Dogo de Burdeos: Características, Carácter y más

El Dogo de Burdeos es uno de los caninos más impresionantes de todos. Su figura adulta y su cuerpo colosal esconden un temperamento genial que ha cautivado a los amantes de las mascotas. Como siempre, aquí te contaremos todo lo que debes saber sobre este gigante amigable.

Dogo de Burdeos

Origen del Dogo de Burdeos

El Dogo de Burdeos, también conocido como Dogue de Bordeaux, se ha convertido uno de los canes molosos más estimados. Esto se debe a la combinación de su apariencia imponente con su temperamento amigable.

Es algo que resulta curioso, pues la mayoría de las personas no pueden imaginar que debajo de ese aspecto áspero y hasta intimidante, se oculte una criatura dulce y fiel, capaz de adaptarse a familias en extremo diversas.

No obstante, si estás evaluando adquirir un ejemplar de esta raza, es bueno que te informes de manera suficiente de los cuidados que requieren. Conoce sobre su educación y otros aspectos relacionados con su comportamiento. De esto depende, como sucede con todas las Razas de perros grandes, que el trato entre la criatura y su nueva familia sea el mejor.

Pero para entender bien al dogo de Burdeos, lo primero es conocer un poco de su origen.

La tradición más añeja de este coloso es casi enteramente desconocida, pero no pocos conocedores coinciden en un posible principio Celta. Así que se estima que en esta civilización, amante de la naturaleza, el enorme can era empleado en la caza mayor y como una suerte de guardaespaldas.

Dogo de Burdeos

Un perro multiuso

Pero no fue sino hasta el siglo XIV que se documentó esta raza por vez primera, en Francia. Desde ese momento y hasta el siglo XIX fue una criatura multiuso. Por su gran porte, era ideal para la caza mayor y como guardián. Pero también era usado para peleas caninas y como ayudante de carniceros.

Se sabe que en aquellos lejanos tiempos existían tres variedades de dogos franceses: Dogo de París, Dogo Toulouse y Dogo de Bordeaux. Este último resultó el antecesor más directo de la actual raza.

En 1863 se efectuó en la Ciudad Luz y capital gala la primera exhibición canina. Esto fue en el Jardín de Aclimatación y representó de igual forma el debut del dogo de Burdeos con su actual nombre.

Características físicas del Dogo de Burdeos

Si un rasgo distingue al Dogo de Burdeos, sin duda es su colosal testa. Algunos entendidos aseguran que entre todas las castas de canes, esta criatura de origen francés tiene la mayor cabeza, con relación a su cuerpo.

Para que tengas una idea, el patrón de la raza señala que el perímetro craneal en el macho adulto, debe ser –poco más poco menos- igual a la altura a la cruz. Mientras que en la hembra se estima un poco menor, aunque también se trata de una testa notable.

En tanto que la piel que recubre su cabeza es ostensiblemente arrugada, algo que aumenta cuando el animal está prestando atención. Mientras que la depresión naso-frontal es en extremo marcada. Esto se debe a que el hocico describe un ángulo casi de 90° con el cráneo.

La nariz es amplia y con pigmentación, la que será en relación con el color de la máscara. Su hocico es grueso, ancho y corto, lo que le da la sensación de fortaleza.

Su mandíbula inferior más prolongada que la de arriba, también identifica a la raza. Pero además la mandíbula inferior describe una parábola hacia arriba.

Los ojos son almendrados y bien espaciados entre sí, con el particular color avellana o marrón. Siendo preferidos los tonos lóbregos. Sus pequeñas orejas son algo más oscuras que el manto, con una alta inserción y aunque caen no llegan a ser colgantes.

Dogo de Burdeos

Su cuerpo y pelaje

La complexión del Dogo de Burdeos dibuja una forma rectangular, más larga que alta, musculosa y en extremo fuerte.

