José Gregorio Hernández, Profunda Vocación Religiosa

En Venezuela a José Gregorio Hernández, se le considera un santo desde hace muchos años, son muchos los fieles y devotos, que le piden que les ayude a sanar sus enfermedades, pero ¿de verdad conoces la historia de este Hombre?, pues en este artículo te vamos a decir todo sobre él y también sobre su futura canonización.

josé gregorio hernández

Biografía de José Gregorio Hernández

José Gregorio Hernández Cisneros nació el 26 de octubre de 1864, en el pueblo de Isnotú, en el Estado Trujillo, en lo que entonces se conocía como los Estados Unidos de Venezuela, este pueblo está en plena cordillera andina en el occidente del País. Era el hijo mayor de Benigno María Hernández Manzaneda y de Josefa Cisneros Mansilla, el padre colombiano y la madre canaria. Él tuvo una hermana mayor llamada María Isolina nacida en 1863 que murió a los 7 meses de nacida.

Después nacieron sus cinco hermanos: Isolina del Carmen (1866), María Sofía (1867), César Benigno (1869), José Benjamín (1870) y Josefa Antonia (1872). Su madre era familia del Cardenal Francisco Jiménez de Cisneros, el confesor de Isabel la Católica y quien fundara la Universidad de Alcalá y su padre era pariente con el santo Hermano Miguel, un educador y escritor que fue parte de la Academia Ecuatoriana de la Lengua y de la Real Academia Española.

Toda su niñez vivió en Isnotú, su madre se dedicó a cuidar de la familia y su papa tenía una tienda de mercancías y víveres además de una farmacia. José Gregorio fue bautizado el 30 de enero de 1864 en el templo colonial de Escuque, tres años después fue confirmado por el Obispo de Mérida Juan Bonet. Lamentablemente su madre que siempre fue una mujer muy católica muere en 1872, cuando él tenía 8 años de edad, pero ya había dejado en su hijo el espíritu de religiosidad.

El primer maestro que tuvo en una escuela privada en Isnotú, Pedro Sánchez, vio que el niño tenía muchas habilidades y era muy inteligente, así que habló con el papa para que estas habilidades fueran aprovechadas y le recomendó que lo llevara a la capital del país a estudiar. Ya con trece años José Gregorio le dijo a su padre que quería ser abogado, pero este le hace cambiar de opinión para que estudie medicina y él como hijo obediente le hizo caso a su padre.

Tomó la medicina más que como una carrera, como una vocación, ya que en ella podía expresar su manera de ayudar a otras personas. Para el año 1878 se va de su pueblo trujillano hacia Caracas, un viaje largo y a la vez peligroso para esa época, ya que debían bajar en mula hasta Maracaibo y allí tomar un bote por mar a Curazao, para después llegar a Puerto cabello y La Guaira, y allí tomar un tren hasta Caracas.

josé gregorio hernández

Cuando llegan a Caracas comienza a estudiar en el Colegio Villegas, un centro de estudios muy conocido en la época y que estaba dirigido por Guillermo Tell Villegas. Allí se hizo amigo del director y de su esposa Pepita Perozo de Villegas. Para el Doctor Villegas el joven no jugaba mucho con sus compañeros y le gustaba leer libros. A su edad ya había leído varios clásicos y con mucha disciplina logro conseguir una buena cultura como a través de las enciclopedias.

En el colegio estaba distinguido con las mejores notas, obtuvo muchas distinciones y premios, medallas por aplicación y buena conducta. Estaba tan adelantado que en ocasiones daba las clases de aritmética a los alumnos de primer curso. En este colegio curso a lo largo de cuatro años preparatoria, filosofía y se graduó como Bachiller en Filosofía.

Ingresa a la Universidad Central de Venezuela (UCV), para cursar medicina tenía solamente 17 años, en sus años de estudio en esta universidad todas sus notas eran sobresalientes y fue el estudiante más destacado en toda la carrera de Medicina. Pero había ocasiones en que la situación económica de la familia era delicada, así que se ponía a dar clases a otras personas para ayudarse monetariamente, no solo a él sino también a sus hermanos menores.

Un amigo que era sastre le enseñó a hacer ropa para hombres, así que el mismo se hacía su ropa, sus amigos decían que era una persona muy honesta, con un espíritu que se mortificaba, que quería servir y era muy recto en su conciencia.

