Semblanzas de unos seres conocidos como Gorgonas

Son un símbolo de la unión de los contrarios: el león y el águila, el pájaro y la serpiente, hermosas y a la vez horribles, además esclavizan a quienes se atreven a mirarlas. En la mitología griega antigua, las Gorgonas eran un símbolo de peligro y caos, de vida y muerte.

GORGONAS

Gorgonas

Las Gorgonas, y Medusa, eran las tres hijas de Forcis y Ceto, eran la personificación de esas sensaciones entumecedoras y, por así decirlo, petrificantes, que resultan del miedo repentino y extremo. Eran espantosos monstruos alados, cuyos cuerpos estaban cubiertos de escamas; serpientes silbantes y retorcidas se agrupaban alrededor de sus cabezas en lugar de cabello; sus manos eran de bronce; sus dientes se parecían a los colmillos de un jabalí y todo su aspecto era tan espantoso que convertían en piedra a todos los que las vieran.

Según la leyenda estas terribles hermanas habitaban una remota y misteriosa región del lejano oeste, más allá de la corriente sagrada del Océano. Las Gorgonas eran las criadas de Hades, que se servía de ellas para aterrorizar y atemorizar a aquellas almas, condenadas a ser mantenidas en un constante estado de inquietud como castigo por sus fechorías, mientras las Furias, por su parte, las azotaban con sus látigos y los torturaba sin cesar. La más célebre de las tres hermanas fue Medusa, que era la única mortal.

El Mito

En la Odisea, Homero habla de las Gorgonas como monstruos del Infierno. Según Hesíodo, eran las tres hijas de las deidades marinas Forcis y Ceto : Esteno (poderosa), Euríale (gran dominio) y la más famosa, Medusa (líder), que era mortal, a diferencia de sus dos hermanas que no conocían ni la muerte ni la vejez. En el siglo V a.C. Eurípides menciona una versión diferente con una sola Gorgona, un monstruo diseñado por Gea (Tierra) para ayudar a sus hijos, los Gigantes, en su batalla contra los dioses,  que fue asesinada por Atenea.

En el siglo I el autor romano Higino da otra afiliación nuevamente: el gigante Tifón y Equidna , fueron  quienes engendraron a Medusa y sus hermanas. Su hogar estaba al otro lado del Océano Occidental, en el Monte Helicón y, según otras versiones, en Libia. A partir de descripciones de antiguos como Ovidio (Metamorfosis), las Gorgonas fueron retratadas como mujeres jóvenes con alas doradas y manos de bronce. Las serpientes estaban envueltas alrededor de sus cabezas y cinturones. Según algunas traducciones, incluso tienen colmillos de jabalí.

Según los mitos, vivían en el lejano oeste, al otro lado del océano y las Hespérides. Las Gorgonas defendían el acceso a este mítico país. Las Gorgonas aterrorizaban a los mortales y los dioses huían de ellas, a excepción de Poseidón, que decidió unirse con Medusa. De esta unión nacieron dos hijos, Pegaso y Crisaor. Su mirada congelaba a quienes vieron sus rostros. Generalmente se les consideraba horribles: Ovidio habla del «rostro repulsivo de Medusa».

GORGONAS

Según algunas versiones del mito, la sangre extraída del lado derecho de una Gorgona podía dar vida a los muertos, mientras que la de su lado izquierdo se convertía en un veneno fatal en el instante. También se dice que Heracles recibió de Atenea un rizo del cabello de Medusa (que tenía las mismas virtudes que su cabeza) y se lo dio a Estérope, la hija de Cefeo, para proteger la ciudad de Tegea contra los ataques.

Origen de las Gorgonas

Con las Gorgonas existen muchos aspectos que no están claros. En primer lugar, ¿cuántas son? Homero en la Ilíada dice que la cabeza de la Gorgona está en la égida de Zeus, y en la Odisea la Gorgona es el monstruo del inframundo. Tanto en Homero como en Eurípides, en sus respectivas historias la Gorgona  nació de Gea y fue asesinada por Atenea, estamos hablando de un monstruo; mientras tanto, Hesíodo habla de tres de ellas, que viven en el oeste, al otro lado del océano.

