¿Sabes para qué fuimos creados? Entra aquí y conoce el significado de las palabras del Apóstol Pablo en Efesios 2:10. Además de, cómo puedes apropiarte de esta poderosa palabra sobre el propósito de Dios para nuestras vidas.

efesios-2-10-2

El significado de Efesios 2:10

En esta ocasión desarrollaremos el versículo bíblico de Efesios 2:10, a fin de que aprendamos sobre el significado que contienen estas palabras del apóstol Pablo.

De manera que podamos aplicarlo en nuestras vidas para el provecho de una edificación y crecimiento espiritual en Cristo Jesús. El apóstol Pablo en este verso nos exhorta como cristianos y nos dice:

Efesios 2:10 (NVI): 10 Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica.

En estas pocas palabras, Pablo nos hace ver tres grandes bendiciones que recibimos de Dios por medio de su Espíritu, al estar unidos juntamente con Cristo Jesús. Dios quiere por tanto, que seamos conscientes y que nos apropiemos de ellas para ponerlas en prácticas, estas bendiciones son:

  • Somos hechura de Dios: Significa que somos la obra maestra creada de las manos de Dios.
  • Fuimos creados en Cristo Jesús: Esta bendición nos dice que al recibir a Cristo somos nueva criaturas, creadas ahora en Él.
  • Dios lo dispuso de antemano: Este nuevo nacimiento ya estaba desde antes, preparado para nosotros en el propósito de Dios. Para que juntamente con Cristo como iglesia llevemos a cabo las buenas obras del plan perfecto de Dios.

De manera que Dios nos dice que con su Espíritu Santo, ha establecido desde tiempo atrás en su propósito, la unión más sagrada. De esta unión nace la iglesia de Jesucristo, la cual tiene la responsabilidad de reproducir la vida de Cristo, poniendo en práctica las buenas obras que ya Dios había dispuesto en su plan perfecto.

Veamos a continuación, el significado más ampliado de cada una de las bendiciones que contienen las palabras de Efesios 2:10.

Efesios 2:10 ¿Qué significado tiene «creados en Cristo»?

La palabra escrita en Efesios 2:10 nos proclama la bendición de que fuimos creados en Cristo Jesús. Pero, ¿Qué significado tiene el que seamos creados en Cristo?, ¿Por qué esto representa una bendición para nosotros?

Si buscamos leer este versículo en otras traducciones o versiones, podemos dilucidar sobre el significado de estas palabras. Veamos las siguientes y encontremos en ellas las respuestas a las preguntas anteriores:

  • Representa una bendición porque Dios nos creó en unión con Jesucristo, para que junto a Él hagamos el bien, tal y como el creador lo planeo con anterioridad, (Traducción Lenguaje Actual).
  • El gran significado de estas palabras es que Dios nos creó nuevamente. Pero ahora en este nuevo nacimiento, tenemos una vida en Cristo Jesús, unidos juntamente con Él, (Nueva Traducción Viviente).

En la misma carta de Efesios encontramos además, que para que pudiéramos recibir esta gran bendición, Dios llevo a cabo una selección; es decir fuimos escogidos:

Efesios 1:4 (DHH): Dios nos escogió en Cristo desde antes de la creación del mundo, para que fuéramos santos y sin defecto en su presencia. Por su amor,

Unidos juntamente con el verdadero

Quiere decir que estamos en Cristo, estamos unidos juntamente con el verdadero, estamos unidos por Dios junto a su Hijo, a quien Dios le muestra y le participa de todos sus planes y obras:

Juan 5:20 (BLPH): Pues el Padre ama al Hijo y le hace partícipe de todas sus obras. Y le hará partícipe de cosas mayores todavía, de modo que ustedes mismos quedarán maravillados.

Más que maravillados o asombrados por estas revelaciones, debemos dar gloria a Dios y al Hijo en todo momento, porque nada hicimos para merecer estas bendiciones. Debemos además, de velar y obedecer al Señor en todos sus mandatos.

De manera que al creer en el Hijo nacemos de nuevo y estamos EN CRISTO. Que estas palabras sean reveladas a tu Espíritu y penetren en tu corazón en el nombre de Jesús.

En Cristo

Cuando leemos en Efesios 2:10, “EN CRISTO”, debemos tener el discernimiento espiritual de lo que expresan estas palabras. Esta expresión nos dice que en Él, por su Gracia, Dios nos justificó para que podamos estar en su presencia.

Esto es tremendo hermanos, por lo que debemos tener cuidado de no echar por tierra tan grande bendición. El que está EN CRISTO deja de estar bajo la condenación santa y justa de Dios, pasando a ser Salvo.

Para poder estar en esta condición, Dios nos santificó, porque Él no puede estar en común unión juntamente con su Hijo, con alguien que no es santo. Con esto también debemos tener claro que no somos perfectos, pero estamos EN el perfecto, seguimos y buscamos al que sí es perfecto, Cristo Jesús.

