La Gastroenteritis en Perros ¿Cómo Manejarla en Casa?

La Gastroenteritis canina es una enfermedad que podemos reconocer cuando el perro sufre de constantes vómitos y diarreas. Existe una multiplicidad de causas para este malestar que incomoda tanto física como anímicamente al perro y que en casos graves puede ser mortal. Si deseas conocer más acerca de la Gastroenteritis en Perros, sus síntomas y tratamientos, te invitamos a continuar la lectura de este artículo.

Gastroenteritis en perros

¿Qué es la Gastroenteritis en Perros?

Se llama gastroenteritis a aquella inflamación del estómago y de los intestinos que usualmente produce vómitos, dolores abdominales y diarreas, siendo un malestar que padecen numerosos animales entre los que se cuentan los humanos y  los perros. Pese a que lo habitual es que dicha condición solo se mantenga por unos pocos días, el que la sufre se siente acompañado en ese lapso de una molesta sensación de la cual desea salir lo más pronto. ¿Qué se puede hacer para ayudar a nuestro perro a superar tal indisposición?

La gastroenteritis canina es un motivo habitual de visitas al profesional veterinario, y es provocada cuando la mucosa gastrointestinal se inflama o se infecta lo que imposibilita una apropiada digestión y asimilación de los alimentos. La presencia de vómitos y diarreas en el perro apuntan a la existencia de una gastroenteritis, la cual puede originarse a partir de variadas etiologías como parásitos, virus intestinales como la parvovirosis, inadecuados hábitos alimentarios o tumores, por ejemplo.

Pero igualmente puede provenir de enfermedades caninas no originadas en el conducto gastrointestinal, sino en órganos como el páncreas, los riñones, o el hígado. Los perros usualmente manifiestan vómitos, diarrea e inapetencia. La fiebre, depresión, y la deshidratación surgen en etapas más avanzadas. La diarrea puede ser de naturaleza crónica, cuando es permanente y ha durado más de tres o cuatro semanas, o aguda, cuando dura poco y usualmente es autolimitante.

Estas últimas requieren de pocas pruebas de diagnóstico, siendo de mayor interés un tratamiento sintomático, que puede variar de acuerdo a los síntomas que evidencie nuestra mascota. El diagnóstico podría complicarse, particularmente al ser diarreas crónicas, y existirá la necesidad de realizar pruebas adicionales para precisar su origen. Para el caso de las gastroenteritis crónicas el experto requerirá de repasar el historial clínico del perro, poniendo énfasis en el calendario de vacunas y de desparasitaciones, un pormenorizado examen físico, y una variedad de pruebas.

Reconocer la etiología es de gran relevancia para establecer si la gastroenteritis se origina por un problema gastrointestinal primario, o es provocada de modo secundario por un trastorno extraintestinal, como por ejemplo el hipotiroidismo, ya que el tratamiento podría variar mucho.  Para los casos leves y agudos, con un control dietético y con el uso de fármacos es más que suficiente. Toda prevención debe pasar por una apropiada desparasitación y vacunación anual, en conjunto a unos apropiados hábitos alimentarios.

Gastroenteritis en perros

Causas

La gastroenteritis canina podría ser producto de diversas causas, conocerlas nos será de ayuda para evitar todo el cuadro de molestias al perro. A continuación presentaremos las razones más usuales por las que el can presenta vómitos y diarrea:

Mala Alimentación

Los desaciertos dietéticos como la ingesta de comida casera o de alimentos de dudosa calidad, y canes que se alimentan de cosas de la calle o de la basura, pueden padecer cuadros gastroentéricos de naturaleza aguda con frecuencia. Los cambios repentinos en lo que come igualmente pueden ocasionar trastornos gastrointestinales.

