Cornelius Drebbel el inventor del submarino

Submarino

Como muchos inventos, el submarino no se inventó en un día sino que fue fruto de diferentes inventos y pruebas hasta lograr realizar un submarino como lo conocemos nosotros. Nombres importantes en la historia del submarino son Cornelius Brebbel e Isaac Peral.

Veamos como evolucionó la historia del submarino desde los primeros proyectos hasta el primer submarino que funcionó plenamente como lo conocemos.

¿Quién inventó el submarino?

Cornelius Drebbel

Cornelius Jacobszoon Drebbel fue un ingeniero e inventor neerlandés de finales del siglo XVI y principios del XVII. Sería él quien construiría el primer submarino operativo en 1620, hacia casi al final de su vida. El submarino lo ideó cuando trabajaba para la marina inglesa y se basó en diseños anteriores.

William Bourne en 1578 diseñó un submarino dirigible de madera y cuero. Este primer diseño sería modernizado y mejorado por Drebbel para realizar el primer submarino realmente operativo. En 1624 realizaría otro submarino donde mejoraría el anterior. Llegaría a realiza un tercer submarino capaz de llevar hasta 16 pasajeros y con 6 remos. Éste último sería el submarino que presentaría al rey inglés Jaime I y a millones de personas en Londres. La presentación consistió en probar cómo aquel aparato podía estar bajo el agua sin problema, recorrer distancias y transportar pasajeros (entre los que se encontraba el propio rey). El recorrido duró tres horas entre la ir y venir desde Westminster hasta Greenwich. La profundidad que llegó a alcanzar sería de unos 4 metros y medio.

Submarino inventor

Isaac Peral

Isaac Peral y Caballero fue un científico, marino y militar español que, en 1888, inventaría el primer submarino torpedo a propulsión eléctrica y daría un vuelco al panorama de los submarinos. Y es, por ello otro gran contribuidor a este invento, es quien terminaría de darles la apariencia que todos tenemos en la mente cuando hablamos de submarinos. El submarino de Peral ya disponía de periscopio y otros mecanismos que hacen que el submarino pueda navegar orientado bajo el agua.

Sin embargo, muchos antes de Peral hicieron inventos, avances en el mundo del submarino, sin los cuales, Peral no habría logrado el suyo.

Primeros submarinos o sumergibles

La primera noticia que se tiene sobre la intención de viajar sumergido se encuentra entre leyendas y es que se dice que Alejandro Magno «El conquistador» usaría una especie de campana para moverse bajo agua durante el sitio de Tito. Quizá solo fue una ocurrencia de este gran conquistado para resolver un problema puntual en la guerra. Pero ya nos hablaría de la inquietud del hombre por moverse bajo el agua.

Eso sí, no podemos atribuir a esta anécdota que se encuentra en la leyenda, la base de la creación de los submarinos. Durante la Edad Media se tienen relatos de artículos parecidos a lo que idearía Alejandro Magno, una especie de vasijas invertidas que debido a la presión del aire mantenían el agua fuera y oxígeno dentro durante un tiempo muy limitado. Pero de nuevo, aquí no está el origen del submarino.

La primera nave que se puede sumergir de la que se tienen datos fiables es la que realizó Drebbel en 1620. En realidad la hazaña de Drebbel implicó dejar a todo el mundo con la boca abierta, se podían pasar horas bajo el agua respirando sin problema, sin ahogarse y además moverse. Aunque este invento no servía para navegar realmente ni para la guerra. Lo importante es que sí marcaría el inicio de desarrollar aquello, de conseguir moverse bajo el agua, de lograr ese transporte-arma de guerra.

Submarino interior

Avances en el mundo del submarino

A partir de aquel momento, fueron muchos los interesados en desarrollar el invento. En 1720, Yegim Nikonov mostró al Zar de Rusia un submarino con lanzallamas incorporado. El problema es que no podía sumergirse demasiado porque sino no podía usar esa arma. Aquello no triunfó. Algo parecido pasó con el invento de David Bushnell a finales del XVIII, la cabeza del piloto sobresalía del agua para poder orientarse mejor. Seguíamos sin tener un submarino aunque ya había propulsión por hélices y pedales a modo de una bicicleta. Aquel invento sí llegó a usarse durante la guerra de Independencia de EEUU, aunque no tuvo más que una acción propagandística.

El siglo XIX trajo consigo numerosos inventos, avances y fracasos en el intento de desarrollar el submarino. Narcís Monturiol en 1864 logró una máquina propulsada a vapor, usando un combustible que producía oxígeno y permitía respirar dentro. Un gran avance sin duda. En 1866 Robert Whitehed idea el torpedo autopropulsado. Ya estaban preparadas todas las herramientas necesarias para obtener lo que conocemos como submarino en la actualidad.

Con todo aquello, aparecería Isaac Peral para construir su submarino torpedo. Consiguió una nave de 22 metros, con el casco de acero, motor de hélices y lanzatorpedos. Sin embargo, su proyecto fue descartado sin que a día de hoy sepamos los motivos.

Aquello siguió mejorándose. En 1895, John Philip Holland diseñaría el primer submarino con un motor de combustión interna en superficie y un motor eléctrico alimentado por baterías en sumersión.

Llegados a la Primera y Segunda Guerras Mundiales, el submarino ya era un arma de guerra para usar. 


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.