Cuando se hace referencia a las enseñanzas de Jesús, se habla de sumergirse en su palabra, la obediencia para poder comprender lo que Dios nos está brindando y esto permite la transformación de la vida ¿Quieres conocerlo? síguenos.

enseñanzas de Jesús-2
Las enseñanzas de Jesús nos deja esperanza de vida, en los tiempos difíciles.

Enseñanzas de Jesús

Las enseñanzas de Jesús es llevarla en el corazón para que pueda hacer las transformaciones que quiere para nuestra vida y ver su carácter reflejado en nosotros; son acciones que pasan y no te das cuentas pero comienzas a sentir la paz, la paz que sólo él pueda dar.

Jesús instruyó sobre el amor, la bondad y la paz de sus seguidores, que estas tres cosas sobreabunden en nuestros corazones; Dios nos dice en su palabra en Mateo 6:26.

“Miren las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros, y sin embargo, el Padre celestial las alimenta. ¿No son ustedes de mucho más valor que ellas?”

Porque hemos de preocuparnos, si él se encarga de nuestras necesidades; pero, ¿Qué debo hacer? Sumergirme en la palabra de Dios, y él hará. Dios sabe todo pero él quiere dirigirnos a través de sus enseñanzas pero Tú debes querer.

enseñanzas de Jesús-3

El Hijo Unigénito, enseñanza de Jesús

Jesucristo enseñó y guío para que todos comprendieran que Él era el hijo unigénito de Dios, como lo dice en Juan 3:16-17

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.”

Dios, nuestro Padre dice desde el cielo en Mateo 17:5 “Éste es mi Hijo amado, en quien me complazco; a él oíd”. De la misma manera, enseñó que Su apariencia era igual que la de su Padre, por eso le refirió a sus discípulos: “Si me conocierais, también a mi Padre conocierais; y desde ahora le conocéis y le habéis visto.

Al buscar a Jesús, estamos buscando a Dios; porque él es Dios, y él es su hijo. Debemos comprender sus enseñanzas para poder ver las bendiciones en nuestra vida.

El Hijo Pródigo

Esta es una de las enseñanzas de Jesús donde revela su gran amor por nosotros la encontramos en el libro de Lucas 15; el hijo pródigo nos guía y refiere que Dios siempre está con los brazos abiertos, esperándonos para cubrirnos con su amor y bendición.

Esta parábola es muy conocida y estudiada para ejemplificar el amor de Cristo; el Maestro utiliza la ilustración de un trato entre un padre y sus hijos; en donde el mayor de sus hijos, que es obediente, y el hijo menor, rebelde y se va de la casa. Esta parábola nos enseña sobre:

  • El amor, simbolizado en la misericordia del padre, al  darle el perdón de su hijo, cuando este regresó después de mucho tiempo. Hizo un buen banquete y ordenó engalanar con sus mejores ropas y mandó a poner un anillo en su mano, en representación del amor y entrega.
  • Un arrepentimiento genuino, representado en la angustia, amargura y tristeza del hijo cuando derrochó su herencia y las escaseces y miserias que vivió  al quedarse sin fortunas ni amigos.
  • El pecado, personificado en la desobediencia y rebeldía del hijo menor, cuando le pidió a su padre la parte de su herencia y se marchó, a vivir en lo que pensaba que era lo mejor.

Estimado lector, le invitamos respetuosamente, a leer nuestro artículo sobre oración para un hijo rebelde y podrá conocer un poco más sobre este tema.

La enseñanza de Jesús en esta parábola

Nos refiere que en muchas oportunidades somos como el hijo menor, queremos la abundancia, gozar, disfrutar, no pensar en nada y un corazón egoísta hasta con nuestros padres y familia pero peor aún con Dios que es el que nos da la vida y fuerzas para trabajar, pensando que todo es con nuestras fuerzas y todo esto es falso.