Agentes Infecciosos

Hay toda una serie de organismos infecciosos como virus, bacterias intestinales, o parásitos internos que atacan a los perros y que les afectan de diversas formas:

  • Como parte de ellos sobresalen el coronavirus canino y la parvovirosis canina. El parvovirus se manifiesta con un cuadro de diarrea sanguinolenta de gran agudeza. Los Doberman, Pincher, Rottweiler, Pitbull y Labradores tienen mayor predisposición a la infección que otras razas. Se requiere la hospitalización del perro, y con un apropiado tratamiento de soporte es probable su restablecimiento.
  • Bacterias como la Salmonella spp, que se consiguen en alimentos en mala condición (particularmente aves y huevos), o el crecimiento excesivo de Clostridium spp, ocasionan igualmente gastroenteritis que podrían ser severas o graves.
  • Los parásitos de los intestinos como Trichuris spp, Toxocara spp, Acylostoma spp, Dypilidium caninum, Coccidios, o Giardia spp, son agentes que propician la diarrea, y adicionalmente modifican las defensas y favorecen la invasión de bacterias y virus intestinales. Cuán grave sea el proceso y su pronóstico va a depender de la edad del animal y su situación de salud, así como del temprano diagnóstico del elemento parasitario.

Gastroenteritis en perros

Infecciones Fúngicas

Esta clase de infección es producida por hongos que se encuentran en el medio ambiente, lo cual puede que les afecte únicamente a nivel cutáneo y en casos más graves ocasionar  enfermedades sistémicas severas. Las siguientes son las más importantes infecciones fúngicas que puede experimentar un perro:

  • Blastomicosis: La cual es muy frecuente en animales que transcurren la mayor parte de su tiempo al aire libre y residen en las cercanías de fuentes de agua, como lagos, ríos, etc.
  • Coccidioidomicosis: Una infección que puede ser bastante letal y que es típica de los climas secos, se disemina mediante esporas que se introducen al organismo para enfermar a la mascota.
  • Criptococosis: El hongo que la provoca es muy similar a la levadura, presente en las heces de las palomas.

Síndrome de Malabsorción Intestinal

Este malestar es provocado por una inflamación del conducto digestivo sin causa conocida, o idiopático. Se requiere efectuar biopsia intestinal para precisar qué clases de células se encuentran implicadas, y distinguirlo de un linfoma intestinal, ya que sus síntomas se asemejan: el animal puede perder peso sin mostrar inapetencia, con cuadro diarreico.

Alteraciones Mecánicas Gastrointestinales

Esta serie de  trastornos tienen lugar a menudo con vómitos permanentes e intenso dolor abdominal, con presencia o no de diarrea, como la oclusión intestinal, provocada regularmente por cuerpos extraños o quistes, el retorcimiento dilatación gástrica, en la que tiene lugar una acumulación gaseosa en el estómago que facilita la rotación sobre su eje, ocasionando una torsión que impide el vaciado gástrico, y la invaginación del intestino, donde una parte del intestino se introduce en sí mismo, lo que produce síntomas de obstrucción. Las tres condiciones son urgentes y se requiere de cirugía para resolverlas.

Gastroenteritis en perros

Neoplasias Gástricas o Intestinales

Son aquellos tumores que pueden desarrollarse a lo largo de todo el tracto digestivo. Se requiere de biopsia para precisar la naturaleza de las células implícitas para determinar una terapia y pronóstico. Son comunes los adenocarcinomas intestinales, que se presentan con vómitos y pérdida de peso, y los leiomiosarcomas, que aquejan particularmente a canes de edad avanzada y ocurren con hemorragia intestinal, anemia y oclusión.

Causas Extraintestinales

El inventario de móviles extraintestinales de gastroenteritis es extenso, y entre ellos podemos destacar: padecimientos del páncreas, como la deficiencia pancreática o la pancreatitis crónica, enfermedad renal y hepática, trastornos endocrinos como el hipotiroidismo, y enfermedades cardiacas y neurológicas.

Estrés Prolongado

En condiciones normales, el estrés contribuye a que el perro permanezca en estado de alerta, pero cuando se prolonga puede ocasionar una serie de conductas y complicaciones nada deseadas. Uno de los efectos es la deposición más a menudo de lo normal, en compañía de vómitos y diarreas, todo lo cual debilita y compromete la salud del amigo leal.

Contacto con Perros Enfermos

Cuando el perro infectado entra en contacto con sus semejantes, esta enfermedad es contagiada, así que si tu mascota ya está enferma debes mantenerla distante de otras mascotas y si son varias en casa, las condiciones higiénicas de los comederos, bebederos, juguetes y lugares donde se sitúan tienen que ser debidamente cuidadas.

