Amor, benignidad, serenidad, bondad, alegría y humildad, son algunos de los Frutos del Espíritu Santo, que deben destacar en el comportamiento cristiano.

frutos-del-Espíritu-Santo 2

Frutos del Espíritu Santo

El Espíritu Santo es la Tercera Persona de la Trinidad a través de la cual Dios actúa. La Tercera Persona de Dios revela la voluntad de Dios, nos da poder, nos guía. Para contextualizar el tema de los frutos del Espíritu Santo debemos definir qué es un fruto.

El fruto es la pulpa comestible que rodea a una semilla. En el contexto bíblico, los israelita sabían que la reproducción de los árboles debido a la siembra de las semillas según su especie formaba parte del plan de Dios (Génesis 1:12; 29). En otras palabras, el fruto es el resultado final al sembrar una semilla.

Ahora bien, nos interesa saber qué son los frutos del Espíritu Santo. Por los frutos del Espíritu Santo entendemos el resultado de la obra de la Tercera Persona en la vida de los cristianos. Estos frutos son consecuencias de sembrar la semilla de la Palabra de Dios. Para que dé frutos debemos regarla y cultivarla.

Entonces, cuando un cristiano tiene comunión con la Palabra de Dios y está guiado por la Tercera Persona de Dios, desarrolla cualidades o virtudes que nos distinguen como cristianos. Cada una de estas cualidades son los frutos del Espíritu Santo descritos en el Libro de Gálatas. Este libro bíblico es una de las joyas que tenemos los cristianos. Te invitamos a profundizar en su contenido en el siguiente enlace titulado Gálatas

frutos-del-Espíritu-Santo 3

Gálatas 5:22-23

22 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 23 mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.

A continuación descubriremos cuáles son los 12 frutos del Espíritu Santo. y responderá la interrogante sobre ¿Cómo saber si tienes al Espíritu Santo?

Las obras de la carne y los frutos del Espíritu

Todo cristiano verdadero que está lleno de la Tercera Persona de Dios debe ser guiado por el Espíritu de Dios. Así nos los dejó saber el Señor:

Juan 16:12-13

12 Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar.

13 Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.

Para poder ser guiador por la Tercera Persona de Dios, lo primero que debe hacer un cristiano es llenarse del conocimiento y sabiduría de la Palabra de Dios. Luego de que le fue sembrada la semilla con el mensaje del Evangelio y aceptar al Señor como su Señor y Salvador, debe cuidar y cultivar esa semilla.

Esto significa que el cristiano diariamente debe leer la Palabra de Dios, orar, caminar con Dios. Jesús mismo, se levantaba de madrugada para tener tiempo con Dios a solas (Marcos 1:35)

Esta comunión llena de conocimiento y sabiduría al cristiano. Un creyente que está lleno de la Palabra de Dios, será guiado por el Espíritu Santo.

En otras palabras, el verdadero cristiano debe estar lleno, al tope de la Palabra de Dios. Memorizar versículos de la Biblia. Es así como el Espíritu Santo te puede guiar. De esta forma, Él te orienta en el camino que debes seguir. Cuando te desvías Él te corrige tu andar.

frutos-del-Espíritu-Santo 4

Efesios 1:16-19

16 no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones, 17 para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, 18 alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, 19 y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza

En este versículo podemos apreciar a un Pablo clamando por una Iglesia llena del conocimiento y de la sabiduría de Dios. La sabiduría es poner en práctica el conocimiento. El conocimiento solo envanece (1 Corintios 8:1). Debemos ser sabios.

Ahora, si un cristiano no tiene conocimiento de la Palabra de Dios difícilmente el Espíritu Santo puede guiarlo (Colosenses 1:9)

Por ejemplo, si un cristiano discute con un hermano, El Espíritu Santo de Dios nos recordará el mandamiento del Señor que nos amemos unos a otros. Otro ejemplo, si se nos presenta la oportunidad de un negocio donde ganaremos mucho dinero, pero es ilícito la Tercera Persona de Dios nos revelará que ni los ladrones, ni fornicarios, adultero entrarán al Reino de Dios.

Ningún cristiano puede aludir que no puede escudriñar la Palabra, ni memorizar porque se le dificulta. La Biblia nos dice que tenemos la mente de Cristo, que todo lo podemos en Él. Así que bajo ninguna circunstancia el cristiano puede aferrarse en que nunca ha estudiado o que no tiene capacidades para ello (Filipenses 4:13; Romanos 8:28; 8:14).

1 Corintios 2:16

16 Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.

 Santiago 1:5

Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.