La línea superior es recta y su pecho poderoso, muy amplio y profundo. Sus costados son algo retraídos. Mientras que su cola es gruesa -sobre todo en la base- y llega al corvejón, sin ir más allá.

En lo que respecta al pelaje del Dogo de Burdeos, este es corto pero delgado y suave. Es rubio de cualquier tonalidad, pudiendo tener pintas blancas. Aunque para los canes puros sólo se aceptan en el antepecho y al final de las extremidades.

La máscara bien puede ser negra o marrón, también conocida como máscara roja o bistre. Aunque también puede que no exista la máscara en estos colosos.

Los machos adultos pueden llegar a pesar alrededor de 50 kg, mientras que su alzada se ubica entorno a los 60 y 68 cm. En el caso de las hembras, estas pesan al menos 45 kg y su alzada estará entre los 58 y 66 cm.

Dogo de Burdeos

Temperamento y educación del Dogo de Burdeos

Como todas las Razas de perros molosoides, el Dogo de Burdeos es un can con mucho carácter que no se pone nervioso con facilidad. Es de temple equilibrado y calmo. No es ruidoso y ladra muy poco, menos aún de forma escandalosa. Pero cuando lo hace hay que tomarlo en serio; tal vez sea alguien que trata de colarse en la casa.

Se trata de una casta que derrocha confianza. El Dogo de Burdeos no tiene que probar nada a otros perros, a menos que sea retado.

Ciertamente el Dogo de Burdeos es una raza con muchos encantos, que suele ser amistosa tanto con las personas como con los animales chicos. De tal suerte que resulta perfecto para los niños, aunque hay para ello dos razones muy especiales.

Una de estas razones es que le fascina estar con las personas y una familia jamás le parecerá muy grande. La otra es que el Dogo de Burdeos muestra mucha paciencia, así que soportará casi todos los típicos juegos, tal como que le jalen de la cola o cualquier otra molestia de esas que inventan siempre los niños traviesos.

Incluso, estas criaturas son famosas porque les gusta jugar de la forma más inocente con los pequeños de la casa, como colocarse sombreros o usar disfraz.

No obstante, se trata de un can inteligente, a lo que suma docilidad y que por lo general no gusta de pelearse. A no ser, como ya hemos dicho, que se sienta retado.

Además, como los machos suelen ser más dominantes, en alguna ocasión podrán enfrentarse a otros caninos para defender sus dominios. Así que la dominancia es una condición hereditaria de estos colosos, que debe ser aceptada y tratada por sus dueños.

Su naturaleza protectora

No debemos olvidar que uno de los primeros trabajos del Dogo de Burdeos era el de protección, algo que puede requerir potencial para combatir. De tal suerte que este coloso, fiel a su naturaleza, puede ser agresivo. Siendo improbable que provoque una pelea, no se retirará fácilmente de una y defenderá lo que considere suyo y de sus dueños.

Por esto resulta importante la correcta sociabilización de estos peludos gigantes. Pero todavía estando suficientemente sociabilizados, hay que ser cuidados cuando estén junto a otros canes.

Igualmente, el Dogo de Burdeos se conoce por ser una casta testaruda y altiva, pero muy dúctil. Una vez que uno de estos colosos hay aprendido una orden, jamás la olvidará.

Por su nivel de inteligencia, se requiere seguir más allá del entrenamiento elemental de obediencia. Entonces si no vas a emplear a tu dogo de Burdeos para la cacería, ni en pruebas de trabajo u otros torneos, lo mejor será mantenerlo entretenido con otras ocupaciones.

Quizás te sorprendas de todo lo que puede aprender para ayudarte en las tareas cotidianas. Lo mejor es que tu colosal mascota jamás se fastidiará.

Al adiestrar a tu Dogo de Burdeos, ten siempre presente que se trata de un tipo de canino con mucha confianza en sí mismo, que pueden llegar a ser arrogantes y porfiados, pero de manera especial con en exceso independientes.

