Cultivo Hidropónico: ¿Qué Es? ¿Cómo Hacerlo? Y más

Son pocas las personas que hoy en día conocen sobre el cultivo hidropónico, una técnica nueva para cultivar sin necesidad de que se haga en el suelo y donde la tierra es sustituida por otros materiales inertes. Para poder lograr hacer uno de esos, es necesario tener los conocimientos básicos sobre el mismo.

¿Qué es el cultivo hidropónico?

Este tipo de cultivo se refiere a la el uso de un técnica donde no está presente el suelo, la tierra como tal, es sustituida por elementos inertes como lo son la arcilla extendida, la fibra de coco, la lana de roca o la zeolita. Para que estos puedan darse, es necesaria la implementación de diversos sistemas donde exista un buen suministro de agua y nutrientes que son ideales para el desarrollo y el crecimiento de las plantas.

Antiguamente, la hidroponía era un arte en el cual se aprendía sobre la cultivación de plantas mediante un cultivo de agua donde se emplea la destreza. No fue hasta los años treinta del siglo XIV que se comenzaron a realizar mejoras en este tipo de cultivos e incluso, aquellos que aprendían a realizarlos comenzaban a hacer uso de la hidroponía casera. Hoy en día podemos observar que se habla mucho sobre los jardines verticales y los jardines urbanos, siendo estos, parte del sistema de hidroponía.

¿Cuáles son los tipos de cultivos hidropónicos?

Los tipos de cultivos se clasifican mediante la tecnología que utilizan, siendo así, estos pueden ser:

  • De alta tecnología
  • De media tecnología
  • De baja tecnología o simplificada

Cuando hablamos de los cultivos de alta y media tecnología, hacemos referencia a aquellos que, se crean haciendo uso de sistemas automatizados y que son de gran eficiencia, de esta manera, se pueden hacer mejores gestiones del clima del invernadero y las soluciones de nutrientes que estos van a ingerir.

Ahora bien, cuando hablamos de los cultivos de baja tecnología, son aquellos que por lo general, se hacen con el uso de materiales reciclados y que su costo es bastante bajo y accesible, estos por lo general, son lo que más se observan en los suburbios de países en vías de desarrollo o en algunos hogares donde se hacen las huertas hidropónicas caseras debido a que, no se puede realizar el consumo de uno de alta tecnología.

Beneficios y ventajas del cultivo hidropónico

Son diversos los beneficios y las ventajas que obtenemos de con la hidroponía. Es bueno poder conocer cuáles son todas estas ventajas que vamos a lograr y la razón por la que este tipo de cultivo es considerado como parte del sistema agrícola ecológico, claro, esto siempre y cuando se haga un uso debido del agua. Veamos cuáles son las ventajas y los beneficios más relevantes de la hidroponía:

  • No se necesita de un espacio excesivamente grande, razón por la cal, se puede realizar dentro de las casas, además de ello, es mucho más económico ya que, el terreno o espacio rinde mucho más y el cultivo puede ser mucho mayor.
  • No existe dependencia de las condiciones del clima. Esto nos da ventaja de poder tener más variedades de cultivo en cualquier época del año.
  • Es beneficioso para la tierra, ya que le da un descanso cuando ha tenido algunos cultivos anteriores y de esta manera se hace más fértil. Es por ello que, es muy recomendable hacer una combinación entre este tipo de cultivo y los tradicionales, así se daña mucho menos la tierra y los suelos.
  • Es ideal para aquellos lugares donde no existe espacio de tierra fértil o la misma se encuentra dañada, desgastada o sin fertilidad.
  • Es mucho menos factible que estas plantas vayan a tener plagas o enfermedades que puedan dañarlas, además de ello, no existe la posibilidad de que hayan malas hierbas que dañen nuestro cultivo.
  • Podemos tener la facilidad de poder asegurarnos de que la humedad del cultivo sea el adecuado y constante.
  • El riesgo de que las raíces puedan encharcarse es muy bajo, pues en este tipo de cultivo, la graduación del agua es constante, además de que, se permite que el riego se realice uniformemente por todas las raíces.
  • Existe un notable mejoramiento en la calidad del cultivo y en la cantidad del mismo.
  • Nos permite ahorrar el agua, pues la misma puede racionarse y reaprovecharse cuando el riego se hace en cadena.