Para ellos él era un ejemplo a seguir. José Gregorio Hernández decía que en el hombre el deber ser era la razón del derecho, la forma en que un hombre tiene obligaciones antes que tener derechos. Como universitario se formó de un carácter cristiano y se hizo devoto a través de una disciplina interna y propia la cual combinó con la caridad para otras personas.

Cuando se gradúa en medicina el 29 de junio de 1888, estaba tan bien formado, en conocimientos, y además hablaba varios idiomas, tenía ciertos conocimientos de hebreo, sabia de filosofía, música y teología. Para cumplir una promesa a su madre una vez graduado se va a Isnotú para trabajar como médico, pero deja un consultorio provisional y su fama de médico se va extendiendo y también su manera de ayudar a aquellos que estaban necesitados.

Ese mismo año el Dr. Dominici, quien era rector en la Universidad Central de Venezuela se ofreció ayudarle para que montara un consultorio en Caracas, pero rechaza la oferta diciéndole que en su pueblo no había médicos, y que su madre le pidió que estuviera en su pueblo para que ayudara a las personas humildes, y ahora que era médico, sabía que su destino era estar con ellos.

Se va a Isnotú en agosto de 1888 y en septiembre le escribe a un amigo diciéndole que muchos de sus amigos que estaban enfermos ya se habían curado, y que aunque era difícil debido a las preocupaciones, además creen en los remedios que se hacen, ya que eran personas pobres, en donde predominaban las enfermedades de disentería y el asma, reumatismo y tuberculosis y la botica estaba en pésimo estado. Estuvo en Isnotú hasta finales de julio de 1889, pero veía enfermos en los tres estados andinos (Táchira, Trujillo y Mérida), para tener más experiencia en su profesión.

De regreso a su casa recibe una carta de su maestro el Dr. Calixto González, en donde había sido recomendado al Presidente del país el Dr. Juan Pablo Rojas Paul para que fuera a París a estudiar en ciertas materias de tipo experimental y ayudara a modernizar la medicina venezolana, así que debía ir nuevamente a Caracas para irse a Europa.

A finales de 1889 se encontraba cursando estudios en los laboratorios de Charles Robert Richet, quien era profesor de Fisiología Experimental, en una conocida escuela de Medicina en París. Después estuvo en el laboratorio de Mathias Duval para especializarse en Microbiología, Histología Normal, Patología, Bacteriología, Embriología y Fisiología Experimental. Recibió clases de Isidor Strauss, el cual había recibido clases de Émile Roux y Charles Camberland quienes trabajaron con Louis Pasteur, así que se va a Berlín para seguir estudios de Histología y Anatomía Patológica, además de hacer un curso en Bacteriología.

Cuando termina de estudiar regresa a Venezuela y se hace profesor en la Universidad Central de Venezuela en Caracas, y se trae de Europa muchos equipos nuevos y valiosos para llevarlos al Hospital Vargas con el auspicio del gobierno venezolano, entre los cuales estaban varios microscopios, que en esa época no habían. Regresa a Venezuela en 1891 y comienza como profesor en la Universidad Central de Venezuela en las materias de Histología Normal y Patológica, Fisiología Experimental y bacteriología, haciendo el fundador de las mismas.

Aparte de los microscopios que trajo, también consiguió nuevos libros de las áreas en que se formó para que las materias se abrieran en las cátedras de medicina en la universidad, enseño el uso de los microscopios, así como otros instrumentos que trajo de Francia. Para el 14 de septiembre de 1909 se le designa como profesor en la cátedra de Anatomía patológica que funcionaba en un anexo del Hospital Vargas, estuvo a cargo de ella hasta que se creó esta cátedra en la Universidad Central de Venezuela, un asiento en el Instituto Anatómico el cual era regentado por el Dr. Felipe Guevara Rojas en el año 1911.

También fundó la cátedra de Bacteriología, la primera en América y fue la primera persona en hacer la publicación de un trabajo en esta disciplina en Venezuela que se llamó Elementos de Bacteriología del año 1906. Hizo estudios escritos sobre las anginas de pecho de origen paludoso con Nicanor Guardia, publicó 11 trabajos en el ámbito científico y 5 libros, dejó una obra inconclusa llamada La verdadera enfermedad de Santa Teresa de Jesús. Las otras fueron publicadas por el Cojo Ilustrado: El Sr. Nicanor Guardia (1893), Visión de arte (1912), En un vagón (1912) y Los maitines (1912).