En este caso Dios representa al padre de estos jóvenes, que nunca apartó su mirada en la fe y espero el pronto regreso de su hijo, lo perdonó y lo vistió; tanto así que hizo la mejor fiesta y mató al mejor animal para celebrar el regreso de su hijo que estaba perdido. El hijo pródigo somos nosotros, pero nos arrepentimos y él nos perdona

En otros momentos somos como el hijo mayor; obedientes, seguidores de Cristo, asistimos a la iglesia pero emitimos juicios sobre otros. El hizo esto con su hermano menor, no le perdonaba el haberse ido, pero esa viga no era de él.

El buen hijo de Dios debe alegrarse cuando su hermano regresa a los pies de Cristo, no importando su pasado o lo que pueda tener pendiente, Dios es el que perdona y transforma.

enseñanzas de Jesús-5

Enseñanzas de Jesús: la perla de mucho valor

En esta enseñanza se narra la vida de un hombre que vendió todo lo que tenía para poder alcanzar su valuada perla, se comprende como un símbolo al referirse de la fe, el reino de los Cielos, a Jesús. Pero muchas personas no comprenden este significado y piensan en la perla como otro tipo de premio, fuera de la realidad.

La alegoría sobre un comerciante que vende a las personas lo que no necesitan a un precio del cual muchas veces no se puede cancelar;  y todo por una perla; la cual no puede consumir, ni fundamentar en ella, no se puede envolverse con ella, pero especula que poseerla lo hará sentirse orgulloso y feliz.

La parábola, engloba el averiguar ¿Cuál es tu propia perla? Al conocer nuestras preocupaciones y angustias, menos sería el pensar en preocuparse por las cosas u objetos. Al apartar este sentir vacío, se podrá estimar y valorar más a nuestra familia, amigos hasta conocidos, porque sabemos lo que es más significativo para ellos.

Cuando Jesús hablaba, era corto y preciso; mensajes verdaderos, que provocan, lo único que sucedía era que nadie quería asumirlo y reconocerlo. No se necesita ser fanático de una religión, cuando es un mensaje sencillo, el valorar más al prójimo que las cosas que te rodean.

enseñanzas de Jesús-6

Parábola del Trigo y la Cizaña

Esta parábola hace referencia en las enseñanzas de Jesús en el libro de Mateo, capítulo 13 desde el versículo 24-26 y dice:

«El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero, mientras dormían los trabajadores, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue. Cuando el trigo brotó y dio fruto, apareció también la cizaña

En este pasaje se hace referencia de la semilla buena que es el trigo que es sembrada por Dios; de la misma manera que ha venido a quitar, matar y devastar.  Viene a este mundo y siembra cizaña contiguo al trigo, ya que su finalidad es destruir la obra que el labrador quiere hacer, es decir, la obra de Dios.

Relato

El trigo aunque con dificultad puede continuar progresando y fructificando al lado de la cizaña que trata de sofocar, es significativo que la cizaña no se revuelva. Porque como dice Jesús, al sacar la cizaña se corre el peligro de erradicar también el trigo.

El cual puede ser un trigo que aún no madura completamente y está muy aglutinado a la cizaña; con sólo verlos se ven iguales, no existe mucha incompatibilidad en la apariencia; se debe esperar que salga el fruto para poder diferenciarla.

El Señor nos indica que esto sí ocurre: en el mismo camino; contiguo al trigo,  semilla buena, también prosperará la cizaña. Estos se diferencian por el fruto que originan, uno es amargo y el otro es dulce.

Tenemos que dejar que prosperen juntos, y será al fin de los tiempos que estos serán apartados; la discordia será enlazada  y empuñada  para ser calcinada y el trigo será pasado al granero del Señor, quien permite que en su granero haya de todo pero en el momento que venga la cosecha él separará lo bueno de lo mal.