Consumo de Plantas Tóxicas

El consumo de plantas tóxicas produce cuadros intestinales sumamente graves en los perros, como vómitos, diarreas que si no se atienden de forma temprana producen la muerte. Algunas de tales plantas son el aloe, la flor de flamenco, azalea, crotón, bulbos de plantas ornamentales y dracena, y demás.

¿Cuáles son los Síntomas?

Los perros pueden padecer gastroenteritis en cualquier etapa de su existencia, pero se encuentran en mayor riesgo los cachorros, los de edad avanzada y aquellos cuyos sistema inmunes se encuentran debilitados por alguna enfermedad. Los síntomas más frecuentes son:

  • Diarrea Blanda o líquida: Ocurre cuando se presentan deposiciones sumamente blandas e inclusive liquidas que salen sin que el animal las pueda controlar, dejando, en ciertos casos, la región adyacente al ano sucia e irritada de las numerosas ocasiones que ha defecado.
  • Pérdida de apetito: El can se muestra desganado cuando come e inclusive al beber líquidos. Éste es un síntoma con el que hay que ser cuidadosos, ya que puede deshidratarse y su restablecimiento es bastante difícil.
  • Sed: En razón de las persistentes deposiciones el animal se deshidrata lo que le provoca mucha sed, pero al tomar el agua de inmediato siente ganas de vomitar.
  • Apatía: No muestra interés en efectuar sus actividades normales de cada día como caminar, juguetear, ladrar, etc.
  • Calambres Abdominales: Se podrá notar que el can emite chillidos y quejidos provocados por el dolor e incomodidades en la zona abdominal, a lo que se agregan movimientos inusitados en su vientre.
  • Fiebre: Si lo percibes aletargado, que nada le anima y con las mucosas resecas, probablemente presente un cuadro febril, por lo que debes averiguar cuál es su temperatura corporal.
  • Deshidratación: Ésta se detecta por una sequedad irregular de las mucosas y porque su piel no vuelve con facilidad a su condición normal luego de ser estirada.
  • Náuseas con o sin vómito: Tan pronto como come o bebe algo, realiza movimientos con los cuales se fuerza a vomitar aunque en ocasiones no lo logre.
  • Malestar general: El perro se muestra decaído, apático, sin ánimos, no deseará comer o beber nada, no va a querer que le toquen particularmente si es en el área abdominal.
  • Sangre en heces o vómitos: Uno de los signos más preocupantes es la existencia de sangre en las deposiciones y vómitos, ya que ello puede señalar la presencia de una gastroenteritis hemorrágica, la cual se debe atender de forma urgente.
  • Gastroenteritis hemorrágica: Ésta se reconoce por la existencia de sangre en heces o vómitos. Es de suma gravedad ya que puede provocarle la muerte al can si no se reconoce o se trata de forma temprana. Por ello, hay que llevarlo a consulta veterinaria lo más pronto posible para que lo evalúen y le prescriban el tratamiento más apropiado para que vida vuelva a ser normal lo más prontamente posible.

Diagnóstico de la Gastroenteritis Canina

Cuando vamos con nuestro can al veterinario con un cuadro gastroentérico, luego de su evaluación física general, el especialista podrá requerir efectuar alguna examen diagnóstico que le posibilite conocer la causa precisa del proceso que produce vómitos y diarrea en el can. Entre ellos se encuentran:

  • El análisis de los excrementos o coprológico, para averiguar la existencia de huevos de parásitos intestinales.
  • La bioquímica de la sangre, que le permitirá valorar si el hígado, el riñón y el páncreas operan de forma correcta, y el hemograma, para determinar la existencia de anemia o infección.
  • La ecografía, que posibilita explorar el vientre y reconocer la forma y el tamaño de cada órgano tratando de identificar alteraciones.
  • La endoscopia y colonoscopia digestivas, que posibilitan observar la mucosa gastrointestinal in situ y lograr muestras para su biopsia.
  • Para los casos de la torsión gástrica y de presencia de cuerpos extraños, es de gran utilidad la radiografía abdominal.

¿Cuál es su Duración?

