Conoce los diferentes Dioses Japoneses

En la fe nativa de Japón, se cree que existe un Kami o un dios para todo siendo vinculado con virtudes, rituales, profesiones, fenómenos meteorológicos, incluso árboles y montañas. Por ello, queremos invitarte a través de esta publicación conocer a algunos Dioses Japoneses y un poco de la historia mitológica de cada uno.

DIOSES JAPONESES

Índice

¿Cuáles son los Dioses Japoneses?

Cuando nos referimos a los dioses japoneses, debemos entender que gran parte de la mitología y el panteón se derivan del folclore tradicional del sintoísmo la cual es una de las principales religiones de Japón. Y curiosamente, al igual que el hinduismo, el sintoísmo o kami-no-michi («el camino de los dioses») es un modo de religión politeísta que resulta de la cultura sumamente pluralista de Japón a lo largo de la historia.

En esencia el sintoísmo, sin ningún fundador proclamado o principios prescritos, puede percibirse como la evolución de las creencias animales locales de la cultura Yayoi (300 a. C. – 300 d. C.) que fueron más influenciadas por el budismo e incluso el hinduismo a lo largo de los siglos. Dada la naturaleza de estos folklores localizados (mezclados con los mitos de entidades veneradas del budismo y el hinduismo), los dioses japoneses son deidades basadas principalmente en los kami, los espíritus míticos y seres sobrenaturales de la tierra.

En términos de historia, la primera de estas mitologías fue documentada en forma escrita a principios del siglo VIII, sirviendo así como una plantilla estandarizada (o al menos generalizada) del panteón sintoísta para la mayor parte de Japón. Con ese fin, la mayoría de las narraciones míticas de los dioses japoneses se derivan de los libros codificados:

  • Kojiki (hacia 708-714 d.C.)
  • Nihon Shoki (hacia 720 d.C.)
  • Kogoshui del siglo IX (que compiló los folclores orales que faltaban en los dos documentos codificados anteriores).

A continuación, se presentan algunos dioses japoneses con parte de la narrativa mitológica que los envuelve, y a su vez se especifica las atribuciones de cada uno, estos son:

DIOSES JAPONESES

Izanami e Izanagi – Los dioses japoneses primordiales de la creación

Como la mayoría de los mitos de la creación, el mito japonés sintoísta también consiste en los dioses primordiales llamados Izanagi (Izanagi no Mikoto o ‘el que invita’) e Izanami (Izanami no Mikoto o ‘la que invita’), el dúo de hermano y hermana que son percibidos como los seres divinos que trajeron orden al mar del caos debajo del cielo, creando la primera masa terrestre en forma de la isla de Onogoro.

Curiosamente, la mayoría de las narraciones coinciden en que fueron dirigidas a hacerlo por una generación incluso anterior de kami (seres divinos) que residían en la llanura del cielo. Aún más intrigante es la forma en que el dúo creó la masa de tierra, al pararse en el puente o la escalera al cielo (Ama-no-hashidate) y agitar el océano caótico debajo con su lanza incrustada de joyas, dando lugar a la isla de Onogoro.

Sin embargo, a pesar de su aparente ingenio las cosas pronto cayeron en desgracia, y su primera unión creó una descendencia deformada: el dios Hiruko (o Ebisu, que se analiza más adelante en el artículo). Izanagi e Izanami continuaron creando más masas de tierra y dieron a luz a otras entidades divinas, dando así forma a las ocho islas principales de Japón y más de 800 kami.

Desafortunadamente, en el arduo proceso de creación, Izanami murió por el dolor ardiente de dar a luz a Kagutsuchi el dios del fuego japonés; y en consecuencia es enviada al inframundo (Yomi). Izanagi, afligido por el dolor, siguió a su hermana Izanami al inframundo e incluso logró convencer a la generación anterior de dioses para que le permitieran regresar al reino de los vivos.

Pero el hermano, impaciente por esperar demasiado echa un vistazo prematuro al estado «no-muerto» de su hermana, que era más parecido a un cadáver en descomposición. Una hueste de kami truenos enojados unidos a este cuerpo persiguió a Izanagi fuera del inframundo, y casi escapó de Yomi bloqueando la entrada con una piedra enorme.

DIOSES JAPONESES

Posteriormente este siguió un ritual de limpieza, por el cual Izanagi inadvertidamente creó aún más dioses y diosas japoneses (Mihashira-no-uzunomiko), como Amaterasu  la diosa del sol que nació del lavado de su ojo izquierdo; Tsuki-yomi el dios de la luna que nació del lavado de su ojo derecho, y Susanoo el dios de la tormenta que nació de su nariz. Con ese fin, en la cultura sintoísta la limpieza (harai) es una parte importante del ritual antes de ingresar a los santuarios sagrados.

