Este cartel de la serie de Drácula de Netflix es muy ingenioso
Este cartel de la serie de Drácula de Netflix es muy ingenioso

El 4 de enero se estrenó la nueva serie de Drácula en Netflix y en colaboración con la británica BBC. Si tienes la suerte de vivir en Londres o Birmingham, es posible que te cruces con el más extraño de los carteles de cine habidos y por haber. Los responsables de la nueva serie han dispersado unos cuantos por la ciudas y, la verdad, merece la pena esperar al anochecer.

En apariencia este cartel de Drácula no significa nada. Un montón de estacas clavadas sin aparente ton ni son que, cuidado, con la caida del sol revelan su auténtica razón de ser. Resulta cuanto menos paradójico que haya sido una empresa como Netflix la encargada de marcarse este clarísimo aspirante a mejor cartel de cine de la historia. No contenta con encargarse de la financiación de una obra de cine puro como El irlandés, Netflix parece también dispuesta a alimentar el imaginario cinéfilo fuera de las pantallas. Nos encanta.

El Drácula de Netflix viene con sorpresas

Este original cartel de Drácula persigue transmitir la esencia misma de la serie, según ha declarado uno de sus responsables tras firmar que el cartel es uno de los proyectos más ambiciosos en los que ha participado. El creativo de la BBC Olly Harnett, ha dicho en Metro que cone sta campaña publicitaria persiguen que «el público tenga bien claro que en esta serie se encontrarán con algo fresco e inesperable de esta extraordinaria adaptación del clásico vampírico».

Estrenada en Netflix el pasado 4 de enero, Drácula es una serie difícilmente comparable a cualquier otra. Además del hecho de que cada capítulo es independiente, sus creadores Steven Moffat y Mark Gattis nos han preparado un buen surtido de sorpresas. Como ya nos demostraron con Sherlock, Steven Moffat y Mark Gattis vienen con ganas de salseo. Así, este Drácula de Netflix es una revisión en toda regla que, por ejemplo, nos presenta a un conde de Transilvania bisexual. Y ojo porque el conde se nos ha mudado a la Londres de la época victoriana.

Hasta aquí, en rigor, todo está correcto. Ya en la novela original de Bram Stoker pudimos leer el interés que Drácula sentía tanto por mujeres como por varones. Caso distinto es lo de que Drácula tenga Tinder, tal y como puede verse en el tercer episodio de la serie en Netflix.

El diario español El Correo tiene un interesantísimo artículo cuyo título bien resume la tesitura que nos encontramos ante ésta, la enésima revisión de Drácula hecha por Hollywood: ¿Drácula: ridícula o sumblime?

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here