En segundo lugar, problemas con los padres. Una es Gea, como dice Eurípides, o Forcis y Ceto, o Tifón y Equidna. El tercer problema: no está claro cuándo estas mujeres se convirtieron en monstruos. En general, hay dos opciones. El primero es titánico. Si Gea las dio a luz, como a otros Titanes, las gorgonas  pueden haber sido desde su origen monstruos.

La segunda opción involucra a Poseidón. Esta es la versión más extendida, enmarcada por Ovidio en Metamorfosis. Según esta versión, Atenea, enojada por la belleza de Medusa, convirtió a las gorgonas en monstruos. Después de que Poseidón tomó posesión de Medusa en el templo de la diosa. Según otra versión del mito Esteno y Euríale decidieron convertirse en monstruos ellas mismas por compasión por el destino de su hermana. Así es como Golosovker describe todos estos casos de manera trágica:​‌‌​‌‌​ ​‌​‌‌‌‌ ​​​‌​‌ ​​‌‌‌​ ​​​‌‌‌ ​​‌​​‌ ​‌​​​‌ ​​‌‌‌​ ​​‌​​‌ ​​‌​​​ ​‌​​​‌ ​​‌‌​‌ ​​‌​‌‌ ​​‌‌​‌ ​‌​​​‌ ​​‌‌​‌ ​​‌‌​​ ​​‌‌‌​ ​‌​​‌‌ ​‌​‌​‌​ ​‌‌​‌‌​ ​‌‌‌​‌‌ ​​‌‌‌‌

En tiempos inmemoriales, las hermanas Gorgona  fueron hermosas doncellas del mar. Una vez, el señor de los mares, Poseidón, vio a Medusa y se sintió atraído por ella. A los dioses del Olimpo  les disgustó esto: Medusa destacaba tanto en su belleza  que rivalizaba con los dioses y esto es intolerable en los simples mortales. La despreocupación de Medusa y su orgullo despertaron la ira en el alma de la diosa guerrera Atenea.

GONGONAS

Atenea castigó cruelmente a Medusa y a sus hermanas, convirtiéndolas en aterradores monstruos alados cubiertos de escamas, con serpientes por cabellos y enormes colmillos amarillos saliendo de sus bocas.​‌‌​‌‌ Después de eso, se refugiaron en una isla remota, perdida en el lejano oeste cerca de las orillas del río Océano, junto a las grayas  y las hespérides. Y la gente se contaba historias terribles sobre gorgonas  crueles y sanguinarias.

Todos se olvidaron rápidamente de la antigua belleza de las gorgonas  y esperaban con ansias cuándo aparecería un héroe que libraría al mundo de la repugnante Medusa, bajo cuya mirada todos los seres vivos se convertían en piedra. Porque esta era la voluntad de Atenea.​‌‌​‌‌​ ​‌​‌‌‌‌ ​​​‌​‌

Perseo y las gorgonas

El mito de Perseo y las gorgonas, según Píndaro y Apolodoro, dio inicio con una angustiosa búsqueda. Perseo era el hijo de la mortal Dánae y el dios Zeus, quien se presentó a ella en forma de lluvia de oro. Se le había predicho al padre de Dánae, Acrisio el Rey de Argos, que el hijo de Dánae lo mataría. Así que Acrisio encerró a su hija en una cámara de bronce, para evitar que tuviera relaciones con alguien, pero Zeus se convirtió en una lluvia de oro y la impregnó de todos modos dejándola embarazada.

Al nacer Perseo, Acrisio, no quiso enojar a Zeus, y secretamente arrojó a su hija y nieto al mar, encerrados en un cofre de madera. Madre e hijo fueron rescatados por Dictis en la isla de Sérifos. Fue Dictis quien crió a Perseo hasta la edad adulta, pero fue el hermano de Dictis, Polidectes, el rey, quien lo enviaría a una peligrosa búsqueda.