Ya advertido, no vale quejarse, regañarle no mucho menos castigarle como si se tratara de un entrenamiento militar. Con estas colosales criaturas se llega más lejos mezclando el adiestramiento con los juegos. Recuerda que todo resulta más fácil, tanto para un can como para su dueño, cuando se aprende o enseña jugando.

Paciencia y más paciencia

El Adiestramiento Canino en un Dogo de Burdeos exige paciencia, comprensión y una bolsa repleta de ricos premios. Resulta que si la actividad es apoyada con pedazos de carne u otras ricuras, estos colosales peludos aprenderán con mayor facilidad. Además, se sabe que el olor de la comida ejerce un mágico efecto para dominar su marcado ego.

La constancia es también elemento de valor para el éxito de su educación. Ocurre que si no soportas su triste mirada y le permites echarse en el sofá, entonces será mejor que te olvides del sofá, porque este pronto será de él.

Ahora, aceptar que el cachorro duerma en tu cama y darle de comer cuando la familia está en la mesa, son errores similares.

Ten en cuenta que el adorable cachorro que se acomoda a tu lado, rápidamente se transformará en un perro colosal, de más de cincuenta kilogramos y babeante, que ocupará por completo mueble o cama. Pero peor aún, que no estará dispuesto a compartir lugares tan agradables.

La inteligencia y personalidad independiente de estos canes, hacen pensar a muchas personas que estos no responden a las instrucciones que se les dictan. Recuerda que todo está en la instrucción y no hay que desanime. Todos los años, infinidad de estos animales cumplen con éxito las pruebas de obediencia y compiten bien en esas justas.

Sólo debes ejercitar la paciencia, emplear la estrategia de las recompensas y ser mentalmente más fuerte que tu mascota. Con esto estarás siempre por encima.

¿Cómo es el Dogo de Burdeos en casa?

No obstante estar considerado entre los perros potencialmente peligrosos, esta es una casta de canes voluntariosos para el trabajo, que gustan de estar junto a las personas y son bastante cooperativos. A pesar de su tamaño, siempre resulta una estupenda incorporación a una familia feliz.

El Dogo de Burdeos se relaciona bien con los otros animales de compañía. Incluso, si son relacionados desde temprana edad, pueden entablar buena amistad con gatos, aves y otros caninos.

Aunque podría presentarse problemas si juntamos dos machos con personalidades dominantes. Así que se recomienda que se tengan canes de sexo opuesto en una misma casa. Pero si debes tener dos machos juntos, trata que la diferencia de edad entre ambos sea la mayor posible.

Esto es porque no muchos perros jóvenes intentarán retar la autoridad de un macho adulto. Además aprenderán pronto bajo la tutela del perro mayor.

Las mismas recomendaciones aplican para las hembras. Para ambos casos se recomienda presentar el cachorro al animal adulto y esperar atentos la reacción de este último. No se debe forzar la integración de la cría si el canino adulto reacciona de manera defensiva.

Cuando el maduro no acepta al joven, será conveniente descartar la adquisición. Esto es porque se generaría un estresante y continuo ambiente de conflicto.

Bueno con los niños

Como con otras criaturas de compañía, el Dogo de Burdeos socializa bien con los infantes, siempre que sean presentados de forma adecuada y oportuna. Casi nunca se presentarán inconvenientes si el infante ya estaba allí antes de la llegada de la mascota.

De tal suerte que conviene asegurarse de que el infante no asuma una actitud abusiva con la gran mascota. Ocurre que llega a ser muy atractivo para un chiquillo molestar a un apacible Dogo de Burdeos.

Aunque cueste creerlo, la vigilancia a cargo de los adultos es más necesaria por la integridad del can que por la del inquieto chiquillo.

