Garrapatas en perros: síntomas, cómo eliminarlas y más

Las garrapatas en perros pueden llegar a representar un grave problema de salud, no sólo para tu mascota. Si no las controlas de inmediato puede convertirse en una infestación de toda la casa y en una amenaza para toda la familia. Pero en este post te diremos cómo debes actuar en este caso.

garrapatas en perros

Tipos de garrapatas en perros

Las garrapatas son uno de los parásitos más frecuentes y perjudiciales para las mascotas. Aparte de provocar una fastidiosa comezón y ocasionar infección e irritación de la piel, estas alimañas son portadoras de varias enfermedades que pueden contagiar a nuestro perro a mediante de su picadura. Para impedir que esto suceda y puedas detectarlas a tiempo, se hace necesario conocer algunos detalles de estos perniciosos parásitos.

Lo primero a saber, es que tal como los ácaros que provocan la sarna tanto en perros como en gatos, estas molestas criaturas son arácnidos que colonizan la piel de los animales -y hasta de las personas- para atiborrarse de su sangre.

Con esta primera apreciación se aclara la errada idea de la mayoría de los propietarios de mascotas, que piensan que se trata de algún tipo de insecto. Ya una vez aclarado qué Tipos de animales son, ahora hay que decir que existen varias especies de estas molestas criaturas, a las que también se les conoce de manera general como ectoparásitos. Esto es por vivir sobre la piel del huésped y no dentro de él.

De tal suerte que para distinguir a cada una de las variaciones de estas alimañas, han sido divididas por los expertos en dos numerosas familias. La primera de ellas son las ‘duras’ (Ixodidae) y la otra las ‘blandas’ (Argasidae). Veamos más detalles de esos dos tipos de garrapatas en perros:

Garrapatas duras

En lo que respecta a las primeras, los géneros más usuales que se alojan en los caninos son:

  • Amblyomma
  • Dermacentor,
  • Haemaphysalis
  • Hyalomma
  • Ixodes
  • Rhipicehpahlus

De estos, el último género es el más extendido, ya que se puede encontrar en casi todas las regiones del planeta.

Para distinguir a una garrapata dura, hay que fijarse en la parte dorsal del parásito. Allí se observará claramente una suerte escudo o cubierta dura. En el caso de los machos, la cubierta abarca toda la parte dorsal de su cuerpo. Pero en las hembras, la especie de escudo únicamente cubre la zona más cercana a la cabeza.

garrapatas en perros

Garrapatas blandas

Ahora, en el caso de las garrapatas blandas, la más frecuente es conocida como Otobius megnini. Esta por lo general se instala en las orejas de los animales. Se distingue de las anteriores, entre otras cosas, porque no tienen la cubierta dura en el dorso. En esta variedad se hace imposible saber cuál es la hembra o el macho a simple vista.

Ciclos de la garrapata

También es importante saber que todas las especies de estos bichos cumplen los mismos ciclos evolutivos en el transcurso de su vida, luego de emerger del huevo. Estos ciclos son:

  1. Larva: Al eclosionar los huevecillos de una garrapata, emergen entre tres mil y cuatro mil larvas de este parásito en busca de una criatura que le permita alimentarse. Puede ser perro, gato, humano y muchos otros huéspedes, que le suministren sangre. Ya saciada su hambre, se despega de su huésped para transformarse en ninfa.
  2. Ninfa: Una vez convertida en ninfa, vuelve por otro huésped para alimentarse. Pero cuando nuevamente se ha alimentado, repite el proceso de cuando era larva. Así que se despega del animal para llegar, de ser preferible, al jardín y allí poder alcanzar su estado adulto.
  3. Adulta: Ya como garrapata adulta, una vez más busca un huésped que le alimente. Cumplido la meta, esta garrapata se alimentará de sangre hasta multiplicar su volumen cuatro veces. Así eleva hasta cien veces de peso. Entonces hallará la oportunidad para aparearse y poder continuar con su ciclo de vida una vez llegue nuevamente el suelo.
  4. Etapa de reproducción: Una vez en la vegetación, la alimaña depositará entre tres mil y cuatro mil huevecillos, para volver a repetirse el ciclo.

Siempre comen

Podemos agregar que en la fase adulta, la única diferencia entre ambos grupos es que las Argasidae (blandas), tienen la capacidad de pasar por distintos eventos de ninfas antes de alcanzar la etapa adulta.

Nunca debe olvidarse que en todos sus ciclos, la garrapata requiere de sangre para su alimentación. De tal manera que capaz hospedarse en perros desde el mismo momento de su salida del huevecillo.

