Eminem en los Oscars durante su interpretación de Lose yourself.
Eminem en los Oscars durante su interpretación de Lose yourself.

Eminem en los Oscars 2020. Como suena. Han sido quizás los tres minutos más extraños de toda la gala de los Oscars 2020. Nadie contaba con esta actuación sorpresa por parte de Eminem, muy de actualidad estos días no sólo por el lanzamiento de su nuevo disco, Music to be murdered by, sino también por su reciente visita al paseo de la fama de Hollywood para dar calor a su amigo 50 Cent. Parece que el bueno de Eminem decidió alargar por unos días su visita a Los Ángeles y deleitarnos con una interpretación de la mítica Lose yourself en directo.

Eminem en los Oscars 2020

Que Marshall Mathers haya visitado por primera vez el escenario de los Oscars en el teatro Dolby de Hollywood en Los Ángeles ha supuesto un subidón de nostalgia importante. Eminem vuelve al cine, no para recoger una estatuilla dorada, como (como no hizo en 2003 con 8 Mile), sino para hacer lo que mejor se le da: rapear. La canción elegida no podía ser otra. Lose yourself, mítico himno perteneciente a la banda sonora de 8 Millas, película con la que Slim Shady se agenció su único Oscar hace ya 18 años.

Aunque Eminem se llevó el Oscar en 2003 por su canción Lose yourself, el rapero no acudió a la ceremonia de entrega porque pensaba que no se iba a llevar el premio.

Eminem terminó ayer su breve concierto de los Oscars con una ovación generalizada y con mucha gente en pie. En serio, mucha muchas personas aplaudiendo descosidas y, quizás, evidenciando que a esta gala le estaba haciendo falta algo de energía de manera urgente. Ha sido uno de los momentos más emocionantes de la noche. El público no se había levantado ni para aplaudiar a Bradd Pitt o Laura Dern, ganadores de los Oscars a mejor actor y actriz secundarios respectivamente. Poder ver a Eminem en los Oscars ha supuesto, sin duda, un soplo importante de vitalidad para una gala cuyo ritmo, como viene siendo habitual, ha venido siendo un tanto lánguido. Por no decir aburrido.