Esta comunión con la Palabra de Dios y la oración empiezan a disipar las tinieblas y comenzamos a desarrollar las cualidades, los frutos que producen están comunión. El resultado final de esta vida. No obstante, este conocimiento, según nos advierte Pablo produce una lucha entre los deseos de la carne y el espíritu (Gálatas 5:16-26).

Gálatas 5:16-18

16 Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne.

17 Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis.

18 Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley.

Producto de esta lucha, el cristiano guiado por el Espíritu Santo tiene como frutos los siguientes.

Caridad

Es uno de los doce frutos del Espíritu Santo Biblia menciona. La caridad se define como el impulso o el estímulo que tenemos de ayudar de manera desinteresada al prójimo. Algunos definen la caridad como filantropía, altruismo, generosidad. Como cristianos sabemos que este es uno de los mandamientos que nos dejó Dios que debemos cumplir (1 Corintios 13:4-8).

El amor que como cristianos debemos sentir es completamente desinteresado, es un cariño que todo lo entiende y que busca ayudar, abrigar, aconsejar, acompañar de la mejor manera al prójimo. Dios nos llama a que amemos a los otros como nos amamos a nosotros mismos.

Mateo 22: 37-40

37 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.

38 Este es el primero y grande mandamiento.

39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

40 De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.

Gozo

Hay una diferencia entre el gozo y alegría. La alegría es temporal. El gozo es un sentimiento profundo de felicidad a pesar de las circunstancias. Por ejemplo, un cristiano puede estar atravesando un momento muy difícil, pero siente el gozo de que Dios no lo abandona (1 Tesalonicenses 1:6).

Un ejemplo de esta afirmación, es el hecho de que a los discípulos los humillaron en el Sanedrín por seguir a Jesús y sin embargo, el simple hecho de haber sido fieles a Jesús los llenaba de gozo:

Hechos 5:41

41 Y ellos salieron de la presencia del concilio, gozosos de haber sido tenidos por dignos de padecer afrenta por causa del Nombre.

El Señor cuando nos pide que lo alabemos es porque Él sabe que nuestros espíritus están atribulados por todas las cosas que tenemos a nuestro alrededor. Cuando nos ponemos en presencia de Dios nuestros problemas disminuyen porque Él en su amor infinito para nosotros asume esas cargas.

Mateo 13:44

44 Además, el reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halla, y lo esconde de nuevo; y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo.

Paz

La paz interior, la paz espiritual y mental que buscamos es una sensación de tranquilidad, de felicidad, de bienestar, de descanso que nos llena de un profundo descanso.

Abandonamos los miedos, las preocupaciones, dejamos atrás los sufrimientos porque estamos descansados. En este sentido, las perturbaciones del mundo, la economía, la política, los disturbios, la crisis social, dejan de tener el poder de arrebatarnos la paz interior.

Cuando vivimos en la presencia del Señor Jesucristo podemos ver como nuestra vida se va transformando. Uno de los frutos la Tercera Persona de Dios que más es sobrevalorados tenemos es la paz. Creemos que la paz es algo que podemos palpar pero la paz espiritual es algo que solo podemos tener con Dios en nuestras vidas.

Cuando nos referimos a la paz interior nos referimos al descanso que Dios nos otorga. Es la sensación que nos regala Jesús por fe en Él. Jesús nos promete que aquellos que nos hayamos reconciliado con Él encontraremos una paz que sobrepasa todo lo que nuestra mente no se puede imaginar.

La sabia dirección del Espíritu Santo en todo lo que hagamos nos debe dar paz. Todo aquello que hagamos que no nos de paz, no es de Dios. Porque los frutos la Tercera Persona de Dios es gozo y paz (Filipenses 4:7).

Romanos 8:6

Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz.

Juan 14: 26-27

26 Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.

27 La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.

Juan 20: 21-23

21 Entonces Jesús les dijo otra vez: Paz a vosotros. Como me envió el Padre, así también yo os envío.

22 Y habiendo dicho esto, sopló, y les dijo: Recibid el Espíritu Santo.

23 A quienes remitiereis los pecados, les son remitidos; y a quienes se los retuviereis, les son retenidos.

Paciencia

Es una de las virtudes la Tercera Persona de Dios más palpables entre los cristianos. En la Biblia, la paciencia es la perseverancia hacia el logro de una meta. Esto significa que la paciencia es un vocablo que supone acción, no una espera pasiva y tolerante.

La paciencia es la perseverancia frente a las pruebas y las adversidades que la vida nos presenta. También podemos entender a la paciencia como la expectativa frente por la espera del cumplimiento de una promesa (Colosenses 1:11; Santiago 1:3-4; Salmos 37:7; Santiago 5:7-8; Lamentaciones 3:25).

Romanos 15:4-5

Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza.

