Aprende junto con nosotros sobre lo que representa la felicidad en la Biblia, que es ser felices en el Señor. Así como también, sobre los que debemos hacer para alcanzar ese gozo y vivir según la voluntad de Dios.

felicidad-en-la-biblia-2

Felicidad en la Biblia

El concepto genérico de la felicidad encontrado en los diccionarios, la definen como: Un estado de satisfacción o de complacencia, en el que la persona que la disfruta experimenta un bienestar consigo misma y con las demás personas de su entorno.

Por su parte, el diccionario de la Real Academia Española define a la felicidad como: Estado de grata satisfacción espiritual y física. Así como también una ausencia de inconvenientes o tropiezos.

Felicidad para una persona que vive una vida cristiana envuelta en el ascetismo y, por ende, consagrada al ejercicio del desarrollo y crecimiento espiritual; experimenta dos tipos o grados de felicidad. Una, la que vive en el presente sintiendo tranquilidad en su conciencia, complacida con su actuar y hechos.

Y la otra es el gozo que experimenta en la espera de la felicidad postrera y eterna prometida por Dios para todo aquel que le obedece. Por tanto, todo creyente vive en felicidad la vida presente, permaneciendo en la esperanza de la vida postrera, aun cuando la viva en tribulación, dificultades o adversidades, como la propia experiencia del apóstol Pablo que nos dice:

Filipenses 4:12 (PDT) Yo sé cómo vivir en pobreza o en abundancia. Conozco el secreto de estar feliz en todos los momentos y circunstancias: pasando hambre o estando satisfecho; teniendo mucho o teniendo poco.

El Secreto es permanecer en Cristo y comunión con Dios, por medio de la oración constante, dando gracias a Dios en todo tiempo y por todo.

1 Tesalonicenses 5:17-18 (PDT): 17 Nunca dejen de orar. 18 Den gracias a Dios siempre, porque eso es lo que él quiere para ustedes en Jesucristo.

Desear estar feliz es natural en todo cristiano, pero muchas veces nos equivocamos en definirla, la felicidad en la Biblia es la bienaventuranza de contar con la bendición de Dios.

felicidad-en-la-biblia-3

La felicidad en la Biblia es la bienaventuranza de Dios

Para el mundo la felicidad como la describe la Biblia, pudiera representar una contradicción o incongruencia. Ya que, si se le preguntara a cualquier persona mundana o pagana, ¿Qué necesita para ser feliz? Seguramente su respuesta sería todo lo relacionado con riquezas, posesiones materiales, logros profesionales o éxito en el amor de pareja.

Pero si la felicidad fuera todo eso, entonces no todos pudiéramos ser felices. E incluso se sabe de muchas personas que disfrutan de grandes fortunas, con éxito en sus negocios, rodeadas de familia y con todo esto no pueden afirmar ser felices.

Existen también las personas que son menos codiciosas en cuanto a la felicidad, que pudieran responder que para ser felices les basta con tener y disfrutar su familia. Pero, ¿qué pasaría con este estado de felicidad en una situación de enfermedad, escasez, conflicto, etc.?

Seguramente una persona así, diría: ¿Cómo puedo ser feliz si el dolor y la desesperanza invaden en estos momentos mi vida? Un cristiano le respondería a esa persona: sí puedes, si dejas que la plenitud de la bienaventuranza de Dios te abrace para acompañarte y fortalecerte en todo tiempo.

Alcanzar la bienaventuranza de Dios

Muchas personas tienen la falsa creencia que Dios es un juez castigador y severo. Pero muy lejos de ser esto cierto, si bien Dios cumple su rol de juez, lo hace para corregir y disciplinar.

No obstante, su disciplina siempre la hará en el amor inmenso que tiene por toda su creación. La mayor prueba de este gran amor es haber entregado a su Hijo Jesucristo a morir por nosotros, limpiándonos de todo pecado para que luego resucitar en gloria.

La felicidad de Dios está en que las personas lo busquen de corazón, que anhelen dejar de ser sus criaturas para convertirse en sus hijos por la fe en Cristo Jesús. Una vez siendo hijos, llevando una vida en obediencia y santidad, Dios nos garantiza en su Reino toda clase de bendiciones espirituales.