Se le considera el pionero en la docencia científica y pedagógica en el país pero basadas en explicaciones y observaciones científicas de los fenómenos vitales, la experimentación en forma de sistema, haciendo prácticas de disección y pruebas en un laboratorio. Fue el primero en hacer cultivos en microscopios y enseño la Teoría Celular de Virchow. En su papel de fisiólogo y biólogo, se destaca que también poseía conocimientos de física, química y matemáticas, ciencias básicas, que son el triángulo en donde se encuentra toda la dinámica de la naturaleza animal.

Su labor docente solamente se vio paralizada en dos ocasiones, la primera de ellas cuando decide hacerse religioso y se va al monasterio de la orden de San Bruno, en La Cartuja de Farneta, a donde se fue a mediados de 1908 y se regresa en abril del año siguiente, y se reincorpora nuevamente a sus labores en la universidad, y la segunda ocasión fue en octubre de 1912 cuando durante el gobierno de Juan Vicente Gómez, se hace el cierre de la universidad, que estaba en contra de su régimen dictatorial.

Pero en 1916 se funda la Escuela de Medicina Oficial y comienza nuevamente a dar clases, allí funcionó el Instituto Anatómico. En 1917 viaja a Nueva York y Madrid para hacer estudios y deja encargado al Dr. Domingo Luciani.

Regresa al país en 1918 y comienza nuevamente con sus actividades docentes, pero el día 29 de julio de 1919 en la tarde, José Gregorio Hernández sale de la esquina de Cardones para hacer la atención de unos enfermos de pocos recursos, cuando es atropellado por Fernando Bustamante, un joven mecánico que era dueño de Essex

El Dr. José Gregorio Hernández se golpea la cabeza contra la acera, y tiene fractura de cráneo, lo llevan al Hospital Vargas en donde muere ese mismo día. Fue enterrado el 30 de junio de 1919 en el Cementerio General del Sur, en medio de una gran cantidad de dolientes, amigos y personas que lo querían.

Años más tarde se comienza un proceso de beatificación y por orden del vaticano se hace la exhumación de su cuerpo, y se trasladan a la Iglesia de la Virgen de la Candelaria, en Caracas, sitio en donde se encuentran en la actualidad.

Valoración de su obra

Siendo autor de muchos ensayos científicos en diversas áreas fue reconocido por la Academia Nacional de la Medicina, que por cierto también fue su fundador. Todo su trabajo es de un gran valor científico ya que tuvo la capacidad de aplicar el método anatomoclínico que se usaba en la escuela de Francia para ponerlos en aplicación en casos como tuberculosis, neumonía y fiebre amarilla. También supo manejar los recursos para hacer técnicas de diagnóstico como histología patológica, bacteriología, parasitología y fisiología.

Con todo esto puedo hace interpretaciones de cada proceso patológico que estaban en un paciente y creo nuevas hipótesis sobre hematimetría en pacientes que presentaban una nueva forma de tipo palúdico conocida como angor pectores (angina de pecho).

Relación con la Iglesia Católica

Aunque nunca pudo ocupar un puesto dentro del clero de la iglesia católica, era un hombre fervientemente católico, cuando en el año 1907 decide abocarse a la vida religiosa, habló con el Arzobispo de Caracas, en ese tiempo el Monseñor Juan Bautista Castro, quien envía una carta a la Orden de San Bruno en la ciudad de Cartuja de Farneta en Lucca, Italia, allí es admitido, este era un monasterio de clausura y le colocan el nombre de Hermano Marcelo, pero a los nueve meses de ingresar se enfermó de tal manera, que el prior de la Orden decide enviarlo nuevamente a Venezuela para que pudiera recuperarse.

Llega en abril de 1909 y le dan permiso para que ingrese al Seminario Santa Rosa de Lima, que actualmente es la Universidad Católica Santa Rosa, pero siempre quiso tener una vida en un monasterio por lo que en 1912 intenta nuevamente hacerlo en Roma en donde se encontraba su hermana Isolina, comienza con estudios en teología en el Pontificio Colegio Pio Latino Americano, para hacer una preparación para volver al monasterio, pero se enferma con una afección pulmonar que le obliga nuevamente a regresar a Venezuela.