Polidectes se enamoró de la madre de Perseo y quiso casarse con ella, pero Perseo protegía a su madre de las pretensiones del rey porque no consideraba a Polidectes digno de ella. Polidectes entonces se las ingenió para engañar a Perseo; organizó un gran banquete con el pretexto de recoger donaciones para el matrimonio de Hipodamía, el domador de caballos. Polidectes exigió que sus invitados trajeran caballos como regalo, pero Perseo no tenía ninguno.

Cuando Perseo confesó que no tenía regalos, ofreció cualquier presente elegido por el rey. Entonces Polidectes le propone, para redimirse que trajese la cabeza de la Medusa, esa horrible Gorgona, la única de las tres que es mortal pero que te petrifica como una estatua de piedra solo con su mirada. Con eso, Polidectes asegura mantener a Perseo alejado de su isla por un tiempo y, mientras tanto, aprovechará la oportunidad para casarse con su madre. Incluso espera que Perseo pierda la vida durante su viaje.

GORGONAS

El plan de Polidectes sería perfecto si no fuera por una cosa. Perseo no es un simple mortal, es el hijo de Zeus. Y además, Atenea siente simpatía por Perseo. Atenea cree que la gorgona Medusa finalmente debe ser eliminada, debe morir. Entonces decide ayudar a Perseo y le envía un mensajero en forma de Hermes. El dios mensajero le da a Perseo un escudo de plata, le presta sus sandalias aladas, una bolsa y una hoz muy afilada que puede cortar cualquier cosa. Hermes aconseja a Perseo que vuele a las cuevas donde viven tres brujas: las Grayas

La Grayas eran las hermanas de las Gorgonas. Según la leyenda, o ya habían nacido viejas o habían nacido con aspecto de viejas. Solo tenían un ojo para las tres, que era utilizado alternativamente por cada una de ellas. Gracias a las sandalias aladas, Perseo vuela rápidamente al lugar correcto. Según una versión, Perseo se apodera del ojo en el momento en que se lo traspasan. Otra versión, un ojo se cae de la mano de una hermana y Perseo se lo devuelve. Abrumada por la belleza y la amabilidad del joven, la graya le indica el camino a la isla donde viven las gorgonas.

Perseo va inmediatamente a la isla especificada y aparece una imagen terrible frente a él. Toda la isla está rodeada de estatuas de guerreros desafortunados, en cuyos ojos se lee el horror. Finalmente, Perseo encuentra a la Gorgona Medusa dormida. Sabe que no debe mirarla a los ojos. Después de colocar el escudo en el suelo, Perseo espera a que la gorgona se acerque a una distancia lo suficientemente corta, mirando sólo el reflejo. Perseo ve su rostro en el reflejo detrás de él, y le da un solo golpe fuerte, y la cabeza de la Gorgona cae. Medusa está muerta.

Según la leyenda, de la sangre de una gorgona nació Pegaso el caballo alado y el gigante Crisaor. Estos eran los hijos de Medusa y Poseidón. Inmediatamente, Perseo metió la cabeza de Medusa en una bolsa y partió de regreso. Por donde volaba Perseo, la sangre de la medusa goteaba sobre tierra y mar. Cuando cayó a tierra, dio a luz serpientes y corales rojos en el mar.

La sangre de la gorgona tenía propiedades destructivas y pero también vivificantes. Atenea la recogió en dos vasijas y se lo presentó a Asclepios. Luego, al estudiar el arte de la medicina de Quirón, pudo revivir a la gente. La gente dejó de morir y el dios de la muerte, Tánatos, se quejó con Zeus. Pronto Asclepios fue alcanzado por un rayo. Es de destacar que Asclepios está representado con un bastón trenzado con serpientes. Las serpientes que estaban envueltas alrededor de la taza se convirtieron más tarde en un símbolo de la medicina.

