La Cebra: Características, hábitat, tipos y más

La Cebra es un animal mamífero perteneciente al género Equus, el cual se caracteriza por tener rayas negras y blancas en su cuerpo, rango distintivo que lo diferencia de sus familiares los asnos y los caballos. Este équido es propio de África y se divide en tres especies y alrededor de ocho subespecies. Para conocer más de este animal, te invitamos a continuar la lectura de presente artículo.

la cebra

¿Qué es la Cebra?

Originaria del continente africano, la cebra es un mamífero équido más pequeño que el caballo, con rayas verticales negras y blancas, o en ocasiones marrones. Este cuenta con un crin compuesto de pelos largos, ásperos y gruesos. El pelo que se encuentra en la parte superior de su cuello y cola, también se denomina de la misma manera. Las rayas que posee en su cuerpo funcionan como un mecanismo de camuflaje puesto que al esconderse entre las hierbas, estas pueden confundir a su principal depredador, el león.

Las cebras habitan en las sabanas africanas en reducidos grupos. Estos animales disfrutan vivir en libertad y a pesar que han intentando infinidades de veces domesticarlos, como el hombre ha hecho con los caballos o los asnos, esto nunca se ha logrado. Este équido tiene una personalidad audaz e intrépida, es un auténtico superviviente cuando se trata de defender su vida y la de su manada. Si se ven amenazadas lucharán y morderán a cualquiera que se le acerque hasta lograr escaparse.
Pese a que los leones, cocodrilos, hienas y otros perros salvajes son sus principales depredadores, la caza ha convertido al ser humano en su mayor enemigo. Al contrario de sus depredadores, las cebras son animales herbívoros, se alimentan de ramas, cortezas, hojas y hierbas. Además, pesan aproximadamente trescientos kilogramos y pueden llegar a alcanzar unos 1.5 metros. En las regiones de África se encuentras tres tipos de cebra; la común (Equus quagga), la cebra de montaña (Equuz zebra) y la cebra de Grévy (Equus grevyi), las dos últimas siendo menos frecuentes de ver.

Características

A pesar de que existen ciertas excepciones, como por ejemplo, el tamaño, las cebras al ser de la familia de los équidos tienen una morfología parecida a la de los caballos. La cebra de montaña es la especie más pequeña, tiene una altura de 1,2 metros; la cebra común o de llanura, con una altura promedio de 1,4 metros; y la más grande de todas, la cebra de Grévy con 1,5 metros de altura. En esta última especie, no existe distinción alguna entre el tamaño de los machos y el de las hembras, pero en las otras dos, los machos son relativamente más grandes.

Las cebras de llanura y las de montaña, tienen un peso próximo a los 290 y 340 kilogramos. Por otro lado, las cebras de Grévy pueden llegar a tener un peso de 450 kilogramos, que es el peso aproximado de un caballo de carreras. Las cebras tienen alrededor de cuarenta dientes, estos se dividen en; 12 incisivos que utiliza para arrancar la vegetación, 4 caninos, 12 premolares y 12 molares, todos estos los usa para masticar bien el alimento antes de digerirlo.

la cebra

El sentido de la vista de este équido está muy bien desarrollado, pues al tener los ojos localizados a los lados de la cabeza su visión resulta ser más amplia. Además, tienen una visión nocturna que aunque no es tan buena como la de sus depredadores, esta se compensa gracias a su excelente audición. Las orejas de las cebras son un poco grandes, redondeadas y tienen la capacidad de girarlas hacia cualquier dirección como los demás ungulados.

Cabe destacar que el color de las cebras es negro con rayas blancas y no al revés como es pensado, ya que hay pruebas hechas con embriones que refutan esta creencia. Pese a que las características de las rayas de estos animales dependerán de la especie, en líneas generales estas se sitúan verticalmente en su cabeza, cuello, cuartos delanteros, espalda y costados. Por lo contrario, en la parte trasera de su cuerpo y en sus patas, las rayas son horizontales. Su expectativa de vida es de aproximadamente unos treinta años. Sin embargo, algunas pueden llegar a sobrepasar este promedio, hasta cuarenta años pueden vivir en semicuativerio. 

