Los Cuidados del Agapornis, representan las acciones importantes y elementales que se deben cumplir para darle una excelente calidad de vida a estos compañeros, tras decidir adoptarlos como mascotas en el hogar. En el presente artículo se muestra un completo contenido. ¡Descúbrelo!

Cuidados del Agapornis

Cuidados del Agapornis

Antes de iniciar con los cuidados del Agapornis, es necesario establecer a modo de ampliar los conocimientos, ciertos datos, como que estas hermosas aves exóticas. Provienen del Continente Africano y aparte, se les conoce con los nombres de:

  • Inseparables
  • Loritos del Amor

Estos, les fueron atribuidos gracias al comportamiento que muestran de aparearse con una sola pareja. En el que la lealtad, el cariño y el apego es una de las Características de las aves Agapornis indispensable para su existencia.

El vocablo Agapornis es derivado de dos expresiones griegas, las cuales son:

  • Ágapes: cuyo significado es “amor” o “”afecto”.
  • Ornis: que hace referencia al “ave”, es decir, designa al animal.

Siendo el conjunto, “Aves del Amor”, que es el complemento perfecto para describirlos, porque su especial desenvolvimiento se basa en estar en pareja, muy cerca uno del otro. Acurrucaditos y muy pendientes del aseo recíproco, teniendo como práctica habitual el hecho de acicalarse.

En cuanto a su taxonomía, es un género de las aves psitaciformes (Psittaciformes), de la familia Psittaculidae. Se distinguen por ser un loro de pequeño tamaño (entre los 12,5 centímetro y los 16 centímetros). Comprende 9 especies, las cuales son: canus, fischeri, lilianae, nigrigenis, personata, pullarius, roseicollis, swinderniana y taranta. Poseen un plumaje de hermoso colorido y su cola es corta.

Es identificada como una de las aves más longevas, en el que su tiempo de vida puede oscilar entre los 12 y los 15 años, si reciben el debido y correcto cuidado. La hembra es un poco más grande, con el pico y cabeza proporcional al tamaño, mientras que el macho, es más estilizado y pequeño, con sus proporciones adecuadas. Donde para proporcionarles una vida cómoda, placentera, estimulante y duradera, necesitarán de los siguientes, como primordiales y consecuentes, cuidados del Agapornis:

Reconocimiento a Diario

Esta importante acción es lo que permite verificar el comportamiento que presenta el ave, que es el reflejo de su estado de ánimo. Aparte de establecer un contacto que sugiera confianza y compañía, donde es por demás el medio para apreciar, si se encuentra bien de salud y a gusto con el entorno. Cabe destacar, que al igual como sucede con las demás aves, es un poco difícil comprobar a simple vista si se encuentra con alguna dolencia de salud.

Por lo que este reconocimiento en lo referente a los cuidados del Agapornis, permitirá constatar si ingiere sus alimentos con ganas, si su plumaje se encuentra completo e igualmente colorido y vistoso. Si la cantidad de evacuaciones es la habitual, si se halla alegre, activo, si sus ojos poseen es aspecto normal sin inflamaciones. Donde es fundamental observar si su respiración presenta alguna alteración, porque esta es el inicial síntoma de que algo anda mal.

De observar alguna anomalía se recomienda consultar con el veterinario de confianza o si por el contrario todo está en orden. Tan sólo hay que seguir con la rutina y disfrutar de la compañía de esta hermosa ave.

Protegerlos de Plantas u Objetos

Estas aves son muy curiosas y tienen facilidad para la atracción del entorno. Por lo que su jaula debe estar lo más alejada posible de todo objeto que revista algún peligro. Esto es debido a que poseen la habilidad de tomar lo que tienen cerca. Además es importante tener claro que existen muchas plantas ornamentales, plantas arbóreas, al igual como flores y hasta frutos. Que para estas mascotitas representan un potencial motivo de intoxicación o envenenamiento si las ingieren.

Siendo estrictamente necesario que por ejemplo estén alejados de las flores como: los lirios, tulipán, calas y narcisos. Plantas como el helecho común y la hiedra venenosa. Las cortezas del cerezo y del roble, así como también del aguacate que aún no ha conseguido su maduración. Porque todos estos son algunos de los ejemplos que representan alta toxicidad para ellos.