GORGONAS

Se levantaron fuertes vientos y comenzaron a llevar a Perseo por el aire en diferentes direcciones; pero al anochecer logró llegar al lejano Oeste, y el joven Perseo estaba en el reino del gigante Atlas. Temiendo volar de noche, Perseo se dirigió el suelo. El gigante Atlas era un rey rico en esta tierra, y poseía muchos rebaños y grandes huertos; en uno de ellos creció un árbol con ramas doradas, las hojas y frutos también eran todos dorados.

Se predijo que un día un hijo de Zeus aparecería y recogería frutos dorados del árbol. Entonces Atlas rodeó su jardín con un muro alto y pidió a las jóvenes hespérides y a un terrible dragón que protegieran las manzanas doradas y no dejarán que nadie se acercara a ellas. Perseo se presentó ante Atlas como el hijo de Zeus y pidió que lo aceptara. Pero Atlas recordó la antigua profecía y se negó a darle asilo a Perseo y quiso expulsarlo.

Perseo se sintió ofendido y sacó la cabeza de Medusa de la bolsa y se la mostró a Atlas. El gigante no pudo resistir el terrible poder de Medusa y se convirtió en piedra. Su cabeza se convirtió en la cima de una montaña, y sus hombros y brazos se convirtieron en esporas, la barba y el cabello se convirtieron en densos bosques. Una cima puntiaguda de la montaña creció hasta alcanzar un gran tamaño llegando hasta el cielo, y yacía con todas las estrellas sobre sus hombros hasta Atlas, y desde ese momento el gigante ha soportado esta pesada carga.

Voló mucho hasta que finalmente llegó a las costas de Etiopía, donde reinaba Cefeo. Perseo vio a la joven y hermosa Andrómeda en la orilla desierta, encadenada a una roca. La joven tenía que expiar la culpa de su madre Casiopea, quien una vez dijo que su hija era la más bella de todas las ninfas. Enojadas, las ninfas de Poseidón se quejaron y le pidieron que fuera castigada. Y Poseidón envió una terrible inundación a Etiopía y un monstruo marino que devoraba personas y ganado.

El oráculo predijo a Cefeo que el castigo cesaría cuando entregara a su hija Andrómeda a este terrible monstruo para que se la tragara; y ahora estaba encadenada a la piedra del mar. Perseo vio a la hermosa Andrómeda encadenada a la roca. Se quedó inmóvil y el viento de su cabello no se movió, y si no hubiera lágrimas en sus ojos, podría pensar que era una estatua de mármol.

El asombrado Perseo la miró, se acercó a ella, empezó a preguntarle a la niña que lloraba cómo se llamaba, de dónde era y por qué estaba encadenada a esa piedra. De repente, las olas del océano rugieron y el monstruo salió de las profundidades del océano. Abriendo su horrible boca, corrió hacia Andrómeda. La niña gritó de terror, el rey Cefeo y Casiopea llegaron corriendo pero no pudieron salvar a su hija y comenzaron a llorar amargamente. Entonces Perseo les habló y les prometió salvar a la joven si le concedían su mano en matrimonio

Cefeo y Casiopea aceptaron esto y prometieron darle no solo a la hija sino también a todo su reino para comenzar. En este punto, el monstruo emergió, cortó las olas como un barco, cada vez más cerca, y ahora está casi por completo sobre la montaña. Entonces el joven Perseo se elevó en el aire y sostuvo el escudo brillante en su mano. El monstruo vio el reflejo de Perseo en el agua y se lanzó contra él. Como un águila que se encuentra con una serpiente, Perseo nadó hacia el monstruo y le clavó profundamente su espada afilada.

El monstruo herido voló alto en el aire, luego se enfrentó a Perseo como un jabalí perseguido por perros. Pero el joven con sus sandalias aladas escapó del monstruo y comenzó a golpearlo con un golpe de espada tras otro, y la sangre negra brotó de la boca del monstruo. Durante la batalla, las alas de Perseo se mojaron, y con dificultad voló hacia la orilla. El joven corrió hacia Andrómeda y la liberó de las cadenas.