Por lo general, tanto larvas como ninfas suelen instalarse en la parte dorsal del perro. Pero las adultas, en cambio se inclinan por las partes del cuerpo donde es más delgada la piel. Una decisión que les facilita una mejor alimentación. Entre esos sitios destacan el cuello, las orejas y las áreas interdistales.

garrapatas en perros

La picadura de la garrapata en perros

Para lograr conocer la forma en pican las garrapatas en perros y en qué se basa su dieta, lo primero que se debe saber es dónde suelen habitar estos molestos y peligrosos parásitos. Aunque también importa entender cómo llegan a alojarse en la piel de nuestras mascotas. Con todo esto claro, podremos identificar una picadura de garrapata en perros y con ello sabremos evitar este mal.

Es así que se hace pertinente saber que el nivel de actividad del parásito lo decreta la temperatura. De tal suerte que se debe considerar la estación del año en la que estemos, como elemento determinante en los ciclos de vida de esta minúscula y perniciosa criatura.

Por esta razón suele identificarse como los periodos de más actividad, los que se ubican desde el principio de la primavera hasta el final del otoño. Mientras que en el invierno, casi todas las especies de garrapatas prefieren hibernar. Únicamente muy pocas son capaces de permanecer activas en el transcurso de todo el año.

Estos parásitos no tienen la capacidad de volar ni saltar, de tal forma que cuando no se hallan sobre el cuerpo huésped, están en el piso. No obstante, son resistentes y la mayoría de ellas logra sobrevivir en ambientes naturales, de forma especial en zonas rurales como campo o bosques. Inclusive se sabe que aguardan en jardines y parques próximos a las áreas urbanas.

De esta manera se les facilita subir a las garrapatas en los perros, cuanto ellos caminan por esos sitios. Los animalejos se pegan a sus patas y suben por ellas hasta ubicar el sitio que mejor les parezca para comenzar a chupar la sangre de la desventurada mascota.

garrapatas en perros

Alimentación de la garrapata

Sobre este tema debemos indicar que las garrapatas duras (Ixodidae), gustan de alimentarse en dos tandas. En la primera demora una semana y suelen aumentar hasta diez veces su peso. En cambio la segunda tanda les lleva entre 12 y 24 horas. No obstante, en esta última y más veloz fase de nutrición, el bicho glotón puede llegar a aumentar 50 veces su peso.

En cambio, las Argasidae o las blandas, como se les conoce, únicamente se alimentan una vez. Para esto succionan la cantidad de sangre necesaria pata aumentar su peso hasta cuatro veces. De esta manera entendemos que las garrapatas duras suelen demorar más tiempo en un mismo huésped que las blandas.

Síntomas de garrapatas en perros

Tal como indicamos previamente, las garrapatas en perros cuando son adultas sienten preferencia por las zonas de piel es más delgada. De esta forma pueden proveerse de sangre de manera más expedita. Estos sitios predilectos suelen el cuello, orejas, áreas interdiscales, inglés y la zona cercaba al ano.

Aunque también se inclinan por otras regiones del cuerpo a las que el canino no puede alcanzar para rascarse. Así que estos puntos serán los primeros que se deberán examinar si se sospecha que el animal es víctima de una infestación de garrapatas. Ten en cuenta que una vez instalado el animalejo, comenzará a penetrar la piel para poder alimentarse. Allí se presenta el primer síntoma o evidencia de la presencia de las garrapatas: una hemorragia que será fácil de identificar.

Pero lo más sorprendente es que lo peor no es que este bicho extraiga la sangre de tu mascota. Resulta que mientras chupa, este maligno parásito mete su saliva en el organismo de la víctima, lo que genera terribles consecuencias.

Esto es porque la saliva de estos pequeños invasores está integrada por toxinas. Adicionalmente esta baba posee facultades sedantes, anticoagulantes y hasta antiinflamatorias que afectan y minimizan el funcionamiento del aparato inmunológico, en este caso del canino. Es así como la picaduras de la garrapatas en perros pueden provocar intoxicación y hasta parálisis.

garrapatas en perros

El síntoma de la picazón

Pero además de los síntomas ya mencionados, existe otro más evidente que permite advertir la presencia de las garrapatas en perros. Este otro síntoma es la comezón en el cuerpo de la pobre criatura infestada.

Así que fácilmente observaremos al can rascarse sin descanso y de manera desesperada. Lo hará tanto con sus pesuñas como con los dientes en un intento de matar o expulsar al parásito. Ahora, si el pobre anima resulta alérgico a la picadura de garrapata, entonces adicionales los síntomas ya descritos seguramente mostrará inflamación en las zonas más atacadas.

