Las Flores Japonesas más Bonitas con su Significado

En la tradición oriental y muy particularmente la seguida por los japoneses, la naturaleza y todo lo que le rodea es de notable admiración y respeto. Es así como llegan a engalanar las flores japonesas, que desde tiempos remotos han participado en la historia, cada una con su elegancia y significado.

Flores japonesas

Flores japonesas

En la formación, costumbres y sociedad japonesa, es de práctica común desde la antigüedad, las ceremonias y festividades, así como también expresar sentimientos y agradecimientos. Teniendo entonces la relevancia del “hanakotoba” o “lenguaje de las flores”, lo cual les proporciona la facilidad de transmitir lo grandioso que llevan dentro de sí, haciendo uso de pocas palabras. Siendo este comportamiento, parte esencial de la personalidad que les acompaña.

Con la también ayuda de las cuatro estaciones, es que surge la creencia que entregan al mundo los antiguos japoneses, hasta la actualidad. Donde la misma radica, en que cada flor posee su idioma secreto, en el que de manera silenciosa expresan sentimientos. Heredando el mundo entero, por medio de su cultura, desde hace siglos, la práctica de obsequiar las hermosas flores japonesas. En la que estas, inclusive llegaron a tener la encomienda de portar diversos mensajes ocultos.

Dentro de la Flora, es que se da el nacimiento del hanakotoba y esta a su vez emerge de la mano de los budistas. Quienes poseen la virtud de proporcionarle concentración, consideración, dedicación y deferencia a las situaciones o cosas más diminutas. Porque todas y cada una merece el mismo nivel de importancia, indistinto de la grandeza que posean. Siendo así, como igualmente se concibe en Japón el “ikebana”.

¿Qué es el ikebana para las flores japonesas?

El vocablo “ikebana”, posee la connotación o concepto de “Flor viviente” y en tal sentido, conforma la expresión utilizada en el marco de las flores japonesas. En el que su poderosa significancia se refiere al “arte” de realizar “arreglos florales”. Donde no solo posee el objetivo de obsequiar un presente a los dioses, sino también es una manera de desarrollar y culturar, la vida, el espíritu, la esencia, el entendimiento y por ende la inteligencia.

La forma en que se ejecuta este expresivo y representativo arte, es en silencio, tomando la relajación previa y la meditación como un enlace directo. Donde cada rama, semilla, flor, fruto, enredadera, hierba, hoja y hasta el envase, cuenco o contenedor, con su textura, dimensión y forma, tiene su jerarquía a respetar. No dejando a un lado, la importancia de los colores de las flores asiáticas, sino también el perteneciente al envase que sirve de base.

En la que, la prevaleciente norma a respetar, es que las flores deben estar dirigidas hacia arriba, es decir, hacia el cielo. Se tiene por demás, que el ikebana tiene su manifestación en Japón, con el arribo del “Budismo”, teniéndose que inicialmente, los arreglos con las flores japonesas, poseen el uso de honrar a través de la ofrenda floral al altar de Buda.

Siendo la manera simbólica en que los japoneses transmiten su querer, idolatría o veneración y respeto. No solo al Buda, sino también a todos sus queridos que no les acompañan físicamente. Por lo que de este modo también les rinden homenaje o tributo a ellos.

¿Cómo llega a lo que es hoy día?

Este arte, ejecutado con las flores japonesas, posteriormente consigue su completo desarrollo y evolución por medio de un sacerdote budista. Quien afirma que dichos arreglos florales, deben representar el universo en su totalidad. En el que deben reproducirse de manera armónica y equilibrada, tomando al cielo “Shin”, al hombre “Soe” y a la tierra “Hikae”. En este mismo orden de arriba hacia abajo en el arreglo a realizar.

Flores japonesas ikebana

Destacadas flores japonesas

Entre las representativas o destacadas flores japonesas se tiene a las siguientes:

Kiku, símbolo de las flores japonesas                                                                                                                                                 

El kiku o crisantemo, es una planta que vive más de dos años, lo que la hace catalogarse como perenne. Es originaria de Asia y Europa. Teniéndose además registros que indican que su presencia parte de ser importada o introducida a través de China, hace cientos de años.

Pertenece al género “Chrysanthemum” y forma parte de los símbolos de Japón. Su florescencia se lleva a cabo en la estación de otoño. Durante su desarrollo y crecimiento puede lograr el metro y medio de altura. La planta posee un tallo erecto y sus flores son de diversas tonalidades, observándose blancas, amarillas, rosas, rojas, violetas y naranjas.

Es una flor que representa a la familia imperial y normalmente es utilizada para embellecer los lugares en torno a festejos, conmemoraciones u homenajes. Simboliza la longevidad, siendo una de las flores japonesas que se obsequia en los cumpleaños como anhelo de larga vida. Por otra parte, le es atribuido el “secreto y custodio de la vida eterna”.