Felices, Cefeo y Casiopea finalmente conocieron al joven héroe y llevaron a los novios a casa. Pronto se organizó una fiesta de bodas, y Eros e Himeneo estaban en la boda con antorchas en la mano, tocando flautas y liras, cantando alegres canciones; los invitados a la boda escucharon la historia del héroe Perseo. Pero de repente una multitud llegó a la casa de Cefeo, encabezada por el hermano del rey, Fineo, quien había pretendido previamente a Andrómeda, pero la dejó cuando la vio en problemas.

Fineo exigió que le entregaran a Andrómeda. Levantó la lanza contra Perseo, pero Cefeo lo ocultó. Entonces el furioso Fineo arrojó una lanza al joven con todas sus fuerzas, pero no lo golpeó. Perseo agarró la misma lanza, y si Fineo no se hubiera escondido detrás del altar, le habría atravesado el pecho, pero la lanza golpeó a uno de los guerreros de Fineo, quien cayó muerto al suelo. Comenzó una pelea sangrienta en la fiesta. Como un león, Perseo luchó contra muchos enemigos.

El joven héroe estaba rodeado por una gran cantidad de enemigos liderados por Fineo. Apoyado en una alta columna, luchó para derrotar a los guerreros atacantes, pero al final vio que no podía derrotar a sus enemigos superiores en número. Entonces sacó la cabeza de Medusa de la bolsa, y uno a uno, al verla, los enemigos se convirtieron en piedra. Perseo se casó con la bella Andrómeda y se fue con su joven esposa a la isla de Sérifos.

Junto con Andrómeda y al cabeza de Medusa, Perseo finalmente llega a Sérifos y se horroriza al escuchar que Polidectes no se casaría con una extranjera, al contrario persigue a su madre, que todavía se esconde en el templo de la diosa Hera. Perseo deja a Andrómeda bajo el cuidado de Dictis y va al salón del trono del rey. Allí encuentra a Polidectes con su corte. Perseo se acerca a la mesa y muestra la cabeza de Medusa al rey y a todos sus consejeros. No dijeron nada. Perseo esconde su cabeza en su bolso y se va y dejando a todos convertidos en piedra.

Perseo no le guarda rencor a su abuelo. Al contrario, comprende sus temores. Entiende que solo por miedo a la muerte, Acrisio les hizo esto. Pronto, Perseo llega a Argos. Pero ya era demasiado tarde, llegaron rumores a Argos sobre el gran logro de Perseo y que tenía la intención de visitar a su abuelo. Acrisio escapa ante de la llegada de su nieto.

Poco después de llegar a Argos, Perseo participa en juegos deportivos organizados en su honor. Se ha reunido una multitud y un hombre inadvertido está sentado entre ella. Comienza la competencia de lanzamiento de disco. Perseo lanza un plato, pero una fuerte corriente de viento cambia el camino y el plato golpea a una persona. Fue Acrisio. Así se cumple de nuevo la profecía del oráculo de Delfos.

Funciones de las gorgonas

Con la palabra gorgoneion se refiere a la cabeza de gorgona, que se usaba como adorno en la época griega y romana. Debido a su función disuasoria, el gorgoneion se reproduce, por ejemplo, en los escudos y pechos, en la égida o en la entrada de los templos. De esta manera, el mal podría ser rechazado o el enemigo fue vencido por el miedo. De hecho, se dice que la cabeza de Medusa es tan aterradora que cualquiera que la viera quedaba literalmente petrificado de miedo.

La apariencia espantosa de las gorgonas fue representada en terroríficas máscaras shamánicas. Estas eran para mantener a raya a los curiosos de los misterios secretos, que no debían ser atendidos por los no iniciados. Esto también se refleja en el mito griego de Medusa, que custodiaba la entrada a la isla de las Hespérides, donde se realizaba el misterio del sagrado matrimonio entre la diosa y el rey.