En Venezuela perteneció a la Orden Franciscana Seglar, que funciona en la fraternidad de la Merced de Caracas, en su sede de la Iglesia de Nuestra Señora de la Merced de los Frailes Capuchinos, en donde hacia funciones de franciscano seglar.

De allí nació la sensibilidad y el amor por aquellos que tenían más necesidades, su vida la quería como la que había tenido San Francisco de Asís, se reconocía en la figura del Cristo sufriente, y con ese amor sirvió a los más pobres, dio lo mejor de sí mismo, no le importaba la hora, la noche, el clima, siempre estaba dispuesto a ayudar a los pobres. Vivió su propio evangelio como san Francisco de Asís hizo el suyo.

Proceso de Beatificación

En el año 1949 comienza en Venezuela el proceso para solicitar la beatificación y canonización del Dr. José Gregorio Hernández, lo comenzó el arzobispo de Caracas Monseñor Lucas Guillermo Castillo, quien llevó el escrito al Vaticano, una vez llevados los primeros casos se le nombra Venerable por el Papa Juan Pablo II el 16 de enero de 1986, con lo cual se siguió el proceso para su beatificación. Una vez realizado será el primer Santo Venezolano.

El 27 de abril del año 2020 se anunció por la Arquidiócesis de Caracas que la Comisión Teológica del Vaticano había aprobado el milagro que necesitaba nuestro venerable para seguir el proceso en el caso de una niña de 10 años que había recibido un tiro en la cabeza en el año 2017, por lo que su canonización se encuentra muy cercana. El milagro que faltaba para su canonización fue aprobado en enero y era el único requisito que faltaba para que fuera aprobado su proceso.

Los dos únicos pasos que faltan para que el proceso culmine es la aprobación del cuerpo cardenalicio y la del Papa Francisco, y su canonización se haría en el verano de este mismo año. Es maravilloso que una persona que fue tan devota católicamente y que no pudo dedicarse a la vida religiosa pueda recibir este honor, a José Gregorio Hernández se le conoce como El Médico de los pobres, ya que su labor iba más allá de un horario para la atención de las personas.

Valores Reconocidos

A José Gregorio Hernández se le reconocen muchos valores, sobre todo lo dijeron personas que en la vida real le conocieron, la más importante de ellas es su sensibilidad y amor por aquellas personas que más necesitaban, y él nunca esperaba nada a cambio. Fue un hombre completamente íntegro y honesto, con un gran espíritu de servicio y muy correcto en su conciencia.

También es destacable que era un cristiano devoto y que el mismo se forjo una intensa disciplina interna, en sus estudios siempre tomó la iniciativa de conocer más de lo que podía, no para tener un placer personal sino para ser una persona más útil para aquellos que le necesitaban.

Otro de sus rasgos característicos es que siempre fue muy responsable y puntual en todas sus labores. Como médico fue dedicado, como profesor muy admirado y como hombre se destaca su pasión por buscar más conocimiento, su ayuda sin interés por otras personas y su servicio con fidelidad a la ciencia. En su vida fue un virtuoso de sus deberes, y basó su vida en tres principios fundamentales:

  • Evitar hacer el mal
  • Practicar siempre el bien
  • Buscar siempre la perfección.

Datos Interesantes de José Gregorio Hernández

De José Gregorio Hernández te podemos dar algunos datos que son muy interesantes sobre su vida, y que muy pocas personas conocen o saben de este cristiano ejemplar que trabajo por la ciencia, la fe y a la atención de las personas enfermas, por eso aquí te los vamos a contar:

La medicina no siempre fue su pasión: Con trece años de edad quería estudiar derecho pero su padre le hizo cambiar de vocación por la medicina, y además hizo todo lo posible por traerlo a Caracas a estudiar en la Universidad Central de Venezuela, una vez allí se enamoró de esta carrera.

Fue el mejor estudiante de su promoción: estuvo seis años estudiando en la UCV, en la carrera de medicina, y en todas sus materias sus notas fueron sobresalientes, cuando se graduó en 1888 fue el estudiante más destacado de todo el grupo de la promoción.

Estudió en París: estuvo estudiando en la Universidad de París en el año 1889 cuando es enviado por el propio presidente de Venezuela, cuando le otorga una beca para que se especialice en materias que en este país no se daban ni se conocían: Microscopía, Bacteriología, Histología normal y patológica y Fisiología Experimental.

