El Carro de Heno del pintor holandés El Bosco

Conoce la historia, descripción y análisis de una de las obras más populares y emblemáticas en la carrera del holandés El Bosco: El Carro de Heno, en la que hace alusión directa al tema del pecado, la expulsión de Adán y Eva del Paraíso Terrenal y el infierno.

EL CARRO DE HENO

El Carro de Heno

A lo largo de su exitosa y brillante carrera como pintor, el holandés el Bosco tuvo la oportunidad de realizar importantes obras de artes, muchas de ellas con un gran impacto a nivel mundial. En esta ocasión queremos hablarte acerca de una de las pinturas más emblemáticas de toda su trayectoria: El Carro de Heno.

El carro de Heno es por hoy una de las creaciones más populares de la historia y con un alto significado dentro del medio. La obra fue realizada nada más y nada menos que por el pintor holandés el Bosco. Está constituida como una de sus últimas obras y en ella se dedica a tratar especialmente el tema del pecado.

Se trata de un amplio cuadro dividido en tres partes diferentes. La obra se encuentra realizada en óleo sobre tabla. La tabla principal mide 135 x 100 centímetros, mientras que las dos tablas laterales presentan dimensiones aproximadas de 135 x 45 centímetros cada una. En cada una de las tablas, el artista se enfocó en ilustrar lo que más nos define como humanos: nuestros defectos.

Historia

Todavía no se sabe a ciencia cierta cuándo fue que la obra El Carro de Heno se realizó, sin embargo existen varias versiones acerca de la fecha original en la que el holandés pintó este emblemático cuadro. La mayoría de las hipótesis apuntan a que fue entre los años 1500 y 1502, aunque hoy en día se habla de 1516 aproximadamente o después, gracias al análisis dendrocronológico.

La fecha no está clara, pero lo que sí está muy claro es que El carro de Heno fue una de las últimas obras en ser pintadas por el holandés el Bosco. De hecho se ha posicionado como una pintura del último periodo del artista, lo que motivaría también la intervención del taller del pintor.

En la década de 1570, el entonces rey Felipe II, decide adquirir esta pintura a los herederos de Felipe de Guevara. Cuatro años después de haber sido comprada por el rey, el cuadro es llevado al Monasterio de El Escorial. También se llevó a cabo una copia de esta pintura, la cual se realizó en el taller del pintor a manos de un ayudante que manejaba perfectamente la técnica del holandés.

EL CARRO DE HENO

Aunque no se sabe con exactitud, se cree que esta copia de El Carro de Heno, fue realizada bajo la supervisión del holandés El Bosco. La copia de la pintura quedó instalada finalmente en el Monasterio de El Escorial, mientras que la pintura original fue llevada a la Casa de Campo primero y a la colección del Marqués de Salamanca después.

Hubo una época en que estuvo desmembrado, descomponiéndose en el Museo del Prado. Tras el inicio de la denominada Guerra Civil Española, la pintura El Carro de Heno fue trasladada al Museo del Prado, con la finalidad de que se conservará de una mejor manera, tanto así, que actualmente sigue estando en ese lugar.

Lo que no se puede poner en duda es el gran impacto que causó y sigue causando esta interesante obra del artista Hieronymus Bosch, más conocido como El Bosco. El cuadro fue pintado en óleo sobre tabla. En conjunto la obra está dedicada al tema del pecado. Es precisamente la tabla central la que da nombre al tríptico, en ella se representa un antiguo proverbio flamenco:

“La vida es un carro de heno y cada uno coge de ella todo lo que puede.”

Tal y como hemos venido comentando, hay una copia de la pintura original que fue mandada a hacer por el monarca Felipe II para El Escorial. Actualmente esta copia continúa estando conversada en ese lugar. Por su parte, la pintura original la podemos encontrar dentro de las magníficas colecciones de pintura flamenca que tiene el Museo del Prado situado en la ciudad de Madrid.