Riego en cadena del cultivo hidropónico

Desventajas del cultivo hidropónico

  • Se hace mayor uso de plásticos y se generan más residuos que cuando el cultivo se realiza en tierra o suelo.
  • Al hacer uso de sustratos inocuos, las enfermedades en las raíces pueden ser mucho más graves, aun cuando está claro que es mucho menos probable que con este método aparezcan estas enfermedades, cuando aparecen, son mucho más problemáticas y graves.
  • Es necesario un cuidado mucho más riguroso en este tipo de sistema, esto se debe a que, cuando cultivamos en el suelo, fallar puede que no traiga demasiadas consecuencias, en cambio, en los cultivos hidropónicos, fallas puede significar perder todo el cultivo.
  • Instalar este sistema suele tener un mayor coste, además, se debe hacer un uso mayor de sustrato, riego, contenedores y demás artículos que sirvan para el sustento de las plantas
  • Se debe tener un asesoramiento previo para conocer como poder tener un buen cuidado de estos cultivos.

¿Cómo hacer un cultivo hidropónico en casa?

Te vamos a enseñar cómo hacer un cultivo hidropónico que sea casero. No obstante, algo que debes tener presente es que, para poder hacer uso de la técnica hidropónica, será necesario hacer uso de un sistema que sea hidropónico. Actualmente, existen una gran variedad de estos sistemas, los que son más sencillos podemos hacerlo en nuestro hogares y con nuestras manos, solo necesitamos reciclar y usar materiales que casi siempre tenemos en nuestras casas.

Materiales que usaremos 

Para lograr hacer un sistema hidropónico que sea fácil de construir y sencillo, es necesario que tengamos a mano los siguientes materiales:

  • 2 cubos de plásticos, el primero de entre 5 y 10 litros y el segundo de entre 4 y 9 litros.
  • Sustrato especial para cultivos hidropónicos, estos pueden ser de arcilla expandida, coco o perlita.
  • Semillas o plantas para cultivar.
  • 1 bomba de inmersión.
  • 1 oxigenador de tubo, este será para la bomba.
  • 2 copas de plástico que sea resistente (como mínimo), en caso de no contar con ellas, se puede hacer uso de las clásicas copas de plástico.
  • Tuberías que se usarán para el riego.
  • Si lo deseas, puede adquirir un temporizador de riego automático.

Construcción del sistema paso a paso 

El único material de la lista que deberá ser comprado será la bomba de inmersión, aunque, si se tiene una bomba de agua pequeña, puede que sea suficiente, eso sí, la misma deberá tener una potencia de 4/30 W, en caso contrario, la potencia del agua va a ser demasiado intensa. El resto de los materiales podrá encontrarse mediante el reciclaje.

Los cubos o cubetas que se usarán pueden ser de los de pintura. Claro está, deben ser limpiados correctamente antes de hacer uso de los mismos. También pueden usarse cubos de metal. Lo verdaderamente importante es que uno de los cubos debe ser un poco más grande, de esta forma puede contener al otro y no deben ser transparentes, de esta manera evitamos que la luz traspase hacia la parte interna de los mismos. En el caso de que solo cuentes con ellos, es recomendable pintarlos de color oscuro.

Hazle algunos agujeros con un taladro al cubo más pequeño, luego, rellena el mismo con arcilla expandida u otro material que desees usar.

Ahora, el cubo más grande deberás llenarlo con uno 4 litros aproximados de agua. Tras hacerlo, coloca la bomba de inmersión dentro del agua e inserta el tubo de oxigenación en el espacio correspondiente. En el caso de que hagas uso de bombas de agua, no sumerjas las mismas en el agua a menos que estés completamente seguro de que no se dañarán, cuando estás no son sumergidas, deberás colocar las tuberías de riego y conectarlas a la bomba.