Yebisu – El dios japonés de la suerte y los pescadores

Como mencionamos en la entrada anterior Hiruko, el primer hijo del dúo primordial Izanagi e Izanami, nació en un estado deformado, que según la narración mítica se debió a una transgresión en su ritual de matrimonio. Sin embargo, en algunas narraciones, Hiruko se identificó más tarde con el dios japonés Yebisu (posiblemente en la época medieval), una deidad de los pescadores y la suerte. En ese sentido, el mito de Yebisu posiblemente fue modificado para acomodar su linaje divino (y bastante indígena) entre los kami japoneses.

En esencia, se decía que Yebisu (o Hiruko), después de haber nacido sin huesos había quedado a la deriva en el océano a los tres años. A pesar de este juicio inmoral, el niño por suerte de alguna manera logró desembarcar con un tal Ebisu Saburo. Luego, el niño creció a través de varias dificultades para llamarse a sí mismo Ebisu o Yebisu, convirtiéndose así en el dios patrón de los pescadores, los niños y, lo más importante, la riqueza y la fortuna.

En relación con este último atributo, Yebisu a menudo se considera como una de las deidades principales de los Siete Dioses de la Fortuna (Shichifukujin), cuya narrativa está influenciada por el folklore local en oposición a la influencia extranjera.

En cuanto a las representaciones, a pesar de sus numerosas adversidades Yebisu mantiene su humor jovial (a menudo llamado el «dios de la risa») y usa una gorra alta y puntiaguda doblada en el medio llamada kazaori eboshi. En una nota interesante, Yebisu también es el dios de las medusas, dada su forma inicial deshuesada.

Kagutsuchi: el dios japonés del fuego destructivo

El dios japonés del fuego Kagutsuchi (u Homusubi – «el que enciende el fuego»), fue otro descendiente de los primordiales Izanagi e Izanami. En un trágico giro del destino, su esencia ardiente quemó a su propia madre Izanami, lo que la llevó a la muerte y a la partida al inframundo. En un ataque de rabia y venganza, su padre Izanagi procedió a cortarle la cabeza a Kagutsuchi, y la sangre derramada llevó a la creación de más kami incluidos los dioses del trueno marciales, los dioses de la montaña e incluso un dios dragón.

En pocas palabras, Kagutsuchi fue considerado como el antepasado de varias deidades distantes, potentes y poderosas que incluso llevaron a cabo la creación de hierro y armas en Japón (posiblemente reflejando la influencia extranjera en diferentes armamentos de Japón).

En cuanto a la historia y el lado cultural de los asuntos, Kagutsuchi como dios del fuego fue percibido como un agente de destrucción de edificios y estructuras japonesas típicamente hechas de madera y otros materiales combustibles. Basta decir que en la religión sintoísta, se convierte en el centro de diferentes rituales de apaciguamiento, con una ceremonia perteneciente al Ho-shizume-no-matsuri una costumbre imperial que fue diseñada para protegerse de los efectos destructivos del Kagutsuchi durante seis meses.

Amaterasu – La diosa japonesa del sol naciente

Amaterasu o Amaterasu Omikami (‘el celestial kami que resplandece desde el cielo’), también conocida por su título honorífico Ōhirume-no-muchi-no-kami (‘el gran sol de los kami’), es venerada como la diosa del sol y el gobernante del reino de los kami: la Alta Llanura Celestial o Takama no Hara. En muchos sentidos, como reina de los kami defiende la grandeza, el orden y la pureza del sol naciente, al mismo tiempo que es el antepasado mítico de la familia imperial japonesa (aludiendo así a su linaje mítico en la cultura japonesa).

Su epíteto sugiere su papel como líder de los dioses, con el gobierno otorgado directamente por su padre Izanagi el creador de muchos dioses y diosas japoneses. En ese sentido, uno de los mitos cruciales sintoístas habla de cómo la propia Amaterasu como una de las Mihashira-no-uzunomiko, nació de la limpieza del ojo izquierdo de Izanagi (como se mencionó anteriormente).

