El ecumenismo es un movimiento religioso que busca la unión entre todos los cristianos, te diremos cómo ha sido ese proceso en los últimos años a través del siguiente artículo.

 Ecumenismo-1

Ecumenismo

Denominado como uno de los movimientos más impactantes del cristianismo que busca unir todas las tendencias y unificar los pensamientos de todos los fieles a nivel mundial. El movimiento intenta agrupar a todos aquellas ramas, líneas y pensamientos que se han desprendido del cristianismo original, para llevarlas de nuevo a un movimiento único a nivel mundial.

El término se viene utilizando desde los tiempos del imperio romano, cuando se analizaba la cantidad de territorios conquistados, sin embargo y como todos sabemos, esta corriente espiritual se ha divido en varias ramas, hoy en día el ecumenismo busca de algún  modo renovar criterios para llevar a cabo la tan ansiada unión.

El movimiento utiliza la religiosidad como una forma buscar su unión entre todos los cristianos y fieles del mundo. La iglesia católica es la que más promueve esta idea; ofrece alternativas a todos los fieles ofreciendo diversas alternativas; del mismo modo el ecumenismo es usado para aludir a los movimientos existentes en el seno del cristianismo.

Tiene como propósito establecer en la unificación de las distintas denominaciones cristianas que se hallan separadas por cuestiones de doctrina, de tradición o práctica; los criterios ecuménicos son totalmente diferentes a los expresados por las diferentes religiones al momento de buscar el diálogo entre ellas. Por ejemplo el judaísmo, el islam y el cristianismo llevan por muchos años tratando de establecer un dialogo para concretar acuerdos de cooperación entre los fieles.

De manera que no haya discrepancia y el respeto se mantenga entre todos. No obstante esto no es una forma de ecumenismo, ya que al diálogo busca únicamente tener cada movimiento estable sin necesidad de buscar unión de criterios espirituales ni de tipo ideológico; para muchos el movimiento representa un punto de partida de todos los files en relación a la amplitud que le puedan dar a sus ideas.

Ecumenismo-2

Es decir, es un camino de superación, donde se busca evitar las divisiones, sobre todo en los cristianos. De manera que se superpone la palabra de Jesucristo por encima de cualquier criterio religioso o ideológico de cada movimiento  vinculado.

El movimiento hoy en día cuenta con muchos líderes, que promueven diariamente el ecumenismo a nivel mundial. Entre ellos Roger Schultz, quien es un líder espiritual el cual ha formado una gran comunidad ecuménica en la ciudad de Taizé, Francia; también personalidades como Yves Congar, Chioara Lubich, y a través de la historia Juan XXIII, el arzobispo de Canterbury Rowan Williams y hasta San Juan Pablo II.

Existen corrientes religiosas que ayudan a promover la unión entre los fieles, por eso te invitamos a leer el siguiente artículo ¿Qué es la Sana doctrina?, donde se expresan opiniones de suma importancia relacionadas con este tema.

Origen e historia

El término ecumenismo, proviene del latín «Ecuménicas» que también aparece en el idioma Griego como «Oikonomikos» y «Oikoumenē», que le dan el significado de “poblada”, en función o referencia a las tierras pobladas o lugar poblado. Los romanos lo usaron para determinar la cantidad de tierras que habían ecumenimado o poblado, siendo utilizado por los gobernantes de dicho imperio como una forma de expresión política de dominio.

Plantean el ecumenismo como un proceso en el cual, les permitiría poblar el mundo y convertirlo en una sola unidad de tipo administrativa. Con el tiempo los cristianos le fueron dando forma, para buscar la unión de sus fieles renuentes o aquellos que habían consolidado su desunión de la iglesia.

Ecumenismo-3

En la historia

Desde el imperio romano, el cual determinaba a ciertos gobernantes romanos como los «Señores del oikoumene», donde Plutarco era el máximo representante. Los historiadores romanos le dieron la categoría para poder dominar todas las partes del mundo habitado, las cuales algún día estarán bajo el dominio de Roma; Flavio Josefo, el cual fue uno de los grandes biógrafos e historiadores de la época romana expresó en uno de sus libros:

«En el mundo habitable «Oikoumene “debe ser de todos los romanos».