Ahora, en el cubo donde colocaste la arcilla (el más pequeño) haz un espacio donde puedas colocar las copas de plástico que deberán tener agujeros. Algo que debemos tener en cuenta es que, la arcilla también deberá colocarse en las copas, esto hasta que las raíces de las plantas sean lo suficientemente grandes como para que sean eliminadas después.

Ahora, toma el cubo con la arcilla y las copas ya agujereadas y colócalo dentro del cubo más grande, haciendo que el mismo quede perfectamente ensartado dentro del otro. A medida que vayas haciendo esto, permite que las tuberías de riego salgan de donde estaban y luego conéctalas sobre la parte superior del cubo con los vasos y la arcilla. Ahora es tiempo de poder finalmente cultivar las semillas o plantas.

Los tubos de riego deben estar colocados a unos 5 o 10 centímetros de altura respecto al cubo, para poder lograr esto, puedes hacer uso de alambres que te ayuden a mantenerlos fijos a esta altura. Este tipo de tuberías de riego por lo general no son muy costosas, sin embargo, puedes hacer uso de cualquier tubo, siempre y cuando el mismo, tenga el tamaño adecuado para poder insertarse en la bomba.

En el caso de que lo creas necesario, puedes conectar la bomba a un temporizador de riego, de esta manera, podrás tener un sistema automático para el riego de las plantas.

Este es el sistema hidropónico más sencillo para hacer de forma casera, pero si lo que deseas es uno más completo y de mejor calidad, existen una gran variedad de ellos y que puedes escoger a tu criterio. Sin embargo te acabamos de enseñar cómo se hace la hidroponía sencilla y bastante económica.

Aunque existe una diversidad de estos sistemas, todos tienen el mismo fin: poder tener un sistema de ciclo continuo el cual está compuesto por cubos o jarrones en el cual caiga solución aguosa de un tanque o recipiente para que riegue las plantas, luego la solución cae a través de los sustratos de los cubos hasta volver a llenar el tanque o cupo inicial. Sin importar el sistema, lo que realmente es esencia es que se tenga una base adecuada para el cultivo y florecimiento adecuado de las plantas.

¿Qué se puede cultivar en hidroponía?

Luego de aprender cómo hacer un cultivo hidropónico, quizás la pregunta que te estás haciendo en estos momentos  es: ¿Qué puedo cultivar en un sistema de hidroponía? La respuesta es sumamente sencilla, puedes cultivar casi todos los Tipos de semillas o plantas, lo único que debes hacer es decidir si lo que quieres es un cultivo de plantas o uno de hortalizas, una vez que lo decidas, solo es cuestión de plantar y comenzar con el cuidado correspondiente.

En el caso de querer un cultivo de plantas, tienes una gran variedad para escoger. Están las especies de hojas verdes que crecen de manera hermosa y muy exuberante sin importar si están en tierra o hidroponía. Uno ejemplos que podemos darte son: el Ficus, el Pathos, el Philodendri o el Dracene.

Ahora, si prefieres un cultivo de Plantas de interior con flor, puedes elegir entre un Hibisco, un Santapaulia o un Spathiphyllum, las cuales son plantas floreadas que pueden adaptarse perfectamente a este tipo de cultivo. En el caso de las plantas frutales, puede elegir a la Planta de fresas, deliciosas, hermosas y muy coloridas.

Plantas de flores en cultivo hidropónico

Para este tipo de cultivos, no es muy recomendable hacer uso de platas suculentas, esto debido a que, las mismas absorben y mantienen agua acumulada dentro de sí, por lo que, un riego tan constante como el de este sistema, puede hacer que las mismas se pudran y se mueran.

