¿Qué es la Deriva Continental?, Evidencias y Más

Si te has preguntado alguna vez si los continentes pueden moverse te vamos a despejar esa duda de una vez y te diremos que sí, en efecto lo hacen y en este artículo te explicaremos ¿qué es la deriva continental?, ¿qué son los movimientos tectónicos?, el científico que propuso la teoría de todo ello y mucho más, por lo que te invitamos a seguir esta lectura.

deriva-continental-1

Teoría la Deriva Continental

La deriva continental ha sido definida como el constante y muy lento movimiento de las diferentes masas que forman los espacios continentales de nuestro planeta con relación a los demás, por lo que puede ocurrir que se alejen o se acerquen, lo cual ha ocurrido en un lapso que comprende millones de años.

La causa del movimiento que da origen a la deriva continental es que la capa que se encuentra debajo de la litósfera de la tierra, que es su núcleo, es líquida y se encuentra en constante movimiento. Encima de esa capa nadan las diferentes placas tectónicas, con movimientos de empuje o de separación, moviéndose en forma correlacionada, como si se tratara de tapices encima de un piso tratado con cera.

Alfred Wegener

En el año 1912, el geofísico alemán Alfred Wegener (1880-1930), propuso su teoría sobre la deriva continental como una explicación al hecho de que se había demostrado científicamente que la situación en la que se encuentran los continentes en este momento es diferente a lo que dan a entender las evidencias geológicas obtenidas gracias a los registros fósiles. 

En un primer instante, esta teoría sobre el movimiento de los continentes no fue recibida con entusiasmo por los geólogos más destacados de aquel tiempo, siendo relegada casi al olvido, hasta que en la década de los años 60, cuando se pudo entender la existencia y funcionamiento de las placas tectónicas y se logró expresar de forma más apropiada el movimiento de los continentes.

Otros científicos

De otra parte, el pensamiento de que los perfiles de los continentes encajaban entre sí, como si fueran parte de un rompecabezas no es nada nuevo. Ya había sido propuesta en el siglo XIX por el naturalista alemán Alexander von Humboldt, que había establecido una teoría sobre ello.

deriva-continental-2

Tuvieron que transcurrir unos 50 años, para que el científico francés Antonio Snider-Pellegrini, por sus observaciones, llegara a la conclusión de que la existencia de la misma evidencia de fósiles en las áreas costeras de continentes que se encuentran tan alejados como África y América sólo podía tener una explicación y era que en algún momento geológico de la Tierra habían estado unidas, bien fuera de forma física o por medio de puentes de tierra que en estos tiempos se encontraban hundidos.

Pero la primera teoría completa que dio una explicación sobre este prodigio vino con Wegener, quien también acuñó el término Pangea, como el nombre que debía ser dado al supercontinente que integraban todos los actuales continentes cuando estaban juntos. Pangea es un vocablo compuesto por dos palabras griegas, pan, que significa todo, y gea que quiere decir tierra.

Evidencias de la Deriva Continental

Los investigadores han concluido que existen muchos indicios de la realidad de la existencia de la deriva continental, entre las cuáles se encuentran las siguientes:

El hecho es que al observar un mapamundi, se puede concluir que la orografía de las costas de varios continentes coinciden entre sí, además si pudiéramos comparar los límites de las plataformas continentales, observaríamos que los bordes se complementan.

Existen indicios geológicos de que los continentes una vez estuvieron muy cerca, debido a que múltiples formaciones de rocas o sistemas montañosos tienen la misma edad e igual clase de piedras que pasaron por la misma clase de proceso metamórfico, en continentes que hoy se encuentran distanciados y en distintos lugares.

deriva-continental-3

El hallazgo de fósiles de animales y plantas en la orografía costera de los continentes que hoy se encuentran distanciados, se explica cabalmente si los continentes en edades anteriores pudieran haber estado más cerca.

Los estudios paleoclimáticos que utilizan las rocas que se encuentra en el subsuelo de la corteza terrestre para establecer la Temperatura y Humedad de la antigüedad en varios lugares de la superficie, no tienen explicación con la actual posición en la que se encuentran los continentes. En cambio, si se toma en cuenta la hipótesis de que existió en algún momento un solo continente.