Para el mundo cristiano representa otra forma de unión, más que de dominio. El propio evangelio utiliza el término «Oikoumenē» como una expresión la cual le permite ofrecerlo para denominar la forma en que los enemigos de dios, buscaban dominar territorios y pueblos; sin embargo es a partir del año 320, cuando “Constantino I  el Grande” comienza con la idea de un ecumenismo cristiano.

Para el año 325 convoca al primer “Concilio” el cual se denomina ecuménico, en el participaron todos los obispos pertenecientes a los llamados para entonces las regiones «Oikoumenes», las cuales pertenecian o  están bajo el dominio de los romanos. A partir de ese momento comenzó a utilizarse el término ecuménico de forma universal y totalmente diferente a como se había utilizado hasta entonces.

La iglesia comenzaba una época donde a través del ecumenismo, intentaba unir a todos los factores involucrados en las creencias e ideas que Jesús había dejado en el mundo. Y no es hasta algunos siglos después cuando realmente comienza el movimiento a tomar fuerza y  forma parte del movimiento de la iglesia, para renovar y recuperar todos los elementos y factores del cristianismo.

Nacimiento

Sus comienzos tal como se conocen hoy en día, comienzan realmente a partir del año 1795, cuando diversos miembros de la iglesia a través de “La sociedad misionera de Londres”  y La “Sociedad bíblica Británica y foránea”, juntaron esfuerzos para convocar a una unión entre todos los líderes cristianos de Europa y los Estados Unidos.

Para el año de 1846 se forma “La Alianza Mundial de Londres”, donde verdaderamente se establecen los primeros criterios para decidir sobre una linea de movimiento ecuménico protestante. Comenzando entonces a dar sus primeros pasos, entre las ideas iniciales se estableció la unión de todas las iglesias cristianas el mundo.

Siglo XX

El movimiento se reunía anualmente pero no tenía la fuerza para llegar a todas las ramas de los movimientos cristianos del mundo. No obstante, a comienzos del siglo XX muchos seguidores de la iglesia consideran que la importancia de unir a todos los factores  relacionados con el cristianismo. Para 1910 se realiza la “Primera Conferencia Misionera Mundial”, en la Assembly Hall del New College, Universidad de Edimburgo, dando fortaleza y criterio definido a las primeras ideas que nacieron posteriormente en la “Alianza Mundial de Londres”.

Este movimiento ecuménico protestante, marco una etapa durante sus comienzos, por ejemplo para 1908 dos de sus miembros Spencer Jones y Paul Watson, sacerdotes estadounidenses emitieron un documento llamado «Church Unity Octave», Octavario por la Unidad de la Iglesia, el cual tuvo gran receptividad sobre todo en la población anglicana.

Primeros pasos

Para 1910 se lleva a cabo la “Conferencia Misionera Mundial en Edimburgo”,  donde se establecen los criterios del movimiento ecuménico protestante. Es realmente el punto de partida de todo el movimiento a nivel mundial; en dicha conferencia se crea el “Comité de Continuación” que posteriormente daría paso al «Consejo Misionero Internacional», junto a esto Charles Brent y Robert Gardiner conforman el movimiento «Fe y Constitución».

Este movimiento pretende dar continuidad a la idea inicial de 1846, para buscar la unión entre todos los líderes religiosos cristianos. En 1914, Robert Gardiner realiza una invitación al cardenal Pietro Gasparri, representante de la iglesia católica en el vaticano, quien en respuesta indica que El papa Benedicto XV es la única causa y fuente para la unión de la iglesia.

Ecumenismo-4

Los conflictos

Durante el año 1916 el Benedicto XV, emite un documento llamado «Breve Romanorum Pontificum», el cual concede la indulgencia plena a todos aquellos que habían abandonado la iglesia, y se realizó como una forma de celebrar la conversión de San Pablo. El documento expresaba que a través de la oración, se difundiera por todo el mundo el mensaje de unión entre los fieles cristianos.