El Dogo de Burdeos es de entraña una criatura dócil, pero que aparte echa de menos el afecto de las personas. Resulta muy inusual un animal de esta casta agresivo con las personas, sin que haya sido obligado a ello.

dogo de burdeos y los niños

Actividad de la raza

Se debe estar atento cuando se juega, adiestra o se ejercita a una cría de Dogo de Burdeos. Sucede que es preciso dejar descansar a los cachorros cuando lo requieran. Es algo fácil de notar, pues estos suelen ser muy curiosos y enérgicos. Así que cuando lo notes cansado, déjalo reposar.

El crecimiento de las crías de esta casta es tan veloz, que tal como sucede con todas las castas de colosal porte, los ligamentos tienen que aguantar elevadas tensiones.

De manera que al salir a pasear con el cachorro, lo mejor es imponerte un ritmo adecuado. Aumenta el tiempo y la distancia de forma progresiva en los meses iníciales. Sólo se recomiendan paseos prolongados cuando hayan transcurrido entre ocho y nueve meses, pero hay que mantenerse siempre en sintonía con la condición física del cachorro.

No olvidemos que la mayor parte del crecimiento se da durante el primer año de vida. Así que cumplido el tiempo necesario, no hay inconveniente en que un Dogo de Burdeos salga a pasear entre los 10 y 20 km. Pero eso sí, siempre y cuando no sea en un día de extremo calor.

Por otra parte, este tipo de perros son muy juguetones y están siempre dispuestos para la diversión, aun cuando se trata de animal de edad avanzada. Si bien ir en busca de un palo o correr detrás de una pelota les puede significar un gran esfuerzo para la mayoría de estos colosos, seguro será inagotable al tratarse de jugar con una vieja toalla o un saco vacío.

Cuidados del Dogo de Burdeos

Cuidar a una de estas colosales criaturas es bastante sencillo. Lo primero es el cepillado, que se debe practicar ocasionalmente, pues desprende muy poco pelo. Pero como además se embarra poco por ser una criatura tranquila, la tarea será aún más fácil.

Por esa última razón, el baño tampoco es un problema. Esto se hará cuando esté verdaderamente sucio o cuando huela mal. Además no es bueno bañarlo en exceso, para cuidar del manto aceitoso que protege de forma natural su piel.

Aunque sí debemos hacer hincapié en la limpieza de sus arrugas, de forma especial en las de la cara. Sucede que estas pueden guardar restos de comida, saliva y cualquier otra mugre. De esta manera se evita la proliferación de hongos y otros problemas cutáneos.

Otro factor a considerar del Dogo de Burdeos, es que requiere como mínimo tres 3 paseos al día. Recuerda que por su tamaño necesita hacer ejercicio, aunque moderadamente.

Por último, no se puede olvidar que el Dogo de Burdeos se considera un Perro Potencialmente Peligroso en varios países. Así que por este motivo se hace forzoso la utilización del bozal y la correa en sitios públicos.

Salud del Dogo de Burdeos

No obstante su evidente fortaleza física, este compañero peludo puede enfermarse con alguna facilidad. De tal suerte que convendrá visitar al médico de mascotas al menos dos veces por año. Con esto podremos detectar de manera oportuna cualquier afección, lo que mejorará su recuperación.

Aquí una lista de las enfermedades más comunes en el Dogo de Burdeos:

  • Displasia de cadera
  • Displasia de codo
  • Torsión gástrica
  • Golpe de calor
  • Ectropión
  • Estenosis aórtica
  • Conjuntivitis
  • Cardiomiopatía dilatada
  • Cardiomiopatía hipertrófica
  • Hongos
  • Alergias

Por otra parte, será necesario cumplir de forma precisa el calendario de vacunación del animal. Con esto se evitan afecciones contagiosas y hasta graves, entre estas la rabia, el moquillo y el parvovirus canino.

También se aconseja la castración, pues así se le ayuda a prescindir de un natural impulso de monta con otros machos. Con esto se impide la aparición de algunas enfermedades, al tiempo que se le ayuda mejorar aún más su carácter.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.