La sola mención de los Jinetes del Apocalipsis y sus nombres, puede llegar a causar terror en más de una persona; puesto que, según la biblia, la llegada de estos, traerá consigo terribles cosas para la humanidad. Hoy aquí hablaremos de ellos y sus historias. 

jinetes-del-apocalipsis-nombres-1

Los Jinetes del Apocalipsis

Año tras año, generación tras generación, las personas han reflejado en los cuentos mitológicos su forma de pensar, actuar y, mucho más importante, sus más profundos deseos; tras ese torrente de palabras, se hallan más allá de simples fábulas, pues, la mitología esconden una gran cantidad de representaciones simbólicas. 

Realmente no tiene importancia alguna si, quien protagoniza estas historias es un humano normal, un mago, un monstruo o, un dios poderoso; puesto que, indiferentemente de si pertenecían a la tierra o, a otro lugar, todos los protagonistas se enfrentan a problemáticas, deseos y miedos iguales. 

A pesar de que estas historias se cuentan desde hace muchos años atrás, las mismas funcionan como una especie de profecías, además, en estas palabras podemos encontrar grandes reflexiones sobre las normas sociales, los límites de la ley, el origen del mundo, así como también, el significado de la vida y la muerte.

Igualmente, estos textos nos permiten conocer a profundidad, aquello que es considerado indigno, sádico e inmoral, así como el poder, la vergüenza, la incertidumbre del futuro, e incluso, como salvar un alma corrupta.

La biblia no es una excepción para este tipo de historias, puesto que, en las páginas de esta, también se puede encontrar el reflejo de los mismos deseos, anhelos y miedos, que han perseguido a los seres humanos a lo largo de muchos años. 

Los nombres de los Jinetes del Apocalipsis 

En la biblia, el libro más conocido es el del Apocalipsis, dentro del cual se describen tres horrores primitivos, los cuales han influenciado enormemente en el desarrollo de nuestras vidas; se tratan de tres recordatorios constantes de que un día cualquiera, puede llegar a nosotros, un final doloroso y lleno de destrucción. 

En el cristianismo, se les dio el nombre de Jinetes del Apocalipsis, pero, la esencia de estos seres va mucho más allá. Sin importar el nombre que se les otorgue, los mismos representan destrucción y muerte;  incluso, en pleno siglo XXI, tememos su llegada. 

Ahora, vamos a proceder a hablar de cada uno de los Jinetes del Apocalipsis, sus nombres, historias y mucho más; pero antes, queremos recomendarte este artículo, en el cual se habla sobre el fin de los tiempos, ¿ha llegado el Apocalipsis?

El caballo negro: El hambre 

“Vi, y,  ¡miren!, un caballo negro; y el que iba sentado sobre él tenía en su mano una balanza. Y oí una voz como si fuera en medio de las cuatro criaturas vivientes decir: ‘Un litro de trigo por un denario, y tres litros de cebada por un denario; y no dañes el aceite de oliva ni el vino” (Apocalipsis 6:5, 6).

jinetes-del-apocalipsis-nombres-2

 

 

A lo largo de los años, han existido lugares en los cuales, las hambrunas han sido poco frecuentes o de corta duración; en cambio en otros, la suerte fue diferente, padeciendo hambrunas largas e indefinidas, mayormente como resultado de las fuertes nevadas, pero también, estas podían deberse a la existencia de disputas entre las tribus o, porque se encontraban ubicados en territorios hostiles. 

El resultado de estas situaciones de extrema necesidad, llevó a las personas a saciar el hambre a cualquier costo, llegando incluso, a cometer el acto del canibalismo; dicha actividad se cometió en diversos lugares, tal es el caso de los nativos de Papúa Nueva Guinea, Los Shuar del Amazonas o, las tribus canacas de Nueva Caledonia, donde pasó a convertirse en una costumbre, se normalizó y se convirtió en parte de su cultura.