Un ánfora de Eleusis de aproximadamente 680 a. C. muestra a dos gorgonas persiguiendo a Perseo después de que éste le cortara y le quitara la cabeza a su hermana Medusa. La “postura de carrera” es característica de las gorgonas. Medusa a menudo se representaba estilizada en esta postura. La diosa de la batalla Eris también apareció en esta pose. Una figura enmascarada sin nombre en un cuenco de Rodas, que se llama Potnia Theron (‘Dama de los animales’) se mueve de la misma forma característica.

Esta Potnia Theron también lleva una especie de máscara de gorgona. El nombre Potnia Theron debe la imagen a los animales que lleva la figura representada en ambas manos. También en esta escala hay signos simbólicos denominados «símbolos del sol» o símbolos del ciclo y la fertilidad de la naturaleza, como flores y esvásticas, que también decoran imágenes más antiguas de Medusa y las gorgonas. Marija Gimbutas describió el descubrimiento de máscaras de gorgonas que datan del sexto milenio antes de Cristo.

Las gorgonas tenían aspecto serpiente, tenían ojos grandes, dientes grandes y una lengua larga. La serpiente está relacionada con la muerte y el renacimiento. Las máscaras están decoradas con símbolos de regeneración, que indican la íntima relación entre la vida y la muerte. Un jarrón antropomórfico de Sultana, que representa el cuerpo de una mujer con una cabeza de gorgona, probablemente se usó en un ritual para los muertos.

Se colocan diez colmillos sobre la cabeza con la lengua hacia afuera. El jarrón tiene la imagen de una vagina en la frente, con adornos en forma de media luna a su alrededor. El dorso está decorado con espirales y dos huevos. Además, el jarrón tiene patas de pájaro.

Las máscaras prehistóricas comparten varias características con las gorgonas. Tienen los mismos ojos fijos y la lengua que sobresale. El cabello de Medusa está hecho de serpientes; su mirada convierte a los hombres en piedra y les deja sin aliento. Apariciones similares también están presentes en diosas de culturas muy diferentes, como la india Kali, la libia Lamia y la azteca Coatlicue.

En Eleusis, también se han encontrado gorgonas con cabeza de abeja, con serpientes en lugar de antenas y patas delanteras; estas datan de 675-650 a.C. La gorgona de Rodas tiene alas de abeja. Los antiguos griegos se refieren al poder de la sangre de Medusa, que puede traer muerte y vida. Cuando le cortaron la cabeza a Medusa, de su sangre nacieron el guerrero Crisaor y el caballo alado Pegaso. Crisaor, que nació con armadura completa, se casó con Calírroe, una de las Oceánides.

Gimbutas sugiere que la asociación de la sangre con la vida y la muerte puede ser un vínculo neolítico entre la sangre menstrual femenina y las fases de la luna. La yuxtaposición de los atributos de fertilidad femenina, como la vulva y los símbolos que se refieren a la muerte, refleja la creencia neolítica de que la diosa traía tanto la vida como la muerte.

La cabeza de gorgona con serpientes está representada en el aegis, una coraza de piel de cabra pintada de rojo. Las serpientes representadas en la piel o en la cabeza de Medusa encarnan la sabiduría de la diosa. En la mitología griega, la diosa de la sabiduría Atenea usa la égida protectora como escudo o en la ropa. Según algunos, esta es la piel desnuda de Medusa, según otros, la égida es la cabeza de gorgona.

También se ha dicho que es la piel desnuda del gigante Palas fue despellejado por la propia Atenea; según otros informes, el Palas desollado era un dios hombre o cabra. Herodoto informa que la égida se originó en Libia, en el área alrededor del río Tritón, donde es el embarazo normal de las mujeres. Según su descripción, las mujeres vestían prendas de cuero sobre las que vestían pieles de cabra que habían sido depiladas, teñidas con capucha y tenían borlas en el dobladillo en lugar de serpientes.