DIOSES JAPONESES

Otro mito popular se refiere a cómo Amaterasu se encerró en una cueva después de tener un violento altercado con su hermano, Susanoo el dios de la tormenta. Desafortunadamente para el mundo, su aura radiante (personificando el sol refulgente) estaba oculta, cubriendo así las tierras en total oscuridad. Y fue solo después de una serie de distracciones amistosas y bromas inventadas por los otros dioses japoneses que se convenció de salir de la cueva, lo que una vez más resultó en la llegada de la luz solar radiante.

En cuanto al linaje en términos culturales, la línea imperial japonesa se deriva míticamente del nieto de Amaterasu Ninigi-no-Mikoto, a quien su abuela le ofreció el gobierno de la Tierra. En el lado histórico de los asuntos, Amaterasu (o su deidad equivalente) siempre había sido importante en las tierras japonesas, con muchas familias nobles reclamando el linaje de la deidad del sol. Pero su prominencia aumentó bastante después de la Restauración Meiji, de acuerdo con los principios de la religión estatal sintoísta.

Tsukiyomi – El dios japonés de la luna

En contraste con muchas mitologías occidentales la deidad de la Luna en el sintoísmo japonés es un hombre, dado el epíteto de Tsukiyomi no Mikoto o simplemente Tsukiyomi (tsuku probablemente significa «luna mes» y yomi se refiere a «lectura»). Es uno de los Mihashira-no-uzunomiko nacido del lavado del ojo derecho de Izanagi, lo que lo convierte en el hermano de Amaterasu la diosa del sol. En algunos mitos, nace de un espejo de cobre blanco sostenido en la mano derecha de Izanagi.

En cuanto a la narrativa mítica, Tsukiyomi el dios de la luna se casó con su hermana Amaterasu la diosa del sol, permitiendo así la unión del sol y la luna en el mismo cielo. Sin embargo, la relación pronto se rompió cuando Tsukiyomi mató a Uke Mochi la diosa de la comida.

El acto atroz aparentemente se llevó a cabo con disgusto cuando el dios de la luna fue testigo de cómo Uke Mochi escupía varios alimentos. En respuesta, Amaterasu rompió con Tsukiyomi moviéndose a otra parte del cielo haciendo así que el día y la noche estuvieran completamente separados.

DIOSES JAPONESES

Susanoo: el dios japonés de los mares y las tormentas

Nacido de la nariz de Izanagi el padre de los dioses japoneses. Susanoo fue miembro del trío de Mihashira-no-uzunomiko, lo que lo convirtió en hermano de Amaterasu y Tsukiyomi. En cuanto a sus atributos, Susanoo fue percibido como un kami temperamental y desaliñado que es propenso a cambios de humor caóticos, aludiendo así a su poder sobre las tormentas siempre cambiantes.

Míticamente, la naturaleza voluble de su benevolencia (y malevolencia) también se extiende a los mares y vientos cerca de la costa, donde muchos de sus santuarios se encuentran en el sur de Japón. Hablando de mitos, Susanoo se celebra a menudo en el folclore sintoísta como el campeón astuto que derrotó al dragón malvado (o serpiente monstruosa) Yamata-no-Orochi cortándole las diez cabezas después de beberlas con alcohol.

Después del encuentro, recuperó la famosa espada Kusanagi-no-Tsurugi y también se ganó la mano de la mujer que salvó del dragón. Por otro lado, Susanoo también se retrata en una luz algo negativa (reflejando así la naturaleza caótica del dios de la tormenta), especialmente cuando se trata de su rivalidad con Amaterasu la líder y diosa del sol de los kami.

En una ocasión su desafío mutuo se volvió amargo, y la cólera de Susanoo hizo un alboroto destruyendo los campos de arroz de la diosa del sol e incluso matando a uno de sus asistentes. En respuesta, la enojada Amaterasu se retiró a una cueva oscura, arrebatando así su luz divina del mundo, mientras que el siempre bullicioso Susanoo fue desterrado del cielo.

Raijin y Fūjin: los dioses japoneses del clima

Hablando de tormentas y dualidad de carácter, Raijin y Fujin son considerados los poderosos kami de los elementos de la naturaleza que pueden ser favorables o desagradables a las dificultades de los mortales. Con ese fin, Raijin es la deidad del trueno y el relámpago que desata sus tempestades empuñando su martillo y golpeando los tambores. Curiosamente, Raijin se representa con tres dedos, cada uno representando el pasado, el presente y el futuro.

DIOSES JAPONESES

Fujin por otro lado, es el temible y monstruoso kami de los vientos, que lleva su parte justa de vendavales y ráfagas en una bolsa sobre sus hombros. Según algunos mitos, fue Fujin quien salvó a Japón durante las invasiones mongoles al desatar un tifón sobre la flota que se acercaba, que más tarde se denominó kamikaze («viento divino»).