En más de una ocasión, estos acontecimientos se convirtieron en historias, puesto que, los mismos eran considerados actos atroces, propios de un comportamiento animal, mas no, de un humano. De esta manera, se fueron creando diversas criaturas terribles, con un andar similar al de los humanos; tal es el caso de los seres presentados en mitologías narradas por los amerindios o, los algonquinos. 

Para estos, si una persona se atrevía a consumir carne humana, la misma se transformaría en un ser llamado wendigo, una criatura enorme y huesuda, de aspecto humanoide; dicha leyenda, tenía la finalidad de evitar que las personas, incurrieran en el canibalismo. 

De esta manera, en diversas partes del mundo, también se dieron a conocer diferentes criaturas con características similares, tal es el caso del ghoul, un demonio necrófago conocido en el Oriente Próximo; el rougarou Francia o, los hombres lobo y vampiros, conocidos principalmente en Europa.

Igualmente, en Inglaterra existía un animal conocido como kelpie, el cual atraía a las personas hasta los lagos, para después ahogarlos y devorarlos; este comportamiento era similar al que describen los guaraníes sudamericanos, en sus historias sobre el Yaguareté-Avá.  

Como podemos ver, puede que todos estos seres tengan nombres y características completamente diferentes, pero, todos son el claro ejemplo del paso del caballo negro por la tierra, a lo largo de los años; pero, por más que nos neguemos a creerlo, aún en la actualidad, sigue esparciendo el sufrimiento. 

El caballo rojo: La guerra 

“Salió otro, un caballo de color de fuego; y al que iba sentado sobre él se le concedió quitar de la tierra la paz para que se degollaran unos a otros; y le fue dada una gran espada” (Apocalipsis 6:4).

jinetes-del-apocalipsis-nombres-3

La guerra ha estado presente en todos los capítulos de la historia humana. Comenzando por las luchas primigenias presentes en la Teogonía, mediante las cuales los dioses del olimpo se disputaban el control, contra los titanes; pasando por los acontecimientos que pudimos leer en la Ilíada, llegando hasta las grandes y épicas batallas asirio-babilónicas, tal es el caso de la epopeya de Gilgamesh.

Esta última, en conjunto con las reyertas constantes entre los Dives y las Peris, resultaron altamente influyentes en las historias posteriores. Las grandes guerras aquí mencionadas, junto a muchas otras más, sirven para ejemplificar que, la guerra es el eje central de estos mitos, llegando a sobrepasar la justicia, la amistad, e incluso, el amor.

Dichos enfrentamientos, estaban asociados en gran medida al dolor y la gloria, lo cual llevaba a que se desarrollaran venganzas sin fin o, que los protagonistas de estas historias, se adentraran en una búsqueda de redención; así mismo, se utilizaban estos argumentos, para defender y justificar, las guerras y enfrentamientos.

Un buen ejemplo de estos defensores de la guerra fueron los romanos, pero, a lo largo del tiempo, este pensar se fue extendiendo por toda Europa; por su parte, los nórdicos convirtieron la guerra en un estilo de vida, pues no por nada hay muchas historias de este tipo, en las Eddas. 

Por otro lado, en el viejo mundo, el jinete rojo se encontraba muy bien identificado en diversas leyendas; como es el caso de Chi You o Hachiman, dioses guerreros asiáticos, Ogoun en Äfrica y Tali-Al-Tubo en Hawaii. Por su parte, en sudamérica, en el panteón tlaxcalteca,  Camaxtli contaba con una posición privilegiada. 

La cantidad de sangre que se ha derramado con el pasar de los siglos, debido a la presencia del jinete rojo, resulta más que evidente. 

El caballo bayo: La muerte

“vi, y, ¡miren!, un caballo pálido; y el que iba sentado sobre él, tenía el nombre Muerte. y el Hades venía siguiéndolo de cerca. Y se les dio autoridad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con una espada larga y con escasez de alimento y con plaga mortífera y por las bestias salvajes de la tierra”  (Apocalipsis 6:8).