Las Rayas de las Cebras

Aunque existen algunas similitudes entre las cebras que habitan en un mismo lugar, los patrones de rayas nunca serán los mismos, siempre habrá algún rasgo distintivo que las diferencie de las otras. Además, estas rayas cambiaran un poco su color dependiendo de la especie, pueden ser completamente negras o de un color marrón oscuro. Se puede identificar qué tipo de cebra es, al observar detenidamente sus características rayas.

Estas rayas son resultado de un proceso evolutivo del género Equus. Todas las especies, incluyendo a los caballos y a los asnos llegaron a tener estas marcas primitivas en hombros, cuello y dorso, sólo que al pasar el tiempo se le fueron disminuyendo. En contrariedad con la evolución de estas dos especies, este rasgo tan característico de las cebras fue repotenciado gracias a la selección natural, amplificando de esta manera el tamaño y definición de sus rayas.

El objetivo de las rayas de este équido siempre ha sido punto de debate entre científicos, puesto que se asegura que estas tienen motivos muy importantes para estar en su cuerpo. Entre estos está que funcionan como un mecanismo de camuflaje para cuando estén entre las hierbas y maleza. Asimismo, estas le facilitan encubrirse entre las demás miembro del rebaño para que los distintos depredadores no logren identificarlos y comérselos. En el dado caso que esto suceda, estar entre los matorrales les permite salir corriendo rápidamente.

la cebra

Como se mencionó anteriormente, las rayas en las cebras también funcionan para distinguir a los distintos ejemplares de su población. De igual manera, las rayas blancas actúan como un mecanismo de termorregulación del calor, debido a que estas tienen cierta relación con la distribución de la grasa debajo de su piel. Por lo tanto, esta función le permitiría aminorar las altas temperaturas de las zonas donde habitan.

Sin embargo, estas razones no son consideradas aún como una verdad exacta, puesto que se han seguido haciendo estudios científicos para aclarar todas las dudas sobre las rayas de las cebras. Dichos estudios mediante recopilación de datos estadísticos y experimentos han contradicho las hipótesis antes mencionadas, alegando que si existe cierta relación entre el tamaño y cantidad de rayas en las cebras, aunado a las temperaturas que experimentan durante toda su vida, pero que estas no son todas sus funciones.

Aunado a los motivos anteriores, se han realizado diversos estudios que aseveran que el principal objetivo de las rayas en las cebras es el de repeler a las moscas tse-tse y a los tábanos. Estos experimentos hechos en Hungría, concluyeron que las rayas evitan que este tipo de insecto se pose sobre ellas debido a su coloración. La mosca tse-tse transmite a las cebras la enfermedad del sueño, infección debilita el sistema inmunitario del animal; además incluye fiebre, dolor de cabeza, dolor de las articulaciones y picazón, y en ocasiones, puede llegar a ocasionar la muerte.

Asimismo, las cebras son más propensas a contraer esta enfermedad debido a que comparten las mismas zonas de distribución. Los únicos lugares de África donde no habita este insecto, es en las zonas donde es muy poco común ver a cebras. Por otra parte, los tábanos son conocidos por tener una especial predilección por todos los équidos, siendo nombrado en algunas zonas como la mosca del caballo. Igualmente, al compartir hábitat con las cebras en climas tropicales, estos équidos están más expuestos a estos parásitos.

Tipos de Cebra

En la actualidad existen varias especies del género Equus conocidas como cebra, estas son originarias de África. Estas se dividen en tres especies y alrededor de cinco subespecies: la cebra de montaña, Equus zebra; la cebra de llanura, Equus quagga; y la cebra de Grevy, Equus grevyi. A pesar de que todos estos tipos de cebras tienen características físicas similares, cada una tiene rasgos que pueden ser gran ayuda para diferenciarlas.

la cebra

Cebra de Montaña

En comparación con las demás especies de cebra que viven en terrenos más áridos y desolados, la cebra de montaña habita en localidades del sudoeste africano en donde la vegetación es abundante. Esta es la más pequeñas de todos los tipos de cebra, mide aproximadamente un metro de altura y a su vez, se divide en dos subespecies: la cebra de montaña del Cabo (Equus zebra zebra) y la cebra de montaña de Hartmann (Equus zebra hartmannae).