El Señor Jesucristo nos dejó dicho cuáles son las bienaventuranzas, todas ellas son lo que realmente cuenta ante Dios para que seamos felices, (Mateo 5 y Lucas 6). Profundiza más en este tema, entrando aquí, El sermón del monte: Lo que no sabías de las bienaventuranzas.

El sermón del monte que contiene las bienaventuranzas de Dios, es considerado la Constitución, las normas o leyes que rigen la vida de un cristiano. Así que todo cristiano debe conocer sobre este mensaje y aplicarlo a su vida, además de saber en que consiste la felicidad de Dios en la Biblia:

felicidad-en-la-biblia-4

Dar todo para tenerlo todo siguiendo a Jesús

Dios premia a los hijos que entregan todo, sea tiempo, familia, afanes, etc. para seguir a Jesucristo y ponerlo como prioridad en su vida. Aspiremos pues a acumular tesoros en el cielo y ser felices en la vida presente:

Marcos 10:21 (TLA): Jesús lo miró con amor y le dijo: —Sólo te falta hacer una cosa. Ve y vende todo lo que tienes, y reparte ese dinero entre los pobres. Así, Dios te dará un gran premio en el cielo. Después de eso, ven y conviértete en uno de mis seguidores.

Lucas 17:33 (NBV): El que trate de conservar su vida, la perderá. El que la pierda, la conservará.

Marcos 10:29-30 (DHH): 29 Jesús respondió: -Les aseguro que cualquiera que por mi causa y por aceptar el evangelio haya dejado casa, o hermanos, o hermanas, o madre, o padre, o hijos, o terrenos, 30 recibirá ahora en la vida presente cien veces más en casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y terrenos, aunque con persecuciones; y en la vida venidera recibirá la vida eterna.

Anhelar la vida eterna

En Jesucristo podemos tener plenitud, constituida en la vida eterna la cual comenzamos a disfrutar en la vida presente. Para alcanzar esta plenitud solo debemos creer y ser obedientes a Dios:

Juan 3:36 (NTV): Los que creen en el Hijo de Dios tienen vida eterna. Los que no obedecen al Hijo nunca tendrán vida eterna, sino que permanecen bajo la ira del juicio de Dios.

Juan 5:24 (TLA): -Les aseguro que todo el que preste atención a lo que digo, y crea en Dios, que fue quien me envió, tendrá vida eterna. Aunque antes haya vivido alejado de Dios, ya no será condenado, pues habrá recibido la vida eterna-.

En este sentido te queremos invitar a entrar en el artículo: Versículos de vida eterna y salvación en Cristo Jesús. En la Biblia podemos encontrar una gran cantidad de versos que nos hablan de la vida eterna.

Todas estas palabras contienen la principal promesa de Dios, que es la salvación a través de su Hijo Jesucristo. Por eso es conveniente que los conoszcas y puedas meditar en ellos.

Ser imitadores de Jesús

El Señor Jesucristo durante su caminar por la tierra nos dio el ejemplo de lo que es la felicidad sirviendo a los demás. Busquemos ser imitadores de Jesús con diligencia para ser felices:

Juan 13:15-17 (NBLA): 15 Porque les he dado ejemplo, para que como Yo les he hecho, también ustedes lo hagan. 16 -En verdad les digo, que un siervo no es mayor que su señor, ni un enviado es mayor que el que lo envió. 17 Si saben esto, serán felices si lo practican-.

Felicidad en la Biblia: ¿Podemos ser felices sin Dios?

Las sagradas escrituras nos hablan de cuan dichoso o feliz es aquel que coloca su confianza en Dios. Aquellos que no vuelven su mirada a cosas, personas o momentos para colocarlas en su corazón como ídolos, para poder sentirse feliz.

Salmos 40:4 (DHH): ¡Feliz el hombre que confía en el Señor y no busca a los insolentes ni a los que adoran a dioses falsos!

La Biblia nos habla que pueden existir muchos dioses y formas de idolatrías. Pero, también nos enseña que nada puede garantizar la felicidad, más que el único y verdadero Dios nuestro Señor.