Hades-jinete

Debido a que no existe, persona alguna que logre evadir a la muerte, él mismo, fue considerado como uno de los dioses más poderosos. A lo largo de los años y, según la cultura, se le fueron otorgados diversos nombres y formas, pero, siempre se le respetó y veneró; hasta ahora, la imagen inspirada en Caronte, el barquero encargado de transportar las almas de los fallecidos, por medio de la laguna egipcia, ha sido la que ha predominado.

Así mismo, en todas las mitologías nos podemos encontrar “el otro mundo”, el más allá o, el inframundo; entre los cuales es posible nombrar al infierno, el Hades, el Mictlán, el Irkalla, el Helheim, y muchos otros. 

En la mitología, algunos de estos terribles destinos podía estar divididos, en diversas secciones o estancias, las cuales eran ocupadas por públicos muy variados, como consecuencia de las reflexiones morales; pero, en el inicio de todo, no existía tal distinción entre los buenos y malos, de los valerosos o los tímidos, y mucho menos, entre los ricos y pobres. 

Por otro lado, el jinete bayo ha sido visto de manera diferente según la cultura, puesto que, hay culturas donde esté causa pena y miedo, mientras que en otras, es sinónimo de valentía y júbilo; así mismo, hay lugares donde su presencia es más neutral, y se toma como un paso a otro estilo de vida. 

En la Biblia, los nombres de los jinetes de Apocalipsis son mencionados gran cantidad de veces, pero, es el jinete del caballo negro, al que se le considera como uno de los más poderosos; aún así, todavía queda un último jinete, uno que ha causado mucho misterio y ha desatado diversas polémicas, pero también, uno muy poderoso, quizás más que la muerte.

El jinete misterioso del caballo blanco 

“Vi, y, ¡miren!, un caballo blanco; y el que iba sentado sobre él tenía un arco; y le fue dada una corona, y salió venciendo y para completar su victoria” (Apocalipsis 6:2).

caballo-blanco-5

Los nombres del resto de los jinetes del Apocalipsis siempre han estado muy claros, pero, en el caso del jinete del caballo blanco, este ha dado origen a diversos debates, puesto que, al mismo se le han otorgado diversos propósitos, llegando a considerarse que este es un símbolo del Evangelio, e incluso, que se trata del mismo Jesucristo.

Así mismo, se ha especulado si este puede ser, la personificación de diferentes religiones, las cuales son capaces de juzgar, herir e infundir, bien sea valentía o miedo, en las diversas regiones. 

Por otro lado, existe una interpretación de carácter universal, la cual en todo momento se ha encontrado ligada a la presencia de los tres jinetes mencionados anteriormente y, además, ha resultado triunfadora en las adversidades; sin lugar a dudas, este es el jinete de la esperanza. 

Ciertamente, la esperanza, tal cual advirtieron los griegos con el mito de la Jarra de Pandora, resulta ser tanto un bien como un mal, puesto que, se mantiene viva, aunque no exista razón alguna para ello; pero siempre, hay que considerar que, este jinete resulta vencedor, en cada una de las batallas.

Justamente, este fue el mensaje predicado por Jesucristo, además de ser, el sentimiento y deseo que me ha perdurado en la historia de la humanidad; puesto que, cuando creemos que todo está perdido, la esperanza es todo lo que nos queda. 

A pesar de que los tres jinetes anteriores, hayan sido la viva imagen del miedo, la destrucción y la muerte; el jinete del caballo blanco, resulta ser esa mano amiga que siempre se va a mantener de nuestro lado y nunca nos va a abandonar, dándonos ese último aliento para llegar a nuestra meta. 

Esperamos que, tanto el significado de los nombres de los jinetes del apocalipsis, como sus historias, hayan sido de tu interés; así mismo, aquí te vamos a dejar un video corto, pero conciso, donde se habla un poco más sobre ellos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here