Ecosistemas: Tipos según su medio y su origen

Los ecosistemas se pueden diferenciar según su medio físico y según su origen

Seguramente hayáis escuchado hablar de los ecosistemas y de la importancia que tienen para el planeta. ¿Pero sabíais que existen diferentes grupos de los mismos? Sí, así es. Para sacaros de dudas vamos a hablar sobre los diferentes tipos de ecosistemas que existen, poniendo algún que otro ejemplo.

Si os interesa el tema, os recomiendo que sigáis leyendo. Aprenderemos a diferenciar los diferentes tipos de ecosistemas según su medio físico y según su origen, dos clasificaciones diferentes muy importantes.

¿Cuántos son los ecosistemas?

Hay tantos ecosistemas como ambientes en este planeta.

Cuando hablamos de un ecosistema, nos referimos al conjunto de los diversos seres vivos y al medio medio ambiente en el que se encuentran. Es básicamente un sistema abierto y dinámico en el cual los diferentes organismos interactúan en un espacio físico determinado. Este tiene ciertos elementos tanto climáticos como geográficos en común con otros ecosistemas del mismo tipo.

Hay tantos ecosistemas como ambientes en este planeta. Sin embargo, podemos clasificarlos en dos grandes grupos, en los cuales se encuentran varios subgrupos importantes:

  1. Ecosistemas según su medio físico: Terrestre, acuático, marino y mixto.
  2. Ecosistemas según su origen: Artificial y natural.

Ecosistemas: Tipos según su medio físico

Hay una gran diversidad de flora y de fauna en el agua

Es importante tener en cuenta que los ecosistemas se desarrollan sobre un tipo de sustrato o medio físico. Por lo tanto, este es el determinante de la flora y la fauna que pueden habitar en ese sistema. Podemos decir pues que el medio físico es el encargado de proporcionar las condiciones y, en consecuencia, el tipo de seres vivos que pueden vivir en ese ecosistema.

Como ya hemos mencionado anteriormente, una de las grandes clasificaciones que se pueden hacer de estos conjuntos es según su medio físico. Esto incluye los ecosistemas terrestres, acuáticos, marinos y mixtos. A continuación comentaremos cómo son estos tipos de ecosistemas.

Ecosistemas terrestres

Comencemos por el más explorado y conocido de todos: El terrestre. Como bien indica su nombre, este se desarrolla sobre la superficie de la Tierra, indiferentemente como sea el terreno (roca, arena, hielo o suelo normal). Hay que destacar que la vegetación que podemos encontrar en estos conjuntos es la más diversa y amplia. Dentro de los ecosistemas terrestres también podemos distinguir diferentes tipos:

Artículo relacionado:
¿Qué es un Ecosistema Terrestre?, Carcaterísticas
  • Ecosistemas alpinos o montañosos: Son aquellos que se encuentran por encima de la línea montañosa en la que los árboles ya no crecen. Un par de ejemplos de este conjunto serían la cordillera de los Andes, que se encuentra a una altitud de 3500 metros, y la cordillera del Himalaya, a más de 6000 metros de altura.
  • Matorrales xerófitos: En estos sistemas se encuentran sobre todo suculentas, arbustos y en climas áridos los magueyes. Un ejemplo para ello sería la región Cataviña, que forma parte de Baja California.
  • Selvas o bosques tropicales: Se ubican donde hay muchas lluvias y temperaturas por encima de los 24 grados durante casi todo el año. Entre ellos se encuentran Los Tuxtlas de Veracruz y la selva Lacandona de Chiapas.
  • Ecosistemas desérticos: De estos destaca sobre todo su poca vegetación y la aridez. Algunos ejemplos serían los desiertos de Sonora y Chihuahua de México.

Ecosistemas acuáticos

A parte de los ecosistemas terrestres, también tenemos los acuáticos (y los marinos, que no deben confundirse). Estos se desarrollan en lagos, arroyos y ríos con agua dulce. Presentan una gran diversidad de flora y fauna, la cual varía según el tipo de medio:

Artículo relacionado:
¿Qué son los Ecosistemas Acuáticos? Características
  • Lagos: Se trata de un tipo de reserva de agua dulce que se encuentra en la superficie de la Tierra.
  • Ríos: Son básicamente unos cursos de agua dulce. Estos fluyen desde regiones altas hasta zonas más bajas.

Ecosistemas marinos

Por otro lado tenemos los sistemas marinos que se desarrollan en agua salda, es decir, en océanos y mares. En ellos podemos encontrar flora y fauna altamente adaptada a las condiciones que proporciona este tipo de medio. Los marinos son los ecosistemas más extensos de nuestro planeta y también pueden dividirse en varios grupos:

  • Arrecifes de coral: Son un tipo de estructura hecha por los invertebrados denominados corales. En ellas se llevan a cabo diversas interacciones entre corales, algas, crustáceos, peces e incluso delfines, entre muchos otros organismos.
  • Bosques de macroalgas: En las profundidades marinas se pueden encontrar diversos bosques formados por algas. Estos sirven de refugio para muchos de los animales marinos y también como alimento.
  • Océano abierto: Puesto que los océanos cubren una parte inmensa de la Tierra, llamada por ello “planeta azul”, no es de extrañar que exista una gran diversidad de componentes tanto abióticos como bióticos. Estos dependen principalmente de la profundidad del agua y de la latitud.

Ecosistemas mixtos

Como bien indica su nombre, los ecosistemas mixtos son una mezcla de dos o tres medios diferentes. Por lo tanto, podemos distinguir los siguientes:

  • Ecosistemas terrestre-acuáticos: Se generan en aquellas zonas donde los ríos inundan la tierra. Serían, por ejemplo, pantanos y humedales.
  • Ecosistemas marino-terrestres: Se encuentran en terrenos rocosos donde la marea sube y baja.
  • Ecosistemas marino-acuático-terrestres: Se forman en las desembocaduras de los ríos, donde el agua de mar y de río se juntan.

Ecosistemas: Tipos según su origen

Los ecosistemas pueden ser de origen artificial o natural

A la hora de clasificar los ecosistemas según su origen, podemos diferenciar los naturales y los artificiales. Los primeros son aquellos que existen ya de por sí, pero la intervención humana puede alterarlos. Entre ellos se encuentran los bosques tropicales, los desiertos, los matorrales xerófitos, los arrecifes de coral, los pantanos, los estuarios y las regiones polares.

En contrapartida tenemos los ecosistemas artificiales. Estos han sido construidos por el ser humano y, generalmente, han alterado los ya existentes ecosistemas naturales. Al tratarse de conjuntos creados por nosotros, se pueden encontrar por todo el mundo y son muy variados. Algunos de estos ecosistemas artificiales serían, por ejemplo, los jardines botánicos, los sistemas agrícolas, los parques recreativos, los invernaderos y las plantaciones forestales, entre otros. Incluso los jardines privados, los huertos y zonas urbanas se podrían considerar parte de este grupo.

A grandes rasgos ya sabemos qué tipos de ecosistemas existen y cómo diferenciarlos. Hay que destacar que es de suma importancia conservarlos, pues son necesarios para mantener un equilibrio en la Tierra y poder conservar el medio ambiente.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.