El mensaje fue dirigido principalmente a los líderes religiosos de los Estados Unidos, quienes debían aprobar y para darle solidez a la solicitud. Sin embargo, en 1918 el obispo luterano Nathan Söderblom, tuvo un acercamiento con diferentes clérigos católicos, con la finalidad de establecer lazos de paz; no obstante el representante de la iglesia católica el cardenal Pietro Gasparri, no tomó en serio la reunión y  consideró que no era relevante para los propósitos ecuménicos.

La Unidad

En el año 1919, los obispos episcopalianos buscaron un acercamiento con las iglesias europeas de distintas corrientes. Fueron recibidos en el Vaticano por Benedicto XV, quien les expresó que la unidad era posible únicamente si el retorno se hacía a través de la iglesia católica; sin dar respuesta inmediata la reunión concluyó que se debería analizar con todos los practicantes y fieles de las iglesias Europeas para tomar una decisión.

Para el año de 1920, se lleva a cabo la «Conferencia Vida y Acción», promovida por el catolicismo. Acuden representantes de la iglesia ortodoxa, allí se debaten sobre diversos temas, entre ellos el ecumenismo; se llega a la conclusión de crear un «Comité de Continuación de la Conferencia Misionera Mundial» , la cual tendría como sede la ciudad de Ginebra, la idea sería consolidar el movimiento «Fe y Constitución».

Se emitió un documento, el cual sería la base para que todo los apóstoles cristianos y de otras corrientes buscarán instrumentos para llevar a cabo acciones motivadores a los fieles, que le permitieran la conversión de cristianos no católicos a cristianos practicantes, lo cual representó un movimiento para traer fieles a la iglesia católica.

Ecumenismo-5

Primera reforma

Este movimiento intentó unir a los fieles de la iglesia católica con la anglicana, con un sentido netamente  espiritual dejando a un lado los criterios ideológicos. Se funda entonces durante el año 1921 «Consejo Misionero Internacional en Londres», donde los obispos luteranos suecos y máximos representantes del catolicismo práctico, iniciaron las llamadas conversaciones Malinas, destinadas a sentar en una mesa a clérigos católicos y anglicanos.

En 1925 se realiza la «Conferencia del catolicismo práctico» en la ciudad de Estocolmo. Donde se produjo un hecho lamentable, un grupo de intelectuales cristianos atacó el catolicismo práctico a través de duras críticas hacia su libro «L’union des églises et le Catholicisme pratique». Esto produjo ciertas diferencias que alejaron un poco las reuniones y las conversaciones.

Sin embargo esto no desmotivó a los líderes religiosos, quienes siguieron considerando mantener el movimiento, de manera que para el año de 1927 se efectuó la primera «Conferencia Mundial de Fe y Constitución”, en la ciudad de Lausana, Suiza; donde se establecieron criterios para seguir adelante con el movimiento. En el año de 1928  el papa Pío XI,  publicó la encíclica Mortalium Animos, la cual contenía lineamientos muy  fuertes relacionándolos con la forma en cómo se había iniciado el movimiento ecuménico.

Las revisiones y  críticas

Las duras críticas de Pio XI  llevaron a las consideraciones y reflexiones posteriores, de manera que se  establece en 1929 la primera evaluación del movimiento. Se edita el libro “Un kirchliche Einheit”,  en español «Acerca de la unidad de la iglesia» por parte de Max Pribilla, un obispo alemán católico. Donde se consideran aspectos relacionados con el movimiento principal y buscaba además, establecer la solidez de todas las ideas planteadas en las diversas conferencias y reuniones.

Puede conocer más sobre estos temas haciendo click en el siguiente enlace  ¿Quién fundó la iglesia? allí podrás reforzar aspectos relacionados con este tema.

