Conoce con nosotros en el desarrollo de este artículo sobre el don de profecía. Así como, cuál es la palabra que lo fundamenta y algunas de las características de esta capacidad especial conferida por el Espíritu Santo de Dios.

don-de-profecía-2

Don de profecía

El don de profecía es una de las capacidades que otorga por gracia el Espíritu Santo de Dios a los que creen en el Señor Jesucristo para salvación. Pues solo los que creen que Jesucristo es el Señor pueden ser guiados por el Espíritu Santo.

Al reconocer a Jesús como nuestro Señor pasamos a formar parte del cuerpo de Cristo que es su iglesia. Y como miembros de la iglesia de Cristo, Dios nos capacita con dones espirituales que proceden de su Espíritu Santo. A fin de que le sirvamos al Señor Jesucristo en diversas formas y según sea la voluntad de Dios.

Dios, entonces nos da por gracia a cada uno de los miembros de la iglesia, la habilidad o el talento especial y espiritual para servir al señor procurando el bienestar de los demás. Estas habilidades o dones espirituales incluido el don de profecía, son y se fundamentan en la palabra:

1 Corintios 12:7-10: 7 Pero la manifestación del Espíritu le es dada a cada uno para provecho. 8 A uno el Espíritu le da palabra de sabiduría; a otro, el mismo Espíritu le da palabra de ciencia; 9 a otro, el mismo Espíritu le da fe; y a otro, dones de sanidades; 10 a otro más, el don de hacer milagros; a otro, el don de profecía; a otro, el don de discernir los espíritus; a otro, el don de diversos géneros de lenguas; y a otro, el don de interpretar lenguas.

La palabra profética es la voz de Dios

Dios desde el antiguo testamento establecía hombres con unción divina para hacer llegar su mensaje al pueblo de Israel. Estos hombres fueron los profetas de la Biblia, los mensajeros de Dios, conócelos aquí, Los Profetas: ¿Quiénes eran?, menores, mayores y más.

En la actualidad Dios hace llegar su mensaje a la iglesia a través del don de profecía, de manera que la voz profética es Dios hablando a través del hombre. Dios habla de forma clara y sencilla para que pueda ser comprendida su voluntad para su iglesia.

En este sentido la iglesia debe cuidarse de que el mensaje que se le está haciendo llegar en realidad proviene de Dios. Porque Dios en su palabra nos dice que nos cuidemos de los falsos profetas.

Los falsos profetas son aquellos que antes de entregar un mensaje que edifique o corrija a la iglesia, le habla lo que el hombre en su naturaleza humana quiere escuchar. En este sentido te recomendamos leer sobre los Falsos profetas: ¿Cómo cuidarnos de ellos?

Estos impostores andan en la búsqueda de ejercer un ministerio dentro de la iglesia, llevando un mensaje extraído de sus propios pensamientos. Manifestando por tanto un falso don de profecía, con la finalidad de obtener algún beneficio.

La voz profética se discierne

La voz de Dios a través de una palabra profética dada a la iglesia se discierne. Esta palabra debe ser comprendida, así como verificada y estar conforme a la palabra de Dios en la Biblia.

El ministro o servidor del Señor con don de profecía cuando proclama la palabra en la congregación, los miembros de la iglesia la deben recibir con actitud de escuchar atentamente. De forma de que puedan discernir el mensaje en su espíritu, como está escrito:

I Corintios 14:29: Igualmente, si hay profetas, que hablen dos o tres, y que los otros examinen lo que se haya dicho.

Porque si alguien proclama un mensaje de parte de Dios, por el don de profecía depositado en él lo podrá hacer. Mientras que los demás miembros de la iglesia deben prestar atención, para ver si el mensaje realmente proviene de Dios.

Toda palabra profética discernida y confirmada es para glorificar el nombre de Jesucristo nuestro Señor, porque todo es en Él, por Él y para Él. Los fieles en las congregaciones de Cristo debemos dar gracias por cada palabra proclamada por Dios en la voz de sus ministros.

El don de profecía edifica

Toda palabra que se proclame por medio del don de profecía es para edificación y fortalecimiento de los fieles en Cristo. Muchas veces puede que nos sintamos amonestados ante una palabra proclamada, pero si estamos en Cristo sabremos discernir que todo es para nuestro bienestar:

don-de-profecía-3

1 Corintios 14:3: En cambio, el que comunica mensajes proféticos, lo hace para edificación de la comunidad, y la anima y consuela.

Por medio del don de profecía el señor edifica, corrige, consuela, exhorta, aviva la esperanza y la fe en su pueblo. Por lo que la iglesia debe asumir una actitud de temor y obediencia ante la palabra profética dada por Dios.

El don de profecía es servicio a la Iglesia

Por último el don de profecía debe ser usado para servicio a Dios en obras de la iglesia. Porque el Espíritu Santo capacita con sus dones espirituales para que los pongamos al servicio de la comunidad.

Nadie puede hacer uso del don de profecía sin estar autorizado por Dios por medio de su Espíritu santo:

1 Corintios 12:4-10: 4 Ahora bien, hay diversos dones, pero un mismo Espíritu. 5 Hay diversas maneras de servir, pero un mismo Señor. 6 Hay diversas funciones, pero es un mismo Dios el que hace todas las cosas en todos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here