Sin embargo, otros mitos relacionados con los samuráis lo llaman obra de Hachiman el dios de la guerra (que se comenta más adelante en el artículo). Curiosamente, existe una hipótesis sobre cómo Fujin se inspiró posiblemente en la deidad greco-budista Wardo (venerada a lo largo de la Ruta de la Seda), quien a su vez se derivó del dios griego del viento Boreas.

Ame-no-Uzume: la diosa japonesa del amanecer y el baile

La jovial deidad femenina del amanecer (que en cierto modo la convirtió en la asistente de Amaterasu, la deidad del sol), Ame-no-Uzume también abrazó la espontaneidad de la naturaleza. Este último aspecto la convirtió en la diosa patrona de la creatividad y las artes escénicas, incluida la danza. Con ese fin, uno de los mitos centrales en Shinto se refiere a cómo Amaterasu la diosa del sol, se encerró en una cueva oscura después de pelearse con Susanoo el dios de la tormenta; que resultó en la llegada de la oscuridad sobre los cielos y la tierra.

Entonces, en un intento por distraer a los otros kami ansiosos Ame-no-Uzume, en virtud de su espontaneidad y creatividad intrínsecas, se cubrió con hojas del árbol Sakaki y luego comenzó a hacer gritos alegres y siguió con un baile alegre en lo alto de una plataforma; incluso recurrió a quitarse la ropa, lo que provocó diversión entre los otros dioses que comenzaron a rugir de alegría y risa. La alegría resultante dirigió la curiosidad de Amaterasu, quien finalmente salió de su cueva y, por lo tanto, el mundo volvió a estar cubierto por la radiante luz del sol.

Hachiman: el dios japonés de la guerra y el tiro con arco

Hachiman (también llamado Yahata no kami) personifica el sincretismo entre sintoísmo y budismo en el Japón medieval temprano. Reverenciado como el dios de la guerra, el tiro con arco, la cultura e incluso la adivinación, la deidad posiblemente evolucionó (o creció en importancia) con el establecimiento de varios santuarios budistas en el país alrededor del siglo IX d.C.

Con ese fin, en un ejemplo clásico de superposición cultural, Hachiman el kami de la guerra también es venerado como un bodhisattva (deidad budista japonesa) que actúa como el guardián inquebrantable de numerosos santuarios en Japón.

En cuanto a su asociación intrínseca con la guerra y la cultura, se decía que Hachiman hacía que sus avatares transmitieran el legado y la influencia de la floreciente sociedad japonesa. En ese sentido, míticamente, uno de sus avatares residió en la Emperatriz Jingu que invadió Corea, mientras que otro renació como su hijo el Emperador Ojin (alrededor de finales del siglo III d.C.) quien trajo de vuelta a los eruditos chinos y coreanos a su corte.

Hachiman también fue promocionado como la deidad patrona del influyente clan Minamoto (alrededor del siglo XI d.C.), que más bien promovió su causa política y reclamó el linaje del semi-legendario Ojin. En cuanto a uno de los mitos populares, fue Hachiman quien salvó a Japón durante las invasiones mongoles al desatar un tifón sobre la flota que se acercaba, que más tarde se denominó kamikaze («viento divino»).

Inari: la deidad japonesa de la agricultura (arroz), el comercio y las espadas

Considerado como uno de los kami más venerados en el panteón sintoísta, Inari a menudo representado en doble género (a veces masculino y a veces femenino), es el dios del arroz (o campo de arroz), aludiendo así a la asociación con la prosperidad, la agricultura y abundancia de productos. En lo que respecta al primero, Inari también fue venerada como la deidad patrona de los comerciantes, artistas e incluso herreros; en algunas narraciones míticas, se lo percibe como la progenie de Susanoo, el dios de la tormenta.

Curiosamente, reflejando el género vago de la deidad (que a menudo se representaba como un anciano, mientras que en otros casos, se lo representaba como una mujer con cabeza de zorro o acompañada de zorros), Inari también se identificó con varios otros kami japoneses.

DIOSES JAPONESES

Por ejemplo, en las tradiciones sintoístas, Inari se asociaba con espíritus benévolos como Hettsui-no-kami (diosa de la cocina) y Uke Mochi (diosa de la comida). Por otro lado, en las tradiciones budistas, Inari es venerado como el Chinjugami (protector de los templos) y Dakiniten, que se deriva de la deidad hindú-budista india de dakini o diosa celestial.

