Descubre cuáles son las mejores dinámicas de integración grupal que permiten fortalecer las relaciones interpersonales y todo lo relacionado con este tema, leyendo detenidamente este artículo.

dinamicas-de-integracion-2
Reflexión y análisis con un mismo objetivo

Dinámicas de integración social

Una dinámica grupal es una actividad realizada por un cierto número de personas, en las que se plantean situaciones hipotéticas para lograr un objetivo en concreto, promoviendo la interacción entre todos los involucrados. Cuando hablamos de integración, hacemos referencia a un conjunto de acciones que tienen como finalidad reunir a personas que no necesariamente pertenecen al mismo grupo social, teniendo un objetivo claro.

Entonces, las dinámicas de integración facilitan el aprendizaje a través de la participación en una serie de actividades, de las cuales cada persona percibirá y construirá su propia opinión, según su criterio y la experiencia vivida.

Los objetivos de las dinámicas varían según los grupos y las necesidades de estos, sin embargo, todas comparten un gran objetivo central, promover las relaciones interpersonales a través de la interacción grupal y permitir que cada persona forje actitudes individuales por medio de la expresión libre.

Fue en Estados Unidos, en 1930, cuando las dinámicas grupales comenzaron a surgir, debido a la preocupación generada por los resultados negativos que se estaban presentando en lo político, social, económico y militar. Kurt Lewin, psicólogo y filósofo alemán, nacionalizado estadounidense, es considerado como uno de los pioneros de los estudios del comportamiento individual y de la interpretación de las interacciones grupales y sociales.

Fases y fuerzas

Una dinámica de integración social depende de factores y fuerzas que influyen en los participantes y determinan sus reacciones. Lo primero que ocurre es la formación, es decir, la selección del grupo, en esta fase los integrantes no trabajaran juntos de no ser necesario.

Luego se pasa a la turbulencia, en la que puede haber desencuentros entre los miembros del grupo, posteriormente, ocurre la normatividad, en la que cada persona inicia el proceso de socialización con los demás. La ejecución es la última fase, permitiendo la productividad del grupo como muestra del apoyo y la comunicación asertiva que se lograron.

Las fuerzas que intervienen en la interacción social de un grupo son el liderazgo, la productividad, la motivación y el establecimiento de objetivos comunes.

dinamicas-de-integracion-3

Características

Las dinámicas de integración social se emplean como se dijo anteriormente, para la consecución de objetivos claros previamente establecidos por el conductor de la dinámica. A través de este proceso se busca que los participantes reflexionen y analicen, el comportamiento que tuvieron durante la actividad, dándoles la libertad de expresar las emociones y sentimientos generados en ellos.

Estas dinámicas son utilizadas con mayor frecuencia a nivel educativo y social (en las empresas, organizaciones o instituciones), para promover las buenas relaciones entre trabajadores o alumnos. Además, hacen posible la puesta en práctica de los conocimientos teóricos adquiridos a nivel educativo; por otra parte, las dinámicas de integración brindan aprendizajes en áreas como la educación o lo moral.

Cada dinámica es conducida por una o más personas conocidas como conductores o facilitadores. Estos serán los encargados de explicar el proceso a los participantes y llevar a cabo la actividad, adaptándola a las características del grupo.

Grupos

Existen tres tipos de grupos  que pueden formarse durante las dinámicas de integración. Los grupos grandes, cuentan con más de 40 participantes, obligando a la creación de  subgrupos que permitan el desarrollo fluido de la actividad. Un grupo mediano, están conformados por entre 30 y 40 personas, siendo necesario en la mayoría de los casos subdivirlos para que los participantes puedan expresarse de forma más espontánea.

Los grupos pequeños, formados por una cantidad de personas que van desde 12 a 30 como máximo, son los ideales para lograr el apoyo adecuado, además de la interacción e integración correcta.

Técnicas de la conducción grupal

Efecto multiplicador y motivación

El facilitador debe motivar a los integrantes del grupo para que hagan uso de sus recursos y capacidades, como medio para el logro de los objetivos.

Distribución de la autoridad

El liderazgo que desarrolle el conductor, será factor determinante para la visualización y ejecución de la autoridad como función compartida.

La expresión y confrontación

Un buen facilitador, promoverá la expresión grupal e individual de forma verbal, escrita o  a través de gestos, bien sea por medio de juegos, dibujos o actividades manuales. Los resultados de dicha expresión grupal, serán discutidos y analizados por todos los participantes para obtener conclusiones que se originen de la reflexión y el compañerismo experimentado.

Asimilación

Una vez finalizada la dinámica, el conductor comprobará el aprendizaje grupal obtenido a partir de los resultados y objetivos de que establecieron al inicio.

Para que un facilitador tenga éxito, debe contar con amplias capacidades de manejo de grupo y carácter empático, partiendo de sus cualidades personales y profesionales, por esto te invitamos a indagar un poco más a través del siguiente artículo sobre el crecimiento y Desarrollo personal.

dinamicas-de-integracion-4

10 Dinámicas de integración social

Mi nombre es y mis gustos son

Esta dinámica es ideal para el primer día de los niños en el colegio, preescolar (kinder) o guardería. Permite romper el hielo entre los niños y que poco a poco se vayan conociendo. En grupos de alrededor de 12 niños, el facilitador toma la iniciativa diciendo su nombres y alguna cosa o actividad que le guste, por ejemplo, «Mi nombre es Daniel y me gusta comer chocolate».

