Fotograma de El irlandés (2019), por Martin Scorsese
Robert De Niro en 'El irlandés', por Martin Scorsese

Whenever anybody says they’re a little concerned, they’re very concerned. And when they say they’re more than a little concerned, they’re desperate.

-Frank Sheeran

 

A pesar del 8 en FilmAffinity, por planteamiento, ritmo, desarrollo, duración y compostura general, El irlandés no es un producto cultural al alcance de todos los públicos (por no hablar de la limitada lista de cines de España donde se ha estrenado). Decir esto de una película que le ha costado a Netflix 160 millones de dólares evidencia dos hechos: uno, en el sector del cine aún hay lugar para los milagros, y dos, Martin Scorsese, azote de la industria, acaba de convertirse en el cabeza de lista de los hacedores de tales fenomenos paranormales.

No contento con haber reunido a De Niro, Pacino y Pesci (y Keitel) en una película de tres horas y media en la que, como de costumbre, Scorsese hace lo que quiere y como quiere, el italoamericano ha logrado una factura final que es garantía de que será recordada durante décadas. Esto es lo que hace de El irlandés un milagro triple A: que vayamos a poder ver el estreno de cuatro secuelas de Avatar a lo largo de la próxima década también es un milagro, pero de distinta categoría. Un milagro de los fáciles. Aquí estamos hablando de cine, de trama, personajes y enjundia. De una película que, a excepción de los ocasionales contrapuntos humorísticos y exaltados de Jimmy Hoffa, nos presenta una grisura absoluta sólo digerible si es atacada por alguien con las artes de Scorsese.

Crítica de El irlandés sin spoilers

En resumen, El irlandés es un montón de gente sentada negociando. Las escenas de diálogo son de una duración mucho más larga de lo estipulado en los cánones, y la estructura de actos, si es que la hay, está dividida por acontecimientos que no son lo suficientemente destacables como para mantener pegado a la butaca al espectador medio.

Ahora bien.

Ese montón de gente negociando tienen unos diálogos dirigidos y acompasados por uno de los mejores orfebres de la historia del cine. El guión corre a cuenta de Steven Zaillian, responsable también del guión de La lista de Schindler, American Gangster o Gangs of New York. La estructura de El irlandés resume cuatro décadas de hombres fuera de la ley haciendo malabarismos éticos con su modo de entender la amistad, los negocios, el pragmatismo, la virilidad y la ocasional necesidad de transmisión de afecto hacia las personas que uno cree importantes.

Fotograma de El irlandés (2019), por Martin Scorsese
Al Pacino y Robert De Niro en ‘El irlandés’, por Martin Scorsese

La gran trilogía de Scorsese

La crítica ha dicho que con El irlandés se culmina la suerte de trilogía deniropesciana iniciada con Uno de los nuestros y Casino. Parece lógico incluir en la ecuación a Érase una vez en América. Dirigida por Sergio Leone, Érase una vez en América también contó con Deniro y Pesci para explorar de un modo similar a El irlandés (y a lo largo de otras tres horas y media), ese extraño poso de caricias y arañazos que el tiempo es capaz de dejar en las relaciones de amistad. Más aún, en las relaciones de amistad entre gángsteres.

El contrapunto (o la novedad, si se prefiere), es que en la nueva película de Scorsese hay algo de Los Soprano: sin llegar a verlos en chándal (sí en pijama y ropa de los domingos), en El irlandés hay una drástica reducción del glamour estético, teórico y ético de la cosa mafiosa. Se ha hablando demasiado del supuesto abuso del rejuvenecimiento facial de los protagonistas de El irlandés. El CGI se olvida a los pocos minutos, y en Postposmo estas críticas nos traen sin cuidado.

Fotograma de El irlandés (2019), por Martin Scorsese
Joe Pesci en ‘El irlandés’, por Martin Scorsese

Carta de amor al cine

El irlandés constituye una carta de amor a un modo de hacer cine que desaparecerá con Martin Scorsese. El paisaje de la cartelera de 2019 tiene muy poco que ver con el de 1995 (Casino), 1990 (Uno de los nuestros) o 1985 (Érase una vez en América). El irlandés adolece del mismo exceso de metraje que la tarantiniana Érase una vez en Hollywood (también estrenada en 2019). Son dos claros ejemplos de que se podía decir lo mismo con menos, pero también de que sus directores, conscientes del exceso, habían venido a jugar.

La cinta de DiCaprio y Pitt era de riesgo cero. La diferencia está en la marca Tarantino y en su buen hacer para, sin perderle el respeto al arte del cine, salirse con la suya en cuanto a estructura, inclusión de elementos pop, diálogos y elenco, todo más en sintonía con lo mainstream.

Fotograma de El irlandés (2019), por Martin Scorsese
Harvey Keitel en ‘El irlandés’, por Martin Scorsese

 

El irlandés es puro arte; cine de tradición sin contemplaciones (exceptuando la licencia contemporánea del testimonio de De Niro hablándole casi a la cámara) encabezado por una santa trinidad de actores que, en su día, lo fueron todo.

En su día.

La absoluta totalidad de la película es la travesura de un Grande de la historia del cine, habida cuenta de que, si le da la gana, Scorsese es capaz conectar con lo contemporáneo (El lobo de Wall St, 2013/Infiltrados, Óscar a Mejor película 2007). Scorsese hace décadas que dejó de hacerle caso al criterio de nadie que no fuese él.

El irlandés es una cinta que se hace larga. A ratos, incluso pesada. Mientras proliferan las críticas a su duración y los artículos sobre la idoneidad o no de verla dividida en episodios, el propio Scorsese ha tenido que salir a la palestra para recomendar algo que, por sí mismo, grita los tiempos en los que vivimos: El irlandés hay que verla del tirón, preferiblemente en cines. Y no, no la veas en un teléfono.

Y, a pesar de todo lo dicho, la película te persigue durante días y el revisionado se anuncia obligatorio. Debe de ser, suponemos, parte del extraño artificio de una clase de cine que, dicen, está a punto de desaparecer.

8/10

Título original: The Irishman
Año: 2019
Duración: 210 min.
País: Estados Unidos
Dirección: Martin Scorsese
Guion: Steven Zaillian
Música: Robbie Robertson
Fotografía: Rodrigo Prieto
Reparto: Robert De Niro, Al Pacino, Joe Pesci
Productora: Netflix/ Sikelia Productions/ Tribeca Productions
Género: Mafia

Si tienes curiosidad por saber en qué cines de España se estrenó El irlandés, tienes la lista en este enlace.