La fiebre canina o también conocida como la fiebre en perros, se basa en un aumento de la temperatura corporal por encima de los valores normales, es decir, temperaturas mayores a los 38 o de los 39 grados centígrados; a su vez, esto puede ser causado por diferentes afecciones que se verán a continuación. Sí deseas aprender más acerca de la fiebre en perros, continúa la lectura de este artículo.

fiebre en perros

Fiebre en Perros

Si sigues leyendo, podrás averiguar todo lo necesario referente a la fiebre canina, sus causas, síntomas y también los mejores métodos para aliviarla; a pesar de esto, es de gran importancia que si observas que tu mascota está presentando fiebre, acudas de inmediato a tu veterinario de confianza, este mismo te indicará las causas exactas de este síntoma y también todos los tratamientos que deberás seguir para que tu perro se mantenga en un estado de salud óptimo.

¿Qué temperatura es considerada fiebre?

La temperatura alta en un perro o en la mayoría de los seres vivos, es uno de los mecanismos de defensa más efectivos que posee el cuerpo. A través de todo el aumento en la temperatura corporal, el sistema inmunológico del animal busca destruir totalmente cualquier tipo de organismo que esté amenazando la salud del huésped. Tomando en cuenta esto, se puede concluir que la fiebre es una simple reacción del sistema inmunitario del perro hacia alguna posible enfermedad, en teoría, la fiebre es algo completamente beneficioso para el animal.

La temperatura normal de un perro

La temperatura de un perro adulto, está comprendida entre los 38 y los 39 grados centígrados, puede modificarse según las circunstancias que presente el perro. Sin embargo, una vez que ya ha sobrepasados los 39 grados, ya es considerada una temperatura muy alta para un perro, lo que  quiere decir que tiene fiebre, si supera los 41 grados, debes acudir de inmediato al veterinario. 

Es importante resaltar lo usual que puede ser observar inconsistencias en la temperatura de tu mascota, en especial cuando se trata de cachorros, perros jóvenes, perras a punto de parir y en perros de edad avanzada. En todo caso, si notas que tu mascota no se le hace posible controlar su temperatura corporal y la misma es muy alta, debes acudir al veterinario y notificarle que tu perro tiene fiebre canina.

Causas de la fiebre

Existe una diversidad muy grande causas por la cual tu perro podría estar sufriendo de fiebre, y de hecho, existen muchas más de las que se irán mostrando a continuación, de esta misma forma, se recomienda siempre que acudas con tu veterinario de confianza lo más frecuente posible, pues, este especialista es el único que puede dictaminar a ciencia cierta lo que está padeciendo tu perro. No obstante, entre las causas más frecuentes nos encontramos algunas como lo son las siguientes:

fiebre en perros

  • Envenenamiento
  • Inflamaciones
  • Insolación
  • Reacciones postvacunales
  • Parásitos internos
  • Parásitos externos
  • Infecciones
  • Golpe de calor
  • Otras enfermedades

Síntomas de la fiebre en perros

A pesar de la gran variedad de enfermedades por las cuales tu perro podría estar sufriendo de esta situación, la única forma a día de hoy de averiguar de una forma precisa si tu perro está padeciendo esto, es introduciendo un termómetro en su zona rectal. A pesar de que esta es la única prueba con una veracidad total, de igual forma, a continuación podrás observar varios de los síntomas que normalmente suelen estar presentes junto con este síndrome:

  • Anorexia
  • Sueño
  • Tristeza
  • Diarrea
  • Vómitos
  • Nariz caliente
  • Apatía
  • Temblores
  • Agresividad
  • Nariz seca
  • Secreción nasal
  • Malestar

Ahora ya conoces varias de las manifestaciones más frecuentes que normalmente pueden acompañar a la fiebre canina. A pesar de esto, recuerda que la fiebre no se trata de una enfermedad como tal, sino que más bien es un síntoma de alguna otra patología o afección mucho más grave.

¿Cómo tomar la temperatura de un perro correctamente?

