La historia de Elías es, sin duda, muy interesante. Por ello le invitamos a leer el siguiente artículo donde vamos a profundizar un poco sobre su vida y cómo Dios obró mediante él para que profetizara durante tiempos difíciles.

historia-de-Elías

La historia de Elías

Para centrarnos en las escrituras bíblicas, Elías es mencionado como el profeta elegido por Dios para advertirle al rey Acab sobre sus planes debido a su maldad y sus falsas creencias.

¿Quién fue Elías?

No se tienen datos sobre la historia de Elías. Solo que vivió antes de Cristo y debía ser un gran devoto, con un corazón justo y lleno de amor verdadero hacia Dios, podemos deducir esto porque luego, Dios lo utiliza como instrumento para poder comunicar sus intenciones hacia Israel.

La malicia de Acab y su esposa Jezabel:

Debemos recordar que para la fecha en que nos ocupa la historia de Elías, el pueblo hebreo se encontraba dividido en dos reinos: el del norte (Israel) y el del sur (Judá).

Acab era rey de toda la región norte de Israel, fue el septimo rey y gobernaba de manera muy similar a su padre e iba a las guerras constantemente para enfrentar a los sirios, quienes eran sus peores enemigos y así mantener su territorio como líder, ya que en ese aspecto, era muy severo.

No se puede decir que era un mal gobernante por eso, incluso durante su reinado hubo tiempos prósperos,  siempre trataba de llegar a acuerdos de paz para evitar conflictos frecuentes con otras regiones, manejaba muy bien la economía y el poder, demostraba fuerza.

Pero tenía un lado oscuro, un aspecto que a Dios no le agradaba bajo ninguna circunstancia y era la creencia hacia una divinidad falsa, llamada Baal.

Acab-y-Jezabel

Acab estaba casado con Jezabel, una princesa fenicia, quien durante mucho tiempo trató de convencer a su esposo para que construyera templos para adorar a su dios. Por supuesto Acab accedió y comenzó a tomar muy en serio la fiel devoción hacia esta deidad.

Jezabel tenía un carácter muy fuerte y sus creencias estaban muy arraigadas. El pueblo de Israel, quien en su mayoría era hebreo, tenían enfrentamientos constantes con las personas que comenzaban a tomar la religión del reino para sí.

Al pasar el tiempo, el rey, bajo ordenes de su esposa, estableció una ley que decía que todas las personas tenían que cambiar inmediatamente todas sus creencias y costumbres religiosas y volverse al dios Baal.

De esta manera, comienza un conflicto interno dentro de la población, pero muchas personas, por miedo decidieron aceptar a Baal, como deidad absoluta.

Historia de Elías:

Es en este momento de la historia que Elías hace su aparición, y bajo ordenes de Dios, se acerca al reino de Acab y le advierte que llegará una sequía muy fuerte y una gran hambruna porque se habían vuelto contra Dios y la verdadera palabra sagrada.

Ante esto, Jezabel decide arremeter contra todos los profetas hebreos que estaban en el reino y los mandó a asesinar por lo que Elías huye al desierto y de esta manera, comienza una gran sequía y una fuerte hambruna en el reino de Israel.

Durante esta calamidad, Elías es alimentado por los cuervos durante su paso por el desierto, hasta que llega a un poblado y se refugia en casa de una viuda y le dice que comida no le faltará porque Dios obrará siempre ante ellos.

Elías-en-el-desierto

Por lo que la viuda lo acepta y en efecto, jamás le faltó alimento en su mesa, ella tenía un hijo que enfermó y murió, y lo primero que se le ocurrió fue pensar que la culpa de todo el hecho, fue la presencia de Elías en su hogar.

Por lo que el profeta tomó el cuerpo del joven y oró profundamente, clamando a Dios que por favor le devolviera la vida para que la viuda no pensara tal cosa. Dios escuchó su petición y le concede la vida nuevamente al hijo de la viuda, por lo que Elías pudo quedarse nuevamente con ellos.