Durante 30 años fue profesor en la Universidad Central de Venezuela: en 1891 luego de regresar de París en donde hizo un postgrado es ingresado como profesor en la Universidad Central de Venezuela para dictar cátedra en las materias que había aprendido, esto lo llevo a que fundara la cátedra de Anatomía Patológica, nunca falto un solo día a sus clases.

Fue un hombre con raíces religiosas muy profundas: desde la generación de su tío bisabuelo, su familia siempre fueron devotos católicos, tenía como antepasados al Santo Hermano Manuel, era descendiente del cardenal Francisco Jiménez de Cisneros y su madre siempre le inculco la fe católica. En 1908 quiso ingresara la vida religiosa en dos oportunidades pero debido a problemas de salud fue regresado a Venezuela, y siguió con su vocación de médico, profesor y científico.

Hablaba varios idiomas: pues aunque no lo creas el Dr. José Gregorio Hernández sabía hablar a parte del español, Inglés, Francés, alemán, italiano, portugués y tenía conocimientos de latín y de hebreo.

Lamentablemente su deseo más grande en su tiempo era que terminara la Primera Guerra mundial, suceso que ocurrió un día después de su muerte cuando se firma el Tratado de Versalles. Con su muerte se tuvo el segundo registro de accidente automovilístico que se registró en la Caracas de principios del siglo XX.

Su vida ha sido llevada al cine y la televisión para que las nuevas generaciones conocieran su vida una de ellas fue realizada por RCTV con el actor Flavio Caballero y se llamó El Venerable y otra por el canal Venevisión con el tirulo de José Gregorio Hernández con el actor Mariano Álvarez. Más recientemente se exhibió una película llamada La médium del venerable en el año 2019.

Oraciones a José Gregorio Hernández

Debido a sus muchas virtudes, el amor que sentía por los más necesitados y su don de ayuda muchas personas desde el momento de su muerte le dedican oraciones y le hacen muchas peticiones para la sanación.

Oración para la Sanación

Este científico notable supo combinar su labor de científico con la de su religiosidad, es muy buscado no solamente en Venezuela para pedirles milagros de sanación en personas que están muy delicadas.

¡Oh Señor, Dios Nuestro! Que eres todopoderoso, que nos has dado tantas bendiciones sobre todo la de tu amado siervo José Gregorio Hernández, y que pones bondad y misericordia que le diste con el poder de la curación de enfermos y en su labor de ayudar a quienes más necesitaban te pedimos concedas la Gracia de darme la sanación ya que tú eres nuestro medico espiritual no solo de nuestras almas sino también de nuestro cuerpo, y por eso ha de ser para tu gloria.

Te pido señor que a nombre de tu amado hijo el cual nos enseñó con sus hermosas palabras que pidiéramos y se nos daría, ya que todo aquel que recibe y pide con fe, le es otorgado, sabemos que todo aquel que tiene fe toda es posible de alcanzar, y que todo aquello que pidamos al padre nos será concedido. Hoy te pedimos que nos concedas esta gracia y favor que necesitamos, a través del nombre de Jesucristo el cual nos enseñó la manera de orar, y por eso te rezamos este padrenuestro. (Rece un Padrenuestro).

Oración Oficial de la causa

Esta oración fue escrita por el excelentísimo Cardenal José Humberto Quintero justamente cuando se comenzó la causa de la canonización.

Señor Jesucristo que pusiste en el siervo de Dios José Gregorio el ser constante en sus virtudes, puro en sus acciones, un gran amor y devoción por ti, por tu Santa Madre y por todos sus prójimos te pedimos te dignes en darle la gloria ante toda la Iglesia, haz que yo pueda imitar sus virtudes, y me pueda acercar más ti a través de los méritos de tu pasión y muerte.

Te pedimos que nos concedas (haga aquí su petición), Virgen de Coromoto, Patrona de nuestra Venezuela, te pedimos que intercedas por la causa de Beatificación de tu devoto José Gregorio Hernández. Amén.

Rece un padrenuestro, Avemaría y gloria.

Novena a José Gregorio Hernández

Haga esta novena al Dr. José Gregorio Hernández con mucha fe para que le otorgue el beneficio y favor que usted desea, nuestro doctor José Gregorio nunca abandona a nadie y siempre es la causa de nuestras oraciones.