Ahora, las hortalizas son otro tema, lo ideal es que consultes en un vivero cuáles son las más adecuadas para tu cultivo hidropónico. Si deseas hacerlo independientemente, debes tener en cuenta que, cuando elijas la hortaliza a cultivar, deberás limpiar la tierra que se encuentra en sus raíces, esto se puede hacer sumergiendo la raíz en agua que esté a temperatura ambiente durante algunas horas.

Tras hacer el remojo de las raíces para limpiarlas, pues tomar tu hortaliza y colocarla en el contenedor donde harás el cultivo, el mismo deberá tener orificios para el agua pueda ser drenada de manera adecuada, además deberá contar con su sustrato inerte el cual tiene la utilidad de liberar los nutrientes que serán absorbidos por la planta.

Otra cosa que debemos tener en consideración es la elección del fertilizante, el mismo puede ser seleccionado entre una gran variedad de resinas de intercambio iónico que se venden en el mercado y que son especialmente diseñadas con la finalidad de poder fertilizar.

Te mencionaremos una pequeña lista de hortalizas que puedes usar para tu cultivo:

  • Acelgas: Estas poseen una gran cantidad de Vitaminas A y B, además de otras más; también poseen variedad de minerales y son altas en fibra.
  • Espinacas: son una gran fuente de vitaminas y minerales, siendo entre sus más destacados nutrientes, la alta cantidad de calcio.
  • Alcachofas: es uno de los mejores diuréticos naturales que se puedan encontrar.
  • Ajos: son buenos como antinflamatorios y son conocidos por ayudar a que el hígado funcione correctamente y para el control del colesterol.
  • Berenjenas: aportan varias vitaminas, minerales y ácido fólico.
  • Cebollas: ayuda al mejoramiento del sistema cardiovascular y la microbiota intestinal
  • Pepinos: es un antiinflamatorio natural que también ayuda a mejorar la salud digestiva.
  • Tomates: ayudan a mejorar nuestra vista y la circulación sanguínea.
  • Zanahorias: posee altas propiedades diuréticas, ayuda a fortalecer las uñas, los dientes y la vista.

¿Cómo saber si todo va bien con nuestro cultivo?

Existen ciertas medidas de comprobación que se deben hacer de manera periódica con el fin de poder saber si todo va bien con nuestro cultivo hidropónico y si no hemos cometido algún error ya sea en la elección del sustrato, el riego o el tipo de abono. Vemos cuáles son:

Drenaje

El drenaje que debe tener el sustrato dentro de un cultivo hidropónico debe estar pensado en la cantidad de agua que se usa para el riego y las características que trae consigo el propio sustrato. Una de las formas en que podemos calcular cuánto drenaje debe tener y si está funcionando de manera correcta es teniendo en cuenta lo siguiente:

  • Observar la cantidad de agua con la que comienza a regar. Ejemplo: 100 litros.
  • Contar el número exacto de aspersores, goteros o los medios de riego usados para este fin y que tenemos en nuestro cultivo. Ejemplo: 4.
  • Ver cuál es la cantidad de agua que regresa al punto de origen, es decir, el agua que se está reutilizando. Ejemplo 85 litros.
  • Calcular cuál es el porcentaje de agua que se está drenando. Para hacerlo podemos usar una sencilla fórmula matemática:

Este cálculo lo podemos hacer en cada una de las instalaciones de riego que tenemos, de esta manera, podemos verificar si todas ellas tienen el mismo porcentaje de drenaje, en caso de que todo tenga el mismo porcentaje, significa que todo está correcto, que no hay problemas, fugas u obstrucción en los goteros o aspersores.

Dotación de riego 

El riego es totalmente indispensable para este tipo de cultivo y el mismo debe estudiarse y conocerse de manera adecuada. El mismo puede variar, como se espera, dependiendo del cultivo que se esté realizando y el sustrato que usemos, esto debido a que, cada una de las plantas tiene sus propias necesidades y cada uno de los sustratos que podamos usar, posee diferentes características.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.