Las gastroenteritis que no son de naturaleza grave (esto es, que no vienen acompañadas de sangre) usualmente duran  alrededor de 2 a 3 días. Debemos saber que son contagiosas, por lo que hay que utilizar guantes de goma a la hora de recoger sus deposiciones y asear sus objetos particulares. Para servir de ayuda y para que se encuentre mejor el perro, se sugiere el empleo de productos enzimáticos para la limpieza de los pisos, ya que la lejía o el amoníaco les producen más ganas de orinar así como pueden ocasionarles mareos.

¿Cuál es el Tratamiento?

Para que nuestros files amigos puedan restablecerse lo más pronto posible, hay que conducirlos al veterinario apenas reconozcamos los síntomas, ya que pueden requerir de terapia farmacológica para calmar la sensación de dolor o los deseos de vomitar. Más adelante, toda vez que ya nos encontremos en casa, es posible que el profesional nos aconseje retirarles la comida por 24 horas. De esta forma, su estómago podrá tomar un descanso y reponerse poco a poco.

Es importante asegurarnos de que cuentan con agua limpia y fresca en todo momento; y no solamente eso, sino que adicionalmente tenemos que estimularles a beber. Desde el día siguiente, les suministraremos una dieta blanda compuesta de arroz hervido y pollo (deshuesado) hasta que reconozcamos que ya se sientan mejor y que de nuevo defecan con normalidad.

Remedios Caseros

A lo que hemos mencionado hasta ahora, podemos agregar una serie de remedios caseros que pueden servir de ayuda en su tratamiento de recuperación. Podemos proporcionarles lo siguientes remedios:

  • Probióticos mientras está en ayuno: De este modo su flora intestinal logrará equilibrarse. Empero ¿por qué probióticos? Estos constan de cepas de bacterias las cuales interactúan con la flora intestinal y contribuyen a su equilibrio y reposición con rapidez y seguridad. Lo apropiado es adquirir probióticos indicados para canes y podrás notar como les ayuda a reducir los síntomas, al tanto que la flora intestinal repone sus defensas naturales.
  • Infusión de manzanilla: Les podemos proporcionar modestas cantidades para que pueda aliviar el dolor. Ésta se le debe suministrar en poca cantidad para que el animal pueda aceptarla y soportarla. Actúa minimizando la inflamación de las paredes intestinales que es lo que provoca el malestar del animal.
  • Ajo: El ajo dosificado en la cantidad correcta puede contribuir al restablecimiento de la gastroenteritis. Lo correcto es consultar previamente al especialista, antes de picar un diente de ajo para agregarlo a la comida diaria del perro. El ajo se recomienda por sus propiedades antibacterianas, las cuales favorecen el combate del aparato digestivo en contra de la infección.
  • Calabaza: Además de su elevado contenido de fibra, es perfecta para facilitar el tránsito intestinal. En numerosas ocasiones es indicada en casos de diarreas y se le puede dar en combinación con arroz y algo de pollo cocido. No obstante, existen casos en los que los caninos son sumamente sensibles, por lo que debes aguardar a que no padezca de diarrea o vómitos para incorporarla en su dieta.

Otras sugerencias que pueden ser de gran ayuda en el tratamiento de la gastroenteritis, y que en gran medida puedes aplicar en casa son:

  • Pasadas 36 horas sin que mejoren los síntomas, llévalo con urgencia al veterinario.
  • Si se añaden síntomas como letargo, fiebre, movimientos débiles y erráticos, va a necesitar de pronta asistencia veterinaria.
  • Luego del ayuno, el pase a la dieta tradicional del perro debe ocurrir solo a posteriori de la dieta blanda que haya recetado el veterinario.
  • No emplees en el perro aquellas terapias diseñadas para humanos. Sus reacciones, fisiología y resultados no son los mismos.
  • Usa únicamente medicamentos recomendados para el tratamiento de afecciones en el intestino, y de raíz homeopática.

¿Qué se le Puede Dar a un Perro con Gastritis?