Kannon: la deidad japonesa de la misericordia y la compasión

Hablando de las tradiciones budistas y su influencia en el panteón nativo, Kannon es una de las deidades budistas más importantes de Japón. Venerado como el dios de la misericordia, la compasión e incluso las mascotas, la deidad es venerada como un Bodhisattva.

Curiosamente, a diferencia de la transmisión directa desde China, la figura de Kannon probablemente se deriva de Avalokitêśvara una deidad india, cuyo nombre en sánscrito se traduce como «Señor que todo lo respeta». Con ese fin, muchos seguidores japoneses consideran que incluso el paraíso de Kannon, Fudarakusen se encuentra en el extremo sur de la India.

En el esquema religioso y mítico de las cosas, Kannon como algunos otros dioses japoneses tiene sus variaciones en forma de género, ampliando así sus aspectos y asociaciones. Por ejemplo, en la forma femenina de Koyasu Kannon él/ella representa el aspecto de dar hijos; mientras que en la forma de Jibo Kannon, representa a la madre amorosa.

Asimismo, Kannon también es venerado en las otras denominaciones religiosas de Japón: en el sintoísmo es el compañero de Amaterasu, mientras que en el cristianismo es venerado como Maria Kannon (el equivalente de la Virgen María).

DIOSES JAPONESES

Jizo: dios guardián japonés de los viajeros y los niños

Otro Bodhisattva entre los dioses japoneses, el siempre amado Jizo que es venerado como el protector de los niños, los débiles y los viajeros. Perteneciente al primero, en la narrativa mítica Jizo tenía el profundo deber de aliviar el sufrimiento de las almas perdidas en el infierno y guiarlas de regreso al paraíso occidental de Amida (una de las principales deidades budistas japonesas), un plano donde las almas están liberadas del renacimiento kármico.

En una conmovedora parcela de las tradiciones budistas, los niños por nacer (y los niños pequeños que murieron antes que sus padres) no tienen tiempo en la Tierra para cumplir con su karma, por lo que están confinados al purgatorio de las almas. Así, la tarea de Jizo se vuelve aún más crucial ayudando a estas almas infantiles llevándolas en las mangas de su túnica.

En cuanto al semblante alegre de Jizo, el bondadoso dios japonés a menudo se representa como un simple monje que renuncia a cualquier forma de ornamentos ostentosos e insignias, como corresponde a un dios japonés importante.

Tenjin: dios japonés de la educación, la literatura y la erudición

De manera interesante, este dios una vez fue un humano común llamado Sugawara no Michizane un erudito y un poeta que vivió durante el siglo VIII. Michizane era un miembro de alto rango de la Corte Heian, pero se hizo enemigo del Clan Fujiwara, y finalmente lograron que lo exiliaron de la corte. Cuando varios de los enemigos y rivales de Michizane comenzaron a morir uno por uno en los años posteriores a su muerte, comenzaron a circular rumores de que se trataba del erudito deshonrado que actuaba desde el más allá.

Michizane finalmente fue consagrado y deificado en un esfuerzo por apaciguar su espíritu inquieto y se le dio el nombre de Tenjin (dios del cielo) para marcar la transición. Los estudiantes que esperan una ayuda en los exámenes, a menudo visitan los santuarios de Tenjin.

DIOSES JAPONESES

Benzaiten: diosa japonesa del amor

Benzaiten es un kami sintoísta tomado de la creencia budista y uno de los siete dioses afortunados de Japón; que está basada en la diosa hindú Saraswati. Benzaiten es la diosa de las cosas que fluyen, incluida la música, el agua, el conocimiento y la emoción, especialmente el amor.

Como resultado, sus santuarios se convierten en lugares populares para visitar en parejas, y sus tres santuarios en Enoshima están llenos de parejas que tocan las campanas del amor para la buena suerte o que cuelgan ema rosa (placas de los deseos) juntas.

Shinigami: dioses japoneses de la muerte o espíritus de la muerte

Estos son muy similares a la Parca en muchos sentidos; sin embargo, estos seres sobrenaturales pueden ser algo menos aterradores y llegaron más tarde a la escena ya que estos no existía en el folclore tradicional japonés. «Shinigami» es una combinación de las palabras japonesas «shi», que significa muerte, y «kami», que significa dios o espíritu.

