El pecado de la gula, forma parte de los siete pecados capitales del cristianismo, por esto a lo largo de este artículo te contaremos todos los detalles sobre él, para que puedas identificarlo y alejarlo de tu vida.

gula-pecado-2
Exceso con las comidas, excesos al beber, eso es la gula

La gula como Pecado Capital

Para el cristianismo, doctrina basada en las enseñanzas de Cristo, los pecados capitales son aquellas faltas o vicios que afectan el componente moral de la religión, es decir, los comportamientos que se enmarcan entre lo bueno y lo malo.

Denominados así porque suelen dar pie al desarrollo de otros tipos de pecados, estos vicios están presentes entre los seres humanos, mismos que están inclinados a ellos (según Santo Tomás de Aquino).

Son siete los pecados agrupados en esta clasificación, soberbia, ira, avaricia, envidia, lujuria, pereza y gula, en esta última enfocaremos nuestra atención.

La gula es entendida como un deseo excesivo hacia la comida o la bebida, aquella persona insaciable que no controla la cantidad de comida o bebida que consume, pudiendo pasar esto con ambas.

Por lo general, se utiliza el término glotón para hacer referencia a estas personas y están asociadas al sobrepeso, así como a la obesidad dentro del contexto cultural.

A lo largo de los años, este pecado ha sido rechazado por los grandes escritores y predicadores cristianos, ya que se considera propio de una persona egoísta que solo vela por su beneficio, buscando satisfacción personal.

Se condena el hecho de que la gula puede interferir con las características físicas y saludables de los individuos, atentando con el comportamiento moral adecuado, esto se debe a que aun cuando la persona ha saciado su hambre, continua comiendo de forma desmedida.

La gula y la Biblia

Es precisamente en la Biblia, donde se puede apreciar la primera tentación hacia el acto de pecar. Fray Andrés de Olmos, cree que existe una estrecha relación entre la gula y la desobediencia de Adán y Eva.

Y es así, la serpiente ofrece un fruto prohibido que ante los ojos de Adán y Eva tiene aspecto llamativo, consiguiendo que lo consideren como una opción para alimentarse pero que además se les pone a disposición bajo la premisa de que los hará como Dios.

Es en este momento donde inician los pecados, la combinación de la gula, el egoísmo y la codicia fomenta la lujuria del hombre y la mujer, haciendo que todo hombre sea enviado a la tierra para constatar que no puede ser como Dios, él es único e inigualable.

De la gula también se habla en Mateo 4, 1 -11, cuando Satanás se encuentra con Jesús y lo tienta con un pan para terminar con su hambre, sin embargo, el objetivo era que este incumpliera el ayuno de 40 días que había decidido llevar a cabo.

Igualmente, de este pecado hablan otros cristianos, como por ejemplo, en Ezequiel 16:49, cuando se menciona la gula como una de las causas que dieron pie para la destrucción de Sodoma.

El propio Olmos, escribió un  pasaje en el que habla de un glotón que llega al infierno, por otra parte, el Fray afirma que quién se hace con un elemento que no es de su propiedad, automáticamente practica el hurto.

Esto último lo relaciona con lo ocurrido con Adán, quién sabiendo que el fruto no le pertenecía sino a Dios, lo tomó (se puede decir que lo robo) y fue expulsado del Jardín del Edén.

Otras referencias

En la Divina Comedia, escrita por Dante Alighieri, se halla un poema titulado El Infierno, en el que un número personas son condenadas en el tercer círculo acusados de incurrir en el pecado de la gula.

Durante el desarrollo del poema se describe como los condenados, fueron expuestos a una fuerte lluvia acompañada de granizos que estaba azotando el lugar, y al mismo tiempo eran atacados sin piedad alguna por Cerbero.

Peter Binsfeld, obispo y teólogo alemán, relaciona este pecado capital con el demonio Belcebú, esto ocurre en el año 1585 y está basado en fuentes que había leído previamente.

gula-pecado-3

La vida es un don de Dios

La vida en sí misma es otorgada gracias a la Gracia de Dios, por ende el ser humano debe respetarla y cuidarla, más no está a la disposición de sus intereses.

Solo Dios dispone de la vida de sus hijos, solo él nos la da y nos priva de ella cuando así lo considera. Aunque el hombre no tiene los mismo derechos que Dios, debe cumplir con ciertas obligaciones morales.

Lograr un espíritu libre, una mente sana, un cuerpo óptimo, son algunas de estas obligaciones, todas ellas con una razón única, rechazar ese fruto prohibido que pueda desviar el comportamiento humano y alejar al hombre de Cristo.

Siguiendo lo planteado anteriormente, una persona que se encuentre en una situación de necesidad debido al padecimiento de hambre por no tener los recursos necesarios para saciarla, no tiene derecho a acaparar alimentos para su propio beneficio.

