Control de impulsos ¡Si tienes problemas solucionalos!

El control de impulsos es una forma de implementar el autocontrol de las emociones y los sentimientos para poder mantenerlos en equilibrio. Amplía esta información leyendo el siguiente artículo.

Control-de-impulso 1

Control de impulsos

También llamado falta de autocontrol son manifestaciones para mantener a raya la toma de decisiones cuando existe algún tipo de forma impulsiva que eviten caer en estados de depresión o arrepentimiento. Para la mayoría de las personas resulta dificultoso controlar este tipo de situaciones psicológicas. Por lo que resulta importante aprender a conocerlas.

El control de impulsos es una estrategia que ayuda a muchas personas a limitar acciones violentas y de tristeza, que generan en las personas preocupación, resquemores y diferencias. Sin embargo existen individuos a los cuales les cuesta mucho controlar los impulsos, si eres una de estas personas es probable que padezcas de algún tipo de trastorno relacionado con el autocontrol.

Este tipo de personas tiene dificultades para gestionar los procesos impulsivos que generan alguna adversidad o problema. Te recomendamos no despegarte de esta lectura para que puedas conocer cómo desarrollar estrategias para implementar el control de impulso.

Definición

Para muchas personas resulta necesario reaccionar a ciertas situaciones a las cuales se enfrentan, sin embargo puede ocurrir que exista un exceso y no puedan equilibrar estas acciones. Por tal motivo la impulsividad genera problemas de diversos tipos y más aún cuando no logramos minimizar. Entonces decimos que nos encontramos ante un caso de falta de control de impulsos.

La situación de pueden presentarse cuando nos enfrentamos a problemas y respondemos sin pensar ni considerar las consecuencias posteriores. Esto se debe a que la parte emocional del cerebro asume el control de las acciones reaccionando de la forma en como mejor le parece a la persona.

Control-de-impulso 2

No es una reacción negativa para la condición mental pero a nivel externo genera cierta incomodidad. La respuesta es inmediata en el control de impulsos ya que se activan en la mente mecanismos de defensa y responden de forma automática.

Al enfrentarnos a un problema estamos observando de qué forma cómo nuestro cerebro va a responder. Dijimos que la mayoría reacciona de manera negativa hacia ciertas conductas que realizan las otras personas. Es decir existe un problema en el control de impulsos que promueve desavenencias en el entorno.

En este caso se considera que existe un problema de tipo psicológico que generan efectos de movimientos y acciones irracionales. Esto se caracteriza por la tendencia a realizar cosas de forma muy rápida y poco reflexiva, se asumen por tal motivo comportamientos irracionales en el caso de las conductas que las personas por ningún motivo pueden desacelerar, generando la incapacidad para limitarlas

Estas generan procesos en cadena las cuales son difíciles de controlar. El resultado posterior es el arrepentimiento, sentido de culpa y depresión. En el siguiente enlace podrás conocer cómo superar la depresión. No obstante las personas que padecen este tipo de reacción o falta de control de impulso, no son capaces de controlarlas y mantiene un deseo irracional para llevarlo a cabo.

Psicológicamente se genera una búsqueda de gratificación momentánea, inmediata con el objeto de lograr un objetivo rápido. Es decir la persona no toma en cuenta las consecuencias de sus actos más allá del momento presente. El dominio de esos actos es lo que debe ser corregido y aunque parezca algo rutinario para los especialistas, es un reto intentar hacer que sean controlados.

Control-de-impulso 2

Los trastornos vinculados

En Psicología existen muchos términos y conceptos donde se especifican algunos trastornos relacionados con el control de impulso, están en categorías diferentes pero tienen cierta relación con el problema principal, veamos:

  • Cleptomanía. Consiste en un impulso irreversible donde la persona se dedica a sustraer objetos y cosas así no tengan ningún tipo de valor, no planifican la acción y la persona al observar algo que le guste, lo toma y listo. Este tipo de trastornos son tratados con terapias de grupo o alternativas farmacológicas.
  • Tricotilomanía. Es el impulso irreversible de halarse el cabello hasta desprenderse totalmente, estos casos son poco comunes pero muy peligrosos que inclusos se asocian a un tipo de disfunción tricofagica, lo que significa tratar de comerse el cabello.
  • Piromanía. Muy conocido por todos ya que el individuo busca de algún modo crear incendios utilizando cualquier tipo de elementos, estos pacientes son complicados y control de impulso en ellos puede ser estabilizado con ciertas terapias.
  • Compra compulsiva. Se cree que una gran cantidad de ciudadanos en el mundo padecen de esta anomalía, en algunas personas con mayor presencia que en otros, sin embargo el trastorno presenta falta de control, cuando las personas no tienen límites y diariamente deben estar comprando algún artículo o cosa. SE genera la ansiedad en ellos cuando no tiene dinero para adquirir algún producto.
  • Trastorno explosivo, Es una anomalía psicológica donde el paciente presenta episodios de falta de autocontrol manifiestan dos por medio de ataques de ira incontrolados. Se observan entonces gritos y berrinches en los niños y en los adultos discusiones acaloradas y prolongadas. Las consecuencias posteriores a estos comportamientos son el arrepentimiento y sentido de culpa.
  • Ludopatía. La conducta relacionada con el juego compulsivo es la que más llama la atención. Las personas no pueden controlarse y juegan frecuentemente, entran en crisis cuando no consiguen un lugar o alguna forma de llevar a cabo su acción de jugar o apostar. Les cuesta evitarlo a pesar de saber el daño que ellos mismos se están causando.
  • Síndrome de Tourette. Es un trastorno de tipo nervioso donde existe la presencia de movimientos involuntarios en la persona. El paciente carece de facultades para controlar este impulso que en otros casos se generan a través de sonidos y pronunciación de palabras extrañas.
  • Onicofagia. Este hábito consiste en estar constantemente comiéndose las uñas sobre todo la de las manos. Para muchos resulta incontrolable y llegan incluso a lesionar la piel que se encuentra alrededor de los dedos
  • Tics nerviosos. Son movimientos de tipo compulsivo que se presentan de manera frecuente, se cree que son parte de un problema neurológico. Los hay de diferentes formas, lentos rápidos y muy frecuentes. Los especialistas aún no han dado con la solución pero que con algunas terapias de sueño logran minimizar sus acciones.
  • Dermatilomanía.Se nota en aquellas personas que constantemente se rascan la piel y se pellizcan, llegando a crear lesiones que deben ser tratados por dermatólogos.

Otras adicciones relacionadas con el control de impulsos son por ejemplo la drogadicción, el alcoholismo el tabaquismo, la gula. Aunque en estos casos algunos especialistas consideran que los trastornos son de tipo patológico y deben tratarse con otras estrategias y alternativas.

Las causas

Como acabamos de ver existen diversos tipos de control de impulsos, cada uno está relacionado con algún tipo de problema de tipo biológico, social o personal. Estas conductas reflejan anomalías que limitan en la mayoría de los casos, la realización de actividades en las personas y llevar la vida normal.

Uno de los descubrimientos llevados a cabo por especialistas en neurología indica que la mayoría de las personas que padecen del control de impulsos, tiene un déficit en la conformación básica de los lóbulos prefrontales y las conexiones subcorticales, lo que explica en parte el motivo por el cual aparecen estos comportamientos.

La relación que existe entre la falta de control de impulsos y los trastornos de personalidad es muy pequeña. Esto indica que las situaciones de tipo personal y vinculado con el entorno representan un papel importante para la manifestación de estos problemas. Las situaciones que generan mucha ansiedad pueden ser incluso las causantes para la aparición de algunos de estos trastornos.

No obstante los estudios indican que algunos casos pueden haber sido ocasionado durante la infancia o la edad adolescente. En otros casos lo vinculan con el tipo de educación de tipo primitivo, allí se implementan procesos de represión para lograr enseñar algunas tareas y acciones.

Otra causa relacionada con el control de impulso son los abusos durante la niñez o en el periodo de crecimiento. Sin embargo el mecanismo de acción permite autoalimentar el comportamiento que se expresa a través de una acción irracional y sin reflexión.

El control de impulso lleva a las personas a sentir una tensión que aumenta poco a poco y posteriormente se genera un sentimiento de malestar. Algunos creen que se experimenta una sensación de liberación y por eso buscan de algún modo continuar con la reacción. Al finalizar el proceso el sentido de culpabilidad es muy grande y la mayoría tiende a recriminar sus propios actos.

En ese momento aparece el estrés y ansiedad lo que permite establecer un círculo vicioso que se repite posteriormente y sigue siendo parte de la vida del individuo. La ruptura de esta circular es lo que puede determinar la conclusión del problema, los especialistas aseguran que es un proceso en el cual se debe tener mucha paciencia.