Ecumenismo-6

La Segunda etapa

Esta parte da inicio a partir de la década de 1930, coincide con  el «Consejo Mundial de Iglesias», realizado por el vaticano, el consejo se definió como una especie de súper iglesia o iglesia mundial, realmente era la unión de todas las comunidades eclesiásticas del planeta que reconocen a Cristo como su Dios y Salvador, esta postura se consolidó en el año 1948 con la reunión llevada a cabo en Ámsterdam.

Allí se plantean aspectos relacionados con el ecumenismo internacional, dando pie a posteriores reuniones durante los años siguientes en diversas ciudades como Evanston (1954); Nueva Delhi (1961); Upsala (1968); Nairobi (1968); Vancouver (1983) y Canberra (1991). La iglesia católica por su parte y a través del papa XXIII, establece un rumbo casi paralelo creando el «Secretariado para la promoción de la unidad de los cristianos», la cual fue una comisión dedicada a abonar el terreno para el Concilio Vaticano II, que posteriormente llevaría por nombre «Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos».

Mediados del  siglo XX

El papa Juan XXIII, designó al cardenal Agustín Bea en el año de 1960, como el representante del recién formado Secretariado. De manera que el Cardenal asistiera en el año 1961 a la conferencia de Nueva Delhi; en esa Conferencia  el cardenal fue designado para redactar los documentos críticos durante el Concilio Vaticano II; uno de ellos y considerado el más importante relacionado con el «Decreto Unitatis redintegratio», relacionado con el ecumenismo.

El papa Juan XXIII, expresó que daba la vida por la unión de la iglesia, abogaba por la continuidad del Concilio Ecuménico, así como la paz del mundo y la verdadera unión de todos los fieles. Por su parte el cardenal Agustin Bea fue encargado por el propio Juan XXIII, a elaborar el «Documento Unitatis redintegratio». Este documento establecía lo siguiente:

  • Los presbíteros no deben olvidar a los hermanos fieles que no gozan de plena comunión eclesiástica con los católicos
  • El ecumenismo debe ser promovido y fomentado por los obispos
  • Es importante cultivar el espíritu ecuménico entre los  iniciados y no creyentes.
  • Exhortar a los fieles católicos al reconocimiento de los mensajes del tiempo de manera que participen directamente en las acciones ecuménicas.
  • Cada católico debe preocuparse por los hermanos fieles separados, orar por ellos, inculcando además todo lo relacionado con la iglesia.
  • Todo católico debe reconocer y apreciar los bienes cristianos, los cuales provienen del  patrimonio común y que se encuentran alojados en los hermanos fieles separados.

De este modo el ecumenismo crece poco a poco y para el año de 1964, el papa Pablo VI,  llegó a Tierra Santa con la finalidad de predicar y establecer los lazos de unión entre las diferentes corrientes religiosas. Este acontecimiento permite elaborar un documento en el cual se plasman las declaraciones de Pablo VI y Atenágoras I (Patriarca de Constantinopla y líder ortodoxo).

El documento estableció entre otras cosas: Cancelar en la memoria de la Iglesia la sentencia de excomunión que había sido pronunciada La idea era cerrar un ciclo establecido en el concilio presentado en la ciudad de Cisma de Oriente o Gran Cisma en el año de 1054.

Un año después, en 1965, la Comisión Fe y Constitución del Consejo Mundial de Iglesias y el Secretariado por la Unidad de los Cristianos que en la actualidad se llama «Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos».

Prepararon entonces un documento de suma importancia, donde para la semana de la Oración, se establecen aspectos relacionados con el ecumenismo y dejando a un lado aspectos de tipo ideológico, de manera que para 1968 comienza un periodo en el cual se han ido elaborando diversos documentos relacionados con esta idea, la cual se ha mantenido hasta la presente fecha. De esa forma el movimiento ha presentando textos y declaraciones durante todos estos años.