Como se mencionó anteriormente, la única forma realmente exacta y la más aconsejable para tomar la temperatura a un perro, es agarrando un termómetro e introducirlo en su zona rectal. Sin embargo, antes de empezar todo este procedimiento que puede resultar bastante invasivo para tu mascota, debes tener muy en cuenta una serie de consideraciones, entre todas estas nos encontramos algunas como las siguientes:

fiebre en perros

Tomar la temperatura a un perro paso a paso

  1. En primer lugar, toma un termómetro de un material seguro, o bien, un termómetro digital para tomar su temperatura
  2. Empieza a relajar a tu perro despacio con una voz muy suave y diferentes caricias, esto es para que no se mueva erráticamente y pueda lastimarse.
  3. En caso de que esto no sea posible para ti, lo mejor es que solicites la ayuda de algún conocedor del tema y sujeta a tu mascota.
  4. Ahora bien, extiende una ligera capa vaselina o de lubricante en todo el termómetro, esto hará que sea mucho menos incómodo para tu perro.
  5. Una vez que hayas aplicado algún lubricante en el termómetro, introdúcelo en el recto de tu perro por lo menos unos dos centímetros.
  6. Espera atentamente todo el tiempo que el termómetro te está indicando
  7. En el caso de que el termómetro no cuente con algún temporizador, debes esperar por lo menos unos cuantos minutos antes de retirarlo.
  8. Una vez que finalmente el termómetro haya tomado la temperatura de tu perro, saca lentamente el termómetro y límpialo con alcohol etílico para que tenga una adecuada desinfección.

Una vez que hayas realizado todo este gran proceso, podrás saber a ciencia cierta si tu perro está padeciendo de fiebre o no. Siempre recuerda que desde los 39 grados centígrados o más quiere decir que mascota peluda está sufriendo de fiebre, en el caso de que sobre pase los 41 grados centígrados se empieza hablar de una emergencia veterinaria que debe ser atendida lo más rápido posible.

Cuando la temperatura de un perro es baja, ¿es síntoma de fiebre?

En algunos casos se puede observar una caída de la temperatura de tu perro por debajo de los 38 grados centígrados, la cual puede deberse al medio ambiente, sin embargo, si la temperatura del animal ha descendido por debajo de los 37 o los 35 grados centígrados, significa que posiblemente tu perro está sufriendo de hipotermia en ese momento y necesita ayuda rápidamente.

Además del hecho de que tu perro se encuentra con una temperatura corporal muy baja, también podrás llegar a notar como empieza a presentar otros síntomas muy frecuentes en la hipotermia canina, grandes ejemplos de estos síntomas podrían ser la respiración lenta, los temblores, letargo, una gran rigidez muscular y también una dificultad notable a la hora de tomar el pulso de tu animal. Es de vital importancia que acudas o que llames a tu veterinario de confianza para que te indique la forma exacta en la que deberás proceder para elevar un poco la temperatura corporal de tu perro, esto tomando en cuenta que está sufriendo de hipotermia.

En los casos en donde se presenta una hipotermia severa, lo más probable es que se necesite de una hospitalización, esto es con el objetivo de aplicar el tratamiento de emergencia requerido al perro mientras el veterinario lleva a cabo el examen respectivo. Entre todos los tratamientos de emergencia que podrían llegar a ser aplicados a tu perro, te puedes encontrar con la inyección de diferentes fluidos por vía intravenosa o también con el uso de enemas.

Tratamiento

Lo más probable es que tengas diferentes dudas acerca de la mejor forma para nivelar de nueva la temperatura corporal de tu pero, sin embargo, siempre debes tener en cuenta que el veterinario es el único profesional capacitado para aplicar un tratamiento adecuado y realmente efectivo para la situación que esté viviendo tu perro, pues, para determinar este tratamiento, se requiere previamente de un diagnóstico exacto que indique la causa que está provocando que la temperatura corporal de tu pero haya subido. Lo diferentes tratamientos dependerán enteramente de la situación de tu perro, pueden ser necesarios algunos antibióticos o la fluidoterapia.

¿Cómo bajar la temperatura?

Aún cuando estés en una situación grave de fiebre canina, es de suma importancia que nunca automediques a tu perro, ya que existen muchos productos que son recetados normalmente para los humanos que están prohibidos para tu mascota como pueden ser el ibuprofeno o el paracetamol, los cuales podrían ocasionar daños graves en su organismo, o incluso la muerte de tu mascota. La mejor opción es acudir de inmediato al veterinario o comunicarte con algún especialista el cual te asesorará acerca de como debes proceder tomando en cuenta los síntomas que presente tu perro.

Remedios Caseros

En el caso que te encuentres en una emergencia y no tengas algún veterinario a tu disposición, puedes utilizar algunos remedios caseros para tratar de estabilizar la temperatura de tu perro.  Es importante que trates de localizar a tu veterinario antes y después de utilizarlos, el especialista te dirá si estos trucos o productos son aconsejables para aplicarlos en el caso que está presentando tu perro. Recuerda que la fiebre canina es un síntoma de muchas enfermedades, algunas de ellas muy graves, que al no ser tratadas a tiempo colocan en riesgo la vida de tu perro.