Pero el Dios de la paciencia y de la consolación os dé entre vosotros un mismo sentir según Cristo Jesús,

2 Tesalonicense 3:4-5

Y tenemos confianza respecto a vosotros en el Señor, en que hacéis y haréis lo que os hemos mandado.

Y el Señor encamine vuestros corazones al amor de Dios, y a la paciencia de Cristo.

Benignidad

La palabra benigno proviene del latín benegnus compuesto por los vocablos bene que significa “bueno” y genus que indica «nacido”, por lo tanto este término significa que es algo concebido o creado para el bien.

El vocablo benignidad es un adjetivo que describe a personas, cosas o elementos intangibles como la mansedumbre.

La benignidad o como también es conocida popularmente como amabilidad es uno de los frutos del Espíritu Santo que se van desarrollando en nuestra vida como cristianos. La amabilidad es uno de las virtudes que más relacionada está relacionada con la conducta de cada uno de los cristianos.

Bondad

El término referido a la bondad es la cualidad de ser bueno. Se identifica con las virtudes de las buenas personas. Es también la tendencia natural de hacer el bien al prójimo.

Este vocablo es un adjetivo que se atribuye a una persona llena de bondad, de genio apacible. Una persona bondadosa tiene la cualidad natural de hacer el bien y promover todo lo bueno para todas aquellas personas que están alrededor de ella. Tener bondad es ser  amable, benevolente e intenta ayudar a otros.

Éxodo 33: 18-19

18 El entonces dijo: Te ruego que me muestres tu gloria.

19 Y le respondió: Yo haré pasar todo mi bien delante de tu rostro, y proclamaré el nombre de Jehová delante de ti; y tendré misericordia del que tendré misericordia, y seré clemente para con el que seré clemente.

2 Crónicas 6: 40-41

40 Ahora, pues, oh Dios mío, te ruego que estén abiertos tus ojos y atentos tus oídos a la oración en este lugar.

41 Oh Jehová Dios, levántate ahora para habitar en tu reposo, tú y el arca de tu poder; oh Jehová Dios, sean vestidos de salvación tus sacerdotes, y tus santos se regocijen en tu bondad.

Fe

La fe es la confianza, creencia o asentimiento de una persona en referencia a algo o alguien. Se manifiesta por encima de la necesidad de tener evidencias físicas o tangibles que demuestren la verdad de aquello en lo que se cree. La palabra proviene del latín fides, que significa ‘lealtad’, ‘fidelidad’.

Es una de las características que debe tener un cristiano, ya que nosotros vivimos por Fe. La Fe se define como la seguridad que se tiene en que hay algo superior a nosotros. Nosotros tenemos la Fe de que somos creaciones de Dios y que mando a su Hijo para que nos salve de la muerte eterna. Ahora bien, sin esta cualidad difícilmente podemos tener comunión con Dios. En este sentido, te invitamos a leer el siguiente enlace titulado Sin fe es imposible agradar a Dios

Hebreos 11:1

Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

Romanos 1:17

17 Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá.

Romanos 10:17

17 Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.

Mansedumbre

Por mansedumbre podemos entender la condición de manso. Este término se refiere a la benignidad, suavidad o docilidad en el trato o el carácter del cristiano. La palabra, como tal, proviene del latín «mansuetūdo» y/o  «mansuetudĭnis» que implica que la persona tenga autocontrol y humildad.

Por otro lado, requiere o exige del cristiano la disciplina y obediencia de la Palabra de Dios. Como cristianos debemos ser gentiles, afables y llenos de amor. Nuestro corazón no debe estar expuesto ni al odio ni al rencor ya que esto nos aparta de la presencia del Señor.

Eclesiastés 10:4

Si el espíritu del príncipe se exaltare contra ti, no dejes tu lugar; porque la mansedumbre hará cesar grandes ofensas.

Efesios 4:1-3

4  Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados,

con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor,

solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz;

Longanimidad

Esté termino se define como la relación que tiene la constancia, la perseverancia y la paciencia en momentos difíciles. En otras palabras, tiene que ver con la fortaleza que tiene el cristiano en situaciones adversas.

Este término proviene del latín «longanimĭtas», «longanimitātis», que a su vez se compone del latín «longus», que significa ‘largo’, y «ánimus», que traduce «alma»; podríamos traducirlo como «largo sufrimiento».

Como cristianos entendemos que vamos a tener momentos de mucha dificultad, pero también sabemos, entendemos y apreciamos que nuestro Señor Jesucristo está en cada momento de nuestra vida para protegernos y levantarnos el ánimo, porque Dios es fiel.

El cristiano que muestra longanimidad, es aquel que es capaz de soportar pacientemente y constantemente los sufrimientos y dificultades sin flaquear en su ánimo.

