Husky Siberiano: características, comportamiento y más

Sin duda alguna que una de las mascotas más hermosas es el Husky siberiano. No obstante, su origen despierta fundadas dudas sobre sus cuidados, además de su carácter. La buena noticia es que en este trabajo te lo decimos todo sobre esta encantadora raza.

Husky siberiano

Orígenes del Husky siberiano

Como ya hemos adelantado, el Husky siberiano es sin lugar a dudas una de las razas de perros que más hermosas. Pero es posible, que como tantas otros que ya han sido prendados por su belleza, tú desees conocer de dónde proviene y si esos orígenes no le confieren un carácter algo peligroso.

Pues bien, para iniciar debes saber que estamos hablando de un animal de origen ruso, más precisamente siberiano.

En sus principios, la tribu Chukchi los fue adaptando como animal de trabajo. Y es que con estos bosquimanos ejercían las más variadas funciones, que iban desde el acompañamiento de sus propietarios hasta el pastoreo de  ciervos. Aunque se han hecho mundialmente populares por jalar de los trineos.

Y que no se nos pase por alto otra de sus responsabilidades, que puede resultar una curiosidad: la de mantener calientes a los chicos de la tribu.

De tal manera que es factible hallar imágenes de estos animales en su lejana Siberia cumpliendo tan nobles tareas, con lo que se puede certificar que la percepción que probablemente tenemos actualmente de esta raza, es muy contraria a la de su temperamento real.

Como una de las más llamativas características del Husky siberiano, se debe tener en presente su gran similitud física con el lobo siberiano. De tal manera que generalmente, y de forma errónea, se juzgue como un animal con igual carácter al del lobo salvaje. Pero nada más lejos de la realidad.

Aunque el Husky siberiano guarda un gran parecido con el lobo siberiano, se diferencian en muchos otros aspectos; principalmente por tratarse de una raza que ha sido amaestrada en un entorno familiar.

Husky siberiano

Una raza antigua y apreciada

Es verdad que tienen bastante avanzado el natural sentido de rebaño, pero a pesar de ello no luchan por el territorio, tal como suelen hacerlo sus parientes lejanos. Esto obedece a que fueron adiestrados en un mundo más amplio y tolerante que aquel de sus remotos orígenes.

También conviene saber que el Husky siberiano es una de las razas de perros más viejas del planeta. Aunque originaria de las tribus de siberianas, se fue extendido rápidamente a todo el planeta. Esto gracias tanto a su carácter como a su notable disposición para el trabajo y, como es evidente, su incomparable belleza.

El motivo por el que llegaran a ser en una casta tan maravillosa, es que los chukchis eran muy precisos y juiciosos en lo referente a la escogencia de ejemplares que dedicarían a la cría.

Se sabe que sólo conservaban a los ejemplares que mostraran las mejores condiciones. Debían ser saludables, fuertes y resistentes a las adversas condiciones del entorno. Sólo así podían ser criados con los cuidados necesarios de sus dueños.

Pero fue esa veloz diseminación por todo el planeta, lo que les ayudó habituarse a vivir en todo tipo de clima. Para lo cual han adaptado su pelaje a los lugares en que se hallen.

Aunque es evidente que siempre estarán más a gusto en climas fríos, por ser ese su hábitat natural.

No obstante observar a un cachorro de Husky siberiano de ojos de dos colores diferentes jugueteando por tu patio, es sin duda una maravilla de la que no debes privarte si eres un amante de estos mágicos e impresionantes caninos.

Husky siberiano

Características físicas del Husky siberiano

El Husky siberiano cuenta con unas tipologías bastantes resaltantes en lo que se refiere a su aspecto externo. Estas se manifiestan desde su alzada hasta su forma al andar.

Son perros en extremo atléticos, que derrochan fortaleza y resistencia. Estos atributos les permiten recorrer largas y agotadoras distancias sin mayor esfuerzo. Por lo que son ideales para el trabajo, especialmente para tirar de cargas muy superiores al peso corporal de ellos.

Algo que eleva aún más su belleza, es que sus orejas están siempre erguidas, lo que les confiere esa posición de alerta prácticamente perenne. No obstante aún hay muchas más características del Husky siberiano a considerar. Veamos.

Alzada, peso y expectativa de vida

En lo que se refiere al aspecto físico, el Husky siberiano muestra las características propias de un canino de talla mediana.

Los machos adultos de esta raza pueden llegar a alcanzar los 60 centímetros de alzada hasta la cruz. Mientras que las hembras hasta los 56 cm.