Aunque también se pueden llegar a presentar enrojecimiento ocular y dificultades respiratorias. Esto indicaría que estamos en presencia de un grave caso de infestación que debe ser tratado de manera urgente.

Ahora que ya puedes determinar cuándo tu mascota está invadida por garrapatas, es tiempo de examinar todo su cuerpo. Tal revisión será más precisa si has observado que el animal se rasca más de lo normal. O has si has notado alguna parte de si cuerpo inflamada como resultado de la picadura.

Enfermedades que contagian las garrapatas a los perros

Pero por supuesto que los síntomas no es lo más grave, sino lo que éstos anuncian. De tal manera que debemos saber que a la par de provocar los episodios anteriores, las garrapatas en los perros, mediante su ponzoñosa saliva, pueden contagiar a la desafortunada mascota numerosas enfermedades. Veamos cuáles son las afecciones más comunes que inoculan las garrapatas en los perros:

Borreliosis canina o enfermedad de Lyme

Esta es una de las afecciones más comunes transmitidas por garrapatas a los perros. No obstante, únicamente genera síntomas en un 10% de los canes contagiados, mientras el restante 90% son asintomáticos.

Pero entre ese 10% más desafortunado, los síntomas más comunes suelen ser: depresión, malestar, inapetencia y cojera constante. Lo más delicado es que si se llega a complicar, esta enfermedad puede dañar órganos vitales como riñones y corazón, o incluso el sistema nervioso.

Sin embargo, aún puede causar más daño. Sucede que la bacteria que ocasiona la enfermedad (Borrelia Burgdorferi) se traslada al torrente sanguíneo de los caninos. Una vez allí puede trasladarse a distintas partes del cuerpo, generando a su paso como ya hemos dicho daños en diferentes órganos, pero también en las articulaciones.

En los canes, la señal más común de este mal es una cojera súbita que luego se hace recurrente. Esto se debe a la inflamación de las articulaciones. Esta cojera puede durar solamente unos días o prolongarse durante meses. Resulta que con frecuencia la dificultad para andar desaparece, pero se repite días o semanas más tarde, bien sea en la misma extremidad o en otras.

Las articulaciones afectadas por la hinchazón presentan dolor al tacto y por lo general el pobre animal camina con evidente dificultad, con la espalda arqueada. Otra señal es que los ganglios próximos al punto de la picadura de la garrapata suelen inflamarse. A continuación, más síntomas de la enfermedad:

  • Fiebre
  • Debilidad
  • Depresión
  • Letargia
  • Pérdida de apetito
  • Pérdida de peso
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Aumento de orina
  • Sed
  • Acumulación de fluidos
  • Dificultad para respirar

Anaplasmosis canina

Esta afección la ocasionan bacterias del género anaplasma. Estas infectan a los canes por intermedio de las garrapatas. Pero contrario a los ectoparásitos como su socia la garrapata, las anaplasmas son intracelulares. Esto significa que deben vivir en el interior de las células, por lo que en su caso invaden las células de la sangre. Se conocen dos tipos de anaplasma que pueden ocasionar la enfermedad en los caninos:

  • Anaplasma phagocytophilum: Produce la anaplasmosis canina o anaplasmosis granulocítica canina.
  • Anaplasma platys: Esta ocasiona la anaplasmosis trombocítica o trombocitopenia cíclica infecciosa.

Los síntomas de anaplasmosis en perros más frecuentes son:

  • Disminución de valores de plaquetas
  • Aumento de la temperatura
  • Depresión
  • Dolor de articulaciones
  • Perdida de apetito

No obstante, en algunos casos los perros pueden sufrir la enfermedad sin presentar síntomas.

Babesiosis

La babesiosis se trata de una afección producida por los parásitos babesia, que como en los casos anteriores también transmiten las garrapatas en los perros. Puede ser un mal muy común en los caninos, no obstante, hasta la fecha no se ha presentado en los gatos mascotas de los EE. UU.

Se sabe que como los perros transcurren buena parte del día en el exterior, a veces en zonas con mucha vegetación, están más expuestos a ser infectados. En un riesgo que aumenta en los meses de invierno. Usualmente los síntomas de este mal son leves. Pero esto realmente va a depender de la especie del parásito y de la capacidad del sistema inmunológico del canino para combatir la afección.

