Dios está en control, con seguridad y quizás muy frecuentemente hayas escuchado esta expresión. Pero, ¿sabes lo que significa y la importancia que hay en ella? o, ¿sabes si lo que expresa esta frase es realmente cierto? Entre aquí, y descúbrelo.

dios-esta-en-control-2

Dios está en control

Dios está en control, esta es una expresión que frecuentemente escuchamos y decimos. Sobre todo, en los últimos tiempos con todo lo que se está viviendo en el mundo, aún más con la situación de la pandemia.

Si bien es una verdad como del cielo a la tierra que Dios está en total control de todas las cosas. Es necesario reflexionar en qué tono o con qué convicción sale esta expresión de nuestra mente, corazón y labios.

Porque hasta las personas que dicen creer en Dios a su manera, que no llevan una vida cristiana en obediencia a la palabra del Señor, también dicen: Dios está en control. Podemos incluso las personas creyentes decir esta expresión, muchas veces en un tono de resignación o como una manera de conformarnos si las cosas no se dieron como queríamos que se dieran.

Pero esto no es así, porque Dios no está en control de todo solo para que sea un consuelo. No es para que aceptemos con resignación el desarrollo de las circunstancias en nuestra vida, ni para que enfrentemos las decepciones que podamos vivir.

Dios está en control porque es todopoderoso, victorioso y soberano, es decir nada ni nadie puede oponerse a su soberanía. De manera que, Dios está en control, no es una expresión de consuelo para los que se creen perdedores, según los resultados de las circunstancias.

Sino que es un grito de victoria, de saber que día tras día, sin importar lo que suceda a nuestro alrededor siempre obtendremos el premio mayor que es la voluntad de Dios. En este sentido te recomendamos leer el artículo: Aceptando la voluntad de Dios en nuestra vida.

En él estaremos reflexionando sobre lo conveniente que es aceptar la voluntad de Dios en nuestra vida, porque es buena, agradable y perfecta, en todo momento.

dios-esta-en-control-3

La voluntad o el control de Dios nos cuida

Dios es soberano, es creador del universo su soberanía la manifiesta de múltiples maneras y la expresa en diferentes citas de la Biblia. Como por ejemplo el verso escrito en Isaías 41:4, donde proclama en la voz del profeta: Yo soy el único Dios y mantengo bajo control todo lo que pasa en este mundo:

¿Quién ha realizado esta obra? ¿Quién, desde el principio, ha ordenado el curso de la historia? Yo, el Señor, el único Dios, el primero y el último. (Isaías 41:4 DHH)

Pero nuestro Dios no solo tiene el control universal como creador del universo y de la tierra toda. Sino que también tiene un control personal con cada uno de nosotros, el Señor tiene el cuidado de nosotros. Dios nos cuida y siempre quiere lo mejor para nosotros, aunque no lo entendamos.

Si vamos a las escrituras encontramos a un Dios que en todo tiempo se preocupa por su pueblo, por nosotros. De manera que guardarnos en su voluntad, es guardarnos en el único y fiel refugio que tenemos para cualquier momento.

Esta gran verdad se debe revelar en nuestra vida como creyentes que somos de Dios. Nuestra actitud en todo momento debería responder a esta realidad en modo de victoria y no sentirnos fracasados por no lograr nuestros propios deseos.

El rey David nos resalta en el Salmo 121 la grandeza del Señor en el cuidado y la preocupación que tiene por nosotros. En la introducción establece la fuente de nuestra confianza y en los siguientes versos, aplica esta gran realidad a cualquiera sea la situación que estemos viviendo.

dios-esta-en-control-4

El Todopoderoso nos cuida y protege en todo momento

David nos enseña en palabra inspirada por el Señor, que Dios no solo es poderoso para crear, sino que también tiene poder para protegernos en todo momento, lugar y circunstancia. En este artículo podrás encontrar una Explicación del salmo 121: ¿De dónde vendrá mi socorro?

Recuerda entonces ¡Somos importantes para Dios!, por tanto, ¡Podemos descansar en Él! Sin importar lo difícil de la circunstancia que estemos atravesando, Dios es bueno, Él es nuestro pronto y seguro refugio.

El estar consciente plenamente que Dios está en control, no es sentirse resignado. Sino que va más allá, es sentirse en paz y tranquilidad, bien estando en aguas tranquilas o bien en medio de una tormenta.

¿Cómo puedo aprender a confiar que Dios tiene el control?

Lo primero que debemos tener claro, es la soberanía de Dios para estar consciente de que realmente Él tiene control. En otras palabras, el estar conscientes de la soberanía de Dios en nuestras vidas es lo que nos fortalece y nos llena de confianza.

Pero, ¿Qué es la soberanía de Dios? Es el poder de Dios para imponer su Santa y Perfecta voluntad. Dios es todopoderoso, quiere decir que su poder es ilimitado, de manera que Él hará lo que crea conveniente para que se cumpla su propósito o plan perfecto.