Un cristiano con esta cualidad es capaz de soportar un trabajo aunque no le guste, mientras consigue otro donde se halle más a gusto. Longanimidad tiene quien, tenga relaciones sanas y saludables con las personas que le rodean aunque no comparta su manera de vivir. Esto no significa que haga lo que los otros hagan, es soportar estas relaciones.

2 Corintios 6: 6-9

en pureza, en ciencia, en longanimidad, en bondad, en el Espíritu Santo, en amor sincero,

en palabra de verdad, en poder de Dios, con armas de justicia a diestra y a siniestra;

por honra y por deshonra, por mala fama y por buena fama; como engañadores, pero veraces;

como desconocidos, pero bien conocidos; como moribundos, mas he aquí vivimos; como castigados, mas no muertos;

Modestia

Cuando hablamos de modestia en términos cristianos nos referimos a que somos humildes y que en nuestros corazones no existe la vanidad. Somos personas que podemos entender que no somos perfectos y que siempre se puede aprender mientras las personas que son mundanas creen que son perfectos y desarrollan aspectos de soberbia y engreimiento en sus vidas.

1 Timoteo 2:9

Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos,

Amor

El amor puede definirse como la entrega intencional, altruista, benevolente, leal hacia otra persona. Este concepto está íntimamente relacionado con la Palabra de Dios.

El término proviene del vocablo hebreo «jesed» referido al pacto de amor hecho por Dios, el cual recuerda y cumple. El Señor nos insta a amarnos a que en nuestro corazón no entre rencor ni odio. Esto como seres humanos es muy complicado porque siempre nos enfocamos en los defectos y errores de los demás pero si vivimos con Cristo amar es algo que se nos va a dar naturalmente.

Proverbios 3:12-14

12 Porque Jehová al que ama castiga,
Como el padre al hijo a quien quiere.

13 Bienaventurado el hombre que halla la sabiduría,
Y que obtiene la inteligencia;

14 Porque su ganancia es mejor que la ganancia de la plata,
Y sus frutos más que el oro fino.

Templanza

La templanza es otros de los frutos del Espíritu Santo que se puede definir como la fortaleza que se tiene para evitar los deseos carnales y mantener la honestidad en su corazón y su mente.

En otras palabras, el término templanza es una cualidad humana que puede ejemplificarse con el hablar del cristiano. Es decir, un creyente con templanza al momento de hablar lo hace de forma cautelosa y justa. Se caracteriza por su sobriedad, moderación o continencia para evitar daños, dificultades e inconvenientes.

La templanza es una cualidad que ayuda al sujeto a someter y controlar los impulsos , las pasiones y vicios frente a las tentaciones, los deseos, placeres o instintos. La templanza requiere buen juicio, precaución, discernimiento, prudencia,  y sabiduría. Estos resultados nos obligan ofrecerle el siguiente artículo a las mujeres cristianas quienes tienen virtudes y cualidades que las distinguen de las demás Mujer virtuosa

Hechos 26:24-26

24 Diciendo él estas cosas en su defensa, Festo a gran voz dijo: Estás loco, Pablo; las muchas letras te vuelven loco.

25 Mas él dijo: No estoy loco, excelentísimo Festo, sino que hablo palabras de verdad y de cordura.

26 Pues el rey sabe estas cosas, delante de quien también hablo con toda confianza. Porque no pienso que ignora nada de esto; pues no se ha hecho esto en algún rincón.

Lo referido hasta aquí nos indica que un cristiano lleno del Espíritu Santo

  • Está lleno de conocimiento y sabiduría.
  • Son guiados por la Tercera Persona de la Trinidad.
  • Toma decisiones sabias y en conformidad con la Palabra de Dios
  • Puede comprender la Palabra y entiende que es adoptado por Dios como Hijo.

En el siguiente material audiovisual podrás apreciar algunas definiciones sobre los términos desarrollados en este artículo.

Dones 

Los dones son las capacidades que Dios otorga a través del Espíritu Santo para el servicio a Dios. Por dones, la Palabra de Dios también se refiere a operaciones y manifestaciones de la Tercera Persona de la Trinidad.

De acuerdo a la Biblia estos términos se refieren a lo que Dios le da a los creyentes para realizar la obra en el ministerio de la Iglesia. Por lo tanto, los dones y los frutos no son lo mismo ( 1 Pedro 4:10; Efesios 4:8; 1 Corintios 12:1; Romanos 12:6; 1 Corintios 12:4, 9, 28, 30, 31; Corintios 12:6; 12:5-7)

Una vez establecida la diferencia entre ambos términos, nos gustaría saber cuáles son los dones dados por la Tercera Persona de Dios que utilizas en la Iglesia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here