Simbolismo de las Gorgonas

Es probable que Medusa y sus hermanas gorgonas, Esteno y  Euríale, que con sus ojos, que a todos convierte en piedra, hasta el agua se congela, que vuelan en alas más rápido que el viento, sean los espíritus de la tormenta y el frío invierno que periódicamente visitaba el norte de la Antigua Grecia (Viento del norte).

Su naturaleza trascendente, subterránea y de otro mundo también está indicada por el hecho de que fueron generados por Forcis (la personificación del mar tempestuoso entre los pueblos antiguos) y Ceto, la antecesora de los monstruos marinos, a quien, entre otras cosas, se le atribuye el origen de los tiburones y la serpentina Equidna (esposa de Tifón, el principal enemigo de los olímpicos).

En consecuencia, las gorgonas con tales padres son monstruos ctónicos, personificaciones hostiles de los elementos del agua y el aire. Cabe señalar que las gorgonas también son algo parecidas a un dragón en su apariencia: alas, colmillos en la boca, garras en las manos, en el cuerpo escamas casi impenetrables, todo esto indica que las gorgonas pueden ser parientes lejanos de personajes como la vieja serpiente de los mitos eslavos.

Según otra versión (Golosovker ), las gorgonas, las grayas y otros monstruos de los mitos griegos son los restos del panteón preolímpico , que (bajo la influencia de los «olímpicos») en la imaginación de los antiguos griegos se convirtieron poco a poco en criaturas monstruosas. Encarnan para los habitantes de los espacios orientales adyacentes al mar Mediterráneo, el peligro que representa el lejano Oeste desconocido.

Datos interesantes

  • La isla de Sicilia se considera tradicionalmente el lugar donde vivieron las Gorgonas y mataron a Medusa. Su imagen todavía adorna la bandera de esta región.​‌‌​‌‌​
  • ​​‌En los mapas antiguos del cielo estrellado, tradicionalmente se representa a Perseo sosteniendo la cabeza de Medusa en la mano, su ojo es la estrella variable Algol (beta Perseo).​‌‌​‌‌
  • En «Fausto» de Goethe, la gorgona Medusa deambula el sábado, tomando la imagen de Gretchen (Margarita), lo que confunde al Dr. Fausto.​‌‌​‌‌ ​​‌‌‌

  • La gorgona Medusa es un símbolo icónico para las feministas modernas. En particular, se oponen al uso de la imagen de una mujer heroica asesinada inocentemente como logo de la casa de moda Versace (Medusa Rondanini).​‌‌​‌‌​ ​‌​‌‌‌‌ ​​​‌​‌ ​​‌‌‌​

El Gorgoneion ​​​‌‌‌ ​​‌​​‌

El Gorgoneion es una máscara talismán contra el mal de ojo que representa la cabeza de la Gorgona Medusa, que durante la antigüedad se utilizó para decorar edificios y varios objetos (incluidas monedas) con el objetivo de protegerse del mal. En el arte moderno, el gorgoneion se convirtió en un motivo decorativo. El Gorgoneion era una imagen de la cabeza de una gorgona, como se sabe, con la mirada puesta en piedra. Después del asesinato del monstruo por Perseo, esta cabeza se adjuntó a la égida de Atenea para intimidar a los enemigos de la diosa.

El Gorgoneion es el tipo más famoso de apotropaion (imagen que elimina la corrupción), una imagen fea caricaturizada que causaba tanto risa como miedo. Plutarco dice que tal talismán atrae el mal de ojo del malvado, distrayéndolo de la víctima. Algunos investigadores sugieren que esta máscara ritual precedió a la formación del conocido mito sobre las Gorgonas y Perseo: el objeto ritual surgió primero; luego se inventó un monstruo para adaptarse a esa cara; el héroe que mata al monstruo apareció en el mito incluso más tarde.

Uno de los argumentos que apoyan esta teoría, que también se aplica a la Esfinge y la Quimera, es que el arte egipcio conoce las Esfinges, pero no conoce a ningún Edipo, y en el arte de lo antiguo propiamente dicho, el número de Gorgonas y Quimeras, representadas por separado, en términos cuantitativos, supera muchas veces a las imágenes de ellas con los héroes victoriosos. Se pueden encontrar máscaras con rostros horripilantes similares en muchas culturas antiguas y primitivas, desde Perú hasta Tailandia.

