El invierno del dibujante de Paco Roca ¡Reseña!

El invierno del dibujante es otra obra maestra de auténtico sabor español venida de las manos del reconocido historietista Paco Roca. Descubramos juntos su trama y tópicos.

el-invierno-del-dibujante-1

El invierno del dibujante es un gran mosaico histórico que contiene a gran parte de los que se dedicaron a la actividad artística del cómic o tebeo en España. Representa una verdadera tesis de sus orígenes, condiciones y temas de parte de uno de sus mejores exponentes actuales.

Paco Roca, novela gráfica de profundidad literaria clásica

El invierno del dibujante, publicada en 2010, puede ser considerada la cumbre de toda la carrera de Paco Roca hasta los momentos, el momento en que el talento acumulado de su trayectoria llegó hasta el punto artístico más definido. Roca ha sido, durante su carrera de casi treinta años, un autor empeñado en dotar a la novela gráfica de madurez y matices complejos, atrayendo así un público completamente nuevo al género.

No siempre fue así, por supuesto. Crecido entre los cómics habituales para un joven español, como Mortadelo y Filemón, Astérix y Obélix o Tintín, Roca se ocupó en primera instancia en producir contenido erótico usando figuras de la animación de Disney, como Aladdin o Peter Pan. Pero pronto pudo centrarse en sus temas preferidos, incluyendo tramas enfocadas en Salvador Dalí o el Palacio de la Alhambra.

Arrugas (2007), drama en idioma francés que retrataba las condiciones de vida de un grupo de ancianos en una residencia geriátrica, constituyó un punto de inflexión que marcaba definitivamente el inicio de su madurez como creador. La adaptación fílmica de 2011 logró meterse en el camino hacia el Óscar como mejor película de animación, lo cual amplió la celebridad de su autor, permitiéndole incluso más autonomía como creador.

Capaz de involucrarse también en proyectos de ilustración sobre clásicos como La Metamorfosis, Roca pronto se abocaría aún más en la realidad española, con un punto más de temática política. Ejemplos de ellos son un par de obras que usaban como telón de fondo la temática de la Guerra Civil en el país hispano, El ángel de la retirada (2010) y Los surcos del azar (2013). En ambas, el autor exponía explícitamente la necesidad de mantener la memoria sobre lo ocurrido, para continuar la lucha por las libertades.

Pero entre la desmemoria médica de Arrugas y la memoria política generacional de Los surcos del azar, Paco Rosa se dedicó a la historia española de su propio gremio, el círculo de dibujantes que sobrevivió a la censura en los años 50 del siglo pasado durante el régimen franquista. Este interés produjo su gran obra El invierno del dibujante.

el-invierno-del-dibujante-2

Arrugas fue el primer éxito mundial de Paco Roca, con miles de ejemplares vendidos y una adaptación cinematográfica bien valorada. Su empatía, calidez y profundidad humana con respecto a la vida de los ancianos han sido memorables para el lector promedio de novelas gráficas.

El invierno del dibujante, la libertad del artista

El invierno del dibujante retrata un evento fundamental, aunque olvidado, de la historia del cómic hispano y europeo: la marcha de cinco dibujantes estrella de la enorme editorial Bruguera, para probar suerte fundando su propia revista gráfica denominada Tío Vivo y recibir el ingreso justo por sus labores.

Aunque el proceso resultó fallido, la partida temporal de estos dibujantes, Peñarroya, Cifré, Giner, Conti y Escobar, abrió paso a otra generación de artistas con estilo dinámico e innovador, como Francisco Ibáñez, autor del célebre Mortadelo o Segura, Schmidt, Raf, Gin y Figueras.

Si bien la llegada de estas nuevas plumas ha sido celebrada, Roca explora con melancolía otra arista del proceso, la desaparición parcial de un tipo particular de denuncia social que lograba escurrirse de la censura franquista.

Por ejemplo, el hambre leonina del Carpanta, personaje cómico de Escobar, representaba fielmente las carencias propias de la España inmersa en posguerra. Peñarroya introducía en Don Pío la mentalidad cerrada y limitada de la clase media de la década del 50.

Parte del fracaso de Tío Vivo dentro de la historia es la incapacidad de los creadores disidentes de usar los personajes por los cuales ya eran conocidos por el público, por pertenecerles a la editorial anterior. Y la editorial se ha aplicado en boicotear la nueva revista para no tener competencia y tener a sus creadores de vuelta.

El cisma prueba ser más difícil de lo esperado, sin embargo, poco a poco se justifica su proclamación mientras se muestran las condiciones que ofrecía Bruguera y las aspiraciones de los dibujantes que se han marchado. Para todo esto, la novela gráfica aplica una narrativa no lineal, con continuos saltos en el tiempo que aportan detalles y facetas imprevistas dentro del conflicto, eliminando todo posible maniqueísmo.

La resolución en la realidad fue amarga, como suele suceder en la cruda vida real. El empuje colectivo e idealista choca de frente contra los obstáculos mencionados, frustrándose y convirtiéndose en penosa resignación laboral.

Será hora de regresar a la horma editorial oficial, con su orden vertical y jerárquico férreo, con el manoseo abusivo del producto artístico según las reglas desalmadas del mercado. Y todo esto ante la indiferencia del público poco experto, que recibirá los dibujos como vengan, sin importar autor original o reciclajes descarados.

La verdad es que el hambre española de los 40 y 50 no era sólo literal, sino también hambre de narrativas escapistas que ayudarán a sobrellevar la creciente opresión y el entorno grisáceo que genera un orden conservador extremo y censor. De ahí que la revisión de cerca del destino de estos dibujantes es realmente una lupa puesta sobre el corazón de España, enamorada desesperadamente en esos momentos del llamado tebeo.

En el siguiente vídeo podemos ver una excelente reseña audiovisual de esta novela gráfica, poniendo la historia en el contexto de la historia del cómic internacional, sobre todo en contraste con la tradición anglosajona. Tradición en la que muchos dibujantes debieron inscribirse por no tolerar más las condiciones de trabajo que ofrecía su país natal.

Hasta aquí nuestro artículo sobre la novela gráfica de Paco Roca El invierno del dibujante. Si te ha interesado este texto, seguramente disfrutes de esta otra reseña de nuestra web dedicada a la otra obra maestra de Paco Roca, Arrugas. Otra muestra de su madurez e inteligencia artísticas. ¡Sigue el link!


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.