Nuestro leal amigo canino igualmente pueden padecer de gastritis y las molestias pueden ser sumamente irritantes para él. Como parte de las causas de tal hinchazón de la pared intestinal encontramos una alimentación inapropiada, consumo de medicamentos, químicos o sustancias toxicas. Mientras evalúas llevarlo con el veterinario, es recomendable:

  • Que no esté libre a su antojo si tiene la costumbre de alimentarse con o lamer cosas que puedan producir un empeoramiento de los síntomas.
  • Si manifiesta diarrea o vómitos, debe hacérsele ayunar por al menos 12 horas para que su estómago se pueda recuperar. A lo largo de este proceso siempre debe disponer de agua fresca y limpia para tomar, inclusive debe procurarse que beba aunque sea un poco ya que si no, puede sobrevenir una deshidratación.
  • Luego del ayuno, es hora de comenzar la dieta con arroz cocido con pollo deshuesado y algo de plátano.
  • El veterinario puede igualmente recetarle alguna croqueta especial con escasa grasa, para que al ingerirla no le produzca daño.
  • Todos los días se le puede suministrar una cucharada menuda de yogurt natural previo a las comidas.
  • Las raciones de alimentos de cada día hay que dividirlas en porciones, para que se alimente en muchas más ocasiones.
  • Proporciónele para tomar una infusión de manzanilla, ya que le será de ayuda para la desinflamación del estómago.

¿Qué Hacer si el Perro no Quiere Comer?

De llegar a surgir los síntomas de forma reciente, puedes permitir que ayune antes de darle una dieta blanda y procurar que tome agua a lo largo de las horas de ayuno. Los alimentos hay que dárselo en porciones menudas para que el estómago las vaya admitiendo sin inconvenientes. Lo que no debes permitir es dejar que pasen más de dos días sin que coma y con los malestares aún reinantes, para lo cual lo más apropiado es conducirlo de urgencia al especialista para diagnóstico y tratamiento.

¿La Gastroenteritis se Contagia a otros Animales?

De acuerdo a lo que ha provocado la gastroenteritis, ésta se puede contagiar a otros canes a animales, pero no a los seres humanos. Por ejemplo, cuando ésta es producida por el consumo de alimentos en descomposición o basura, existe poca probabilidad de que pueda transmitirse de un perro a otro. Al ser ocasionada por bacterias o virus, así como hongos o inclusive parásitos, el contagio de la enfermedad de un animal a otro es sumamente factible.

¿Se Contagia de Perros a Humanos?

De forma concluyente, la gastroenteritis, sin que importe que su origen sea de naturaleza vírico, bacteriano, fúngico entre otros, no se puede contagiar a los humanos. Es obvio que al ser diagnosticado el perro con gastroenteritis e inclusive si solo lo supones a partir de los síntomas, debes tomar las precauciones apropiadas en el destino de sus deposiciones así como en la utilización de sus utensilios como bebedero y comedero, al igual que con sus juguetes.

Lo que más se recomienda es la utilización de guantes como los que se usan en la cocina, o para limpiar la casa, particularmente para manipular sus utensilios con el único fin de impedir que las bacterias o lo que sea que ha provocado la enfermedad no pueda contaminar otras cosas. Estas medidas igualmente se toman, cuando cuentas con varios canes o mascotas que comparten el mismo espacio, ya que puede suceder contagio entre animales y en especial entre canes. Para ello, con estas resoluciones y el aislamiento preventivo del perro enfermo, bastaría.

Muerte por Gastroenteritis Hemorrágica

La aparición de sangre en los excrementos y vomito del perro es un señal de alarma, y si agregado a ello las heces son fétidas, el animal puede estar padeciendo de una gastroenteritis hemorrágica. Si no recibe tratamiento antes de 24 horas puede sobrevenirle la muerte por shock hipovolémico y colapso. Por este motivo es imperioso que ante la presencia de tales síntomas tan particulares lo conduzcas a la consulta veterinaria, ya que de tratarse a tiempo, el pronóstico es bastante benigno.

La terapia consta en la aplicación de fluidos isotónicos lo más pronto posible para contrarrestar el shock hipovolémico. Éste tratamiento se le suministra en las primeras 24 horas y de  acuerdo a la gravedad de la situación. Todo ello va acompañado de un ayuno absoluto de sólidos y líquidos.

También te pueden interesar estos artículos:


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.