Análisis del cuadro

En esta parte de nuestro artículo estaremos realizando un completo e interesante análisis acerca de la obra El Carro de Heno, la cual fue pintada por el holandés El Bosco y considerada como una de sus últimas creaciones. Esta pintura trata especialmente sobre el tema del pecado y su relación con el ser humano.

EL CARRO DE HENO

Lo primero que se puede decir es que esta obra es un tríptico, en pocas palabras está formado por tres tablas. La tabla central es la más grandes, mientras que las dos que se ubican a los laterales presentan dimensiones menores. En conjunto forman una atractiva pintura donde el autor plasma temas relacionados con el pecado.

El tríptico cerrado nos refleja a un peregrino que en su transitar por la vida se va alejando de las tentaciones como la avaricia y la lujuria, mientras que el el tríptico abierto muestra cómo los pecados del hombre le conducen siempre por el mal camino y los termina llevando directo al infierno.

El vendedor ambulante

Hablemos un poco sobre el tríptico del Carro de Heno cuando se encuentra cerrado. Allí se puede apreciar como tema central a un vendedor ambulante, atribuido al Bosco y su taller. Esa imagen haría alusión directa al Camino de la Vida, con un peregrino, una especie de ermitaño estoico acechado por los peligros del viaje, y que se resiste a las tentaciones representadas por la pareja que baila (lujuria), idea propia de la Devotio moderna.

Tablas laterales

En primer lugar vamos a hablar sobre las tablas laterales de este tríptico. La obra está conformada por dos es específico y ambas presentan las mismas dimensiones, aunque tocan temas completamente diferentes, enfocados en el pecado.

  • Postigo de la izquierda: El Paraíso terrenal

El pintor holandés El Bosco trató de ilustrar en la tabla izquierda temas bastante interesantes relacionados con el pecado. En esta parte del cuadro se puede apreciar aspectos como la creación, el pecado y la expulsión de Eva y Adán del jardín de Edén. En la ala izquierda del cuadro se muestran cuatro escenas diferentes.

El ala izquierda está basada en el tema del pecado, pero en esta oportunidad El Bosco se remite a los orígenes del mismo. En el área superior de esta tabla se puede apreciar con claridad el tema de la expulsión de los ángeles rebeldes, que luego de caer en desobediencia a Dios, terminan siendo expulsados del paraíso celestial y son enviados a la tierra en forma de insectos.

En toda la parte superior el pintor El Bosco se enfoca en ilustrar la expulsión de los ángeles rebeldes. Se puede apreciar que mientras estos ángeles desobedientes se van precipitando, su aspecto físico se transforma poco a poco. Ya no lucen como ángeles hermosos sino que toman un aspecto más de animal, específicamente parecidos a sapos e insectos.

Un poco más abajo, en esta misma ala izquierda, el artista ilustra perfectamente todo lo que tiene que ver con la creación de Eva, que de acuerdo a lo explicado en la Biblia, fue sacada de una costilla de Adán. También en la parte inferior pero un poco más a la derecha se aprecia el Pecado Original con la serpiente con cabeza de mujer y manos de garras.

Por último, en esta tabla izquierda, se ilustra el tema de la expulsión de Adán y Eva del Paraíso Terrenal. De esta forma el artista representa los cuatro episodios en orden inverso a como aparecen en la tabla derecha del tríptico del Juicio de Viena, que sitúa la expulsión del Paraíso en último plano y no en el primer plano como lo hace El Bosco.

  • Postigo de la derecha: El Infierno

La tabla derecha de este tríptico realizado por El Bosco se podría decir que está muy vinculada con otras de sus más emblemáticas obras “El Jardín de las Delicias”. En esta parte se hace alusión al infierno, al cual se dirige el carro junto con todos los personajes que lo siguen.

Esta ala derecha está dedicada en su totalidad al infierno y al castigo que implica haber caído en pecado y desobediencia. El infierno se representa como una ciudad incandescente, con diablos dedicados a la construcción de una torre, quizá referencia a la bíblica torre de Babel.