Tales síntomas pueden ser los siguientes:

  • Falta de energía
  • Inapetencia
  • Fiebre
  • Encías y lengua pálida
  • Orina de color roja o amarilla
  • Heces descoloridas
  • Pérdida de peso
  • Ganglios linfáticos inflamados
  • Aumento del volumen del bazo
  • Ictericia

Hepatozoonosis

Esta es una patología del tipo parasitario que casi siempre transmite la garrapata Rhipicehpahlus. La enfermedad produce inmunodepresión en el perro, lo que conlleva a la aparición de otras afecciones.

Los daños se originan luego de que el parásito se reproduce en los intestinos del huésped. Luego se expande por vía linfática o por la sangre hasta el bazo, además de ganglios linfáticos, la médula ósea, pulmones, músculos e hígado, sitios donde prosigue su desarrollo. Sus síntomas son anemia, poliuria, hipertermia, además dificultad motora.

Parálisis

Esta es otra de las tantas condiciones de salud ocasionadas por las toxinas que contiene la saliva de la garrapata. Generalmente se manifiesta transcurridos dos o tres días de la picadura del parásito. Comienza con cansancio y desgano de la mascota, para culminar con una parálisis completa de no tratarse de manera oportuna.

Si consideras que tu peludo amigo puede estar padeciendo cualquiera de estas afecciones, lo mejor llevarlo pronto al médico.

¿Cómo eliminar garrapatas en perros?

Vistos los problemas de salud que pueden ocasionar en nuestros canes, es bueno saber Cómo eliminar las garrapatas. Pero si te preguntas qué debes emplear para tal fin, pues debes saber que existen muchos los productos para eliminar las garrapatas en los perros, bien sean cachorros o adultos.

No obstante, lo más apropiado es que sea el veterinario quien decida cuál de estos productos es el más indicado, en función del nivel de la afectación y la edad del canino. Ahora veremos algunos de los productos más empleados para eliminar garrapatas en perros:

Pipetas

Estos son de uso tópico y se colocan en la parte dorsal o cruz del perro, con la finalidad de impedir que éste lama el compuesto. Ayudan a prevenir infestaciones tanto de garrapatas como de pulgas, aunque igualmente sirven para eliminarlas del cuerpo del animal si ya están presentes.

Se pueden comprar pipetas según el tiempo que se mantiene su efecto en el cuerpo de las mascotas. Las hay capaces de durar uno, tres o seis meses. Pero se hace importante cerciorase que no contengan elementos químicos. Si buscas una buena pipeta para tu can, hay muchas buenas opciones de pipetas hechas con productos 100% naturales.

Comprimidos

Estos son ingeribles y se pueden hallar con doble efecto. Lo que quiere decir que son capaces de combatir por igual parásitos internos y ectoparásitos.

El efecto de estas capsulas puede durar un mes, aunque igualmente se consiguen algunos capaces de resistir hasta tres meses. No obstante, es bueno saber que los comprimidos elaborados para durar tres meses, resultan más agresivos que los otros. De tal manera que se aconseja que sea el veterinario quien decida cuál se debe aplicar.

Collares

Estos elementos resultan más eficaces para prevenir que como cura, en caso de infestación de garrapatas en perros. Como en el caso anterior, al ser compuestos que se ponen en contacto directo con la piel del perro, se aconseja verificar que el collar esté hecho con sustancias naturales. Pero como antes, también se pueden hallar collares libres de pesticidas y otros químicos para repeler cualquier forma de insectos y parásitos como las garrapatas en los perros.

Lo mejor es que al ser de origen natural, estos elementos pueden ser usados en cachorros con más de tres meses. Pero además resultan perfectos para las mascotas más jóvenes.

Jarabes

Estos igualmente se ingieren y los hay para luchar contra un vasto espectro de parásitos, bien sean éstos externos o internos. Las dosis varían según la edad y el peso del animal.

Espray

Otro de uso tópico. Se usa sobre todo el cuerpo del perro, teniendo cuidado que no caiga en ojos y boca. Este espray cumple doble función: previene y combate pulgas y garrapatas en los perros. En el caso de infestaciones graves de garrapatas en perros, de manera general se puede optar por el empleo de productos tópicos como éste, debido a su rápida acción.

No obstante, siempre sirve recordar que debe ser el médico de la mascota quien decida cuál es el producto indicado. Pero además que sea el mismo quien lo aplique en los episodios más graves.

¿Hay medicamentos para eliminar garrapatas en perros?

No existen medicamentos para expulsar garrapatas en perros. Cuando de modo popular hablamos de pastillas para eliminar garrapatas en perros, en realidad nos referimos a los comprimidos ya mencionados.

