En este artículo vamos a hablar sobre la genealogía de Jesús, además de cómo esta descrita en los evangelios de Mateo y de Lucas siguiendo el linaje tanto de María como de José.

genealogia-de-jesús-2
La genealogía de Jesús, nacido de María y José, según los evangelios de Mateo y Lucas.

Genealogía de Jesús

En las Sagradas Escrituras, específicamente en el Nuevo Testamento, se encuentran ubicados los evangelios de Mateo y Lucas, en donde se describe la genealogía de Jesús.

Sin embargo, en ambos se pueden observar algunas diferencias, las cuales estudiaremos más profundamente a lo largo del artículo.

En el de Mateo se inicia la línea de tiempo con Abraham, a diferencia de Lucas, que inicia la línea de tiempo en Adán. Durante el período de tiempo que va desde Abraham hasta David, ambas son iguales, y a partir de este punto evolucionan totalmente diferentes.

Se dice que esto se debe a que Mateo toma el linaje de Jesús por José, mientras que Lucas lo toma por María, aunque ambos mencionan a José e incluso discrepan en el nombre del padre de este.

Cabe destacar que, después de David y hasta José, el evangelio de Mateo habla de veintisiete generaciones, mientras que en el Lucas se enumeran cuarenta y dos, teniendo muy pocas coincidencias entre ellos.

Esto ha traído como consecuencia, que algunos críticos han considerado que ambas genealogías descritas son inventos y, no se conoce con exactitud cuál es la ascendencia de Jesús.

Genealogía de Jesús según el evangelio de Mateo

Aunque la genealogía oficial de todo el pueblo judío se mantuvo bajo resguardo hasta la destrucción de Jerusalén para los años 70 a.C, Mateo dio a conocer en su evangelio la ascendencia de Jesús basándose en la línea de los Reyes de la Casa de David.

Durante esta época, estos reyes eran conocidos como los legítimos soberanos y autoridades de Israel. Esta genealogía  se encuentra descrita al inicio del evangelio, donde se muestran todas las generaciones en Mateo 1:1-17, el cual comienza:

1 Libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham.

2 Abraham engendró a Isaac, Isaac a Jacob, y Jacob a Judá y a sus hermanos.

3 Judá engendró de Tamar a Fares y a Zara, Fares a Esrom, y Esrom a Aram.

Y así sucesivamente hasta llegar a Isaí que dio lugar al rey David y este a Salomón. El evangelio continúa hasta que llega a Jacob, quien engendro a José, siendo este el padre de Jesús. En el versículo 17 nos dice lo siguiente:

17 De manera que todas las generaciones desde Abraham hasta David son catorce; desde David hasta la deportación a Babilonia, catorce; y desde la deportación a Babilonia hasta Cristo, catorce.

Lo que nos confirma lo que se decía previamente, que desde David hasta José se tenían veintisiete generaciones. Ha habido algunas controversias alrededor del título que se le da a Jesús en este pasaje, en la versión Reina Valera de 1960, el versículo 16 dice:

16 y Jacob engendró a José, marido de María, de la cual nació Jesús, llamado el Cristo.

Lo llaman el Cristo, término que identifica la traducción griega de la palabra en hebreo Mesías, que a su vez significa ungido; por lo tanto, se le considero el «Rey Ungido».

Esto nos puede hacer entender la razón de porque Jesús es descendiente del rey David, ya que según las escrituras, era el rey esperado o ungido.

Por otra parte, Mateo lo llama el hijo de David, lo que representa el título real que tenía Jesús, pero a su vez también lo llama el hijo de Abraham, para que se cumplieran las promesas que Dios le había ofrecido a David.

Esto se evidencia en 2 Samuel 7:1-17, donde Dios le promete que luego de que él muriese, su descendía ocuparía el trono para siempre y seria establecido en el reino.

Allí Dios le dice que su reino continuará hasta la eternidad, lo que habla directamente de que en su descendencia iba a estar el hijo de Dios, eterno rey.