Más sin embargo, debemos cuidar la santidad que nos ha sido dada por medio de la justificación, ¿Cómo?:

  • Apartándonos de la tentación, del pecado y no practicarlo.
  • Si erramos al blanco, arrepentirnos de corazón y llevar todo a la luz de Jesucristo.
  • Mantener la comunión espiritual con Dios padre y su Hijo Jesucristo.
  • Dar gracias al Señor, glorificarlo, adorarlo y alabarlo en todo momento.

Cuando se nos dice que estamos EN CRISTO debemos tener la esperanza que un día seremos glorificados.

Colosenses 1:27 (DHH): A ellos Dios les quiso dar a conocer la gloriosa riqueza que ese designio encierra para todas las naciones. Y ese designio secreto es Cristo, que está entre ustedes y que es la esperanza de la gloria que han de tener.

De manera que Dios no puede abandonar a los redimidos en la tumba de la muerte eterna. Los que estamos EN CRISTO y los que duermen en Él, vivimos para esperar verlo descender de los cielos a buscarnos y llevarnos junto con Él.

Para buenas obras

El sacrificio que Jesús consumó en la cruz es para que recibamos a través de Él, sabiduría de Dios, Salvación, Justificación, Santificación y Redención. Y aún más para que seamos participes junto con Cristo de obras buena aún mayores a las que él ya hizo.

¿Sabes lo que Jesús consumó en la cruz?, si quieres saberlo, te invitamos a entrar aquí, Consumado es: ¿Cuál es su verdadero significado? Estas fueron las últimas palabras exclamadas por Jesús, que las describe el evangelista en el verso Juan 19:30, previas a la entrega de su Espíritu, descubre junto a nosotros su significado.

Para estas obras fuimos escogidos antes de la creación del mundo, y para habitar en el reino de Dios, aún aquí en la tierra. Hermanos no pasemos por alto esta gran verdad y apropiémonos de esta palabra, solo que con la sabiduría y el entendimiento que EN CRISTO: Ya no vivo yo, pues Cristo es el que vive en mí.

Por tanto, dependemos de Cristo, la fuerza la recibimos de Él, todo lo podemos en Él, y por la fe no entregamos a Él.  En Cristo, Dios nos acepta tal y como éramos y somos, nada hicimos, todo esto es para que nadie se gloríe o llegue a sentirse orgulloso:

1 Corintios 1:30-31 (BLPH): 30 que a ustedes los ha injertado en Cristo Jesús, convertido para nosotros en sabiduría divina, en fuerza salvadora, santificadora y liberadora. 31 Así que, como dice la Escritura, si de algo hay que presumir, que sea de lo que ha hecho el Señor.

Efesios 2:10 ¿Qué significa que somos hechura de Dios?

Continuando con el verso de Efesios 2:10, veamos ahora cual es el significado que representa el hecho que seamos hechura de Dios. En este análisis es conveniente saber que la palabra hechura en el texto griego es «poiéma» (G4161).

Este término griego tiene varias connotaciones, entre las que se nombran: hechas, hechura, para trabajar, una cosa hecha, una obra, mano de obra, lo que se ha hecho. De lo anterior se podría definir entonces, que hechura significa: La obra de Dios como creador.

La misma palabra griega poiéma aparece una sola vez más en la Biblia, específicamente en el verso de Romanos 1:20. En este verso, la mayoría de las versiones bíblicas traducen el término griego como lo creado, la creación, lo que Dios hizo, lo que él creó, las cosas creadas; solo algunas pocas versiones la traducen en el mismo sentido de Efesios 2:10, ejemplo:

Romanos 1:20 (JBS): Porque las cosas invisibles de él; su eterna potencia y divinidad, se ven entendidas por la creación del mundo, y por las cosas que son hechas, para que no haya excusa;

Por lo tanto, nosotros somos la obra de Dios como creador; incluso en la Nueva Traducción Viviente de la Biblia, en efesios 2:10 dice: “Que somos la obra maestra de Dios”. Pero, el significado no queda solo allí, sino que fuimos creados para buenas obras En Cristo, para que podamos reproducir en el mundo el carácter y el amor de Dios.

Somos la obra de Dios para ser usados por Él

En este sentido Romanos 1:20 nos dice, que somos las cosas hechas para dar testimonio del poder de Dios, de forma que nadie se excuse y lo niegue. Nos corresponde entonces como Cristianos dejarnos usar, dejarnos guiar por el Espíritu Santo de Dios, para poner en práctica las obras que de antemano ya Él había dispuesto para nosotros, ¡Aleluya!

Y es que Jesús dijo: “Sin mi nada pueden hacer”, en la parábola de la Vid Verdadera (Juan 15:1-8). Por tanto no es cuestión de religiosidad ni de ser legalista o cumplidores de la ley el que podamos considerarnos cristianos.

Una vida espiritual cristiana madura estará determina por el grado de relación personal que tengamos con Cristo Jesús; de igual forma esta fidelidad se verá reflejada en nuestro ministerio para el Señor.

Fuimos salvados por la gracia

Importante recordar esto siempre, cada creyente es salvo en nuestro Señor Jesucristo es hechura de Dios, es la obra modelada en las manos de Dios para buenas obras. La buena obra más importante es que fuimos salvados por la gracia, y de la cual debemos dar testimonio para la gloria de Dios.

