruz?

Para que Jesús fuera nuestro intercesor ante Dios y nuestro primer sacerdote tenía que mostrarse semejante a nosotros, por eso en las escrituras estaba ya destinado que el Hijo del Hombre, como él prefería llamarse, debía ser llevado a un lugar de infamias y ofensas. El calvario era un lugar realmente horrible, un sitio en donde todos los que llegaban quedaba maldito, era el sitio más cercano al basurero de la ciudad en donde estaban o vivían las personas más indeseadas y en donde se ejecutaban a los criminales.

Ese fue el sitio destinado para la muerte de Jesús, fue ejecutado como un transgresor de la ley, y de esta manera fue visto como un hombre como nosotros, pero jamás igual a nosotros. Al morir en la cruz él pudo llevar el pecado, en cada uno de los golpes que recibió están escritos todos los pecados de los hombres.

Por eso el mayor tesoro que tenemos nosotros es llegar hasta ese poder y conocer que es lo que significa la cruz, cual es el significado de su sacrificio y de su dolor, es allí en donde logramos encontrar los torrentes de agua viva, en donde se nos revela cuál es su palabra y en donde podemos conseguir la luz. En la cruz es en donde se encuentran todos los misterios de la revelación de Jesús para todos aquellos que queremos buscarle.

San Pablo logró entender esta verdad y decidió vivir la vida de la misma manera que Jesús crucificado, para que su existencia se manifestara en su cuerpo (2 Corintios 4:10). A través de la historia muchas personas tuvieron ese llamado porque comprendieron este significado, es por eso que la gloria de Dios se hace presente en diversos sitios en donde muchas personas manifiestan su arrepentimiento y han confesado sus pecados.

¿La Muerte en la Cruz era una Humillación?

Si lo era, ya que cuando una persona era crucificada era vista desde el punto más bajo de la vida, por eso esa fue la escogencia de Jesús, que se le juzgara y diera muerte como un pecador, en vez de ser tomado en cuenta como un gran milagro en el mundo.

Hoy día en vez de usar una cruz, se usa es la humillación de un hermano, sobre todo cuando esta caído y golpeado, allí es cuando nos debemos acercar y darle una mano, ayudarle y demostrarle amor, en muchos casos habrá personas que te digan que te alejes de él porque es una mala persona y puede ensuciar tu reputación. Pero debemos pensar en que Jesús quiso mostrar su cara como un perdido de Dios, y un pecador que comenzaba a ser despreciado por los hombres, para que después fuera amado en profundidad una vez que se comprendiera su palabra y que solamente hablaba sobre la verdad del amor de Dios hacia nosotros.

En lo que las personas logran entender que deben hablar la verdad sobre ellos mismos y reconocer sus pecados, sus errores, sus fracasos y también las decisiones que tomamos de una manera equivocada, ese es el momento en que vamos a caminar hacia la verdadera luz. Cuando hacemos la confesión de nuestros pecados a otras personas nos muestra cual es nuestra verdadera humildad y que es una honra para dios nuestro Señor, ya que escrito esta que aquel que logra humillarse es cuando será más exaltado y todo aquel que se exalta demasiado será objeto de humillación.

Por nuestra naturaleza humana, todos caemos en las equivocaciones y tendemos a caer en pecado pero tenemos la opción del perdón y de tener la remisión de nuestros pecados por la gracia de la redención de Cristo, es de sabios arrepentirse y confesar hablar de nuestros pecados, en la época de la Iglesia primitiva este no representaba un problema ya que los hombres de Dios seguían los preceptos del Antiguo Testamento.

En esa época se podía tener un gran entendimiento de cual era ese significado, en donde lo más importante era su creencia firme en Dios, lo que Dios podía pensar era lo más importante y no lo que las personas podrían opinar, pero en nuestra época actual es totalmente distinto, se piensa más en lo que opinan las personas, que lo que Dios pueda pensar de nosotros.