En cuanto a Abraham, este se encuentra en Génesis 12:3, en donde Dios le dice que serán benditas por él, todas las familias de la tierra; esta promesa posteriormente la confirma Pablo en Hechos 3:25-26.

Este texto expresa: «Que nosotros somos los hijos de los profetas y del pacto que hizo Dios con nuestros padres, cuando le dijo a Abraham, que por su simiente serian benditas todas las familias de las tierra. Enviando a su hijo para que nos bendijera».

Según Mateo, la genealogía de Jesús está distribuida de la siguiente manera, indicando a continuación el nombre que representa a cada una de las generaciones: Abraham, Isaac, Jacob, Judá y Tamar, Fares, Esrom, Aram, Aminadab, Naasón, Salmón y Rahab, Booz y Rut.

A estos últimos le siguen Obed, Isaí, Rey David, Salomón, Roboam, Abías, Asa, Josafat, Uzías, Jotam, Acaz, Ezequías, Manasés, Amón, Josías, Jeconías, Salatiel, Zorobabel, Abiud, Eliaquim, Azor, Sadoc, Aquim, Eliud, Eleazar, Matán, Jacob, José y Jesús.

Se puede notar que la genealogía de la que habla Mateo es más compleja y organizada que la de Lucas, ya que la misma está dividida en tres periodos de 14 generaciones cada uno.

Cabe destacar que, a lo largo del escrito se pueden notar varias anotaciones que enriquecen la lectura, mencionando cuatro nombres de madres. Estas fueron Tamar, Rahab, Rut y la mujer de Urías, quien era Betsabé,  de quien engendró el Rey David a Salomón.

De igual forma, menciona a los hermanos de Judá y de Jeconías,  haciendo la aclaratoria de, cuando se inicia el tiempo de la deportación de Babilonia.

Aunque se cree que, para lograr estas 42 generaciones se omitieron algunos nombres, y de esa forma lograr la simetría de los tres periodos de 14, se conoce que este número es el doble de 7.

El 7 representa la perfección y el pacto de Dios con sus hijos. Todo esto podría considerarse una razón por la que se omitieron algunos nombres en la misma.

Otro punto a resaltar es la traducción de algunos de estos nombres, a raíz de lo cual se han podido identificar con algunos personajes de la historia. Uno de ellos es el rey Asa, el cual se cree que coincide con quien se le conoció como el salmista Asaf.

Lo mismo sucede con el Rey Amón, de quien se cree que es el mismo profeta Amós. Aunque pudieran ser simples similitudes, se tiene registro histórico que indica que pudiera tratarse de la misma persona.

Si quieres leer un poco más sobre la vida del Rey David, conocer sobre su historia y legado, ingresa en este link y aprende sobre este personaje bíblico del que todos hemos escuchado en algún momento.

genealogia-de-jesus-2
Genealogía de Jesús, según el evangelio de Mateo.

Omisiones en la genealogía de Jesús según Mateo

Al analizar las genealogía escrita por Mateo, se puede notar que en primer lugar se omiten tres reyes consecutivos, estos fueron: Ocazías, Joás y Amasías. Ellos continuaban luego de Uzías.

Una suposición de por qué fueron excluidos de la lista original, es que estos tres reyes eran considerados malvados y su linaje maldito. El siguiente rey omitido es Joacim, este era el padre de Josías.

Aunque no se conoce con exactitud la razón por la que fue excluido, se dice que fue para que las generaciones posteriores al rey David abarcaran exactamente catorce generaciones.

Genealogía de Jesús según el evangelio de Lucas

En este evangelio, se presenta la genealogía de Jesús en Lucas 3: 23-38. Luego de relatar su nacimiento, presentación en el templo y niñez, llega el pasaje 3 donde habla de su bautismo y luego se comienza a mencionar toda la genealogía desde Jesús hasta Adán.