Elías enfrenta a los profetas de Baal:

Pasaron casi tres años, hasta que Dios le dijo a Elías que debía encontrarse con Acab. Por esto, regresa al pueblo y se encuentra con Abdías, el encargado de administrar los asuntos internos del rey Acab, quien internamente seguía amando a Dios.

Cuando Elías le dice a Abdías que necesita ver a Acab para comunicarle algo que Dios ha ordenado, éste sin dudar, fue a traer al rey ante Elías.

Cuando Acab llega, Elías le dice que toda la maldad que sufre Israel es por culpa de la decisión de su reino de desobedecer los mandamiendo de Dios y adorar a un dios falso como Baal y también le dice que debe reunir a todos los profetas del templo de Baal en el monte Carmelo, frente a todo el pueblo.

Acab acepta esto, y manda a buscar a todos los profetas de Baal, quienes debían matar a un toro y cortarlo en pedazos para ofrecerlo en sacrificio y debían traer leña sin prenderle fuego, y Elías haría lo mismo con su toro y la leña, haciendo hincapié en que ellos tenían que clamar a su Dios y Elías al suyo.

Y así aconteció, los profetas de Baal oraron y gritaron e incluso se cortaron con cuchillos, como parte de su costumbre para que su dios los escuchara, pero nada ocurrió. Se supone que el trato era que el verdadero Dios encendiera con fuego la leña usada en el sacrificio.

sacrificio-en-el-monte-Carmelo

Luego Elías le pidió a las personas que se acercaran y que construyeran alrededor del sacrificio, un pequeño altar donde se usaran 12 piedras, simbolizando las 12 tribus de Israel e hicieron una zanja por donde iba a correr agua.

Y Elías comenzó a pedir a Dios lo siguiente: «Señor, Dios de Abraham, Isaac y Jacob, te ruego que por favor me escuches y obres en este lugar porque has sido Tu quien me lo ha ordenado y yo he obedecido…».

Y Dios escuchó a Elías y mandó fuego sobre el animal que había sido sacrificado, la leña, el agua e incluso un poco de tierra que se encontraba en los alrededores del altar.

Ante esto, todas las personas se arrodillaron, pidieron disculpas a Dios y creyeron nuevamente en su palabra. Por lo que Elías ordenó a las personas que asesinaran a los profetas de Baal, porque esto formaba parte de las ordenes de Dios.

Y no quedó ninguno vivo. Elías se acercó a Acab, quien estaba sorprendido y le dijo que llegaría una lluvia muy fuerte y que tenía que volver a casa. Y así hizo y cuando llegó, le contó todo a Jezabel y esta mandó a un siervo a decirle a Elías que ella lo iba a matar.

Entonces Elías huyó y Dios estuvo con él en todo momento, hasta que le dijo que se le aparecería, y hubo un viento fuerte, luego un terremoto, hubo fuego y después una fuerte luz que el mismo Elías tuvo que ocultar sus ojos para cegarse.

Dios le dijo que debía ir al desierto de Damasco y consagrar como rey de Siria a Jazael, como rey de Israel a Jehú y a Eliseo como el profeta que te sucederá. Y así lo hizo Elías, y como Dios lo había planeado, el nuevo rey de Siria se une en combate a Jehú para derrocar a Acab, quien muere en combate y Jezabel fallece en el palacio cuando cae de un balcón.

Jezabel-muerte

En el siguiente enlace, usted podrá conocer mejor la vida y la influencia de Jezabel en los tiempos bíblicos: Espíritu de Jezabel.

Con el tiempo Elías dedicó sus últimos días en la enseñanza de Eliseo, y cuando llegó su momento de partir, un gran torbellino de fuego descendió de los cielos frente a los ojos de Eliseo, quien solo quedó con un manto de Elías en sus manos, y entendió que Dios lo tomó junto a él.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here