Sobre su peso, las estadísticas señalan que los machos oscilan entre los 21 y los 28 kilogramos, y que las perras suelen estar entre los 16  y los 23 kg aproximadamente.

En cuanto a su expectativa de vida, esta se puede establecer en un rango aproximado a los 12 años. No obstante se sabe que con muy buenos cuidados algunos ejemplares pueden extender este parámetro hasta los 16 años.

Husky siberiano

Pelaje

Muestra esta raza un característico pelo de aspecto lanudo: largo y tupido, agrupado en dos mantos que pueden ajustar según el entorno en que vivan. De tal manera que de desharán de la capa interna de su pelo en climas más tropicales, pero conservándola e incluso haciéndola más espesa aún en ambientes gélidos.

Pero además se trata de un pelaje que puede ser de tonalidades muy variadas. Aunque lo convencionalmente admitido para la raza, es la mezcla de al menos dos colores.

Entre estas combinaciones colores de pelaje, los más frecuentes suelen ser el negro y blanco, el rojo y blanco; arena y blanco, y gris y plata. Aunque también se da el caso de los ejemplares completamente blancos, lo que también es aceptado como rasgo de pureza de la raza.

Se sabe que cambian de pelaje una y dos veces por año. Por lo que es aconsejable cepillarlos frecuentemente para impedir que su pelo se enmarañe y para que el mismo no termine regado por todos los rincones de la casa.

Color de ojos

Pero si algo sirve de sello a estos incomparables animales, sin lugar a dudas es el color de sus ojos. Y aunque la tendencia generalizada es a pensar que el único color para los ojos del Husky siberiano es el azul, la realidad es otra.

Pues como es de entender, solamente la genética puede determinar el color de ojos de cada cachorro al nacer. Y según los cruces esto puede variar bastante. Así que podemos ver los muy comunes Husky siberianos de ojos azules, o los ejemplares también abundantes de ojos ambarinos.

Sin embargo una de las características más sorprendentes de esta raza, es que en oportunidades la caprichosa genética les otorga ojos de diferentes colores.

Pero al margen del color de sus ojos, es de destacar que el Husky siberiano cuenta con una mirada penetrante, que cautiva y enamora.

¿Cómo diferenciar un Husky siberiano de un Alaskan Malamute?

Es muy común que las personas se confundan al distinguir un Husky siberiano de un Alaskan malamute. Esto se debe a la similitud de sus rasgos físicos, aunque la verdad es que son dos razas en extremo distintas.

Es verdad que coinciden en su origen nórdico y que su pelaje es muy parecido, sin embargo resulta fácil detectar sus diferencias, siempre que se observan con detenimiento los ejemplares de estas dos razas diferentes.

Al detallarlos, pronto notaremos que el Husky siberiano es más bajo y menos fornido que su primo Alaskan malamute. Sus dimensiones son muy parecidas a las de un lobo. En cambio las formas de los malamutes son bastante más rellenas, más próximas a los molosos.

Sobre el genio de las dos castas hay que asumir que son muy coincidentes, pues tanto uno como otro son criaturas muy sociables y cariñosas. Sin embargo, el Husky siberiano es un canino bastante más activo. Esto acarrea la necesidad de que deban practicar mucho ejercicio; algo a lo que el Malamute es casi indiferente.

Pero si requieres decidir sobre cual resultaría la mejor raza para ti entre estas dos, lo aconsejable es que reflexiones sobre sus necesidades de espacio y actividad, además de su temperamento.

Porque sobre esto debemos advertirte que las razas nórdicas, pero particularmente el Husky siberiano, muestran un comportamiento que requiere ser bien interpretado para que puedan ser efectivamente dichosos, y así se pueda mantener una adecuada relación animal/propietario.

Comportamiento del Husky siberiano

Como podrás imaginarte, un cachorro de Husky siberiano resulta un verdadero regalo de la naturaleza. Su semejanza a un tierno y suave peluche le confiere la apariencia de un delicado juguete, pero hay mucho más bajo esa capa de tupido pelo y esa imagen ternura.

La verdad es que los ejemplares de esta raza muestran un carácter difícil de entender en oportunidades. De manera que si adquieres uno de estos animales sólo por impulso, nada más motivado por su irresistible belleza, es muy probable que éste termine bien con una familia adoptiva o, en caso extremo, en una perrera.

Resulta que estos animales se ubican el puesto 45 de la tabla que establece Stanley Coren para evaluar la inteligencia de las razas caninas. Tal rezago se explica porque la misma es una escala que valora primeramente los niveles de obediencia de los perros, algo lo que los Huskys siberianos se les hace muy difícil sin un conveniente adiestramiento.

