Cope y Onda Cero protagonizan la histórica emisión conjunta de El Partidazo y El Transistor
Cope y Onda Cero protagonizan la histórica emisión conjunta de El Partidazo y El Transistor

El 15 de abril de 2020 El Partidazo y El Transistor fusionaron sus emisiones en un solo programa. Y fue una noche histórica, como ya habíamos avisado en Postposmo. La Cope y Onda Cero aunaron sus fuerzas para luchar contra el coronavirus con un espectacular crossover entre dos de los programas deportivos estandarte del panorama nacional, con Juanma Castaño y José Ramón de la Morena. Sólo faltó uno, el líder de audiencia: El Larguero, capitaneado por Manu Carreño, no quiso sumarse a la fiesta.

A continuación puedes escuchar íntegra la emisión conjunta de El Partidazo y El Transistor:

Crónica de la emisión histórica de El Partidazo y El Transistor

Después de la genial sintonía creada para la ocasión, las voces de los presentadores fueron las primeras que escuchamos, pero pronto Rafa Nadal (que estuvo inmenso una vez más) y Pau Gasol se convirtieron en los verdaderos protagonistas de la noche. Quizá los dos deportistas más grandes que hemos tenido en nuestro país juntos en la radio. Dos grandes amigos que de la mano de la Cruz Roja Española encabezan la iniciativa #NuestraMejorVictoria, que no tardó en convertirse en Trending Topic en España.

Rafa Nadal apadrinó la participación del actual número 1 del tenis mundial, el serbio Novak Djokovic, que, con su habitual simpatía y desparpajo aportó un toque de exotismo a la velada hablando un castellano mucho más fluido de lo que cabría esperar. Mientras tanto, Joserra y Juanma luchaban contra sus egos intentando mantenerlos a raya pero sin dejar que el del otro terminase de llevar la voz cantante. Sin duda, una labor complicada para dos comunicadores líderes como ellos y que también tenemos que agradecerles como oyentes.

Otra de las estrellas de la noche fue nuestro piloto de Fórmula 1 más laureado. Fernando Alonso, de  novia italiana, es gran conocedor de la situación que vive nuestro país vecino por la crisis del coronavirus y por eso se mostró especialmente concienciado.

El asturiano, que también colabora con UNICEF, se sumó sin dudarlo a la iniciativa de la Cruz Roja. Además, quiso salir al paso de la última polémica con Vicente del Bosque, afirmando que no se dio por aludido por las palabras del ex-seleccionador con las que afirmaba que “alguno protesta cuando se ha hecho mal, pero luego cotiza en el extranjero”.

Siguiendo con el motor, el programa giró hacia la residencia de los Sainz. Carlos Sainz y Carlos Sainz Jr. se juntaron con Fernando Alonso para ajustar apuestas pendientes y “rifarse” a Rafa Nadal para un futuro partido de tenis.

Sergio Busquets fue el primer protagonista futbolero de la noche y, aunque su participación no tuvo mucho peso en la velada, no se fue sin antes lanzarle una buena pulla a Iker Casillas: “Es sorprendente que Iker, una persona a la que le cuesta tanto ayudar de manera económica, quiera aportar y tiene bastante mérito que lo hayáis conseguido”.

Iker Casillas, que es candidato a la Presidencia de la Federación Española de Fútbol, no quiso responder a las preguntas de De La Morena y Castaño respecto a este asunto y despejó más balones que nunca. El capitán de la mejor Selección Española de Fútbol de la historia se mostró especialmente sensible con el coronavirus, ya que él mismo es actualmente un factor de riesgo debido al infarto agudo de miocardio que sufrió hace un año. Nos invitó a todos a quedarnos en casa como está haciendo él, armado de paciencia para, con Sara Carbonero, cuidar a sus dos pequeños, Martín y Lucas.

Las medallistas olímpicas Ona Carbonell y Carolina Marín fueron las últimas deportistas en sumarse a la fiesta. Ona Carbonell, reciente ganadora de Masterchef Celebrity, nos contó cómo pasa el confinamiento ahora que está embarazada y, pese a la insistencia de los dos presentadores, no quiso desvelar en directo el sexo del bebé.

La pincelada musical de la noche la dio la cantante malagueña Vanesa Martín, que interpretó en directo su canción ‘Porque queramos vernos’.

Los escuderos de Castaño y De La Morena hacen su entrada en la emisión de El Partidazo y El Transistor

Una vez que todos los protagonistas ya desfilaron por el programa, llegó el momento más esperado para los verdaderos amantes del periodismo deportivo. Castaño y De La Morena eligieron cada uno a sus tres escuderos. El de COPE eligió a Manolo Lama, a Paco González y a Tomás Guasch. Por su parte, el de Onda Cero se decantó por Carlos Bustillo, Roberto Gómez y Edu Pidal. Con todos estos miuras sobre el ruedo (Joserra style) comenzó la barra libre.

Roberto Gómez fue el primero en disparar con bala a Tomás Guasch afirmando que cuando él era un niño ya leía al periodista catalán en Mundo Deportivo y este contestó que es el único ser humano al que Roberto Gómez le ha pagado alguna vez una Coca-Cola.

A esto siguió un sinfín de batallitas y chascarrillos que hicieron las delicias de todos esos oyentes que ya peinan canas y que recuerdan con nostalgia una época de radio irrepetible (o no, visto lo visto esta noche).

Y cuando el programa llegaba a su punto álgido alcanzando el tercer puesto en la lista de Trending Topic en España, hizo su aparición el Grupo RISA. Las redes sociales se habían frotado las manos los días previos especulando sobre el posible encuentro entre José Ramón de la Morena y Roberto Gómez con sus alter ego y este finalmente se produjo para regocijo del personal. También el otro Alcalá se reencontró con Joserra después de aquella mítica bronca sobre la asignatura de Teoría de la Información. Sin duda, el momento más divertido de la velada.

En medio de este jolgorio llegó el final del crossover. A José Ramón, que habitualmente echa el cierre a la una de la madrugada y ya iba diez minutos tarde, le entraron las prisas y ya con el batín puesto se despidió de todos dando las gracias especialmente a Rafa Nadal y a Pau Gasol, que fueron los impulsores de la iniciativa.

Y nosotros nos quedamos con una sonrisa en la boca, conscientes de que acabábamos de ser testigos de un hito histórico en la radio española. Es cierto y triste a la vez que, en momentos tan trágicos como lo que nos está tocando vivir, sale a relucir lo mejor de cada uno y no se puede negar que iniciativas como esta son una auténtica inyección de moral y optimismo. Mucha fuerza para todos.