Cuidados del Agapornis Comunicación

Conservar una Continua Comunicación

Entre los cuidados del Agapornis, es de vital significación que se conserve una continua comunicación con esta mascota, al igual como sucede con otras mascotas. Porque esto les provee bienestar emocional, junto a la facilidad de adaptarse al medio en que se encuentran. Prevaleciendo la confianza en las personas que es parte de su entorno.

Esto además les permite tener un mejor desenvolvimiento, para lo cual es indispensable mostrarles tolerancia, conformidad, aprecio y simpatía. Porque ellos dependen de las personas y si sienten todas estas bondades podrán experimentar la protección, bienestar y serenidad que necesitan.

Hablarles con cariño les provee que ya no sientan desconfianza (de haberla), sabiendo por demás que estas aves, aunque sean unos loros de inferior tamaño. No poseen la habilidad, capacidad o desenvoltura para hablar, por lo que ellos se comunicarán a través de la emanación de ruidos como una reproducción a lo que escuchan, que se les dice.

Suministrarles una Balanceada Alimentación

Los Agapornis, al igual que los demás Tipos de aves necesitan de una alimentación balanceada rica en nutrientes, vitaminas y minerales. Que al suministrarles una sana alimentación completa en nutrientes, la parte concerniente a las vitaminas y minerales es un complemento que se puede adicionar con lo disponible en el mercado para estos.

Existen una amplia variedad de granos, de los cuales se deben escoger los que tengan poca grasa. Tratando en lo posible de evitar las semillas de girasol o pipas porque son altas en grasas y les hace daño, más si se les da en exceso. Sólo es factible dárselas eventualmente como una gratificación. El hueso de sepia o su semejante es muy necesario para que su pico se conserve en buen estado, siendo además excelente en lo referente al calcio.

Entre las hortalizas y frutas que pueden consumir se encuentran: la zanahoria, manzana, pepino, sandía, pera, tomate, naranja, pimentón rojo y verde. El calabacín, la papaya, fresa, mandarina, maíz, albaricoque, judía, kiwi, melón, lechuga, mango, coliflor, granada, brócoli, acelga y espinaca cocida, tubérculo cocido, entre otros.

También se les puede dar garbanzos, pan, arroz, huevo cocido, lentejas y cuscús. Tomando la previsión que todos los anteriormente nombrados deben ser bajo porciones moderadas para que no les produzca un efecto laxante. También se dispone la facilidad de pasta de cría, que es un complemento alimenticio. Excelente para el momento en que tienen un mayor desgaste (proceso de cría, muda o desarrollo de polluelo), al igual que mixturas de semillas, gran fuente de vitaminas y minerales.

Cuidados del Agapornis Alimentación

Permitirles tomar el Sol

Tanto para las personas, como para los animales y plantas es indispensable tomar el Sol y este constituye una de los cuidados del Agapornis necesario de ejecutar. Teniendo el cuidado de trasladar la jaula a un sitio aireado, pero sin corrientes, donde la incidencia del Sol no sea tan drástica y la temperatura sea permisible. Es decir, debe ser a una hora en que la intensidad sea suave, como a tempranas horas del día y además por un tiempo no tan prolongado.

Tomando la precaución de situar la jaula en un lugar que no tenga cerca los elementos descritos en el rubro de “protegerlos de plantas u objetos”, mencionado anteriormente.

Una Jaula Adecuada y Limpia

La perfecta jaula del Agapornis, es aquella que tenga un buen espacio, con disposición de juguetes, campanitas o sonajas. Columpios, listones que simulen ramas de árboles, los cuales deben ser de distinto tamaño y un espejo. Igualmente es indispensable que aparte del envase o bebedero de agua común (que es sólo para beber), se les coloque un envase ancho, con agua limpia, que les sirva de lugar de baño.

También se les debe proveer, el tazón o comedero de tamaño adecuado con el alimento, de forma que se les sea fácil tomar la comida sin que estén restringidos por el espacio. Todos los utensilios, es decir, envases y juguetes, junto a la jaula, se le debe realizar la debida limpieza a diario, que les garantice un ambiente interno aseado y sin contaminación alguna.

Por otra parte, para la base se aconseja colocar un papel o tierra especial, de modo que se tenga más facilidad de recoger las defecaciones. Recordando que el mantenimiento es lo que les permite ayudarles en la prevención de enfermedades intestinales y respiratorias. Esto es, porque tanto las plumas, como restos de comida, cáscaras junto a las heces, constituyen un ambiente poco propicio para su salud.