La cebra de montaña tiene un cuerpo bastante proporcionado, es musculoso y fuerte. Sus rayas blancas y negras se extienden por todo su cuerpo, menos en la barriga y el interior de los muslos, que son totalmente blancos. El morro de esta especie es negro y naranja, además las bandas de su cabeza son de un color marrón oscuro. Como se mencionó anteriormente, al ser la cebra más pequeña de todas, sus piernas son cortas y robustas, con un tamaño parecido a la de los burros.

Este équido normalmente vive en pequeños grupos de entre cinco y diez individuos, sin embargo, se han podido observar rebaños de hasta 50 ejemplares. Es común ver a los machos adultos solitarios, a excepción de temporada de crías, cuando defienden a toda costa a sus yeguas de otros sementales. Las hembras dan a luz a una sola cría luego de un período de gestación de 375 días, las crías suelen pesar unos 35 kilogramos.

Pese a que las cebras de montaña pueden pasar muchos días sin beber agua, estas necesitan estar cerca de arroyos o pequeños pozos. Asimismo, al ser animales herbívoros se alimentan principalmente de pasto, aunque pueden ramonear en ocasiones, es decir, alimentarse de las puntas de los ramos de los árboles. En otros tiempos fue una especie con bastante ejemplares, en la actualidad se encuentra en un estado de conservación vulnerable.

Cebra de Llanura

La cebra de llanura es la más parecida al caballo, y es el tipo más común de cebras. El cuerpo de esta especie tiene una forma redonda y con el lomo un poco arqueado, además de la crin erecta y una cola larga y abundante. A diferencia de la cebra de montaña, su pelaje es de un tono amarillento en el manto y blanco en la parte inferior. Una de la característica más destacada de esta especie es que posee una o dos franjas, cerca de su anca.

la cebra

Esta línea dorsal es estrecha y progresivamente se vuelve más ancha en la parte trasera de la cebra, a ambos lados de esta se encuentran unas líneas blancas. Al igual que las otras cebras, ambos sexo son relativamente del mismo tamaño. Según un estudio del Parque Nacional de Etosha, todas las cebras de llanura, sin distinción de sexo alguna, están sincronizadas y se pueden reproducir durante todo el año, esto debido a su falta de dimorfismo sexual.

Esta cebra habita en las vastas sabanas de África Oriental. Sin embargo, este tipo de cebra puede realizar extensos recorridos para migrar, llegando a viajar 160 millas, la distancia más larga de cualquier animal terrestre del continente africano. Estas migran desde el río Chobe en Namibia, hasta el Parque Nacional Nxai Pan en Botsuana. Su ruta de migración suele ser una ruta recta del norte al sur, normalmente dentro de la Zona de Conservación Transfronteriza Kavango-Zambeze.

De igual manera, estas cebras habitan en diversos zoológicos de Estados Unidos; en el zoológico de Oregón, el zoológico de Nashville, el zoológico de Cincinnati, el zoológico de Columbia, el zoológico de Nápoles, el parque zoológico Woodland, entre otros. Además, en el Rancho Hearst en San Simeón, California reside un pequeño rebaño de alrededor 100 ejemplares de cebra de llanura, estas se encuentran sanas y cuidadas a pesar de estar alejadas de su entorno normal.

Cebra de Grévy o Cebra Real

La cebra real o también conocida como cebra de Grévy (Equus grevyi), es considerada la más deslumbrante de todas las especies de cebra, puesto que su cuerpo resulta armonioso y elegante. Asimismo, su pelaje se deferencia del de las demás, tiene rayas negras más estrechas y verticales, con el fondo de su cuerpo y la base de cola en blanco, además de una gruesa línea negra que le atraviesa todo el lomo. El hocico lo tiene de un color marrón grisáceo.