Época actual

En el año 1995, el papa Juan Pablo II publicó una carta  llamada «Ut unum sint» que traducido del latín significa «Que sean uno», donde se exhorta a todos los involucrados en el movimiento ecuménico, a la unión de todas las iglesias cristianas del mundo. En el documento se expresan criterios basados en la solidaridad y la fraternidad, todas estas declaraciones tenían como objetivo crear un abono de terreno para la celebración del jubileo que se celebrará en el año 2000.

Para finales de octubre de 1999, se firma en Augsburgo, Alemania, la «Declaración conjunta sobre la doctrina de la justificación», donde participan el cardenal Edward Cassidy en nombre de la Iglesia católica, y el obispo Christian Krause representante de la Federación Luterana Mundial. Uno de los artífices de esta declaración fue el obispo anglicano Joseph A. Fitzmyer, quien tenía más de treinta años buscando un diálogo entre las corrientes luteranas y católicas.

El documento presenta aspectos relacionados con ideas cristianas arraigadas desde hace más de  cinco siglos y que obstruyen ciertos aspectos relacionados con las conversaciones y criterios ideológicos. Para el año 2004 se funda la «Comunidad religión ecuménica de los Misioneros y Misioneras del Amor Sacramentado», la cual consiste en una serie de proyectos sociales que buscan la promoción del amor y el servicio cristianos.

Esta organización reúne a civiles y clérigos, quienes llevan a cabo acciones en comunidades de escasos recursos en diversas poblaciones de Europa, combina las acciones sociales con la prédica del cristianismo y oración universal, como medio para buscar la paz y dejar a un lado los debates de tipo religioso. En el 2016, el papa Francisco se reúne con el patriarca Cirilo I, representante de la iglesia ortodoxa rusa.

Dicha reunión se llevó a cabo en Cuba como parte de su visita a ese país. Allí firman un acuerdo a través de una declaración donde se consolidan aspectos que han creado una desunión por más de mil años, ambos dignatarios se abrazan y se crea una unión para dialogar aspectos de tipo ideológico cristiano. Ese mismo año el papa Francisco establece un contacto con los patriarcas Bartolomé I y Jerónimo II , representantes de la  iglesia de Atenas y Grecia respectivamente.

Se firmó una declaración ecuménica donde manifiestan la preocupación existente para ese momento, por los refugiados y emigrantes que han llegado a Europa debido a los diversos conflictos en otros países. Durante ese año, el papa Francisco participa en la ceremonia ecuménica, presentada por la Federación Luterana Mundial, donde junto a su máximo representante Munib Younan, firman un acuerdo donde se establecen planteamientos relacionados con la unión de las diversas iglesias.

Las acciones de unión religiosa han sido importantes por muchos años, en el artículo que te mostramos a continuación Persecuciones cristianas se describen aspectos relacionados en esta temática.

Los movimientos

Durante la Conferencia de Edimburgo realizada en el año 1921, nacieron cuatro corrientes que sin ser divergentes en sus criterios, tenían la finalidad de ir por el mundo agrupando a fieles y clérigos de las diversas corrientes cristianas que se habían formado a través de muchos años.

Estos movimientos tenían lineamientos específicos y de poder llevar a cabo acciones para buscar la promoción del ecumenismo, de manera que se consolida el movimiento. Estos lineamientos fueron naciendo a medida que se llevaban a cabo las diversas reuniones y conferencias ecuménicas durante los primeros años, veamos cuales  fueron:

  • Concilio Misionero Internacional del año 1,921.
  • Vida y Obra del año 1,925 celebrada en Estocolmo.
  • Fe y Orden  en año 1,927 en Lausana, Suiza
  • Concilio Mundial de Iglesias,  formada en Ámsterdam, Holanda en 1948.

Tipos y clases

Como hemos visto el movimiento ecumenista tiene años tratando de unir a todos los cristianos, han nacido a través de ese tiempo diversos tipos y corrientes que han permitido llegar a diferentes regiones del mundo, veamos cuales son.

Católico

Es el movimiento que se desarrolla dentro de la iglesia católica, romana y apostólica, donde se manifiestan todas las ideas y acciones, que buscan de algún modo buscar el retorno de las iglesias no católicas a la redención romana. Hasta la fecha no se ha logrado mucho pero sí a través de las visitas papales a las ciudades donde se encuentran otros movimientos cristianos, lazos de unión y armonía entre las diversas iglesias.