No obstante es posible que el médico de la mascota opte por administrar determinado fármaco. Esto es si el canino se ve afectado por algún cuadro alérgico, producto de la picadura de garrapatas o por los síntomas de alguna de de las afecciones que estos parásitos contagian.

Para ser más precisos, es bueno aclarar que la palabra ‘medicamento’ la solemos confundir con ‘repelente’, que sería la más correcta para emplear en estos casos.

¿Cómo quitar garrapatas en perros?

Aparte de los productos señalados, si la mascota lo que presenta es una sola garrapata, o si la invasión del parásito es leve, aún existe la alternativa de retirar a los pocos invasores de forma manual. Recuerda que antes de picar, el animalejo se pasea por el cuerpo del canino buscando el mejor sitio para prenderse. De tal suerte que lo mejor, antes de que pique, es emplear un peine para pulgas y pasarlo varias veces por todo su cuerpo.

Con tal implemento se pueden atrapar tanto a las ninfas como a las garrapatas adultas –aunque no las larvas-. Esto permite eliminarlas al momento para impedir que piquen a nuestro peludo amigo, o incluso a nosotros mismos. Pero si por el contrario el perro ya muestra señales de picaduras, la forma más expedita de identificarla es la manual.

Así que tendrás que llenarte de paciencia y observa bien las zonas donde tu mascota se rasca de manera reiterada. Luego ponlo en una posición cómoda y comienza a esculcar con tus dedos la piel. Pero esto debe hacerse a contrapelo, en busca de cada garrapata. Recuerda que estas tienen forma ovalada o redondeada, mientras que pueden medir entre 30 mm y 1,5 cm. Otra cosa que no debes olvidar, es que de acuerdo del tipo de garrapata estas pueden tener la piel dura o blanda.

Por último, si encuentras una o quizás tres de estas molestas criaturas chupa sangre, puedes retirarlas manualmente. En cambio, si el caso es una cantidad superior, lo recomendable es usar productos recetados por el veterinario.

Procedimiento manual

Cuando hayas ubicado la garrapata en el perro, deberás emplear unas pinzas para asir con precisión. Lo ideal es sujetarla lo más cerca que se pueda de la boca y jalar con suavidad, pero cuidando que siempre sea hacia arriba.

No lo hagas de forma brusca y tampoco la gires, ya que sólo lograrás quitar un trozo de la alimaña, dejando enganchada a tu mascota la otra parte. Esto lo que puede es ocasionar una infección aún mayor. Luego de quitar la garrapata del perro, es bueno desinfectar el área donde estivo enganchada. Pero si lo estimas necesario, puedes ir con el especialista para que éste determine si el parásito ha contagiado alguna enfermedad a nuestro peludo amigo.

Tratamientos caseros para las garrapatas en perros

Hay muchos productos de origen natural que resultan bastante efectivos para eliminar las garrapatas en perros. Lo mejor es que muchos de estos tratamientos pueden ser usados en cachorros. Así que si acabas de adoptar a un cachorrito de la calle y has observado en su cuerpo estos parásitos, estos consejos te servirán.

Un preparado de manzanilla resulta de los mejores tratamientos a aplicar. Esto debe hacerse por todo el cuerpo de nuestra mascota. El olor que expele no lo pueden soportar las garrapatas, por lo que se batirán en retirada del animal casi de forma inmediata.

Otro producto casero contra las garrapatas en perros es el vinagre, pudiendo este ser blanco o de manzana. Ten en cuenta que es el mismo Vinagre para las pulgas que quizás ya has usado. Pero veamos cómo aplicarlo: Puedes combinar con el champú y bañar al can con dicha mezcla.

También se puede mezclar con agua en partes iguales. Luego se aplica el producto en el cuerpo del perro, empleando un paño humedecido con el mismo.

¿Cómo prevenir las garrapatas en perros?

Mejor que los tratamientos siempre será prevenir las garrapatas en los perros. Para esto las opciones son varias y casi todas las hemos mencionado, como los collares, las pipetas y los buenos tratamientos hogareños. Pero aparte existe otra que no debemos dejar de lado.

Lo más importante es prestar atención a los sitios a donde solemos ir con nuestro can, sobre todo en tiempos de mayor actividad de estos parásitos. Así que debemos evitar las zonas que se presenten para las infestaciones de los mismos. Recuerda que suelen ser sitios con vegetación.

Por último, debemos tener en cuenta, que las garrapatas no respetan ni Razas de perros grandes ni pequeñas, tampoco sexo ni edad, pues atacan de manera indiscriminada. Así que siempre hay que estar pendiente de nuestras mascotas para evitar que sean víctimas de estos ponzoñosos parásitos.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.