En este sentido, nada ni nadie tiene ni tendrá autoridad para impedir ni obstaculizar que se cumpla el propósito de Dios.

Aún más, Dios es completamente independiente, sobre Él no existe nadie, no está sujeto a nadie ni puede ser influenciado por nada ni nadie. La supremacía e independencia de Dios está por encima de toda criatura, situación, evento, circunstancia en cualquier época o tiempo.

De allí la frase sabia y verdadera que expresa que Dios está en completo control de cada átomo, que pueda existir en el universo. No se mueve una hoja en el mundo si así Dios lo dispone, todo lo causa y lo permite el Señor según su propósito para el cumplimiento de su plan perfecto, como lo dice su palabra:

Isaías 14:24 (NBLA): El Señor de los ejércitos ha jurado: – Ciertamente, tal como lo había pensado, así ha sucedido; tal como lo había planeado, así se cumplirá-.

Dios no actúa al azar ni por capricho el dirige o gobierna el curso de un propósito que se cumplirá. En especial con su pueblo universal, con sus hijos justificados en Cristo Jesús, como está escrito:

Jeremías 29:11 (DHH): Yo sé los planes que tengo para ustedes, planes para su bienestar y no para su mal, a fin de darles un futuro lleno de esperanza. Yo, el Señor, lo afirmo.

Esta palabra de Dios en especial nos debería llenar de gozo y de confianza, sobre todo en los momentos que sobrevengan temores, angustia, tristeza, etc.

Para confiar hay que conocer a Dios

Solo existe una manera de confiar en la soberanía de Dios y es conocerlo a Él. Cuando comenzamos a conocer a Dios, empezamos a aprender a descansar en Él, en los dichos de su boca, en sus promesas.

Conocer los atributos propios de Dios, leer su palabra, estar consciente de lo que ha hecho en el pasado y en nuestra vida. Lleva sin duda a tener confianza en Dios y en su palabra:

Daniel 11:32 (PDT): -El rey del norte utilizará sus halagos y mentiras para aprovecharse de los que violan el pacto sagrado. En cambio, los que sí conocen a Dios seguirán firmes en cumplir con el pacto-.

El conocer a Dios va más allá del simple hecho del conocimiento de algo o de alguien desde el intelecto. La Biblia nos enseña que este conocimiento tiene una mayor dimensión, porque Dios no se conoce a través de la mente, sino estableciendo un vínculo de intimidad con Dios.

En ese conocimiento descubrimos y entendemos quienes somos en Dios y como él cuida de nosotros. Por ello te invitamos leer el artículo: Cómo conocer a Dios y tener sus bendiciones.

Dios está en control: Citas bíblicas que lo demuestran

El Señor Jesucristo nos dice en su palabra: -En el mundo tendrán aflicciones, pero confíen, Yo vencí al mundo-, (Juan 16;33). Jesús nos lo dice porque sabe que aun caminando con Él nos vamos a encontrar en la vida con altos y bajos, con tristezas y alegrías, por eso también nos dice refúgiense en mi paz que sobrepasa todo entendimiento.

De manera que cuando nos toque enfrentar circunstancias adversas que nos puedan llevar al temor o a la ansiedad, lo mejor es entregar el control al Señor y no perder la paz. Es necesario entonces en estas circunstancias reforzar nuestra fe y, que mejor para ello que leer la palabra del Señor, que nos demuestran que Dios está en control, como las que compartimos a continuación:

 -Yo soy el Alfa y la Omega-, dice el Señor Dios, -el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso-. (Apocalipsis 1:8 RVA-2015).

Porque ninguna cosa será imposible para Dios. (Lucas 1:37 RVA-2015).

Tuyos son, oh Señor, la grandeza, el poder, la gloria, el esplendor y la majestad; porque tuyas son todas las cosas que están en los cielos y en la tierra. Tuyo es el reino, oh Señor, y tú te enalteces como cabeza, sobre todo. (1 Crónicas 29:11 RVA-2015)

Dios es dueño de toda la tierra y de todo lo que hay en ella; también es dueño del mundo y de todos sus habitantes. (Salmos 24:1 TLA).

Pero ustedes, mis queridos hijos, pertenecen a Dios. Ya lograron la victoria sobre esas personas, porque el Espíritu que vive en ustedes es más poderoso que el espíritu que vive en el mundo. (1 Juan 4:4 NTV).

38 Estoy convencido de que nada podrá separarnos del amor de Dios: ni la muerte, ni la vida, ni los ángeles, ni los poderes y fuerzas espirituales, ni lo presente, ni lo futuro, 39 ni lo más alto, ni lo más profundo, ni ninguna otra de las cosas creadas por Dios. ¡Nada podrá separarnos del amor que Dios nos ha mostrado en Cristo Jesús nuestro Señor! (Romanos 8:38-39 DHH).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here