Espiritual

Es considerado aquel movimiento donde el principal representante es el abad Paul Couturier, quien busca a través de la oración la unión de todas las iglesias. Se lleva a cabo anualmente, a través de eventos que vinculan con la semana de la oración, con ella se buscan reunir aspectos espirituales y no religiosos entre todos los fieles de diversas iglesias; el movimiento realiza invitaciones anuales donde se reúnen fieles de diversas iglesias cristianas.

Institucional

Es un movimiento establecido por el Consejo Ecuménico internacional, es promovido por todos los obispos católicos y no católicos del mundo, se busca al igual que los otros movimientos promover la unión de todos los cristianos por medio de acciones sociales y espirituales.

De Caridad

Se considera el ecumenismo más participativo, donde la unión de las iglesias es promovida por medio de acciones diversas llevadas a cabo por muchas iglesias cristianas en todo el mundo, mostrando el amor de Cristo hacia los fieles con más desventajas espirituales y materiales.

Doctrinal y teológico

Se desarrolla promoviendo el diálogo de las ideas cristianas y es practicado por los más eruditos y estudiosos de los fundamentos teológicos. Es una tendencia que busca de algún modo promover la unión a través de conceptos y  planteamientos basados en las escrituras, la idea de unificar criterios y  conceptos relacionados con las escrituras basadas en Jesús.

Social

Está fundamentado en acciones relacionadas con la colaboración de los fieles que tiene el compromiso con la iglesia, bien sea católica o no católica. Para eso llevan a cabo actividades relacionadas con pastoral, de tipo social, deportiva y cultural; integran  diversos fieles para buscar la unión entre todos, sin importar la línea cristiana a la cual pertenezcan.

Protestante

Es un poco más radical y considera acciones de reforma en todos los criterios de cada una de las iglesias, la cual permita unificar ideas que puedan llevar a los fieles hacia una verdadera paz, no tiene mucho interés dentro del ecumenismo internacional,  pero creen que en el futuro tendrá relevancia por sus diferentes formas de plantear la ideología cristiana.

Político

Está relacionado directamente con las actividades del poder y no tiene vinculación con ninguna iglesia cristiana. Se lleva a cabo a través de diversos grupos políticos que buscan las ideas cristianas, para tener cabida en diversos focos de personas que buscan la unión e igualdad social. Como ejemplo de ello tenemos la Internacional  socialcristiana, donde se mezcla la política con la religión.

Características

Ya hemos comprendido cómo ha sido este movimiento y qué importancia tienen para muchos cristianos buscar la consolidación del movimiento a nivel mundial, están involucradas diversos tipos de ideas cristianas,  que por muchos años habían mantenido una diferencia ideológica, e incluso de procedimientos en algunas áreas como la eucaristía y conceptos bíblicos entre otros.

Sin embargo, el movimiento ecuménico tiene  como  características principales algunas consideraciones que es importante que el lector conozca para identificarla de otras corrientes que no están vinculadas a ningún movimiento ecuménico, veamos:

  • Tiene  su nacimiento como un movimiento de tipo religioso.
  • Busca la unidad de la Iglesia católica.
  • La doctrina de Cristo es su base.
  • Se basa en el respeto al prójimo.
  • Manifiesta el  respeto y la pluralidad como herramientas para  consolidar el movimiento.
  • Los obispos son los principales promotores del movimiento.
  • No existe la imposición.
  • Manifiesta criterios de conversión interior.
  • Respeta el diálogo y la integridad de cada fiel.
  • Establece el Evangelio como arma de predicación en todas las iglesias cristianas.
  • No cree en un Cristo dividido,  sino en un Jesús  que busca la unión.
  • Promueve el conocimiento de las distintas iglesias cristianas.
  • Mantiene la oración unánime donde con ella se busca la unidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here