Respecto a su significado, la toman como la más bondadosa y noble, donde a la tonalidad amarilla se le adjudica la lealtad, a la blanca pureza, respeto y luto. Mientras que, a la roja, el gran amor.

Flores japonesas kiku

Kinmokusei

El “Osmanthus de flor naranja” o kinmokusei, es una integrante de la especie “Ommanthus fragrans”. Que se caracteriza por ser un arbusto que desarrolla hojas vivas durante los doce meses del año, de ahí su término de “perennifolio”. Logrando una altura que oscila entre los 3 y 12 metros. Su floración se lleva a cabo en la estación de verano, siendo además muy aromática y peculiar.

Es originaria del continente asiático, a partir del Himalaya hasta China, junto al Sur de Japón. Adicionalmente, se dice que es de las flores chinas, porque la misma llega a Japón desde esta nación, en el transcurso del período Edo. A este período, también se le conoce como “Tokugawa” y comprende la división de la historia de Japón, desde el lapso del 24-03-1603, hasta el 03-05-1868.

La kinmokusei, forma parte de las flores japonesas, que se utiliza para aludir, rememorar e invocar el amor, al igual que el aprecio, cariño, la lealtad y la esperanza. Por lo que simboliza honradez, respeto, confianza y compromiso. Siendo totalmente adjudicada para expresar que una persona es de noble comportamiento y sentimiento.

Su florescencia es de tamaño pequeño y tonalidad anaranjada, donde los pétalos poseen un característico grosor, que no puede pasar inadvertido.

Asagao ni

La Asagao ni, también identificada con los nombres de “Glorias de la mañana” o “Campanilla azul”, posee el nombre científico de “Ipomoea nil”. Llega a Japón por medio de la dinastía Heian (794 – 1185), último período clásico a la que se le adjudica la historia japonesa. Donde el emperador las tenía como sus preferidas para embellecer los jardines del palacio.

Su florescencia se lleva a cabo con el rocío del verano, dándose a lugar en las primeras horas de la mañana, emanando un agradable aroma, para luego poco a poco perder vida en el transcurrir del día. Teniéndose, que cuando llega la noche, esta integrante de las flores japonesas se ha marchitado totalmente.

De lo que se entiende, que su ciclo de vida es sumamente corto y por eso, le han atribuido un significado de “corto amor”, “amor breve” o “vínculo de amor”. Es tomada como una de las Plantas trepadoras, debido a que puede lograr hasta una altura de un metro, siempre y cuando consiga el medio donde sujetarse. Entre las tonalidades de sus flores, se encuentran el azul, violeta, rosa, blanca y roja.

Se halla presente en innumerables obras de arte de Japón y es gracias al relevante significado que le han asignado, el cual es sumamente reflexivo. En el que, lo principal es la mención de lo corta que es la vida, donde la lozanía de la temprana edad, igualmente es de diminuta duración. No obstante, sigue siendo idéntica de hermosa y de relevante en cada acción y respuesta.

El significado que especialmente le adjudican a las de color azul y violeta, es el hecho de que la vida debe ser vivida a plenitud, en cada instante, en cada detalle y experiencia, porque hasta la belleza es fugaz.

Sakura, la tradicional de las flores japonesas

El sakura o “Flor de cerezo”, es una de las flores de Japón, a la que se le atribuye ser tradicional y típica, lo que significa, que es la flor nacional de esta nación asiática que, desde tiempos remotos, se encuentra ubicada para ser apreciada, respetada y disfrutada en inmensidad de representaciones y arreglos decorativos. Se caracteriza por ser un árbol caducifolio, lo que significa, que todo su follaje se cae en su época más crítica, hasta que finalmente vuelven a desarrollarse. Además, pertenece al género “Prunus”.

Teniendo como importante y primordial festividad, el Ohanami, que representa el inicio de la estación de primavera. En la que los japoneses, tienen la alegría de esperar este día para reunirse en los campos de cerezos. Con el objetivo de deleitarse y recrearse al convivir en medio de tan hermosa florescencia junto a sus seres queridos.

Este árbol tiene la virtud de poseer más de una especie. Donde el significado que se les adjudica a estos representantes de las flores japonesas es la de “belleza del corazón”, al igual que, el “éxito”. A través de sus delicados pétalos, proveen la representación de la inocencia, decoro, castidad, ternura, cordialidad, cariño y transitoriedad. Por otra parte, es de uso común, que a las féminas japonesas se les coloque este, como nombre propio al nacer.

Shibazakura

La shibazakura, “Flor de musgo” o “Rosa del musgo”, son de las flores japonesas que poseen la virtud de embellecer los jardines de la hermosa nación asiática. Se caracteriza por ser una planta perenne, que significa que posee una longevidad superior a los dos años. A pesar de que es nativa del Este de América del Norte, es altamente conocida y por demás famosa en los jardines japoneses.