Oración Diaria

Esta oración se hace cada día antes de la petición de la novena, antes de hacerla comience con la Señal de la Cruz.

¡Oh Santísima Trinidad que estas llena de amabilidad! Creemos en ti, y ben ti esperamos y amamos con todo nuestro corazón. Te pedimos que colmes nuestras armas de gracias y que puedas conservarnos siempre como tus amigos. Señor todopoderoso que tienes tus manos en todas las cosas, y que siempre buscas la salvación de tu pueblo, para que se cumpla tu voluntad.

Tu que eres el amo y señor de todo el universo y nadie se opone a lo que tu deseas, en este momento te pedimos que tengas piedad de todos nosotros, ya que tenemos muchas adversidades en nuestra contra que buscan que pequemos y terminemos con nuestra paz. No dejes de oír nuestras suplicas a nosotros que somos tus siervos aquellos que rescataste a través de la sangre de tu sagrado hijo Jesucristo.

Muéstrate ante nosotros con compasión, y quieta de nuestras vidas el llanto para que llegue la alegría y logremos conseguir las gracias que necesitamos y que en este momento te suplicamos, por eso te alabamos en tu nombre y nunca dejaremos que nuestros labios dejen de recitar tus alabanzas. Te adoramos y te bendecimos por todo lo que has hecho por nosotros y por nuestro siervo José Gregorio Hernández, aquel que supo amarte por sobre todas las cosas y al que enseñaste que amara a su prójimo como a él mismo.

En él está inmerso todo lo que impones en tus leyes y que tus profetas vaticinaron y recomendaron, por esa caridad que tu siervo amado dio hoy te pedimos nos puedas ayudar en nuestra causa y necesidades, sobre todo la que te pedimos en este día. Divina trinidad de la misericordia, escucha a tu siervo y concédenos el favor que estamos solicitando para el bien de tu gloria y de nuestra alma. Por el nombre de Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Primer Día

Le pedimos a Dios y le alabamos, además de bendecirlo y le damos gracias por todas las virtudes que tuvo en José Gregorio Hernández, ya que por su amor incondicional hacia las personas débiles, enfermas y necesitadas fue muy grande, así como Dios dijo que ayudáramos al pobre, porque así ayudamos a Dios y Dios después nos recompensará., hoy nos atrevemos a pedirte a través de la intermediación de tu siervo el cual recordamos a través de esta novena. (Pida lo que desea en esta novena y después rece un padrenuestro y Avemaría y Gloria).

Segundo Día

Dios tu que te hiciste un hombre solo por amor y te quedaste dentro de la hostia de los altares para ser nuestra alimentación del alma, te agradecemos por todo el amor que le diste a tu siervo José Gregorio para que fuera parte de la Eucaristía, de la comunión y la misa, te queremos pedir por todos nosotros y que siempre nos recuerdes en tus promesa de fe.

Ya que tu dijiste que era el pan de la vida que baja del cielo, y que todo aquel que comiera de él viviría por la eternidad, nunca tendría una muerte eterna y que tú mismo nos resucitarías en el último de los días, es por eso que a través de la intermediación de tu siervo que te pedimos con confianza la gracia que estamos solicitando. (Pida lo que desea en esta novena y después rece un padrenuestro y Avemaría y Gloria).

Tercer día

Que el Espíritu Santo sea quien guíe nuestras almas hacia un camino de virtudes y santidad, y así como Jesús dijo que cuando vinieras nos enseñarías todo y nos llevarías a la verdad, te pedimos con mucha fe que cada uno de nuestros corazones se ilumine y nos lleves por ese camino y que a través de la intermediación de tu siervo José Gregorio Hernández nos puedas otorga el favor que te pedimos y que tanto necesitamos. (Pida lo que desea en esta novena y después rece un padrenuestro y Avemaría y Gloria).

Cuarto día

Padre que estas en el cielo y que nos visitaste y nos redimiste en la persona de un salvador de tu pueblo, enviando a tu único hijo, el cual había sido anunciado por profetas y que nos librarías de nuestros enemigos y con tu misericordia, esa misma con la que salvaste a nuestros antepasados, hoy recordaremos tu eterna alianza y el juramento que hiciste al patriarca Abraham.