El pintor El Bosco realiza una ilustración perfecta a lo que representa el infierno y sus consecuencias. En esta alta derecha del tríptico se puede observar a una ciudad completamente en llamas, donde lo que más predomina, aparte del fuego, es la presencia de demonios y condenados.

A este grupo de demonios y condenados se le aprecia con una actitud desesperada en un intento por construir una torre. En esta ala derecha se puede apreciar la llegada de los primeros pecadores del carro de heno, a unos diablos construyendo una torre, tal vez alusión a la Torre de Babel para poder “albergar” eternamente a los que están llegando.

En esta parte de la pintura el autor también trata de expresar cada una de las torturas a las que los pecadores serán sometidos en el infierno. Así se puede apreciar en la figura del hombre montado sobre una vaca que es atravesado por una lanza o también en el hombre que está un poco más abajo el cual está siendo devorado por unos perros.

Tabla central

La tabla central de esta pintura es una de las más interesantes de toda la obra. Se representa al carro en el que la multitud sin diferencia de clases se afanan por tomar algo de heno y que corresponde a una alegoría de origen bíblico alusiva a lo efímero y perecedero de las cosas de este mundo.

La obra toma su título original precisamente de la escena que se muestra en esta parte central: El carro de Heno. Se encuentra basado en un pasaje bíblico del profeta Isaías, que habla de cómo los placeres y las riquezas del mundo se parecen al heno de los campos que se secan pronto y aún más pronto se acaban.

“Toda carne es como el heno y todo esplendor como la flor de los campos. El heno se seca, la flor se cae”.

En la parte superior de la tabla central se pueden apreciar varias escenas: En primer lugar a una pareja humilde que se están besando (alusión a la lujuria). Justo delante de ellos podemos observar a otra pareja de clase noble que se cotejan con la música (alusión al amor cortesano), mientras que son vistos por otro personaje.

A la derecha se aprecia un demonio azul con nariz de trompa y con cola de pavo real que parece estar a gusto con la música y los rituales amorosos profanos. Este diablo es la contra parte del ángel que está al otro lado y que muestra una actitud de rendición ante Dios, pidiendo la intercesión divina por la humanidad.

En la parte superior y en medio de las nubes podemos observar la imagen de Cristo resucitado que observa todo lo que está sucediendo y muestra las heridas de su Pasión.

Guiando el cortejo que sigue al carro se encuentran varios personajes, entre ellos el rey de Francia, el Papa y el Emperador. En la parte central de la pintura se aprecia un homicidio; guiando el carro para conducirlo al infierno, representado en el ala de la derecha, están criaturas híbridas entre hombres y animales.

El padre José de Sigüenza, a finales del siglo XVI, hizo alusión a estas criaturas y dijo que simbolizaban los diferentes vicios de la humanidad:

“Este carro de heno, en qué va esta gloria, le tiran siete bestias, fieras y monstruos espantables, donde se ven pintados hombres medio leonés, otros medio perros, otros medio osos, medio peces, medio lobos, símbolos todos y figura de la sociedad; late la lujuria, avaricia, ambición, bestialidad, tiranía, sagacidad y brutalidad”

Temática

El pintor holandés El Bosco pretende por medio de esta obra exponer cómo todas las clases sociales intentan alcanzar su parte de heno del carro, es decir, su parte de placeres y riquezas. En este cuadro es posible observar la postura de las clases sociales más poderosas, por ejemplo los emperadores, reyes y papas, quienes no tienen ningún inconveniente en alcanzar su “ración de placer”.

Por otro lado está la representación de las clases menos pudientes de la sociedad quienes no la tienen tan fácil. Este grupo de personas tienen que pisotear o matarse e incluso son atacados por demonios para poder alcanzar algunos de esos “placeres”.

En esta obra se tocan muchos temas, entre ellos el pecado, el afán y las ganas de hacer siempre lo que más no conviene, sin tomar en cuenta la voz de Dios. Es una aplastante sátira de un mundo que ha abandonado a Dios.

También podrían interesarte los siguientes artículos: 


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.