Jugadoras del Atlético de Madrid femenino/ LA GRADONA ATLETI
Jugadoras del Atlético de Madrid femenino/ LA GRADONA ATLETI

El fútbol femenino continúa su ascenso imparable, y su repercusión en los medios (y, en consecuencia, en nuestra sociedad) es cada vez mayor. Recientemente, el veterano y polémico periodista José María García manifestó en el programa Grupo Risa de la Cadena Cope que “el fútbol femenino es una mentira” y que si habían conseguido el récord de asistencia en el Wanda Metropolitano había sido simplemente porque las entradas eran regaladas:

“Metieron 70.000 espectadores en el Wanda. Sí, 70.000 invitaciones. Y al domingo siguiente, 1.200. Esa es la realidad”.

Estas declaraciones armaron un gran revuelo y contrastan directamente con el aroma triunfal que se desprende de cada una de las noticias que rodean al fútbol femenino. Las jugadoras de la Liga Iberdrola, aupadas por este auge y alentadas por las redes sociales y los medios de comunicación, en aras de equipararse a sus compañeros masculinos en cuanto a sus condiciones laborales, han ido recientemente a la huelga.

Un Atleti-Barça «histórico»

Como dijo García, el pasado 17 de marzo el fútbol femenino estableció su mayor hito en España. El partido de la Liga Iberdrola que enfrentó al Atlético de Madrid y al F.C. Barcelona y que acabó 0-2, fue capaz de congregar en el estadio Wanda Metropolitano de Madrid a un total de 60.739 espectadores. Esta cifra supone más del doble de lo que promedia la Liga Santander de fútbol masculino, que además cuenta con jugadores de la talla de Messi o Sergio Ramos, de enorme trascendencia mundial.

El Wanda Metropolitano es un estadio capaz de albergar 68.456 espectadores, por lo que, a pesar de no alcanzar el lleno absoluto (apenas se quedaron sin cubrir 7.717 asientos) el aspecto que presentaban las gradas era el de un estadio abarrotado. La Liga Santander de fútbol masculino promedia 28.693 espectadores por partido (menos de la mitad de los que vieron en directo el partido del Wanda), contando en su competición con estadios como el de la S.D. Eibar, con capacidad para 7.083 espectadores; el del C.D. Leganés, en el que entran 12.450; o el del D. Alavés, con un aforo de 19.840. 

El Atlético de Madrid, uno de los clubes que más han apoyado al fútbol femenino desde el principio, quiso contribuir de manera activa a la consecución de este récord. En este sentido, y aprovechando que cuenta con más de 125.000 socios (es el segundo club que más socios tiene en España, solo por detrás del F.C. Barcelona y por delante incluso del Real Madrid), puso a disposición de cada uno de ellos una entrada totalmente gratuita, independientemente de que fueran socios abonados o no. Esta medida fue acogida con gran entusiasmo por parte de los socios, aunque no fue suficiente como para conseguir llenar el feudo colchonero.

Pero el respaldo y la promoción del Atlético de Madrid al fútbol femenino no quedó ahí, sino que, además, para el público general, el precio de las entradas fue de 5 euros, lo cual contribuyó enormemente a la consecución del récord de asistencia. Por tanto, a pesar de lo que manifestó José María García, no todas las entradas se distribuyeron de manera gratuita. En contraste, el precio medio de las entradas en la liga española de fútbol masculino es de 70 euros, las segundas más caras del mundo, solo por detrás de la Premier League de Inglaterra, que supera los 74, según GoEuro. A pesar de estas cifras, los partidos de fútbol masculino son seguidos cada domingo, en cada estadio, por una media de 28.693 personas

 

Menos de mil espectadores por partido

Las entradas gratuitas para los socios del Atlético de Madrid y las entradas a precio reducido para el público general fueron el caldo de cultivo idóneo para lograr este gran registro. Sin embargo, la media de espectadores del fútbol femenino en la Liga Iberdrola más allá de las grandes citas como la del Wanda Metropolitano u otras que han tenido lugar recientemente en San Mamés, apenas alcanza el millar por partido, tal y como ha publicado Mundo Deportivo. En concreto la sección de fútbol femenino del Atlético de Madrid, que vende las entradas a 5 euros, congrega cada domingo a una media de 650 aficionados y no 1.200 como sostenía José María García.

Pero hay más, porque, según publicó el diario Marca, el total de aficionados que acuden a los estadios de la liga femenina de fútbol cada fin de semana es de 5.700, mientras que en la liga masculina de fútbol esta cifra alcanza los 286.930. De estos datos podemos deducir la media de aficionados en cada partido de la Liga Iberdrola, que se queda en 712 (28.693 en el caso masculino). 

Audiencias de televisión

El récord de asistencia del Wanda fue recogido, no solo por todos los medios deportivos, sino también por todos los medios generalistas, que cada vez ofrecen un altavoz más grande al fútbol femenino sin tener en cuenta los registros de asistencia a los partidos ni los datos de audiencia en televisión. El citado partido fue emitido en abierto y de forma también gratuita por Gol fuera del horario de máxima audiencia (prime time) y, según datos de la propia cadena, obtuvo un 4,27% de share y una media de 330.000 espectadores. Se llegó a alcanzar incluso la cifra de 413.000 espectadores en el pico más alto y el 5,5 % de cuota de pantalla. A estos datos habría que añadir los espectadores que en algún momento sintonizaron el partido a través de la plataforma de pago de Movistar+, que también emitió el partido.

Vemos que estos datos de audiencia no están tan lejos de los que promedia un partido normal de fútbol masculino. El partido de la Liga Santander que enfrentó al Granada y a la Real Sociedad el pasado 3 de noviembre y que fue emitido en prime time por la plataforma de pago Movistar+ alcanzó los 320.000 espectadores y se quedó en un 1,8% de cuota de pantalla. Por su parte, el Granada-Betis del 27 de octubre y que sí fue emitido en abierto por Gol fuera de prime time obtuvo unos datos de audiencia de 612.000 espectadores y un 5,5% de share.

Por tanto, como decíamos al inicio de este texto, el fútbol femenino en España es ya una realidad y su ascenso es imparable. No obstante, aún quedan muchos pasos que dar.

En el último Mundial de fútbol femenino disputado en Francia, España fue eliminada en octavos de final por Estados Unidos. Como sostienen por unanimidad todos los medios de comunicación, la selección de Jorge Vilda realizó un magnífico papel al ganar solo uno de los cuatro partidos disputados (ante Sudáfrica), empatando otro y perdiendo dos de ellos. El torneo fue emitido en abierto y de forma totalmente gratuita por Gol. Con el partido de octavos de final ante Estados Unidos, que es considerada la principal potencia de este deporte, la cadena temática de Mediapro obtuvo el récord de audiencia de la temporada con 1.320.000 espectadores y un 12,8% de share, situándose además como líder de las cadenas temáticas durante la jornada. En contraste con el fútbol masculino, observamos que el último partido amistoso de España ante Bosnia Herzegovina el 18 de noviembre de 2018, sin trascendencia real a nivel competitivo, obtuvo una cuota de pantalla de 16,8% y un total de 3.193.000 espectadores.

 

Fotografía: La Gradona Atleti