Te damos gracias ya que a través del amor de tu siervo José Gregorio Hernández tuvo hacia Jesucristo nuestro Redentor y que por esos dolores de su pasión y las enseñanzas de tu siervo, te solicitamos que nos escuches y nos concedas la gracia que pedimos a través de esta novena. (Pida lo que desea en esta novena y después rece un padrenuestro y Avemaría y Gloria).

Quinto Día

Amado padre y redentor hoy que recordamos como fue tu pasión y meditamos en las palabras del profeta que dijo que debíamos mirar cómo te habían dejado nuestros pecados, como fuiste despreciado, como te convertiste en el varón de los dolores, tus humillaciones y heridas, y de cómo nos salvaste de nuestros pecados, que por tus llagas fuimos curados ya que cargaste todo el peso de nuestros pecados para que con tu castigo consiguiéramos nuestra salvación.

Te damos las gracias ya que fuiste la inspiración de tu siervo José Gregorio Hernández para que él de la misma manera sufriera por todos aquellos que sufrían y que estaban necesitados y que a través de su intercesión te pedimos con humildad la gracia que hacemos a través de esta novena. (Pida lo que desea en esta novena y después rece un padrenuestro y Avemaría y Gloria).

Sexto día

Amable redentor que nos llenaste de la virtud de tener entre nosotros a tu siervo de Dios, José Gregorio Hernández, te suplicamos por el bien de nuestras almas podamos conseguir un espíritu de resignación y de paz tal como lo tuvo Jesús cuando se encontraba en el huerto de la amargura, te pedimos nos concedas por la intermediación de nuestro siervo la gracia que solicitamos en esta novena. (Pida lo que desea en esta novena y después rece un padrenuestro y Avemaría y Gloria).

Séptimo Día

Padre misericordioso ante tanto agobio por nuestros pecados pedimos que nos puedas purificar de nuestras culpas ya que reconocemos cuáles son nuestras faltas, si hemos pecado en tu contra te pedimos que nos perdones, nuestro corazón debe llenarse de sinceridad y sabiduría.

Límpianos de nuestros pecados y quita de nuestra vista cualquier indicio de pecado o vicio y que a través de la intercesión de tu siervo José Gregorio Hernández, que siempre se parto de todo pecado podamos conseguir la gracia a través de eta novena. (Pida lo que desea en esta novena y después rece un padrenuestro y Avemaría y Gloria).

Octavo día

Señor Jesús que fuiste nuestro salvador ante tu presencia te vamos a rogar que puedas llenar nuestros corazones de los mejores sentimientos, de fe y esperanza, caridad y amor, que puedas quitar de nuestras vidas el dolor de nuestros pecados y nos perdones por las ofensas que hemos cometido, que sea a través de la intermediación de nuestro Siervo José Gregorio Hernández que consigamos la gracia que pedimos en esta novena. (Pida lo que desea en esta novena y después rece un padrenuestro y Avemaría y Gloria).

Noveno Día

En este último día de la novena pedimos que sea el Espíritu Santo el que descienda sobre nosotros así como descendió sobre su siervo José Gregorio Hernández para que fuera el devoto más fiel de su señor, hoy te honramos y te damos gracias por escuchar nuestras plegarias, te pedimos que quites de los corazones de las personas cualquier signo de orgullo y que lleves a las personas más humildes y necesitadas a un mundo en donde puedan tener bienes y salud, a través de la intercesión de tu siervo de Dios, José Gregorio Hernández. (Pida lo que desea en esta novena y después rece un padrenuestro y Avemaría y Gloria).

Oración Final

Esta oración se debe realizar todos los días de la novena luego de la consideración del día, y después que termine el Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Padre Celestial te damos las gracias, por haber escuchado nuestras peticiones, por cada día que nos regalas, por el sol que nos ilumina, por la comida que nos provees, y sobre todo por nuestra salud, te pedimos por José Gregorio Hernández, tu siervo, el médico de los pobres en Venezuela, para que su causa llegue al cielo, y lo hagas nuestro santo.

Que por sus grandes virtudes y su don humano de querer ayudar a su prójimo, se inculque en cada uno de nosotros, para que seamos mejores personas, y solamente tu puedes hacer que esto suceda, para que podamos seguir el camino del bien y la rectitud, siempre de la manos de Jesucristo Nuestro Señor y de la Santísima Virgen María. Amén.

Otros temas que te pueden interesar son los que te mencionamos en estos enlaces:


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.