Aunque el mito japonés se ha llenado durante mucho tiempo con diferentes tipos de kami como espíritus de la naturaleza, Shinigami obtuvo su mención alrededor del siglo XVIII o XIX. Shinigami ni siquiera es una palabra en la literatura clásica japonesa; los primeros casos conocidos del término aparecen en el Período Edo, cuando se usó en un tipo de teatro de marionetas y literatura japonesa con una conexión con los espíritus malignos de los muertos, los espíritus que poseen los vivos y los suicidios dobles.

Fue en esa época cuando las ideas de Occidente en particular las ideas cristianas, comenzaron a interactuar y mezclarse con las creencias tradicionales sintoístas, budistas y taoístas. La mitología sintoísta y japonesa ya tenía una diosa de la muerte llamada Izanami, por ejemplo; y el budismo tenía un demonio llamado Mrtyu-mara que también incitaba a la gente a morir. Pero una vez que la cultura oriental se encontró con la cultura occidental y la noción de la Parca, apareció esta representación como un nuevo dios de la muerte.

DIOSES JAPONESES

Ninigi: el padre de los Emperadores

Ninigi o Ninigi No Mikoto es comúnmente visto como el nieto de Amaterasu. Después de un consejo de los dioses en el cielo, se decidió que Ninigi sería enviado a la tierra para gobernar de manera justa y equitativa. Así que del linaje de Ninigi surgieron algunos de los primeros emperadores de Japón, y de allí viene su atribución de denominarlo padre de los emperadores.

Uke mochi: diosa de la fertilidad, la agricultura y la comida

Es una diosa que está vinculada primeramente con la comida, y en algunas tradiciones es descrita como la esposa de Inari Okami (por lo tanto, a veces también se la representa como un zorro). No se sabe mucho sobre ella, excepto que fue asesinada por el dios de la luna Tsukiyomi; el Dios de la Luna estaba disgustado por cómo Uke Mochi preparaba un festín arrojando comida de sus diversos orificios.

Después de su asesinato, Tsukiyomi tomó los granos que dio a luz Uke Mochi y les dio nueva vida. Sin embargo, por el funesto asesinato la Diosa del Sol Amaterasu se separó de Tsukiyomi, por eso el día y la noche están separados para siempre.

Anyo y Ungyo: los dioses guardianes de los templos

A este par de deidades budistas se les conoce como Nio guardianes benevolentes que vigilan la entrada de los templos, a los que a menudo se hace referencia como nio-mon (literalmente «Puerta de Nio») y representan el ciclo del nacimiento y la muerte.

Agyo se representa típicamente con las manos desnudas o empuñando un garrote enorme, con la boca abierta para formar el sonido «ah», que representa el nacimiento; y Ungyo también se representa a menudo con las manos desnudas o sosteniendo una gran espada, su boca está cerrada para formar el sonido «om», que representa la muerte. Aunque se pueden encontrar en templos de todo el país nipón, quizás la representación más famosa de Agyo y Ungyo se encuentra en la entrada del Templo Todaiji, en la prefectura de Nara.

DIOSES JAPONESES

Ajisukitakahikone-no-Kami: dios japonés del trueno y la agricultura

Es hijo de Ōkuninushi, y la parte «suki» de su nombre se refiere a un arado. Es famoso porque también se parecía a su yerno Ameno-Wakahiko, y fue confundido con Ameno durante el funeral de este. Indignado por haber sido confundido con el difunto, Ajisukitakahikone destruyó la cabaña de luto, donde los restos luego cayeron a la Tierra y se convirtieron en el Monte Moyama.

Ōyamatsumi-no-Kami: dios guerrero, de montaña y del vino

Kokiji y Nihon Shoki difieren en los orígenes de Ōyamazumi. El Kojiki afirma que Ōyamazumi nació del cadáver de Kagutsuchi, mientras que Nihon Shoki escribió: que Izanagi e Izanami lo creó después de dar a luz a los dioses del viento y la madera. Independientemente de la versión, Ōyamazumi es venerado como un importante dios guerrero y de montaña, y es el padre de Konohananosakuya-Hime lo que lo convierte en el suegro de Ninigi.

Además, se dice que estaba tan encantado con el nacimiento de su nieto Yamasachi-Hiko, que hizo vino dulce para todos los dioses; por lo tanto, los japoneses también lo veneran como un dios de la elaboración del vino.

Atsuta-no-Okami: espíritu de Kusanagi-no-Tsurugi la espada mítica de Japón

Es el espíritu de Kusanagi-no-Tsurugi la espada mítica más importante y famosa de Japón. Venerado en el Santuario Atsuta de Nagoya, Atsuta-no-Okami podría ser alternativamente el espíritu de Amaterasu. En la mitología sintoísta, se dice que la poderosa espada está imbuida del espíritu de la Diosa del Sol.

