El cartero de Charles Bukowski

¿Crees que sabes cómo es ser cartero? Henry Chamisky, El cartero de Charles Bukowski, te contará todos los detalles de ese singular oficio que formó parte de su vida durante 12 años. ¡No dejes de leer!

el-cartero-de-charles-bukowski-1

El cartero de Charles Bukowski

Henry Charles Bukowski nació en Alemania, pero se crió en Estados Unidos. El cartero de Charles Bukowski fue publicado en 1969, luego de que este poeta y escritor caracterizado por su estilo auténtico, incluso un poco soez y cínico, renunciara a su trabajo como cartero en la ciudad de Los Ángeles.

El cartero de Charles Bukonski es una obra autobiográfica, cuya historia se desarrolla en la década de los años 70. Cuenta la extraña experiencia de Henry Chinasky durante los 12 años que trabajó en una oficina de correo, convirtiéndose en la primera vez en la cual el protagonista de una historia escrita por Charles Bukowski, representa su alter ego.

¿Cómo llegó a ser cartero?

Alguien le dijo a Henry que en navidad, debido al aumento de cartas que repartir, la oficina de correos contrataba carteros auxiliares. Chinasky, holgazán como siempre, vio allí una buena oportunidad para ganar dinero fácil y cómodamente.

Jamás pensó que además de dinero obtendría otros beneficios mientras caminaba por las calles de Los Ángeles, como la vez que una despampanante mujer lo invitó a pasar la noche en su casa, lo cual hizo en tres o cuatro oportunidades hasta que se aburrió. Y es que aparte de vago y borracho, Henry es mujeriego por naturaleza.

Convencido de que esa era un trabajo hecho especialmente para él, presentó y aprobó las pruebas para ser cartero suplente, lo cual lo logró sin mayor esfuerzo. El trabajo seguía siendo fácil, pero Chinasky no sabía porqué no había vuelto a tener suerte con los encuentros sexuales de tipo casual.

Igual no importaba, pues él continuaba viviendo con su novia Betty, con quien pasaba las noches charlando, cantando, teniendo sexo y, sobre todo, bebiendo. Así era su vida, sin mayores compromisos.

el-cartero-de-charles-bukowski-2

El traslado a Oakford

Al poco tiempo, el cartero de Charles Bukowski, Henry Chinasky fue trasladado a una nueva oficina, donde el trabajo era más exigente y el jefe no era buena persona. Eso, y el constante cansancio con el cual llegaba al trabajo, producto del trasnocho y la resaca por quedarse bebiendo hasta más de medianoche, complicaban aún más las cosas.

De repente se le ocurrió una idea: denunciaría al Sr. Jonstone ante las autoridades federales. Qué equivocado estaba cuando creyó que su plan podía funcionar, pues, al contrario, su jefe tomó fuertes represalias contra él: primero no le asignó más rutas, luego lo mandó a hacer los peores recorridos de toda la oficina y, adicionalmente lo amonestaba constantemente.

Chinasky estaba seguro que el oficio de cartero terminaría por matarlo, sobre todo dadas las condiciones en las que llegaba a trabajar cada mañana. Sentía que no podía llevar el ritmo de su trabajo mientras siguiera sin descansar durante las noches.

Fue en un día de fuertes lluvias cuando Chinasky, el cartero de Charles Bukowski, tuvo que patear las calles con sus zapatos y chaqueta rotos, entonces todo salió mal y casi renuncia al trabajo.

La renuncia

Al cabo de tres años, Chinasky pasó a ser cartero regular, obteniendo ciertos beneficios, como: vacaciones, días libres a la semana y rutas fijas; sin embargo, él intuía que ahora el trabajo sería más difícil y menos divertido. Al final, la imposición de ridículas normas, junto con la actitud desafiante y las constantes amonestaciones de parte del Sr. Jonstone lo hicieron renunciar.

La mayoría del tiempo estaba en casa sin hacer nada, exceptuando cuando iba al hipódromo para apostar en las carreras de caballos. Cuando Betty comenzó a trabajar, su vida se volvió más sencilla aún, convirtiéndose en la mejor época para holgazanear y coquetear con otras mujeres.

No obstante, el paraíso pronto acabó cuando su querida novia, cansada de las habladurías de la gente, decidió dejarlo. De esa forma, a los 36 años, Chinasky enfrentó su tercer fracaso amoroso.

el-cartero-de-charles-bukowski-3

Joyce

No vale la pena mencionar cómo, lo cierto es que pronto Chinasky terminó casado con una ninfómana millonaria y viviendo en un pueblo lejos de la ciudad. La familia de ella creía que se había casado por su dinero, pero él sabía que no era cierto, al igual que estaba seguro de que ni siquiera la quería.

Al poco tiempo, a petición de Joyce, la pareja volvió a Los Ángeles; muy a su pesar, él tuvo que buscar trabajo para que la familia de ella no pensara que era un vividor, aún sabiendo que sí lo era. Como en el pasado, eligió la opción más fácil y terminó trabajando en un almacén; sin embargo, de repente, ya no quiso estar ahí y buscó la forma de volver a su antiguo oficio.

Cartas y más cartas

Es así como Chinasky, el cartero de Charles Bukowski, vuelve a la oficina de correos; ahora trabaja clasificando las cartas, 12 horas en horario nocturno durante dos semanas y luego descansa cuatro días. Cada vez es más difícil soportar la estadía en ese sitio, ya que el ambiente es hostil y el tiempo no le alcanza para memorizar los esquemas que le sirven para identificar los distritos postales.

Es maratónico, considerando que cada vez vuelve a casa, Joyce lo espera con el ánimo y la misma actitud ninfómana de siempre. Por eso, se contenta cuando ella consigue trabajo a tiempo completo en la policía y comienzan a verse cada vez menos; así no se sorprende cuando le llega la solicitud de divorcio por parte de Joyce, junto con la noticia de que ella lo deja por otro hombre, quien más tarde la abandona.

Sin esperarlo, un día se encuentra nuevamente con Betty, pero ambos habían cambiado demasiado, por lo cual sólo llegaron a verse unas pocas veces. A ella, los estragos de la bebida le estaban pasando factura, sin saber que en poco tiempo moriría, prácticamente sola como había pasado casi toda su vida.

La vida continúa

Los días de Chinasky transcurrían siempre igual: clasificar cartas, beber, apostar en las carreras de caballos y, en algunas ocasiones, conocer mujeres. Así fue como llegó Fay a su vida, una especie de escritora desordenada.

A pesar de que Fay era una mujer mayor convivir con ella no era fácil, pero cuando se embarazó, Chinasky le perdonó todos sus defectos. Dentro del tiempo regular nació Marina Louisa, y cuando apenas gateaba Fay decidió abandonarlo; sin embargo, él siguió cumpliendo con su rol de padre, incluso cuando la madre de la niña le dijo que estaba con otro hombre.

En la oficina de correos la situación empeoraba, él estaba convencido de que no lograría jubilarse, no después de tantas amonestaciones y de haber incendiado su cesta de cartas. Después de 11 años renunció definitivamente, empeorando su problema con la bebida hasta hacerlo tocar fondo; sin embargo, un día amaneció dándose cuenta que había sobrevivido, entonces decidió escribir un libro: El cartero.

Si te gusta leer, te invito a conocer cuáles son los escritores más famosos de la historia, así podrás conocer sus grandes obras.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.