Dios del sueño Hipnos y sus hijos

El dios del sueño griego fue Hipnos

A lo largo de la historia se ha intentado averiguar el origen y el significado de los sueños. Son muchas las teorías y las especulaciones que hay al respecto. Sigmund Freud opinaba que son manifestaciones de nuestro subconsciente, mientras que el alemán W. Robert decía que ayudan a deshacernos de aquellos pensamientos que están ahogados en nuestra mente. Existen muchos científicos, psicólogos y doctores más que tienen sus teorías al respecto, pero una de las más curiosas e interesantes fue desarrollada por los antiguos griegos. Ellos crearon toda una mitología relacionada con este fenómeno, por lo que dedicaremos este artículo a su dios del sueño.

Centrándonos en las leyendas y en los mitos greco-romanos, explicaremos quién es el dios de los sueños, o dioses, ya que, según los antiguos griegos, son varias las deidades que influyen en ellos. ¡Espero que este tema os resulte igual de interesante que a mí!

¿Cuál es el dios de los sueños?

El dios del sueño suele ser representado con alas en los hombros o en las sienes

En la Antigua Grecia, el dios del sueño se llamaba Hipnos. El objetivo principal de esta deidad era ayudar a las personas a dormir profundamente. Vivía junto a su hermano Tánatos, que era el dios de la muerte profunda, en el inframundo, en una cueva que estaba llena de opiáceos. Ese lugar nunca ha visto la luz del sol ni de la luna. Ahí ayudaban a los seres mortales a morir de forma pacífica sin sufrir dolor mientras dormían.

Hipnos no sólo era el dios del sueño, si no también el esposo de Pasithea. Esta deidad femenina es la diosa de las alucinaciones. Ambos tuvieron mil hijos, conocidos como los Oniros. De ellos destacaban especialmente tres: Ikelos, Morfeo y Phantasus. Estas deidades influían en los sueños de las personas mortales y también de los dioses. Más adelante hablaremos de ellos más en detalle.

Respecto a la representación de Hipnos, generalmente se solía retratar como un hombre desnudo y joven con alas en las sienes o en los hombros. En algunas ocasiones lo representan con barba, muy similar a su hermano Tánatos. En otras ocasiones, Hipnos aparece como un hombre que está dormido en una cama de plumas, rodeado de cortinas negras. Entre los atributos más habituales del dios del sueño se encuentran su cuerno de opio que incide al sueño, una antorcha invertida, el tallo de una amapola y una rama de la cual gotea rocío perteneciente al río Lete. Muchas veces aparece su hijo Morfeo como su principal ayudante. El objetivo del mismo es evitar que su padre despierte por los ruidos. Cabe decir que en Esparta, Hipnos siempre solía situarse próximo a la muerte.

Los Oniros

Los Oniros son los hijos del dios del sueño

Hablemos ahora de los hijos del dios del sueño, los Oniros, que ya hemos mencionado anteriormente. También se les conoce como «daimones» (ángeles y demonios) oscuros de los sueños. Según Homero, un antiguo aedo y poeta griego, estos seres vivían en una cueva que contaba con dos puertas. Una de ellas estaba hecha de cuerno y por ahí pasaban lo que serían los sueños verdaderos. En cambio, la otra era de marfil, y por ella pasaban todos aquellos sueños considerados engañosos. Ambas se encontraban supuestamente en las orillas oscuras pertenecientes al océano occidental.

Los tres Oniros más importantes, que eran Ikelos, Morfeo y Phantasus, decidían qué sueños enviar a las personas cuando Hipnos, su padre, las hacía dormir. Esta tarea la llevaban a cabo a través de las dos puertas de su cueva. Hablemos ahora un poco más en detalle sobre estos tres descendientes del dios del sueño.

Ikelos

También conocido como Fóbetor, Ikelos tenía como objetivo devorar los sueños tanto de los dioses como de los mortales. Para ello salía cada noche de la cueva en busca de alimento. Según dice la leyenda, este Oniro aparece en los sueños de las personas. En ellos adopta la forma de animales aterradores o de monstruos. Los hijos de Ikelos se convirtieron en las pesadillas. Así le ayudaban a capturar los sueños de muchas más personas y le daban tiempo para que pudiera adoptar nuevas formas e interactuar con sus presas, los mortales.

Morfeo

Sigamos ahora con Morfeo, nombre que seguramente os suene de la saga «Matrix» o de la más reciente serie de Netflix llamada «Sandman». En la mitología griega, este hijo de Hipnos era también el dios del sueño y el líder de sus hermanos, los Oniros. La tarea de esta deidad de figura alada era la de recorrer el mundo buscando a personajes importantes y reyes para transportarlos el mundo onírico. Según cuenta la leyenda, Morfeo aparece en los sueños de los mortales adaptando la forma de sus seres más queridos. Gracias a esta habilidad, el líder de los Oniros es mencionado en muchísimos relatos e historias de suma importancia. En ellas se encargaba de transmitir mensajes de los mismísimos dioses.

Phantasus

Por último queda por destacar Phantasus, otro de los tres Oniros más importantes. Este se encargaba de los sueños más fantásticos y surrealistas. Tenía la habilidad de transformarse en cualquier objeto de la vida cotidiana que tuviera algún significado especial para los mortales. A pesar de este increíble poder de adaptar la forma de cualquier objeto inanimado, este Oniro es uno de los personajes menos mencionado y más discreto de la mitología griega. El único en nombrarlo en algunos momentos puntuales fue el poeta romano Ovidio en «Las Metamorfosis«, un poema de quince libros. Ahí, Phantasus actuaba casi siempre de la mano de sus otros dos hermanos destacables: Ikelos y Morfeo.

Sin lugar a dudas, la civilización griega jugó un papel fundamental en la historia debido a sus conocimientos en diversos ámbitos científicos, arquitectónicos, artísticos y matemáticos. No obstante, la aportación cultural mediante su mitología resulta de suma importancia, pues sienta la base de las civilizaciones actuales tal y como las conocemos en Europa, incluso siglos más tarde. Aunque las leyendas y teorías sobre los sueños parezcan muy fantasiosos, demuestran que ya en aquel entonces las personas se preocupaban por este tema e intentaban darle una explicación a este fenómeno, cosa que seguimos intentando a día de hoy.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.