Salmos 144:15 (DHH): ¡Feliz el pueblo que tiene todo esto! ¡Feliz el pueblo cuyo Dios es el Señor!

La felicidad en la Biblia entonces, está expresada en la relación que la persona posea con Dios. A través de la fe en Cristo Jesús y en lo perseverante que sea en la obediencia a los mandamientos de Dios.

Cumpliéndose todo esto en la persona, la hace acepta y merecedora de las bendiciones que Dios da a todos sus hijos. Las bendiciones de Dios representan la verdadera y plena felicidad.

Aunque estamos conscientes que existen personas que gozan de placeres de la vida, pero esta es una felicidad temporal y efímera. Ya que estos placeres pueden satisfacer solo momentáneamente algunas necesidades físicas o emocionales y no garantizan una felicidad plena.

Pero hoy damos la buena noticia que existe un Dios bueno y justo capaz de dar a cada persona, según sea merecedora, conforme a sus riquezas en gloria para que nada les falte:

Filipenses 4:19 (TLA): Por eso, de sus riquezas maravillosas mi Dios les dará, por medio de Jesucristo, todo lo que les haga falta.

¿Cómo podemos experimentar la felicidad con Dios?

La Biblia nos enseña cómo podemos experimentar la felicidad que proviene de Dios. Lo que además sirve si se practica con diligencia, para ser cada vez mejores personas en Cristo Jesús:

Experimentando el perdón

Un corazón endurecido por la carga del pecado, no puede ser feliz. Ya que la culpa del pecado se vuelve como una pesada carga sobre nuestros hombros, de manera que para ser felices necesitamos del perdón de Dios y ser limpiados de todo pecado con la sangre de Jesucristo.

Salmos 32:1-2 (DHH): 1 Feliz el hombre a quien sus culpas y pecados le han sido perdonados por completo. 2 Feliz el hombre que no es mal intencionado y a quien el Señor no acusa de falta alguna.

La felicidad de aquel que busca limpiar su corazón es la certeza de que al hacerlo podrá ver a Dios:

Mateo 5:8 (TLA): Dios bendice a los que tienen un corazón puro, pues ellos verán a Dios.

Experimentando la confianza en Dios

Una vida feliz comienza cuando aprendemos a confiar en Dios a partir de allí se empieza a ver el mundo de otra forma. Con la fe en Dios tenemos la certeza que todo lo que suceda es por nuestro bien, porque Él nos ama y quiere nuestro bien:

Romanos 8:28 (DHH): Sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, a los cuales él ha llamado de acuerdo con su propósito.

Salmos 2:12 (RVC): Ríndanse a los pies de su Hijo, no sea que él se enoje y ustedes perezcan, pues su enojo se enciende de repente. ¡Bienaventurados son los que en él confían!

Proverbios 16:20 (LBLA): El que pone atención a la palabra hallará el bien, y el que confía en el Señor es bienaventurado.

Isaías 30:18 (RVC): Por lo tanto, el Señor esperará un poco y tendrá piedad de ustedes, y por eso será exaltado por la misericordia que tendrá de ustedes. Ciertamente el Señor es un Dios justo; ¡dichosos todos los que confían en él!

Finalmente, podemos lograr ser felices si tenemos a Dios en nuestras vidas. Si seguimos confiadamente su voluntad que es buena, agradable y perfecta podemos enfrentar la realidad del mundo en que vivimos con felicidad y gozo en el espíritu.

Aun a pesar que sabemos que vivimos en un mundo que está repleto de padecimientos e injusticias, sobre todo en estos últimos tiempos. Nuestra fe nos enseña que todas esas circunstancias son temporales y que nuestra esperanza de felicidad está en las cosas eternas depositadas en las promesas de Dios para nosotros, en Cristo Jesús.

2 Corintios 4:17 (TLA): Las dificultades que tenemos son pequeñas, y no van a durar siempre. Pero, gracias a ellas, Dios nos llenará de la gloria que dura para siempre: una gloria grande y maravillosa.

Si existe algo que agrade a Dios es cuando se da con alegría, esto hace feliz a Dios, por ello conviene aprender sobre la Generosidad en la Biblia: Significado, Importancia y más. Descubre en este artículo lo que dice la Biblia sobre la generosidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here