Hablamos de gula cuando nos topamos con una persona que bebe o come en exceso, por encima de sus necesidades, también se incurre en este pecado cuando el deseo de saciedad está dirigido solo a un tipo de alimento en particular, generalmente perjudicial para la salud.

Es gula, centrar la atención en alimentos y bebidas consideradas lujosas, es decir, estimular el apetito hacia productos costosos que puedan exceder el nivel adquisitivo de la persona.

Cuando a la hora de la comida, entre los presentes en la mesa existe uno que concentra su atención de forma exagerada en la comida por encima de sus acompañantes, se está en presencia de este pecado.

También se enmarca dentro de la gula, el consumir más comida de la requerida para cubrir las necesidades dietéticas, esto es considerado como el desperdicio de la comida ya que realmente la persona no la necesita en esas cantidades.

Para guiar a los cristianos, existen una serie de mandamientos, que todos debemos seguir, a continuación te invitamos a entrar en el siguiente enlace y conocer más sobre ellos, Mandamientos de la Ley de Dios.

¿Qué implica el pecado de la gula?

Como hemos visto, la gula es considerada un hábito malo que compromete la responsabilidad del individuo para cumplir con las obligaciones morales dictadas según los designios de Cristo y de su padre, el Señor.

Normalmente, relacionamos este pecado capital con la obesidad, sin embargo, no solo el consumo de comida alta en grasas y la obesidad, lo representan.

Aun cuando una vida sedentaria afecta la salud de manera negativa, las personas que se vuelven adictas a alimentos considerados saludables, consumiéndolos en exceso, también se dejan llevar por la gula.

Por otro lado, puede considerarse el alcoholismo como una expresión de este pecado, usualmente, quienes presentan este problema, beben excesivamente sobrepasando en muchas oportunidades la capacidad del cuerpo para hacer frente a este hecho.

En la actualidad, se utiliza el término gula para tratar otro tipo de actitudes negativas que se dan en otras áreas fuera de la religión, por ejemplo, dentro del mundo de los negocios,  donde se asocia con la adquisición de mayores beneficios por parte de una persona, dejando a un lado a los demás.

gula-pecado-4

¿Cómo enfrentar la gula?

Lo primero que se necesita para alejar la glotonería, es vivir bajo un concepto saludable que permita el fortalecimiento de conductas positivas que impidan caer en tentaciones.

La avaricia, esa sensación de querer comer más cada vez que se procede a consumir un alimento o una bebida, también se combate con conductas saludables.

Otra forma de desviar la atención de estos deseos excesivos hacia los alimentos, es enfocarse en otro tipo de actividades como la lectura, bien sea de la Biblia u otro clase de textos y la vida laboral.

Ser agradecidos, cuidar el cuerpo como Dios manda, disminuir la cantidad de comida ingerida, eliminar hábitos dañinos como el alcoholismo, dejar de gastar dinero en productos costosos, entre otros, conducen a la desaparición  de la gula.

¿Qué dice la Psicología?

Desde el punto de vista psicológico, la gula se relaciona con las adicciones, enfermedad crónica que consiste en el empleo de medicamentos u otra sustancias químicas (sustancias psicoactivas), para satisfacer un deseo compulsivo.

A raíz de este hecho, las personas que padecen de adicciones, son incapaces de controlar su propio comportamiento, negando su problema y teniendo dificultades para solventarlo.

Esta enfermedad afecta todas las áreas de la vida del individuo, desde la calidad de vida hasta la forma en la que se relaciona e interactúa con el medio que le rodea.

Ejemplos de la implementación de la gula

En el año 1771, el rey Adolf Frederick de Suecia, falleció debido a problemas de carácter digestivo causados por el consumo exagerado de alimentos durante la cena.

Conocido como «el rey que comió hasta morir», a los 61 años de edad se sentó en la mesa como habitualmente lo hacía, ingiriendo langosta, sopa, caviar, postre, y demás alimentos presentes en ella, las consecuencias de su gula fueron fatales.

Otro caso es el del famoso cantante Elvis Presley, el rey (como se le conocía) consumía hasta más diez mil calorías por días, incluso el sándwich favorito del artista contenía unas ocho mil calorías.

Por su parte, Joey Chestnut, es un estudiante de Ingeniería, que se hizo famoso tras su participación en la Federación Internacional de Comedores Competitivos, evento en el que ha ganado varios títulos.

Actualmente, Chestnut ocupa el primer puesto en el ranking de la Major League Eating, organización que desarrolla competencias profesionales de comidas.

Obtuvo su decimotercer título como campeón del concurso de comer perros calientes y bollos organizado en Nathan, el 4 de julio de 2020, consumiendo un total de  75 de estos alimentos en un tiempo no mayor de diez minutos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here