Cuando se escribieron los evangelios nunca se ocultó en ellos que Pedro negó a Cristo tres veces y quedo allí escrito para la eternidad, jamás se ocultó este tema, y tampoco que Jesús ya sabía que Pedro iba a negarlo antes de que los gallos cantaran al amanecer. Lucas escribió que el comportamiento de Pedro era digno para que los gentiles condenaran su comportamiento.

Pablo tampoco oculto cual había sido su vida antes de convertirse en cristiano, cuando estaba condenando a los mismos y luego se encontró con Jesús en el Camino a Damasco. En el antiguo testamento David también tenía una pecado grave y nunca condeno a Samuel por hacerlo público ya que su corazón actúa conforme a lo que Dios le exigía, se confiesa y canta de sus pecados y fracasos en los Salmos.

En el Salmo 51 está pública su confesión y de cuáles eran sus sentimientos ante Dios por sus pecados, le pedía que tuviera piedad de él ya que era misericordioso, compasivo y podía borrar sus pecados, limpiarlo de su maldad. Supo reconocer cuales fueron sus transgresiones y que el pecado estaba delante de él, que había pecado en su contra y ante sus ojos, pero que sabía que era justo cuando hablaba y jamás le haría un reproche.

Desde este punto de vista, vemos que se diferencia mucho de la actualidad, pero es el mismo fin de querer verse con justicia ante la vista del resto de los hombres, pero principalmente de Dios el cual era justo a través de su palabra y en su juicio. Hacer su humillación en público haría que el mismo quedara eternamente escrito y que Dios lograría ser exaltado, y él podía tener una recompensa ya que estaba predicando la verdad y la gente podía ver la grandeza de Dios, con arrepentimiento y con una convicción en la remisión de sus pecados.

Esta es lo que nosotros debemos encontrar, y predicar para que la gente cambie su camino de una manera radical en la búsqueda de Cristo. No debemos estar aparentando que somos santos llenos sin pecado, que nunca nos hemos equivocado y que por eso las personas te pondrán en un sitio de honor y hablarán sobre ti, pero todo lo que se hace en la tierra se conoce en el cielo y está escrito a nuestro lado ya que todos tenemos un ángel que está escribiendo todo el tiempo, de día y noche sobre nuestras vidas.

A estos libros se les menciona en el Apocalipsis como los libros de la vida con los cuales seremos juzgados en algún momento, por las obras que hicimos. El llamado que se hace es que nos arrepintamos, pero lo hacemos de una manera oculta en un confesionario como si esto fuera una vergüenza. Pero debemos saber que todos hemos sido pecadores, que no hay hombres perfectos ante los ojos de las personas sino ante los ojos de Dios.

A Dios le agrada vernos ante el altar para que nos confesemos, para él ese es un momento lleno de maravilla, ese es el día de la fiesta más hermosa para dios, saber que estamos confesado nuestros pecados y que de verdad estamos arrepentidos, ese día hay fiesta en los ángeles del Cielo, para Dios no es un motivo de vergüenza que te arrepientas de tus pecados, y si además quieres hacerlo todos los días de tu vida puedes hacerlo.

Dios es justo en sus palabras y en su juicio, nosotros hemos pecado de diferentes maneras ante los ojos de Dios, en cada momento que no dejamos que el Espíritu actué en nosotros estamos pecando, por eso es que debemos conocer el significado de la cruz de Cristo, esta es la nos enseña cual es la libertad y cuál será la victoria sobre los diversos pecados que podemos cometer.

Desde el primer momento en que nos colocamos una barrera religiosa y le quitamos libertad a lo que Dios desea para nosotros, estamos en pecado. Cuando tenemos la opción de movernos a través de la fe estamos haciendo la escogencia de todas las formas posibles para buscarla solución a los pecados que cometemos.

En cada instante en que somos reprochados o aceptamos que alguien reproche a algunos de nuestros hermanos, cuando vemos que tenemos un hermano en necesidad y hacemos que nuestro corazón se cierre, cada vez que escogemos nuestra reputación y protección en vez de transitar con pasos en amor, cuando sentimos que nos olvidaos de los huérfanos y de las viudas que van a la iglesia en la búsqueda de amor, en esos momentos estamos en pecado.