De esta manera, se procederá a animar a cada niño a presentarse y expresar sus gustos. Al finalizar se verificará quiénes recuerdas los nombres de sus compañeros, para luego agruparlos según la similitud de sus gustos.

Río turbio

Con los participantes sentados formando un círculo y sosteniendo en sus manos tapas de botellas de plástico, se canta «por el río pasa una agua muy turbia, turbia», a medida que los niños van pasando a la derecha las tapitas siguiendo el ritmo de la canción.

La canción se va cantando cada vez más rápido, a medida que vayan perdiendo el ritmo los niños se irán retirando del juego hasta que solo que uno, el ganador. El compañerismo y la coordinación son los elementos trabajados en esta dinámica.

Cuento compartido

Esta dinámica se utiliza para practicar la creatividad y motivación de los niños, ya que serán ellos los que crearán el cuento, el conductor inicia el cuento, involucrándose en la historia e involucrando a alguno de los niños presentes, al cual señalará. El niño señalado, dirá su nombre y continuará el cuento hasta mencionar y señalar a otro niño que procederá a realizar la misma acción, esto se repetirá hasta que el último niño participe, cerrando la historia.

Sueños

La dinámica «Sueños», se lleva a cabo con un grupo de 10 o 12 personas, generalmente adolescentes y jóvenes, dura de 15 a 25 minutos y para desarrollarla se necesita globos y sillas según la cantidad de participantes. Los integrantes del grupo iniciaran sentados uno al lado del otro haciendo un círculo, cada uno elegirá un sueño y procederá a inflar su globo, simulando que el sueño es introducido en él.

Posteriormente, las sillas serán giradas y los participantes se colocarán de pie, haciendo el círculo más pequeño, los globos deben llegar lo más alto posible aquellos que salgan del círculo serán estallados por el facilitador. El objetivo es que se aprenda a luchar por los sueños a pesar de las dificultades que puedan encontrarse en el camino, como por ejemplo una persona que busque destruirlos.

Espaldas pegadas

Esta dinámica se realiza comúnmente en parejas, por lo que el grupo puede ser amplio, tiene una duración de 10 a 25 minutos y se inicia con las parejas sentadas en el suelo espalda con espalda y los brazos agarrados o entrelazados. El reto consiste en ponerse de pie sin hacer uso de las manos, ni apoyarse en el suelo, la lección de esta actividad es que «en la unión está la fuerza», trabajando en equipo conseguiremos grandes cosas.

Suma de equipos

La suma de equipos requiere de dos grupos a los que se les entrega una o dos hojas que contienen los números del 0 al 9. El conductor tendrá el deber de decir un número en voz alta, por ejemplo, 86 y los miembros del grupo deberán formarlo con los números que tienen en sus hojas.

El mensaje equivocado

Lo primero que deben hacer los miembros del grupo es colocarse ordenadamente en fila, la persona que se encuentre en el inicio de la fila recibirá un mensaje del conductor. Luego, esa persona debe transmitir el mensaje al segundo en la fila y así sucesivamente hasta llegar a la última persona, quién será la encargada de decir el mensaje nuevamente en voz alta, permitiendo que el conductor compruebe si concuerda con lo que él dijo al principio.

Esta dinámica es muy buena para los jóvenes, ya que pone en práctica la atención, comunicación y capacidad de retentiva, es decir, la memoria.

El espejo

Para esta actividad, los integrantes del grupo son niños, colocados en parejas uno frente al otro, uno de los niños hará gestos y movimientos que el otro deberá imitar, intercambiando luego los papeles. El objetivo de esta dinámica de integración social es que los niños adquieran mayor confianza entre ellos y sean capaces de imitar al compañero de forma respetuosa sin que a este le resulte molesto.

Armando la palabra

Consiste en la utilización de unas hojas con letras previamente anotadas por el facilitador, que serán repartidas a cada uno de los miembros del grupo pero que no tendrán escritas las mismas letras. Las letras forman una palabra determinada por el facilitador y los participantes deben adivinar qué palabra es la idea es que las personas que participen puedan comunicarse entre ellas y ayudarse entre sí para averiguar la palabra correcta.

La pelota más preguntona

Esta dinámica se realiza con niños, en grupos pequeños y en ella se emplea música y una pelota. Los niños dispuestos en círculo, deberán ir pasando la pelota a medida que la música va sonando. El facilitador decidirá detener la música en el momento que lo considere adecuado, el niño que haya quedado con la pelota en las manos deberá decir su nombre en voz alta y realizar una pregunta a los demás.

Los demás niños tienen que contestar la pregunta formulada antes que la música empiece a sonar de nuevo, cuando la música suene de nuevo se repetirá lo hecho anteriormente, finalizando el juego cuando todos los niños se hayan presentado. El objetivo, es que los niños se conozcan entre sí e interactúen, de manera que pierdan el miedo escénico y se desenvuelvan mejor en cualquier circunstancia que implique tener contacto con otras personas, especialmente con otros niños.

En conclusión, las dinámicas de integración grupal son herramientas valiosas para el desarrollo humano en todas las etapas de la vida. Estas dinámicas son capaces de jugar un papel esencial en la conformación de las personalidades y comportamientos de niños y jóvenes, fundamentalmente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here