LA OVEJA PERDIDA, enseñanza de Jesús

La cita bíblica reza lo siguiente en el libro de Mateo, capítulo 18 versículos 12 al 14:

“¿Qué os parece? Si un hombre tiene cien ovejas, y se descarría una de ellas, ¿no deja las noventa y nueve y va por los montes a buscar la que se había descarriado? Y si acontece que la encuentra, de cierto os digo que se regocija más por aquélla, que por las noventa y nueve que no se descarriaron. Así, no es la voluntad de vuestro Padre que está en los cielos, que se pierda uno de estos pequeños.”

Cuando el Señor hace referencia de las 100 ovejas, escoge ese número porque representa la tendencia media porque en aquellos tiempos los hatos de ovejas podían formarse de 20 a 200 corderos. Queriendo decir que no era un rico pero tampoco era un hombre pobre.

La oveja perdida, no le colocó un nombre, estos dueños de ovejas los clasificaban y le colocaban nombres, mientras la que escogió el Señor la dejó anónima. Queda anónima porque representa a todas los seres humanos.

Cuando hace referencia al hombre que saltó a buscar la oveja que se había perdido, no se dice que era un pastor, ya que para esos días ese oficio de pastor se había desvirtuado, menospreciaban ese oficio y lo dejaban para aquellos que no alcanzaban estudiar.

Enseñanza

El Señor cuando hace referencia del cuidado de las 99 restantes, nos instruye que Dios ama de una manera gigantesca a todas esa personas que se encuentran lejos de él como con aquellas que le son fiel.

Esta persona que sale a buscar aquella oveja que se le extravío, eran personas expertas en lo que hacían; cuando estaban en los desiertos, montañas o en las vías que hacían trabajos, acostumbraban hacer corrales y lugares donde podía reposar con sus corderos y saber que de allí no se irían. Estos los podían hacer en el mismo momento que lo necesitara.

Este hombre tenía 100 ovejas, eso quería decir que era cuidadoso, era buen pastor que velaba por el cuido y resguardo de su ganado, financiaba con cuidado sus ingresos, sin estudios. En ningún momento descuidó al resto, las 99; se debe dar gracias a Dios por cada persona que se arrepiente y vuelve a su camino, un camino que ya él tiene diseñado sólo para él.

El Buen Samaritano

A través de esta enseñanza, Jesús narra una historia de un hombre que fue golpeado, maltratado y robado, lo dejaron como muerto; pero él se aferraba a la vida, muchas personas que pasaban por allí, personas prominentes, sacerdotes y lo ignoraban; mientras un samaritano, no de alta sociedad, con quien había tenido muchas dificultades, al verlo se compadeció y le brindó ayuda.

Este tipo de persona, eras despreciada por todos porque eran mestizos; al ver al hombre tirado lo recogió, derramó vino y aceite sobre sus partes lastimadas, las ató y luego colocó al hombre sobre su burro. El samaritano lo trasladó a un albergue y lo cuidó.

Jesús cumple la Ley expresando que no sólo convenimos  en amar a nuestros contrarios,  tal como lo hizo el samaritano, sino que debemos ir más allá,  tan lejos como para orar por ellos, ayudarles, comprenderlos porque ellos actúan de esa manera porque en su corazón no está impregnado el amor de Dios.

Debemos pensar, cuantas veces le hemos pedido a Dios por aquella persona que no es tu familia, ni tu ser amado, sino al contrario es una persona con quien tienes muchas dificultades y problemas, que ha sido una persona que te ha humillado, te ha despreciado y maltratado. ¿Cuántas veces has tenido misericordia de esa persona?

Esto es lo que quiere Jesús transmitir en su enseñanzas, el perdón para que podamos ser perdonados, porque si no somos capaces de perdonar, pasar la página y pedir por esa persona que no quieres ni ver, cómo alcanzarás lo justo, si no eres justo. El carácter de Cristo sobre nuestras vidas.

Apreciados lector, sí te ha interesado esta historia, te recomendamos leer nuestro artículo sobre el buen samaritano historia personaje enseñanza y podrás disfrutar de este relato.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here