De igual forma, al ser más robusta y fuerte, sus orejas también son más grandes y redondas. Las cebras de Grévy tienen un peso aproximado de entre 350 y 400 kilogramos, sin embargo, hay ejemplares que pueden llegar a pesar hasta 450 kilogramos. Por otro lado, esta especie de cebra mide en torno a los 1,50 metros de alto y 2,50 metros de largo. Si se mantiene a este ejemplar en semicautiverio, su expectativa de vida es de entre 22 y 25 años.

la cebra

Pese a que tiene una personalidad bastante territorial, la cebra real también puede integrarse a pequeños grupos abiertos y no permanentes, durante el período de cría. Cuando transcurre este período, usualmente se agrupan con las cebras comunes, conformando rebaños mixtos pero sin criar juntos a los potrillos. A penas nacen, los potrillos de cebra tienen la capacidad de erguirse sobre sus patas y dar pequeños pasos. Además, después haber sido dado a luz, el macho puede durar hasta 3 años con su madre, mientras que las hembras sólo están con sus madres alrededor de unos 18 meses.

En la actualidad, este tipo de cebra sólo habita en Kenia y en el sur de Etiopía. No obstante, antes también se encontraba en Yibuti, Eritrea, Somalia y otras zonas de toda África. Las localidades donde habita son sabanas, llanuras secas y abiertas, y zonas semidesérticas. De igual manera, esta especie varia su área de distribución dependiendo de la estación del año, en busca de agua, a pesar de que a comparación de la cebra común, puede durar hasta dos o tres días sin hidratarse.

Debido a la caza ilegal para conseguir su piel, esta especie está catalogada como animal en peligro de extinción. Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), durante los últimos 18 años se han perdido más del 50% de la población de esta especie. Pese a ello, la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas asevera que gracias a medidas preventivas para combatir esta problemática, se han minimizado los índices de fallecimientos de cebras de Grévy en Kenia.

Evolución

El género Equus es un grupo de mamíferos perisodáctilos (animales ungulados de dedos impares, es decir, con patas cubiertas por pezuña) proveniente de la familia Equidae. Pese a que en la antigüedad fue una familia bastante próspera y diversa, hoy en día el Equus es el único género superviviente, este incluye a los asnos, a los caballos y a las cebras. A diferencia de los caballos y los asnos que lograron ser domesticados por el hombre, las cebras han mantenido su estado de animal salvaje.

Este género surgió en Norteamérica durante el período plioceno, hace unos 4,5 millones de años, en ese entonces se dividió en dos especies, el caballino (antecesor de los caballos) y el estenoniano (antepasado del que proceden los asnos y las cebras). Este último linaje cruzó hacia Asia alrededor unos 2,6 millones de años atrás y luego se extendió por el Viejo Mundo (África, Asia y Europa). Años después, las poblaciones africanas se separaron de las asiáticas, dando como resultado a los antepasados de las actuales cebras.

la cebra

Aunque no está del todo clara la relación de parentesco entre las especies actuales de cebras, se han hecho estudios que demuestran un mayor parentesco entre la cebra común y la cebra de Grevy. Por otro lado, la cebra de montaña tendría una relación genética más afín con el asno africano. En la actualidad, las cebras se dividen en tres especies, las cuales se desglosan en otras nueve subespecies, entre ella se encuentra una ya extinta, el quaggua.

Por un lado, el subgénero Dolichohippus, en el cual está la Cebra de Grevy (Equus grevyi). Por otro lado, el subgénero Hippotigris que están 2 especies más de cebras; la cebra común (Equus quagga), que a su vez se divide en seis subespecies: quagga (E. q. quagga), cebra de Burchell (E. q. burchellii), cebra de Grant (E. q. boehmi), cebra de Selous (E. q. borensis), cebra de Chapman (E. q. chapmani) y la cebra de Crawshay (E. q. crawshayi); y la cebra de montaña, que se divide en dos subespecies: la cebra de montaña del Cabo (E. z. zebra) y la cebra de montaña de Hartmann (E. z. hartmannae).