Konohanasakuya-Hime: diosa del monte Fuji, de todos los volcanes y la vida terrenal

La hija de Ōyamatsumi, Konohanasakuya-hime, o Sakuya-Hime, es la personificación sintoísta de la vida terrenal; también es la diosa del monte Fuji y de todos los volcanes japoneses. Ninigi cuando la conoció se enamoró casi de inmediato de ella en el mundo terrestre, pero cuando le pidió la mano a Ōyamatsumi, el dios mayor le ofreció a Iwa-Naga-Hime su hija mayor y más fea. Debido a que Ninigi rechazó esa oferta e insistió en Sakuya-Hime, fue maldecido con la vida mortal.

Más tarde, Ninigi también sospechó de Sakuya-Hime de infidelidad. En una reacción digna de su título de diosa de los volcanes, Sakuya-Hime dio a luz en una cabaña en llamas, alegando que sus hijos no sufrirán daño si son verdaderos descendientes de Ninigi, donde ni ella ni sus trillizos fueron quemados al final.

Sarutahiko Ōkami: dios sintoísta de la purificación, la fuerza y la guía

En la mitología sintoísta, Sarutahiko era el líder de los dioses terrenales Kunitsukami aunque inicialmente de mala gana, finalmente cedió el control de su dominio a los dioses celestiales por consejo de Ame-no-Uzume, con quien más tarde se casó. También fue la deidad terrenal que saludó a Ninigi-no-Mikoto cuando este último descendió al mundo mortal.

Hotei: dios de los adivinos. camareros, protector de los niños y portador de fortuna

Su nombre significa “bolsa de tela” y siempre se le muestra cargando una grande; supuestamente, la bolsa contiene fortunas para regalar. Algunos cuentos populares lo describen como un avatar de Miroku, el Buda del futuro. También aparece a menudo con el cuerpo desnudo, con su ropa holgada incapaz de ocultar su prominente barriga.

Ame-no-Koyane: dios sintoísta de los rituales y los cánticos

Durante el episodio de Amano Iwato cantó frente a la cueva, lo que llevó a Amaterasu a apartar ligeramente la roca que bloqueaba la entrada. Entronizado principalmente en Kasuga Taisha de Nara y el dios ancestral del históricamente poderoso Clan Nakatomi, es decir, la familia principal de los Regentes Fujiwara.

Amatsu-Mikaboshi: la Estrella del cielo temida

Es un dios sintoísta de las estrellas y una de las raras deidades sintoístas que se retrata decisivamente como malévola. No aparece en el Kojiki pero el Nihon Shoki lo menciona como la última deidad en resistir al Kuni-Yuzuri. Los historiadores han teorizado que Amatsu-Mikaboshi era un dios de las estrellas adorado por una tribu que se resistía a la soberanía de Yamato. En algunas versiones variantes, también se le llama Kagaseo.

Futsunushi-no-Kami: dios japonés guerrero ancestral del Clan Mononobe

También conocido como Katori Daimyōjin, Futsunushi es un dios guerrero sintoísta y el dios ancestral del Clan Mononobe. En el Nihon Shoki, acompañó a Takemikazuchi cuando este último fue enviado a reclamar la propiedad del mundo terrestre. Después de que Ōkuninushi cedió, el dúo eliminó a todos los espíritus remanentes que se negaron a someterse a ellos.

Isotakeru-no-Kami: dios japonés del hogar

Es uno de los hijos de Susanoo y este fue mencionado brevemente en el Nihon Shogi. En ese relato, acompañó a su padre a Silla antes de que este último fuera desterrado a Izumo. Aunque trajo varias semillas, no las plantó; solo los plantó después de regresar a Japón. Dentro del Kojiki, se le llama Ōyabiko-no-Kami; hoy en día, se le adora como un dios de la casa.

Jimmu Tennō: El legendario primer emperador de Japón

Se dice que es un heredero directo de Amaterasu y Susanoo. En la mitología sintoísta, lanzó una campaña militar desde la antigua provincia de Hyūga en el sureste de Kyūshū y capturó a Yamato (actual prefectura de Nara), tras lo cual estableció su centro de poder en Yamato. Los Kojiki y Nihon Shoki combinaron las dinastías de Jimmu con las de sus sucesores para formar una genealogía ininterrumpida.