Proveerles un Buen Aseo

A estos pequeños loritos, les agrada tomar una ducha entre lo que es su aseo y abastecerles el tazón adecuado con agua limpia les permite hacerlo. Pero este, sólo debe estar en la jaula por un rato, preferiblemente en la mañana, debido a que seguramente defecarán en él y el agua se pondrá contaminada, no apta para beberla. Por lo que si la ingieren se pueden enfermar.

Este procedimiento, se puede hacer todas las mañanas o bien cada dos o tres días, porque para ellos es muy agradable, aunque existen otros que no les gusta la idea de tomar una ducha y hay que ayudarse con un rociador. Es decir, darles una mojadita a distancia que les sirva de aseo junto al acicalamiento común.

Permitirles Volar

Entre los cuidados del Agapornis, necesarios para que tengan una buena calidad de vida se encuentra el hecho de permitirles volar, porque eso es parte de la esencia del ave. Esta actividad no es obligatoria que sea a diario, pero si con cierta regularidad.

Antes de llevar a cabo esta tarea para ellos, se debe tomar la previsión de cerrar las puertas y ventanas. Así como también recoger todos los objetos con los que se puedan hacer daño o que por curiosidad traten de consumir. Sobretodo estar muy pendiente de las plantas que resultan tóxicas para estas aves. Por lo que, respetando estas previsiones, el Agapornis estará feliz de tomar su vuelo, que además es un ejercicio que les beneficia su salud, todo su cuerpo se activará y se sentirán más contentos que nunca.

Estar Pendiente de la Reproducción

Para que se lleve a cabo a buen término la reproducción de esta especie de Pájaros, es necesario tomar en cuenta ciertos factores que además de ser importantes, son decisivos. Lo primero es saber que se hará con las crías, no se debe tener descendencia si no se está claro de lo que se hará después. Lo segundo es estar plenamente seguros de que la pareja esté conformada por loritos de igual especie y que bajo ningún motivo sean parientes.

Teniendo estas respuestas y si aún se desea la existencia de crías, lo tercero y último es facilitarles un nido, que tiene una figura en forma de caja. Dentro de este se debe colocar un material de nidificación especial, que puede ser desde lo más básico, como lo son hojas de palmera, ramas de sauce, entre otros. En el que la limitante, es que estén siempre verdes, es decir, frescas, porque de ese modo se tiene la existencia de humedad. Lo cual posee la particularidad de ser especial para que se lleve a cabo el completo proceso de anidación y tener las crías.

Cuidados del Agapornis Reproducción

Mantenerles una constante Compañía

Uno de las principales necesidades de estas aves Agapornis, para una calidad de vida prolongada y sana es mantener la estabilidad de pareja. Por lo que es indispensable el compañero o compañera, que debe ser de la misma especie para que exista la conexión justa y precisa. Siendo aceptado por ellos, que permanezca en la misma jaula, dependiendo de la capacidad, dos o más parejas.

Debiendo tomar la previsión de extremar los cuidados de limpieza y protección, porque mientras más se encuentren en la jaula, mayor es la dedicación a tenerles. Aparte, es necesario estar pendiente de que por cada pareja se debe proveer de un nido si se les permitirá la oportunidad de la reproducción y/o anidación. De manera, que exista una convivencia saludable, grata y enérgica.

Aparte de esto, se debe tomar en cuenta que cuando alguno de los miembros de la pareja fallezca, rápidamente se debe adquirir el que la/lo sustituya. Porque de lo contrario, por la tristeza y soledad, también fallecerá el que quedó solito.

Corte de las Uñas y Limado del Pico

Entre los cuidados del Agapornis, se encuentra que es necesario que tengan las uñas de un largo que les permita mantenerse en las ramas, juguetes y barras de la jaula. Por lo que, si las mismas no cumplen estos requisitos, podrían caerse y lastimarse, sin necesidad alguna. Esta acción se puede realizar en casa con el uso de un cortaúñas para gatos, donde lo necesario es sujetarlo muy bien para evitar realizar el corte de manera inadecuada o accidental.