Pero no es que estos perros sean tontos ni mucho menos. Esta particularidad se debe a que en sus inicios eran instruidos para que fueran capaces de decidir por sí solos, incluso contrariando una orden de su propietario, si de esa decisión surgía la diferencia entre salvar su vida o morir en algún lance.

Recordemos que los ejemplares que jalaban los carros de nueve iban siempre por delante del musher o guía del mismo, de manera que eran los primeros en conocer si una vía era segura. En caso contrario debían cambiar de dirección, sin importarle la orden que se les daba en ese momento.

Necesidad de compañía aunque autónomos para las decisiones

Sí, era un asunto de vida o muerte lo que tenían en sus manos, bueno, en sus patas. Así que se les educaba para decidir aún en contra de sus dueños, entendiendo que su oportuna desobediencia podría salvarles a todos.

También podría decirse que el carácter del Husky siberiano es igual al del lobo, al menos en lo básico. Esto se puede concluir debido a su inclinación a vivir en manada, donde se distingue un líder dominante.

Algo que bien se ajusta tanto al canino como al humano, para el entendimiento del animal, por lo que requiere de un grupo para vivir acorde con su naturaleza.

Por lo descrito con anterioridad, suelen ser autónomos y hasta rebeldes ante las reglas, aunque también puedan resultar amigables, ideales para vivir con niños.

Se sabe que tienden a establecer una amistad muy especial con su dueño, que será al único que acepten como guía al momento de acatar órdenes.

Perro que no ladra

Otra de las particularidades que demuestran el genio de estas bellezas peludas, es que ladran poco. En cambio prefieren aullar y hacer otros sonidos, que por su particularidad han motivado cualquier cantidad de grabaciones, en los que parecieran hablar casi como si se tratara de una persona.

Claro que con una buena educación, basada en cariño y rigurosa disciplina, será más probable hacer que un perro de esta raza sea más dócil y dado al trato con las personas, que enseñarles el idioma de los humanos.

También es de destacar que no es una raza de guarda, ya que su temperamento amistoso no lo ayuda para tal tarea.

Igualmente es aconsejable no permitirles correr solos por las calles, pues por su índole es de criatura libre, como la de una Águila arpía, por lo que tienden a recorrer grandes distancias, lo que puede ocasionar que se extravíen con facilidad.

Además que por desobedecer una orden, pueden poner en riesgo su tanto integridad como la de las personas cercanas.

Enfermedades que afectan al Husky siberiano

Esta es una raza de perros muy fuertes y saludables, que tienden a enfermarse muy poco. No obstante hay algunos padecimientos propios de estos canes que conviene conocer para prestarles una atención oportuna y adecuada.

Las principales enfermedades que afectan a los husky están relacionadas a sus ojos y a las caderas. Son de origen genético, por lo cual los criadores excluyen de sus programas de crianza a cualquier ejemplar que las presente, reduciendo así su incidencia en las futuras generaciones lo más posible.

Así que no te alarmes por su herencia, que siguiendo los cuidados adecuados podrás disfrutar de un Husky siberiano saludable y activo por bastante tiempo.

Ahora veamos cuales son los problemas más comunes que presenta la salud de estos bellos canes.

Problemas oculares

Son sin duda unas afecciones que alarman a la generalidad de criadores y dueños de perros de esta raza. No obstante este tipo de padecimientos es actualmente mucho más inusual de lo que se piensa. De tal forma que no debería ser impedimento para que una persona pueda compartir su vida con uno de estos maravillosos perros.

Enfermedades más comunes en los ojos, de estos canes destacan las siguientes:

Glaucoma: Es un aumento de la presión interna del globo ocular, capaz de provocar la ceguera total o parcial del perro.

Cataratas hereditarias: Es un padecimiento que ocasiona la disminución de la visión del animal en variados niveles. Se caracteriza por el enturbiamiento de la vista puede llegar a ocasionar ceguera. Como su nombre lo indica, son hereditarias, y a pesar de que pueden ser operadas, el animal nunca recuperará completamente la visión.

Distrofia corneal: Es un mal parecido a las cataratas. Se presenta como un ensombrecimiento del órgano corneal que perjudica la visión del can, pudiendo presentarse en los dos ojos, aunque afortunadamente no estrictamente en la misma proporción.

Atrofia progresiva de retina: Es un mal que afecta a muchas razas caninas, y que se puede dividir en atrofia de retina primaria y atrofia de retina central. Aunque la más común es la primera, que afecta la visión del animal en un ambiente de oscuridad.