Kumano Kami: sincretizado como Amitābha Buddha

La antigua región de Kumano en Japón (actual prefectura del sur de Mie) ha sido durante mucho tiempo un lugar de espiritualidad. Después del surgimiento del budismo en Japón, la naturaleza kami originalmente adorada en Kumano se sincretizó con salvadores budistas como Amitābha Buddha. En su apogeo, las peregrinaciones a Kumano eran tan populares que los senderos de los fieles se describen como similares a las hormigas.

Yanohahaki-no-Kami: Un dios sintoísta folclórico del hogar y el parto

También se le atribuye el poder de eliminar las calamidades de los hogares, se le asocia de igual manera con el trabajo de parto y con las escobas, ya que las escobas quitan la suciedad, es decir, la contaminación de los hogares.

Yamato Takeru: hijo del legendario duodécimo emperador de Japón

Yamato Takeru era un guerrero formidable aunque brutal, al que no le gustaba su padre. Fue enviado por el emperador para hacer frente a varios enemigos, expediciones en las que el príncipe salió victorioso de manera uniforme.

Después de lamentarse ante la suma sacerdotisa del Gran Santuario de Ise por la aversión de su padre hacia él, se le dio la legendaria espada Kusanagi-no-Tsurugi para ayudarle en futuras expediciones. Yamato Takeru nunca se convirtió en emperador y supuestamente murió en el año 43 del reinado de su padre. Tras su muerte, la preciosa espada fue colocada en el Santuario de Atsuda, donde permanece hasta hoy.

Shichi Fukujin: los famosos «Siete dioses de la fortuna» de Japón

Estos comprenden deidades del sintoísmo, el budismo japonés y el taoísmo chino. Históricamente, se cree que fueron «reunidos» siguiendo las instrucciones del Shogun Tokugawa Iemitsu, con el propósito de representar siete tipos de vida bendecida.

Datos curiosos sobre los Dioses Japoneses

Como parte de conocer todo lo relacionado a este tema sobre los dioses japoneses, se te presentan a continuación unos datos de curioso interés:

  • El budismo, el confucianismo y el hinduismo tuvieron una tremenda influencia en las historias míticas de los dioses japoneses.

  • Se creía que el dios Fukurokuji era la reencarnación de Hsuan-wu, una deidad taoísta que estaba asociada con la buena suerte, la felicidad y una larga vida.
  • En algunas sectas budistas, Benten la diosa de la elocuencia y patrona de las geishas, estaba asociada con la diosa hindú Saraswati (diosa de la sabiduría, conocimiento y aprendizaje). Saraswati era parte de un trío de deidades madres en la mitología hindú; las otras dos diosas que la acompañaban eran Lakshmi (la diosa de la riqueza y la belleza) y Kali. (la diosa del poder).
  • El sufijo japonés no-Kami simplemente significa «dios»y es un honorífico a menudo etiquetado con nombres de deidades sintoístas.
  • El sufijo Ōmikami que significa «dios importante» o «dios principal». Este honorífico solo está etiquetado para los dioses sintoístas más importantes. A menudo también se usa para referirse a Amaterasu la diosa sintoísta del sol más importante.
  • Muchos dioses y diosas sintoístas reciben el sufijo no-Mikoto. Esto indica que las deidades recibieron algún tipo de misión importante. Por ejemplo, el asentamiento del archipiélago japonés.

Relación entre los Dioses Japoneses y los Emperadores

La mayoría de las entradas anteriores se basan en escritos de los compendios de Kojiki y Nihon Shoki. De hecho, muchos dioses japoneses no se mencionan en otros textos nipón antiguos; al igual que dentro de estos dos compendios, muchos también se mencionan de pasada. Como es obvio a partir de las entradas anteriores, también hay un fuerte énfasis en el linaje en ambos compendios; uno que enfatiza que la realeza japonesa, es decir, la dinastía Yamato, son los descendientes de los dioses japoneses.

Los historiadores consideran ambos compendios como pseudohistóricos, lo que significa que no se puede confiar en ellos como hechos históricos porque la mitología y lo sobrenatural son pesados a lo largo de las historias. Sin embargo, como insinuaciones culturales y antropológicas, los Kojiki y Nihon Shoki son invaluables. Donde además, sugieren que la dinastía Yamato no siempre dominó el archipiélago japonés y, también dan pistas sobre los movimientos migratorios dentro de Asia oriental durante la antigüedad.

Si te pareció interesante este artículo sobre los Dioses Japoneses, te invitamos a disfrutar de estos otros:


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.