Se desconoce la fecha exacta del inicio del uso de este talismán guardián. En la antigüedad, fue extremadamente popular, como lo demuestra la gran cantidad de evidencia arqueológica existente. Según las doctrinas órficas, el gorgoneion era el símbolo del disco lunar. La tradición se conservó en Bizancio, fue utilizada por los gnósticos, se conoció en Rusia, y solo en el arte del Nuevo Tiempo el Gorgoneion se convirtió en un patrón decorativo simple que no tenía una función mágica.

Sin embargo, esta trama, (posiblemente debido a su arte), sigue siendo un tema popular de tatuajes. Y para el entorno criminal, la imagen de la cabeza de una gorgona (con una espada y una antorcha encendida) se interpreta como un símbolo que evita el peligro; «Voy a vengar el mal», que obviamente se hace eco del significado original del gorgoneion.

El origen de la iconografía de Gorgoneion sigue sin estar claro. Se argumenta que el tipo original, un rostro torcido en una mueca, con una lengua saliente y colmillos de jabalí, ya se encuentra en el arte fenicio, incluso antes que los maestros griegos, por quienes fue percibido y transformado gradualmente. Asimismo, el lugar de origen de esta imagen se busca en el Antiguo Egipto. Una imagen similar de una mujer se encuentra en el arte minoico (encontrada en Cnosos, que data de  1500 – 1450 a.C. ).

Las gorgoneiones más antiguas del arte griego antiguo se descubrieron durante las excavaciones en Tirinto y se remontan al 700 a. C. Con el tiempo, aparecen cada vez con más frecuencia en el protocorintio. Una representación temprana de la cabeza de una gorgona se encuentra en una metopa de arcilla del templo de Apolo en Termos (c. 625 a.C. ). En escultura, aparece por primera vez en el colgante del templo de Atenea en Corfú (590 a.C. ).

Como regla general, tal gorgoneion (tipo arcaico) era una imagen absolutamente simétrica con grandes ojos feroces, una nariz ancha y aplastada con fosas nasales dilatadas. La boca de una gorgona generalmente se congeló en una sonrisa espeluznante, mostrando una garganta y dientes terribles. En lugar de cabello, la cara está enmarcada por serpientes rizadas.

El efecto de rastreo «mágico» se crea por el hecho de que las pupilas de la gorgona están ubicadas estrictamente en el medio de los globos oculares , lo que crea el conocido efecto de «mirada de rastreo» que hechiza al espectador. Se ha sugerido que un tipo similar podría haberse desarrollado a partir de imágenes de la cara de un león con colmillos y una melena.

Los historiadores notan en el jarrón ático temprano de figura negra que pinta el parentesco de los Gorgoneion con la imagen del dios orgiástico Dionisio, que era el único de todos los olímpicos que se representaba de rostro completo. A veces, Medusa tiene barba, lo que hace que sea difícil distinguirla del propio Dionisio; de hecho, a veces no es una barba, sino chorros de sangre que brotan del cuello cortado

En arte posterior, a partir del siglo V antes de Cristo, con el advenimiento del período clásico y el desplazamiento de las antiguas deidades ctónicas desagradables por los hermosos dioses olímpicos, la cabeza de la Gorgona se convierte en el rostro de una mujer congelada en agonía, pero que se distingue por una belleza maravillosa, y el cabello ordinario podría incluso reemplazar a las serpientes tradicionales.

Todos los rasgos faciales ásperos y aterradores desaparecen. Una ilustración de la tendencia a eliminar lo terrible es la sustitución del Gorgoneion en las monedas áticas con la imagen de la diosa Atenea de perfil, que sucedió al mismo tiempo.

A continuación le dejamos algunos enlaces de su interés:


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.