Al tratarse de un mal que no detiene si avanza empeorará con el tiempo, llegando a dejar al perro sin visión.

Displasia de cadera

Aparte de los problemas oculares, la displasia de cadera es la otra gran enfermedad que suele afectar a esta raza de perros, aunque también es común en la mayoría de las razas caninas de porte mediano y grande.

Es una afección que impide el normal desenvolvimiento articular de la pelvis. Es un quebranto en la salud del perro que se muestra generalmente  a los dos años de edad, aproximadamente.

Los criadores muestran especial atención en la supresión de este mal, toda vez que acarrea una inmediata descalificación del animal según los estándares de raza. Esto porque jamás sería capaz de efectuar las actividades para las que se entiende fue criado.

Como en otros casos, gracias a esta previsión por parte de los criadores, se ha logrado que la incidencia de esta afección en el Husky siberiano, sea apenas de un 5 %, lo que se considera muy baja cuando se contrasta con otras razas que ostentan tasas de hasta el 50 % de incidencia.

Cuidados básicos de Husky siberianos

Los dueños o criadores de ejemplares de esta raza son bastante afortunados. Esto lo decimos porque los cuidados de los Husky siberianos son relativamente sencillos, en contraste con las de otras razas de caninos.

Lo primero a tener en cuenta es que, lo más importante para lograr que mantengan un estado óptimo, es cumplir una rutina diaria de atenciones, o al menos con la frecuencia mínimamente adecuada.

La ventaja es que debido a sus características propias, cualquier momento será el apropiado para lograr las fotos de Husky siberiano que sean la envidia de cualquier otro amante de los perros.

Pero veamos donde debemos centrar nuestras atenciones:

Salud

Entre las atenciones tendentes a la sanidad de estos bellos peludos, deben incluirse trabajos sencillos pero necesarios, como limpieza de colmillos, el corte las garras y el aseo de las orejas, entre otros.

Y aunque estas tareas no son necesarias que se practiquen todos los días, si conviene hacerlas con cierta frecuencia, para impedir que presenten posteriores problemas de salud.

Siempre es bueno realizar estas tareas con los productos de higiene adecuados.

Cepillado

Este es uno de los cuidados fundamentales de la raza.

Recordemos que se trata de animales con mucho pelaje, que lo ajustan hasta en dos capas, según el clima en el que habitan.

Por tal razón se estima que la rutina ideal para cepillar el pelaje de un Husky siberiano, debe ser diaria. Pero si esto resulta imposible, entonces debería practicarse mínimamente tres veces por semana.

Así el pelaje del can se exhibirá siempre brillante y con suavidad.

Pero eso sí, trata de seleccionar un cepillo adecuado, porque los cepillos comunes no serán capaces de penetrar en esa capa espesa de pelo para extraer el vello muerto.

Baños

El baño es de suma importancia para la salud del animal, ya que así como se elimina la suciedad también se eliminan los parásitos. También sirve para limpiar cualquier herida que el animal pueda presentar en su cuerpo.

Aunque no se requiere bañarlos con mucha frecuencia, debido a que estos perros disponen de una capa de grasa que los protege, la cual se elimina con el baño. Así que por querer cuidarlos, quizás resulte en un mal peor apara el peludo amiguito.

Bastará pues con un buen baño cada mes para mantener saludable a tu amiguito felpudo.

Alimentación

Otra de las ventajas de estos canes respecto a las demás razas, está precisamente en su alimentación.

Y es que los Huskys siberianos pueden comer prácticamente cualquier alimento. Aunque en oportunidades sus estómagos son sensibles, por lo que no resulta conveniente variarles la dieta con frecuencia.

Lo ideal es ofrecerles un alimento seco de excelente calidad, que les aporte los nutrientes que requiere su organismo.

En lo referente a la cantidad, se estima que lo adecuado es suministrarles alrededor de unos 400 gr/día. Aunque esto va a depender del tamaño del perro y de la cantidad de esfuerzo físico que haga diariamente.

Ejercicio

Hay que tener en cuenta que la totalidad de los caninos, como casi todos los seres vivos, requieren ejercitarse diariamente para mantenerse saludables y equilibrados.

De tal manera que una buena caminata al día servirá para mejorar la relación hombre/perro, además de mantener un estado físico óptimo, en ambos casos.

Pero igualmente puedes combinar las caminatas con ejercicios en el hogar, como ocultar premios que deba hallar tu mascota; algo que además servirá para mantener activo su cerebro.

Y no olvides que igualmente le vendrá bien a su salud, que de vez en cuando disponga de espacio para corretear libremente.