Este fragmento de la Biblia inicia resaltando la edad de Jesús para el momento, que era de treinta años, como lo vemos a continuación:

23 Jesús mismo al comenzar su ministerio era como de treinta años, hijo, según se creía, de José, hijo de Elí,

24 hijo de Matat, hijo de Leví, hijo de Melqui, hijo de Jana, hijo de José,

25 hijo de Matatías, hijo de Amós, hijo de Nahum, hijo de Esli, hijo de Nagai.

Según Lucas, la genealogía de Jesús está distribuida de la siguiente manera (mencionaremos los nombres que representan a cada una de las generaciones):

Inicia Jesús seguido por José, Elí, Matat, Leví, Melqui, Jana, José, Matatías, Amós, Nahum, Esli, Nagai, Maat, Matatías, Semei, José, Judá, Joana, Resa, Zorobabel, Salatiel, Neri, Melqui, Adi, Cosam, Elmodam, Er, Josué, Eliezer y Jorim, Matat.

Seguidamente, Leví, Simeón, Judá, José, Jonán, Eliaquim, Melea, Mainán, Matata, Natán, David, Isaí, Obed, Booz, Salmón, Naasón, Aminadab, Aram, Esrom, Fares, Judá, Jacob, Isaac, Abraham y Taré.

Los últimos de la geneología son: Nacor, Serug, Ragau, Peleg, Heber, Sala, Cainán, Arfaxad, Sem, Noé, Lamec, Matusalén, Enoc, Jared, Mahalaleel, Cainán, Enós, Set, Adán, Dios.

Vemos  entonces, que la descendencia de David se dirige por la línea de su hijo Natan, el cual es un hijo poco conocido y mencionado en el Antiguo Testamento, a diferencia de Mateo que la desarrolla por la línea del Rey Salomón.

Otro aspecto a tomar en cuenta es que notamos que menciona 77 generaciones desde Dios hasta Jesús. Este número se puede interpretar como el perdón de todos los pecados, probablemente era algo que Lucas conocía y por eso lo presenta de esa manera.

Una característica importante es lo que menciona el evangelista en el verso 23, al momento de escribir “según se creía”, lo que afirmaba el hecho de que Jesús había nacido por obra y gracia del Espíritu Santo.

Debido a ello se consideraba que su nacimiento era virginal, en el mismo verso dice “José, hijo de Elí”, traducción que no es literal del griego, ya que en esta versión la palabra hijo no existe. Elí no era el abuelo paterno de Jesús, sino materno, gracias a esto, se cree que Lucas describe la genealogía de Jesús, a través de María.

Comparación de ambas genealogías

En los extractos anteriores, se señalaron cada uno de los nombres que representaban las generaciones según cada uno de los evangelistas. A continuación hagamos un recuento para comparar ambas genealogías:

En primer lugar, Mateo comienza en Abraham y Lucas en Adán, por lo tanto hay 20 generaciones que Mateo no menciona. Luego coinciden completamente en el periodo que va desde Abraham hasta el Rey David.

Posteriormente, comienzan las divergencias en Mateo, continuando la genealogía con: Salomón, Roboam, Abías, Asa, Josafat, Uzías, Jotam, Acaz, Ezequías, Manasés, Amón, Josías, Jeconías.

Mientras que, Lucas la continua de esta forma: Natán, Matata, Mainán , Melea, Eliaquim, Jonán, José, Judá, Simeón,  Leví, Matat, Jorim, Eliezer, Josué, Er,  Elmodam, Cosam,  Adi, Melqui, Neri.

Ambas coinciden con Salatiel y Zorobabel, seguidos de otro periodo de diferencias; en Mateo continua la genealogía con: Abiud, Eliaquim, Azor, Sadoc, Aquim, Eliud, Eleazar, Matán, Jacob.

Por su parte, Lucas sigue con Resa, Joana, Judá, José, Semei, Matatías, Maat, Nagai, Esli, Nahum, Amós, Matatías, José, jana, Melqui, Leví, Matat, Elí. Y de esta forma ambas llegan a José, quien fue padre de Jesús.

Distintos teólogos y padres de la Iglesia que se han detenido a estudiar estas escrituras, sostienen la idea de que ambos relatos son ciertos y verdaderos, a pesar de sus notadas diferencias.