Pecamos cuando ponemos las cosas materiales de este mundo por encima de la acción de Dios, cuando nos olvidamos de los pobres, cuando celamos, envidiamos, peleamos, dividimos y juzgamos a otras personas y cometemos los perores actos estamos cayendo en pecado.

Cómo Conseguir la Luz a través de la Cruz de Cristo

Cuando Jesús fue crucificado en la cruz, trajo la luz a todas las personas para que recibiéramos el perdón por nuestros pecados, por eso es que la cruz es la exposición de nuestros pecados, es la forma en que nos humillamos y a la vez exponemos nuestro ser, la luz hace que el vaso se rompa y que la verdadera cruz se manifieste en nosotros, es a través de ella que el Diablo o Satanás se deshace, ante la humillación de Cristo para que nos salvaros a través de esta nueva alianza de Dios, para perdonar nuestro pecados, y que logramos llegar nuevamente al cielo para vivir en la eternidad con él.

En el libro de 1 Juan 1: 5-7 nos habla que ese es su mensaje, que Dios es la luz y donde él esta no hay oscuridad, cuando estamos decimos estar unidos a él y caminamos por la oscuridad, estamos siendo mentirosos y no estamos practicando la verdad, pero si de verdad caminos en la luz, Dios estará con nosotros ya que estamos unidos a él y a la sangre de Jesucristo y por esa sangre fuimos limpiados de cualquier pecado.

No debemos ver que aún existe desunión hacia Dios, esta sucede cuando existen divisiones en la iglesia, cuando surgen los celos y la envidia y cuando la falta de amor se comienza a hacer más grande dentro de una misma iglesia. Decimos que somos luz a los ojos de Dios cuando reconocemos que es la Sangre de Cristo la que nos salva y limpia de los pecados, por ese motivo es que podemos caminar en la luz y a la vez estar unidos a otros semejantes y a Dios.

Ese mismo pasaje de 1 Juan también nos habla que cuando decimos que no tenemos ningún pecado, nosotros mismos nos estamos engañando y la verdad jamás estará a nuestro lado, pero que si lo confesamos con fe Dios es fiel y justo y nos perdonara los mismos limpiándonos de la maldad, cuando decimos que nunca hemos pecado estamos siendo mentirosos y la palabra de Dios nunca estará entre nosotros.

En Santiago 3 dice que todos cometemos errores, si una persona es capaz de no pecar con su lengua es un hombre perfecto que puede tener dominio sobre cualquier persona, que la lengua es como el fuego, cuando en un mundo de maldad esta es capaz de ensuciar a una persona y lleva el fuego del infierno a su vida.

Nadie debe creerse más sabio que otro, ya existen en el mundo muchas personas que piensan que son más inteligentes, pero la verdadera sabiduría esta en nuestros actos, de nada le sirve a una persona tener mucha experiencia si esta en pecado.

Una persona sabia sabe unir a las personas, los falsos solo la separan y la alejan de Dios, por eso Santiago habla de la sabiduría práctica, cuando tienen buenas acciones buscas la justicia en el mundo, por eso pide que se confiesen los pecados (Santiago 5:16) y que pidan unos por otros para ser sanados, también lo decía Jesús a Pedro, cuando perdonas en la tierra también perdonas en el cielo.

Por eso la función de los sacerdotes de hoy día es buscar la reconciliación entre los pecadores y Dios, pero muchas personas a veces requiere del perdón de otras, personas a las que ofendemos, golpeamos o sencillamente humillamos, a estas personas se les debe pedir perdón de una manera sencilla. Cuando se confiesan las faltas que se cometen a otras personas que nos pueden entender adquirimos más confianza y aprendemos a tener misericordia por otras personas, y cuando lo hacemos sabemos que Dios está allí con nosotros para ser nuestro mediador.

Otros temas que te puede interesar conocer y leer son los que te recomendamos a continuación:

Baby Shower Bíblico

Meditaciones en la Hora Santa

Los 10 Mandamientos y su Significado

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here