Hábitat

Este tipo de équido reside en todas las regiones del este y el sureste del continente africano; territorios de Tanzania, Etiopía, Kenia, Zimbabue, Botsuana, Zambia, Angola, Somalia y Namibia. Las cebras habitan en sabanas, praderas, pastizales, laderas rocosas y bosques achaparrados de climas semiáridos. No obstante, estas también viven en zonas en específico dependiendo de la especie y sus necesidades de agua para sobrevivir. Todos los tipos de cebra evitan las selvas, los desiertos y los humedales.

En primer lugar se encuentra la cebra de Grevy, la especie que tiene mayor resistencia a temporadas y zonas de sequía. La cebra de Grevy habita en praderas, zonas de monte bajo y zonas áridas de altas temperaturas, es decir, reside al norte de Somalia, Etiopía y Kenia. A lo largo de los períodos de fuerte sequía, en donde los arroyos, ríos y demás fuentes de agua se mantienen secas durante mucho tiempo, este tipo de cebra logra subsistir gracias a los hoyos que realizan con sus pezuñas en los lechos arenosos de los ríos.

Por otro parte, la cebra de montaña habita en terrenos escarpados sudafricanos o en colinas costeras de Angola y Namibia. Aunque esta no tiene la misma capacidad que la cebra de Grevy, también puede sobrevivir cierto tiempo sin beber agua. Las cebras de montaña se adaptan a las temporadas de sequía y comienzan a cavar en el suelo cuando aparecen los primeros signos de escasez de agua. No obstante, no sólo llevan a cabo esta práctica, de igual manera, pueden desplazarse hasta áreas más montañosas puesto que allí se condensa la humedad y llueve o nieva más seguido.

Por último, la cebra de llanura o cebra común, al igual que todas sus subespecies, tienen un área de distribución mucho más amplia que los otros dos tipos. Tal como lo indica su nombre, esta especie habita en vastas llanuras y sabanas del este de África, o Angola por el oeste. En comparación con la cebra de Grevy y la cebra de montaña, esta sí necesita estar rodeada de fuentes de agua en su cotidianidad, por ello, en ocasiones migra para encontrar zonas con suficiente agua para mantenerse hidratada.

Alimentación

Las cebras son animales herbívoros, es decir, su alimentación consiste en pasto, hierba, hojas, ramas, brotes, tallos de arbustos y corteza. El aparato digestivo de este équido está adaptado para que la calidad nutritiva de su dieta sea mucho más baja que la de otros seres herbívoros, sin embargo, esto hace que sea menos eficaz y no logre saciarlo por completo, por lo que se pasan bastante tiempo comiendo y buscando alimento.

En general, las cebras pueden llegar a recorrer a diario una veintena de kilómetros para conseguir alimento, volviendo siempre al final del día al lugar donde residen. Pese a ello, los rebaños de cebras llevan a cabo una migración anual más sobresaliente, que se da durante la estación seca y que realizan con otros mamíferos africanos como los ñúes y las gacelas. Este movimiento migratorio animal representa uno de los más importantes del mundo, puesto que lo hacen miles de animales a la vez.

Las cebras normalmente se alimentan al amanecer y al anochecer, estas descansan en las horas más calurosas del día. A lo largo del día pueden dormir de pie como sus familiares los caballos, pero al llegar la noche se tumban. Al igual que cualquier otra especie del reino animal, al dormir estas se encuentran en peligro, debido a que pueden ser atacadas por depredadores; como las hienas o los leones. Por tal motivo, las cebras sólo duermen al menos que otros del rebaño se mantengan despiertos vigilando, esto sucede también cuando están comiendo. Siempre están atentas ante la aparición de cualquier peligro.

