¿Qué es la Encefalitis Equina?, Síntomas y Tratamiento

Hay enfermedades que pueden afectar a los caballos y que pocos conocen. Una de ellas es la Encefalitis Equina, la cual se llega a contagiar mediante un virus que puede dar lugar a varias dificultades en equinos y humanos, al producir desde fiebre hasta la muerte debido a la inflamación del cerebro. Al continuar la lectura de este artículo podrás conocer más acerca de la Encefalitis Equina. ¡No te lo Pierdas!

Encefalitis equina

La Encefalitis Equina

La encefalitis equina es una patología vírica sumamente grave que afecta a los caballos al igual que a los humanos. Las aves, pese a que se encuentren infectadas, experimentan la enfermedad de modo asintomático y sin padecer secuelas. En los párrafos a continuación compartiremos interesantes datos acerca de lo que se sabe de este virus que, en su zona endémica, que es el continente americano, ha puesto fin a la vida de numerosos caballos. Más adelante  entraremos en los detalles de su sintomatología, su tratamiento y cómo prevenir su infección.

¿Qué es la Encefalitis Equina?

La encefalitis equina o encefalomielitis equina es una enfermedad de origen vírico que pueden padecer los caballos, las aves y los humanos, por lo que se le reconoce como una patología zoonótica. Esta enfermedad cuenta con cuatro variedades, todas provocadas por el virus del género Alphavirus, donde las tres primeras están presentes en el continente americano:

  • Encefalitis Equina del Este (EEE)
  • Encefalitis Equina del Oeste (WEE)
  • Encefalitis Equina Venezolana (VEE)
  • Encefalitis del Virus del Oeste del Nilo (VON)

Las variedades del este y oeste son las más contagiosas y dañinas para las tres agrupaciones de animales que pudiesen perjudicar. Por otra parte, la encefalomielitis equina venezolana al aparecer está separada en varias subclases, considerándose a estas de menor virulencia y, únicamente algunas, perjudican a los caballos y a los humanos.

Encefalitis equina

Causas

Los virus que causan la encefalitis equina forman parte del mismo género, los cuales resisten muy poco en el medio externo, por lo que no demoran mucho tiempo en desnaturalizarse cuando no se encuentran infectando un cuerpo. En un inicio, estos virus subsisten en el interior de ciertos géneros de mosquitos que solamente parasitan algunas aves silvestres y domésticas que son huéspedes de la enfermedad, habitualmente asintomáticas, que jamás pican a los humanos u otros mamíferos.

El problema viene a manifestarse cuando las temperaturas ascienden en la zona en la cual viven y hacen su aparición otros géneros de mosquitos que no llegan a sobrevivir a las bajas temperaturas. Este nuevo conglomerado de mosquitos sí pueden picar tanto a aves como a mamíferos, contagiando la enfermedad entre ellos.

Síntomas

Los síntomas de las encefalitis equinas llegan a mostrarse como cualquiera otra encefalitis. La EEE, regularmente, es una patología más breve y mortífera. La manifestación y desarrollo de los síntomas son:

  • Fiebre elevada
  • El caballo se muestra inapetente
  • Se manifiesta una depresión en el animal
  • Su cabeza exhibe una posición caída en relación al cuerpo
  • Los párpados y labios se mantienen flácidos
  • Su sentido de la vista se encuentra alterado
  • El caballo emplaza sus patas de manera que se encuentran muy apartadas unas de otras
  • Se da inicio a los movimientos involuntarios ya que el cerebro empieza a inflamarse
  • Padece de ataxia, parexia y, por último, parálisis
  • El animal se echa, convulsiona y perece

Tipos de Encefalitis Equina

A continuación vamos a reseñar los distintos tipos de encefalitis equina que existen y que, en gran medida, establecen su ubicación o el grado de gravedad de su posible infección:

Encefalitis Equina del Este (EEE)

Su denominación se debe a que su primordial área de infección suele situarse en el extremo este de Estados Unidos, más específicamente, en Florida. El enorme cumulo de ciénagas, estanques y humedales lo convierten en un sitio de fácil contagio, puesto que el mosquito que la transmite es el Culex Melanura, al igual que otros como el Culiseta o el Aedes, muy típico de pantanos de madera dura y agua dulce. Pese a todo ha llegado a esparcirse en otras naciones del Caribe, así como Canadá y otras zonas de América del Sur.