En este sentido traemos a colación nuevamente la palabra griega usada por el apóstol Pablo para definirnos como la obra de Dios, hechura o poiéma. Somos el barro moldeado, la obra de arte en las manos del gran artesano que es Dios.

El valor de esta obra de arte hecha con este material tan humilde de tan baja valía se lo imprime nuestro Señor Jesucristo EN nosotros y EN quien fuimos salvos.

El pastor estadounidense de mediados del siglo XX, Harold Ockenga dijo en una oportunidad:

“Tú eres la creación armoniosa, hermosa, encantadora de Dios, su poema”

Tengamos esto en gran estima el que seamos considerados “hechura de Dios”, obra del mejor y más grande diseñador, obra del más importante artesano.

Fuimos sellados

La expresión “Somos Hechura de Dios” manifiesta la riqueza de su gracia en una obra creada que quedara en exhibición por la eternidad. Cada cristiano y hechura de Dios tiene una marca y un sello con garantía de vida eterna

Efesios 1:13 (DHH): Gracias a Cristo, también ustedes que oyeron el mensaje de la verdad, la buena noticia de su salvación, y abrazaron la fe, fueron sellados como propiedad de Dios con el Espíritu Santo que él había prometido.

Entonces, es así como por la gracia de Dios fuimos salvos y creados nuevamente en Cristo Jesús.

efesios-2-10-3

Efesios 2:10 – Dios nos preparó de antemano para buenas obras

Toda la escritura sagrada desde el génesis nos enseña que Dios desde la creación tiene su plan perfecto. Un plan caracterizado por la predestinación y el cual se ha venido cumpliendo por los siglos de los siglos.

Bajo esta doctrina cristiana de la predestinación, Dios desde la eternidad determinó un propósito para cada miembro de su creación. En este propósito predestino a unos para vida eterna y a otros los llamó los hijos de desobediencia, los cuales si no tienen un arrepentimiento verdadero serán objeto de la ira de Dios (Colosenses 3:6).

Hebreos 9:15 (NBV): Por eso, Cristo es mediador de un nuevo pacto. Por medio de su muerte, los llamados recibirán la herencia eterna que se les ha prometido, y serán liberados de los pecados que han cometido.

Fuimos equipados

Dios en este llamado ha capacitado a cada hechura suya en Cristo Jesús para que puedan realizar las buenas obras que preparó de antemano en su propósito. Cada creyente en Cristo es una obra hecha por Dios, equipada con dones espirituales para hacer el bien.

De manera que como cristianos hemos nacido de nuevo y ahora vivimos una vida en Cristo, equipados y capacitados. Debemos entonces poner en práctica lo que Dios nos ha otorgado y ponerlas por obra para poder manifestar los frutos.

2 Timoteo 3:15-17 (NBLA): 15 Desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden dar la sabiduría que lleva a la salvación mediante la fe en Cristo Jesús. 16 Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra.

Pero, Dios además de prepararnos para buenas obras también nos equipa con su armadura espiritual para poder resistir y vencer los embates del diablo.

Por eso te invitamos a entrar aquí y conocer La armadura de Dios: ¿Qué es?, significado, ¿Cómo usarla?. Descubre en este artículo cuáles son las armas espirituales que Dios pone a nuestra disposición en Efesio 6:14-17 y cuál es su uso correcto.

Cómo Aplicar Efesios 2:10 en nuestras vidas

Lo primero a saber en cuanto a cómo debemos aplicar el significado de Efesios 2:10 en nuestras vidas, es que somos además de hechura de Dios en Cristo un miembro de su iglesia. Cada miembro de la iglesia de Jesucristo tiene una función en particular dada por Dios.

Todos los miembros unidos en Cristo vienen a ser como el cuerpo cuya cabeza es Cristo y el resto de los miembros del cuerpo, ejercerá su función para la cual fue preparada. Pero todos los miembros, la iglesia toda esta bajo la autoridad de Cristo y este de Dios Padre, como está escrito:

1 Corintios 12:27 (TLA): Cada uno de ustedes es parte de la iglesia, y todos juntos forman el cuerpo de Cristo

Colosenses 1:18: y él gobierna a su iglesia y le da vida. Él es la cabeza, y la iglesia es su cuerpo. Cristo es el principio de todas las cosas. Por eso él fue el primero en resucitar, para que ocupe el primer lugar en todo.

Como miembros del cuerpo de Cristo estamos sujetos a obedecer lo que la cabeza ordene. Es decir que ningún miembro de la iglesia puede gobernarse por sí mismo y decidir su función a realizar, menos aún que buenas obras debe hacer.

Efesios 2:10 nos dice que ya Dios las ha decidido y preparado para nosotros de antemano. Nos queda a nosotros obedecer y cumplir la misión de andar en ellas, las premisas a seguir para aplicar Efesios 2:10 son las siguientes:

  • Reconocer y creer que somos parte del cuerpo de Cristo.
  • Obedecer y hacer la voluntad de Dios en nuestras vidas.
  • Caminar con los ojos puestos en Cristo Jesús.

Te invitamos a continuar con nosotros leyendo estos Versículos de vida eterna y salvación en Cristo Jesús.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here