En uno de los escritos hechos por Juan Damasceno, el cual era un monje y sacerdote cristiano, conocido por ser un erudito en distintos campos como el derecho, la teología, la filosofía y la música, se hace referencia a Elí.

Expresa que Elí, el que se conoce como abuelo de Jesús, murió sin hijos, por lo que Jacob, quien pertenecía a la tribu de Salomón, tomo a su esposa y levantó descendencia en su nombre.

Esto se basa en lo que se conocía como la Ley del  levirato, lo que hacía que su hijo José, por naturaleza fuera hijo de Jacob, pero por ley era de Elí. Así se explicarían algunas de las divergencias generacionales que se notan en ambos relatos.

Sin embargo, varios autores cristianos han argumentado que las diferencias se deben a que José, el padre de Jesús, tenía un padre adoptivo y uno biológico.

Por ende, en cada relato se describe la genealogía, siguiendo uno la línea biológica y el otro la adoptiva, de esta forma se hace una similitud entre José y Jesús, ya que ambos tendrían un padre adoptivo.

genealogia-de-jesús-4
Comparación entre ambos evangelios.

Ascendencia materna según ambos evangelios

Según lo que se ha manifestado por años, el evangelio de Lucas sigue la genealogía de María, ya que se conocía que Elí era su padre. Esto no podía ser escrito textualmente en el libro, debido a que la antigua cultura hebrea no permitía mencionar el nombre de mujeres en tablas generacionales.

A raíz de esto,  en ese relato ingresan a su esposo como hijo de su padre, quien en realidad era su suegro.

La explicación para este argumento se tiene del Talmud, el cual es un libro que reúne las leyes judías, costumbres, historias importantes, tradiciones, etc.

En él se encuentra un relato que dice: “María, la hija de Elí”, aunque no se conoce la veracidad de estos escritos y tampoco se tiene documentación de a quien se refiere con el nombre María.

También se tienen otros escritos que argumentan que María es hija de Joaquín. Según el Antigua Testamento, Elí es el nombre abreviado de Eliakim, el cual es alternativo de Joacim, que es sinónimo de Joaquin.

Sin embargo, todo esto son suposiciones y no existe un texto que respalde esta información. Aunque se ha sostenido el hecho de que Mateo describe la genealogía basándose en el linaje de José, hay una pequeña cantidad de personas que piensan diferente.

Consideran que, a diferencia de lo que se ha creído por años, Mateo en verdad representa el linaje de María y que el evangelista muestra a dos José, uno que era el padre y otro que era el esposo. Esta teoría ha perdido fuerza con el tiempo, ya que las escrituras originales dicen lo contrario.

Mujeres en el relato de Mateo

Es importante destacar el por qué toma en cuenta el evangelista a solo cuatro mujeres, pasando por alto a grandes personajes y madres de la fe como fueron: Sara, Rebeca o Leah.

Principalmente se debe a que estas cuatro mujeres tenían algo especial, en ellas se vio como Dios se manifestó en particular y como ellas fueron las escogidas para formar parte de la genealogía de Jesús.

La primera mujer mencionada es Tamar, quien concibe a Fares luego de seducir a su suegro Judá. Rahab era una ramera que se mezcló con los espías de Josúe, ella fue la madre de Booz.

Por otro lado, Rut la Moabita, se casa de una forma inesperada con Booz, ya que a pesar de que se amaban había prioridad en un pariente más cercano. Sin embargo, se casaron concibiendo a Obed.

Otra mujer importante fue Betsabé, quien era mujer de Urías y concibió a Salomón, del adulterio con el Rey David.

He allí la importancia del por qué el evangelista toma en cuenta a estas mujeres y son las únicas mencionadas en el relato.

Si deseas seguir leyendo sobre otros relatos bíblicos como, las 10 plagas de Egipto y, conocer su perspectiva artística, haz clic aquí y recibe lo que Dios tiene preparado para ti.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here