Encefalitis Equina del Oeste (EEO)

La encefalitis equina del oeste es otra variedad de esta patología que usualmente se reproduce igualmente por medio de los mosquitos, como el Culex o el Culiseta. En su caso, muestra distintos grados de morbilidad y mortalidad. Por regla general, perjudica de forma leve a los humanos, al tanto que es más virulenta con los equinos, y los incidentes epidémicos usualmente tienen lugar en sitios como el Norte de América, Argentina, Brasil o Uruguay.

Encefalitis Equina Venezolana (EEV)

La encefalitis equina venezolana ha recibido dicha denominación por ser una de las regiones de la que es típica, en conjunto con otras naciones americanas del entorno como son Ecuador, México, Perú, Ecuador o Trinidad, particularmente en sitios selváticos. No obstante, el proceso de transmisión es similar al caso de la encefalitis equina oriental, al igual que sus síntomas. Los mosquitos que suelen transmitir este virus son el Aedes, Culex Portesi y Psorophora ferox.

Encefalitis del Virus del Oeste del Nilo (VON)

En contraste a otras formas de encefalitis equina, el Virus del Oeste del Nilo se manifiesta con otros síntomas o tipos de infección además de la misma picada del mosquito, como ocurre por la transfusión sanguínea, lactancia materna o trasplantes e inclusive al entrar en contacto con el ganado. Agregado a ello, cuenta con un mayor alcance a causa de la migración de las aves, logrando llegar casi a todos los continentes del planeta y a todas las naciones. Es transmitido por mosquitos como el Culex, Ochlerotatuso Psorophora.

Diagnóstico

Tras reconocer los síntomas que manifiesta un caballo contagiado por este virus, un veterinario podría evaluar algún tipo de infección que perjudique al sistema nervioso. No obstante, para confirmar que es un virus y, en particular, el virus que provoca la encefalitis equina, se requiere efectuar un aislamiento viral en una diversidad de líneas celulares o en ratones lactantes.

Las muestras se toman de forma directa del líquido encefalorraquídeo de los animales infectados, aunque igualmente se pueden tomar muestras de tejido nervioso si el animal ya ha perecido. Las pruebas ELISA o la amplificación del ARN por medio de PCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa) son técnicas rápidas de diagnóstico, frecuentemente utilizadas en numerosos laboratorios.

Tratamiento

El más importante de los problemas de la encefalitis equina es que no existe un tratamiento efectivo para la erradicación del virus, por lo que la mejor medida para impedir la enfermedad se encuentra en la prevención. De tal manera que, ante un caso verificado de encefalitis equina, conviene apartar al animal y asear la zona, puesto que es probable que por ahí circulen mosquitos que pueden contagiar la enfermedad.

Los antibióticos no son eficaces contra los virus y no se conoce ningún medicamento que funcione como antiviral para esta patología. En los casos de suma gravedad, se emplea un tratamiento atenuante y de apoyo, como puede ser la hospitalización del caballo, apoyo respiratorio, fluidoterapia y prevención de infecciones colaterales.

La Encefalitis Equina y su Vacuna

Para la prevención de la infección de la encefalitis equina existen varios métodos disponibles:

  • Vacunación metódica de la totalidad de los caballos con vacunas que portan el virus debilitado u otras con el virus pasivo. De tener dudas se ha de consultar con el veterinario las sugerencias de plan de vacunas para equinos. Igualmente se pueden adquirir en el mercado dos vacunas para el uso en humanos.
  • Control de las plagas de mosquitos por medio de fumigación de la zona, poco aconsejable ya que afecta a otros artrópodos y demás especies que en nada se relacionan con la enfermedad. Es preferible el empleo de repelentes locales pero sumamente efectivos.
  • Utilización de mosquiteros, fumigación e higiene en los establos. Evitar que se estanquen las aguas en charcas o en bidones en los que puedan reproducirse los mosquitos.

El debido uso de todos estos métodos de prevención reducen una enormidad la probabilidad de surgimiento de una epidemia entre los equinos.

Otros artículos que seguramente te interesarán son:


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.