Etapas de la Deriva Continental

Se teoriza que Pangea no fue ni el único ni el primer supercontinente. Se ha sostenido que antes pudieron existir otros, que se fraccionaron en pedazos, partiendo de los cuales se pudieron formar otros supercontinentes y así repetidamente hasta lo que encontramos hoy. Este proceso de unificación y fracturas puede ser sintetizado a groso modo en las etapas que se describen a continuación:

Rodinia

Rodinia fue un supercontinente nacido hace aproximadamente 1100 millones de años, se formo por razón de un desplazamiento o deriva de los continentes existentes que se fueron juntando. Los científicos no descartan la posibilidad de que hayan existido otros continentes anteriores, pero no se han podido conseguir evidencias suficientes de su existencia.

Luego, alrededor de 750 millones de años atrás, Rodinia empezó a romperse y de sus piezas nació un nuevo supercontinente.

Pannotia

Entonces, como en 600 millones de años atrás, tuvo lugar la formación de un segundo supercontinente, que fue bautizado como Pannotia, y que sólo llegó a sobrevivir como 60 millones de años.

Gondwana y Proto-Laurasia

Hace unos 540 millones de años, Pannotia se fracturó en dos supercontinentes más reducidos que recibieron los nombre de Gondwana, situado hacia el hemisferio sur, integrada por lo que hoy se conoce como África, Suramérica, India, Oceanía, Madagascar y la Antártida. Proto-Laurasia, que se encontraba en el hemisferio norte, formada por Asia, Europa y Norteamérica. En el espacio que los separaba se estableció un nuevo océano denominado Proto-Tetis.

Laurentia, Siberia y Báltica

Son tres supercontinentes más pequeños que se formaron hace unos 500 millones de años, producto de la fractura de Proto-Laurasia, lo que a su vez dio paso a la existencia de dos nuevos océanos, denominados Iapetus y Khanty.

Avalonia

Hace alrededor de 485 millones de años, durante el período Ordovícico, un microcontinente se escindió de Gondwana y fue bautizado como Avalonia, conformado por lo que actualmente se conoce como Estados Unidos, Nueva Escocia e Inglaterra, comenzando a transitar hacia el hemisferio norte, hasta juntarse con Laurentia. De este modo, Báltica, Laurentia y Avalonia se juntaron para conformar Euramérica.

Aproximadamente 440 millones de años atrás, Gondwana comenzó un muy pausado recorrido desde el hemisferio subir, que lo puso en ruta de colisión con Eurasia, perdiendo en el desplazamiento dos microcontinentes que pasaron a formar lo que hoy es China del norte y China del sur, quienes cogieron su propio camino.

Al igual que ellos, otros pedazos fueron separándose y procedieron a unirse nuevamente, pero en otras ubicaciones, durante el proceso los océanos se cerraban y los continentes se acercaban de nuevo.

Siberia y Pangea

Unos 300 millones de años atrás, en la época del período Pérmico, ya se habían formado sólo dos inmensos grandes continentes, que fueron llamados Siberia y Pangea, se encontraban muy cerca y estaban circundados por un único océano al que se llamó Panthalassa.

Pangea

Hace unos 251 millones de años, durante el período Triásico, tuvo lugar un gran retroceso de los Mares y Océanos y se incrementó considerablemente la superficie terrestre, producto de las tierras que surgieron del fondo del océano. Gracias a la deriva continental, tuvo lugar la unificación de los continentes y surgió Pangea, el monumental supercontinente que tenía forma de C, engullendo al mar de Tetis en su interior.

Deriva Continental y Tectónica de Placas

La deriva continental surge por el desplazamiento de las placas sobre el manto de la Tierra. Al día de hoy, la teoría de Wegener es el antecedente de lo que se conoce como tectónica de placas, concepto en el que se encuentra incluida. El surgimiento de la teoría de la tectónica de placas fue producto de un estudio colectivo que tuvo lugar en el año 1960, por los siguientes científicos:

“Robert Dietz, Bruce C. Heezen, Marie Tharp, Harry Hess, Maurice Ewing y Tuzo Wilson.”

Esta teoría de la tectónica de placas logra explicar el desplazamiento de los continentes en el lugar en que convergen en el manto del planeta Tierra, a cuyos movimientos se debe la constante reconfiguración en el estrato superior y rígido, que es la litósfera.

De esta forma, tanto la deriva continental como la expansión del lecho del océano son producto de un proceso que se ha extendido por miles de millones de años, que hace que las placas tectónicas se muevan y choquen entre sí y los efectos de este movimiento son las deformaciones de la superficie que hoy forman lo que se conoce como el relieve terrestre.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.