Cuando por algún motivo se les observa un cambio de coloración en sus extremidades o que no puedan apoyarse. Se debe acudir de inmediato al veterinario, que es el especialista en determinar que le ha sucedido y tomar la acción pertinente.

Con respecto al pico, su crecimiento excesivo puede generar un grave inconveniente para el momento de su alimentación habitual. De forma natural, éstos se ejecutan el limado del pico por medio de las ceras y los huesos de jibia, disponibles en las tiendas de suministros para aves. El darles pan duro también ofrece esta poderosa ventaja de limado, pero cuando estos no llegan a ser necesarios para tal fin, es el veterinario el que obligatoriamente debe actuar.

Practicando un limado tras aplicarle una anestesia general, teniéndose que este ejercicio se debe ejecutar lo menos posible. Por lo que es mejor tratar de solventarlo con los recursos naturales antes indicados para que no exista ningún daño a futuro de la apreciada mascota.

¿Cómo es la Personalidad de los Agapornis?

La personalidad que indica que estas mascotas exóticas se encuentran agradados y con buena salud, en el ambiente que les proporciona un hogar y además compañía. Se basa en que muestren en el día a día comportamientos de:

  • Alegría.
  • Energía.
  • Jueguen con sus objetos.
  • Se trasladen dentro de la jaula.
  • Imitan ruidos.
  • Sean cariñosos o sociables.
  • Tengan apetito.
  • Las defecaciones se vean normales y en cantidades comunes.
  • Vuelen (cuando se les conceda).
  • Permitan el contacto con el humano, entre otros.

¿Cuáles son las Enfermedades que Representan Cuidados del Agapornis?

Las enfermedades comunes en que se deben extremar los cuidados del Agapornis son las siguientes:

Para ser Tratadas por un Veterinario

Entre las habituales se encuentra:

  • Conjuntivitis: En esta se visualiza una inflamación en los párpados de los ojos, específicamente en su membrana interior. Ante la cual, se mantienen con los ojos cerrados, con legañas o mucosidad e irritación.

  • Acariosis Respiratoria: Esta enfermedad la producen los ácaros y afecta sus vías respiratorias. Teniéndose que los mismos se alojan en su garganta reproduciéndose además en este sitio. Se les aprecia esta enfermedad por medio de un cansancio poco habitual, adormecimiento, aumento excesivo de plumas ahuecadas. Extraños y fuertes ruidos que salen de su respiración, prevaleciendo un inconveniente en la misma.
  • Catarro y Pulmonía: Exponer a estas hermosas aves exóticas a las corrientes de aire, con cambios fuertes de temperatura, conlleva a que se enfermen con catarro y pulmonía si se agrava. Donde es posible que la tengan, si se les aprecia fuerte congestión en la respiración, cansancio, acumulación de moco en los orificios nasales. Plumas ahuecadas, pocas ganas de comer y descamación en los párpados.
  • Diarreas: La aparición de esta, en estos Tipos de animales, se debe a la alimentación que se les provee, al igual que como segunda opción está el alojamiento de algún parásito intestinal, bacteria, entre otros. La cual se aprecia al tener la jaula con una aumentada cantidad de heces, generalmente con coloración entre verdosa y amarillenta y mucho más líquida de lo habitual. Aparte de que la cloaca (orificio por donde defecan), se encuentra húmedo constantemente, con tonalidad rojiza e inflamada.

¿Qué se Pueden Solventar en el Hogar?

Entre las enfermedades o dolencias comunes, que representan cuidados del Agapornis, se encuentran las siguientes:

  • Estreñimiento: Este inconveniente se presenta cuando la alimentación que se les da no está balanceada. Trayendo la consecuencia de que les sea imposible excretar las heces. Por lo que si se le aprecia esta dificultad y además tienen el vientre inflamado y temblores recurrentes. Se les debe proveer suficiente agua limpia y frutas, así como también hortalizas y verduras. Que les ayude a una hidratación de las heces y posterior expulsión.
  • Muda Anómala: la muda de las plumas constituye una característica habitual de los Agapornis, pero que también puede aparecer si se sienten estresados. Al igual, si tienen deficiencia de vitaminas en su alimentación o si el área de la jaula se encuentra con deficiencia respecto a la higiene. Otro motivo puede ser, el cambio climático que experimente en su entorno. Por lo que se debe de disponer de un sitio que mantenga una estabilidad en la temperatura que no les afecte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here