Reproducción

Del mismo modo que sucede en otras especies, las cebras hembras alcanzan la madurez sexual antes que los machos. Las hembras tienen la capacidad de procrear a la edad de 3 años, mientras que los machos deben esperar entre 5 y 6 años para poder hacerlo. Su período de gestación suele durar unos 12 meses, y sólo dan a luz a un sola cría, a la cual le provee de los cuidados necesarios maternos durante al menos un año.

la cebra

Al igual que los caballos, las cebras poseen la capacidad de mantenerse de pie y andar al poco tiempo de nacer. Estos doce meses que los potrillos dependen de sus madres, son los más peligrosos de su vida, puesto que no tienen la destreza suficiente para correr tan rápido como las cebras adultas, siendo presas fáciles para leones y otros depredadores. Dado que las madres son las únicas que pueden alimentarlos, las crías tienen el talento de aprenderse su patrón de rayas para seguirlas y no perderse de la manada.

Los potros de cebra nacen con un suave pelaje marrón y blanco, para luego irse pigmentado al color que todos conocemos, negro y blanco. A diferencia de las cebras de Grévy que pueden cuidar a sus crías sin la ayuda de los machos, los potros de las cebras de montaña y las cebras de llanura son protegidos tanto por su madre como por su padre y demás yeguas del rebaño. Aunado al peligro de los depredadores, los padres deben estar atentos a que no ocurran infanticidios y feticidios entre cebras, aunque este comportamiento sólo se ha podido observar entre los ejemplares que se encuentran en cautiverio.

Estado de Conservación

Además de enfrentar a sus depredadores naturales, grandes felinos que habitan en el mismo lugar que ella, la cebra también debe cuidarse del peligro que se ha convertido el hombre para su especie. Su población se ha visto desgraciadamente reducida a causa de la caza indiscriminada para obtener su piel y carne. Aunado a esta problemática, la pérdida y desmembración del hábitat natural de las cebras ha ocasionado que el estado de conservación de esta especie sea bastante vulnerable.

De hecho, en el siglo XIX gracias a la caza, el ser humano logró extinguir a una de sus especies, la Equus quagga quagga. En el año 1883, la última cebra cuaga que se encontraba en cautiverio en un zoológico de Amsterdam, falleció varios años después de que su especie hubiese desaparecido completamente en estado salvaje, en Sudáfrica. Hoy en día, tanto la cebra de Grévy como la cebra de montaña están consideradas como especies en peligro de extinción según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

La cebra de Grévy está gravemente amenazada por la caza, seguido del ganado, el agua y la comida. La distribución de esta especie en África ha disminuido drásticamente durante los últimos años, con una población menor a los 10.000 ejemplares. Expertos aseveran que su población está vulnerable ante cualquier desastre medioambiental que pudiese suceder en la región, como una sequía, puesto que este afectaría en grandes dimensiones a la especie.

Por otro lado, una subespecie de cebra de montaña que vive en el sur de África también se encuentra en peligro de extinción. Gracias a medidas preventivas para evitar el exterminio de esta especie, se ha logrado que en Namibia y Angola haya una población de aproximadamente 25 mil ejemplares, puesto que anteriormente, en la década de 1930 sólo existían unos 100 ejemplares. Poco a poco tras un programa de continuo de conservación se ha intentado lo máximo posible disminuir sus índices de deceso, sin embargo, la caza y la pérdida su hábitat natural la sigue poniendo en constante amenaza.

En cambio, el estado de conservación de la cebra de llanura es mucho menos preocupante, pues esta posee un área de distribución mucho más amplia y su población rebasa los 750.000 ejemplares. Pese a ello, al igual que las anteriores, a nivel local las poblaciones de la cebra de llanura están siendo amenazadas por el hombre y su empeño de cazarlas para usar su piel y su carne y, de igual manera, destruir su entorno natural para el beneficio humano.

Los siguientes artículos también podrían ser de tu interés:

Animales Herbívoros

Animales de la Sabana

Animales de la Selva


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.