A continuación, podrás encontrar dos buenas alternativas completamente caseras para aliviar los síntomas de fiebre que tu perro pueda estar presentando:

Humedece de forma ligera una toalla y colócala en algunas zonas del cuerpo del perro, como pueden ser las axilas, el abdomen y las ingles, luego de pasar unos 15 minutos aproximadamente, revisa la temperatura para establecer si este proceso le está ayudando a bajar la temperatura. Es importante que tu perro no se encuentre mojado por un largo tiempo, ya que esto podría ocasionar un descenso muy brusco en su temperatura, causando una hipotermia. Tomando en cuenta esto, ten siempre contigo una toalla nueva para ir secando el cuerpo de tu perro, coloca también a mano un secador y una manta para taparlo en caso de ser necesario.

Mantén a tu mascota hidratada en todo momento, debes proporcionarle agua en pequeñas cantidades directamente en la boca con una inyección sin aguja, en caso de que no lo quiera aceptar, puedes optar por darle algunos caldos de pollo sin condimentos como podrían ser el ajo, la sal y la cebolla; otra gran opción es ofrecerle comida húmeda bien caliente.

Mientras realizas estos consejos debes estar muy atento en la evolución de la temperatura y observando todos los síntomas que pueda presentar tu perro para informarle al veterinario acerca cuadro clínico que está presentando, en estos momentos debes tratarlo con mucho cariño y animar a tu perro, pues, esto ayudará a que se sienta muy relajado y seguro; el apoyo moral y el cariño constante son cosas muy importantes a la hora de cualquier tipo de enfermedad. Si después de pasadas unas cuatro o seis horas, observas que los síntomas continúan y no mejoran debes acudir de inmediato al veterinario.

Prevención de la fiebre canina

A pesar de que no siempre se pueda evitar que tu mascota presente algún tipo enfermedad, algunos de los siguientes consejos para prevenir enfermedades pueden ayudarte a evitar ciertas patologías muy graves.

¿Cómo evitar la fiebre?

Entre todos los consejos que te puedes llegar a encontrar referentes a la prevención de la fiebre en perros, nos encontramos con algunos como pueden ser los siguientes:

Revisiones veterinarias al menos dos veces al año: Muchas de estas patologías pueden llegar a ser evitadas y tratarse de forma una forma más certera si son descubiertas a tiempo, la medicina preventiva puede ahorrarte grandes sumas de dinero y tiempo.

Vacunación: Es muy importante que sigas el cronograma de vacunas de tu perro, no cumplirlo podría hacerlo muy vulnerables a diferentes enfermedades que podrían afectar gravemente la vida tu perro, incluso traerle la muerte, como lo podrían ser el parvovirus o el moquillo.

Desparasitación: De igual forma que el anterior punto, es de gran importancia seguir al pie de la letra el calendario que te indique tu veterinario para desparasitar a tu perro, pues, existe una variedad inmensa de parásitos que podrían ser internos o externos, los cuales por supuesto, pueden causar diferentes patologías muy graves en tu mascota. A día de hoy en el mercado hay una variedad muy extensa de diferentes desparasitantes muy efectivos y de bajos costos.

Toxicidad: Es imprescindible que distingas cuáles plantas, alimentos o productos pueden llegar a ser tóxicos para tu perro, infórmate con el veterinario de cuáles pueden ser y de esta forma, estarás evitando cualquier tipo de intoxicación en tu perro. Sí no conoces cuáles son los alimentos que tu mascota puede llegar a consumir, lo mejor es que solo utilices alimentos para perros.

Frío y calor: La temperatura ambiental es un factor extremadamente importante a la hora de hablar de la salud de estos caninos, de esta depende que no sufran algún golpe de calor, un resfriado o una hipotermia. Debes evitar a toda costa que se encuentren en el exterior por un tiempo prolongado si las temperaturas son muy bajas o muy altas.

El cariño y un cuidado constante de un dueño, son de los mejores remedios para combatir de una forma efectiva, o también para prevenir, cualquier tipo de resfriado, la aparición de una enfermedad muy grave o en este caso específico, la fiebre en los perros. A pesar de esto, en muchas circunstancias será completamente imposible evitar que tu perro sufra algunas enfermedades, sin embargo, si sigues todos los consejos que se han dado en este artículo, puedes lograr prevenir cualquier situación desagradable.

Para finalizar, sí deseas expandir tus conocimientos acerca de esta especie de animales, te recomendamos que leas estos tres artículos:

Cuidar un Perro

Mi Gato Vomita

Pastor Ovejero Australiano

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here