Consecuencias

Cada trastorno presenta una consecuencia diferente. Depende en gran medida al tipo de anomalía presentada, por tal motivo los pacientes deben ser tratados en forma diferente y no se pueden generalizar tratamientos. Pero generan siempre algún tipo de consecuencias, las cuales detallamos a continuación.

  • Exceso en el consumo de alcohol.
  • Problemas de  tipo familiar.
  • Depresión crónica y sentimientos de culpa.
  • Estrés y ansiedad.
  • Conductas tradicionales
  • Problemas en el trabajo
  • Creación de deudas y enemistad.
  • Autoestima bajo.
  • Problemas de tipo legal, encarcelamiento por robo o actos delictivos,
  • Baja autoestima y una pobre autovaloración.

Algunos pacientes después de acudir al especialista intentan por un tiempo cumplir con los tratamientos. Sin embargo es raro que cumplan con los criterios diagnósticos de otro padecimiento de salud mental. Por lo que el control de impulsos se convierte en un problema y aparecen síntomas relacionados con trastornos mentales, veamos:

  • Estrés postraumático
  • Negativismo desafiante, que se genera en violencia.
  • Bipolarismo
  • Trastornos depresivos crónicos
  • Ansiedad severa y síndrome de abstinencia
  • Trastorno de personalidad antisocial
  • Problemas de adaptación social

Tratamiento

Muchos especialistas hoy en día están buscando soluciones de diversos tipos. Utilizando herramientas de vanguardia están promoviendo en la población información relevante que les permita identificar a los pacientes con problemas en el control de impulso. Te recomendamos leer el artículo ¿Cómo Superar la Dependencia Emocional? para conocer algunos contenidos vinculados con este tema.

Recordemos que es una anomalía que afecta directamente a una persona, pero que tiene consecuencias alternas donde vincula amigos y familiares. De allí la importancia de reportar y sugerir terapias alternativas en institutos especializados. Algunos neurólogos están confrontando exámenes en la resolución de imágenes donde investigan en profundidad la proveniencia de las conductas anormales.

Estos exámenes de apoyo buscan de algún modo establecer un diagnóstico diferente a los procedimientos tradicionales. Con ellos se puedan ofrecer diagnóstico preciso, de manera que los tratamientos puedan ser dirigidos a las zonas específicas del cerebro.

Por otro lado se encuentran las psicoterapias donde se aplican procedimientos muy efectivos. Basados en factores de tipo emocional y relacionados con la actividad de la conciencia mental. Así mismo se utilizan terapias de autocontrol, donde el propio paciente a través de ciertos elementos que aprende a través de las terapias, intenta controlar los impulsos y minimizarlos.

En este caso se utilizan terapias basadas en la hipnosis y la relajación, el propio paciente es adiestrado para hacer sus propias actividades. Esto representa una ventaja porque directamente comienza a conocer realmente sus niveles de ansiedad, gestionando la reacción por medio del autocontrol.

Las técnicas cognitivo conductuales, permiten enseñar a detectar desde el primer momento cuales son las señales que generan la tensión y la ansiedad. El paciente logra detenerlas a tiempo, Así mismo se fomentan procedimientos para alejar al paciente de pensamientos que lo llevan a acercarse a ciertos factores que promueven la falta de control de impulso.

Estos elementos están relacionados con sus creencias, relaciones sociales y actitudes recurrentes disfuncionales. Sin embargo los casos más críticos son referidos a especialista en el área de psiquiatría, quien aplica procedimientos de protocolo totalmente diferente a las terapias realizadas por psicólogos. Las conductas de los psiquiatras están dirigidas a fomentar situaciones de tipo fisiológica mentales y trastornos típicos de modo patológico.

Conclusiones

El control de impulsos es una forma de establecer mecanismo para evitar comportamientos irregulares y poco comunes. Estos pacientes son fáciles de identificar, ya que las conductas son normales, usted sabe cuando exista un paciente con la falta de control de impulso cuando aprecie que no puede manejar una situación de estrés o ansiedad.

Esperemos que los comentarios realizados en este artículo haya servido de ayuda, no deje de apreciar el valor que representa mantener la mente sana y evitar estados depresivos y de ansiedad, que como vimos pueden ser algunas de las causa para pasar a ser un número más en los trastornos de control de impulsos.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.