Educación

Este es otro aspecto muy relevante para mantener una excelente salud mental del can.

Ten presente que lo ideal es que la labor educativa se lleve a cabo diariamente, desde que el perro aún es una cría de Husky siberiano.

Si no se hace buen este trabajo, por muy bello e inocente que parezca, ese cachorrito de ojos azules crecerá se transformará en una criatura indómita, ingobernable. Así que lo mejor es ponerle freno desde el principio.

No está de más recordarte que la instrucción debe hacerse con base en el cariño, descartando toda reprimenda física, al tiempo que se procura premiar toda cualidad provechosa. Solo de esta manera se alcanza la mejor relación hombre/perro.

Curiosidades del Husky siberiano

Ahora complementaremos la información sobre esta raza, con ciertas curiosidades que estimamos de interés, cuando realmente de desea conocer a fondo al hermoso Husky siberiano.

Gran Carrera del Suero

Es muy conocida la proeza de Balto, un ejemplar de esta casta que junto a un grupo de congéneres, en los años veinte del siglo pasado logró atravesar el Estrecho de Bering, con el remedio que se requería para controlar una terrible epidemia de difteria que azotaba a Nome, en Alaska.

Allí los aterrados pobladores esperaban impacientes una entrega de antitoxina, lo que representaba la única manera de prevenir la expansión de la letal enfermedad. Pero lamentablemente las duras condiciones del clima imposibilitaron su transporte vía aérea.

Así, en medio de una terrible tormenta de nieve y por espacio de cinco días de extenuante recorrido, los huskys siberianos cumplieron con la increíble tarea de llevar el anhelado medicamento, que de otra forma nunca habría llegado hasta aquel remoto lugar.

La gesta de estos perros de trineo guiados por el valiente Balto, es conocida como Gran Carrera del Suero, y ha inspirado a un sinnúmero de artistas. Incluso ha sido inmortalizada por el cine.

Hasta nuestros días, el Husky siberiano sigue el perro más deseado para la práctica del mushing. De tal manera que es usual verlo en todas las carreras que se efectúan en distintos lugares del mundo.

Inmunes a la “Guerra Fría”

Es de destacar que aunque el nacimiento de la casta está bastante documentado que tuvo lugar en Siberia, es común que se piense que es un perro americano.

Tal confusión se debe a que fue en USA donde estos bellos animales se hicieron del reconocimiento como una raza, toda vez que antes eran sólo vistos como un tipo de perro más del ártico.

Pero debemos remontarnos a antes de su introducción en los EE. UU., la cual se produjo vía Alaska, una vasta inmensidad helada que por aquellos lejanos tiempos aún no era un estado.

Entonces los Husky se vieron beneficiados por los expedicionarios rusos, que se llevaron a los animales con ellos para explorar la costa siberiana.

De tal manera, que aún conocidos como Chukchis, los perros fueron trasladados a Alaska a fines de 1908 por un comerciante de pieles conocido como Goosak.

A este ruso lo movía el interés de inscribir a los animales en la All-Alaska Sweepstakes, que representó la primera carrera de trineos por toda Alask. En la que el dinero de las apuestas sería destinado a los ganadores. Sería una extenuante travesía de unos 650 km, y el primer premio estaba dotado de unos nada despreciables 10 mil dólares.

Apuestas en contra

La verdad fue que a las personas de la zona no les impresionaron los animales del ruso Goosak. Quizás tenían razón, pues para los patrones del momento resultaban pequeños en contraste con los canes de trineo que frecuentaban ver.

No obstante Goosak pudo convencer a un conductor conocido como Louis Thurstrup, quien sería el encargado de dirigir a su equipo de caninos. Pero a pesar de que la mayoría de las apuestas estaban en su contra, sus perros rusos llegaron en el tercer lugar.

Pero aquella primera competencia era sólo el comienzo. Así las carreras de trineos se hicieron muy populares de la noche a la mañana, y con ellas la raza del Husky siberiano se ganó muy pronto una excelente reputación como ejemplares de gran calidad.

Luego de aquella primera competencia, el escocés Fox Maule Ramsay se quedó tan enamorado de los Chukchi, que rentó un barco y cruzó el estrecho de Bering hasta Siberia. De regreso venían con un gran tesoro: sesenta de los mejores ejemplares árcticos que pudo comprar.

Ya en la tercera All-Alaska Sweepstakes, dos equipos de perros de Ramsay se hicieron con el primer y segundo lugar. El escocés fue el conductor del equipo que arribó de segundo.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.