Forma parte de la especie “Phlox subulata” y durante su desarrollo y crecimiento llega a tener una altura que oscila entre los 5 y los 15 centímetros. Su florescencia se lleva a cabo durante la estación de primavera, a través de las hermosas tonalidades blancas, rosas, azul lavandas, lilas y rojo púrpuras.

Donde el lugar, que por excelencia es el preferido de los japoneses, para apreciar tal imagen natural y agradable aroma, es el Parque Hitsujiyam. En el que florecen a modo de una alfombra, teniendo una flor muy semejante a la de los cerezos.

Flores japonesas shibazakura

Kosumosu, de las flores japonesas que proviene de China

La kosumosu o “Cosmos”, es una de las flores japonesas que tiene su florescencia durante la estación de otoño. Se caracteriza por tener una llegada proveniente de China a través del período Edo. Es una flor que se asemeja muchísimo a la “sakura” o flor de cerezo.

A pesar de ser una flor que tiene su florescencia de manera silvestre por todo Japón, actualmente llega a ser objeto de creciente cultivo. Donde principalmente han buscado ejecutar mezclas de tonalidades para embellecer con estas únicas y hermosas creaciones.

El significado que se le adjudica es el de “Corazón de doncella japonesa”, al igual que también se le atribuye el sentimiento de “amor” y el de la “pulcritud o higiene”.

Momo

El momo, “Flor del melocotón” o “Flor de durazno”, es un árbol caducifolio, en donde su follaje se cae durante su período más crítico, para posteriormente volver a florecer. Por su parte, es una integrante del género “Prunus” y su nombre científico es “Prunus persica”.

No forma parte de las plantas nativas de la nación japonesa, por lo que llega a esta, a través del período Yayoi, desarrollado desde el año 300 a.C., hasta el año 300 d.C. Teniéndose que posee una gran semejanza a la “flor de cerezo”, donde su única diferencia es su tonalidad. Porque esta se destaca por ser de color rosa, mientras que la flor de cerezo es de tono blanquecino.

Durante su desarrollo y crecimiento, puede llegar a tener una altura que oscila por los 6 u 8 metros. En la que su inflorescencia es durante la estación de la primavera. Por otra parte, cabe destacar que esta flor y también su fruto, es de las que se utiliza en el arte gastronómico al ser comestibles, donde embellecer los platos y el paladar es el objetivo a seguir.

El significado que posee adjudicado esta representante de las flores japonesas es el de “personalidad fascinante”, que tiene que ver principalmente con la juventud. Además, este nombre también se les colocado a las féminas cuando nacen, de manera muy usual en la nación japonesa.

Tsubaki

El tsubaki o “Camelias”, son de las flores japonesas que igualmente se encuentra de manera copiosa en la China. Teniendo su florescencia en la estación de primavera. En su desarrollo puede lograr una altura que oscila por los 6 metros, siendo la menor altura 1 metro. Sus flores pueden tener un tono blanco, rosa o rojo.

Esta particular flor, es de las que se usan como preferidas para plasmar arte. Siendo utilizada por su parte por pintores en sus obras, así como también en diversos diseños de tatuajes. Sin dejar a un lado a los amantes de la fotografía que la toman en las distintas etapas de su desarrollo. Muy interesante es su igualmente presencia en las ilustraciones realizadas en los kimonos japoneses y en muchas otras.

Posee adjudicado el atributo de “Flor del tiempo”, debido a que esta flor se caracteriza por iniciar su florecimiento con la primavera y luego mantenerse espléndida hasta en las heladas del fuerte invierno. Tiene el valor de ser conceptualizada como una flor perenne que con su belleza y majestuosidad engalana los diversos Tipos de jardines.

Se encuentra asociada o vinculada al romanticismo y a la perseverancia y estos se confieren de acuerdo a la tonalidad que presente. Tiene adjudicado el significado de “sencillez”, “modestia”, “cordura”, “prudencia”, “amor perfecto”, entre otros.

Sumire

El sumiré o bien “Violeta”, es una de las pequeñas flores japonesas que posee un crecimiento y desarrollo silvestre, teniendo su inflorescencia durante la estación de primavera. Se halla tanto en los campos como en los jardines, porque es cultivada para apreciar su belleza y agradable aroma.

A modo textual, el significado que posee es “contenedor de tinta”, el cual se le ha atribuido sin tener relación alguna con lo que es la flor. Sino, gracias a su semejanza con los tinteros que utilizaban los conservadores representantes del oficio de la carpintería. No obstante, su conceptualización ha sido objeto de numerosas modificaciones, siendo inclusive uno de los nombres que se les coloca a las féminas japonesas al nacer.

Respecto al lenguaje de las flores, el significado de sumire, es “pequeño amor”, “pequeña alegría”, “honestidad”, “sinceridad”, franqueza”, “inocencia”, “dedicación”, entre otros. Por otra parte, cuando se coloca en un adorno floral las sumire, se expresa sentimiento de nobleza y lealtad con notable intensidad.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.