Resulta muy fácil creerle a Dios cuando todo va bien y no se está ante situaciones que lleven a sentir perturbación. Pero, ¿Cómo tener fe cuando las aflicciones nos agobian?, descubre aquí con nosotros cómo perseverar en la confianza en el Señor.

cómo-tener-fe-2

¿Cómo tener fe?

Como cristianos debemos ser fieles a Dios, principalmente confiando y teniendo una fe genuina en nuestro Señor Jesucristo. A lo largo de la Biblia podemos encontrar una gran nube de testigos que nos dan ejemplo de lo que es un verdadero testimonio, ellos son los héroes de la fe.

Todos estos héroes de la fe, así como a otros tantos personajes en la Biblia fueron testigos de las maravillosas acciones de Dios, siendo bendecidos por el Señor en recompensa de su fidelidad, ellos son un verdadero ejemplo de cómo tener fe cuando las cosas no van bien:

  • Moisés: Supo tener fe en Dios, dejándose guiar por Él, logró salir victorioso ante las trabas de Faraón. Para comandar el éxodo del pueblo de Israel por el desierto con el objetivo de alcanzar la promesa que Dios les había hecho de la tierra prometida.
  • Abraham: Llego a tener un tamaño de fe en Dios, al nivel de estar dispuesto a sacrificar a su unigénito Isaac, el hijo de la promesa. Este nivel de fe de Abraham le fue contado por justicia y Dios paso a considerarlo su amigo, bendiciéndolo con multitud de descendientes y colocándole como Padre de Naciones.
  • Job: Confió y logró permanecer fiel a Dios luego de atravesar múltiples y severas pruebas, dándonos testimonio de fe en Él. Y por ello, Dios le bendijo con el doble de lo que tenía antes.

Job 42: 10 (DHH): Después que Job oró por sus amigos, Dios le devolvió su prosperidad anterior, y aun le dio dos veces más de lo que antes tenía.

En este sentido te invitamos a leer, Testimonio de fe: Hablando de la gloria de Dios. Porque el transmitir nuestro propio testimonio o experiencia en Cristo Jesús, es una oportunidad de compartir nuestra fe con los demás.

¿Cómo desarrollar y tener fe según la Biblia?

Si queremos desarrollar y tener fe en nuestra vida, primero conviene saber: ¿Cómo se define la fe en la Biblia? En las sagradas escrituras podemos encontrar varios versos que nos sirven de apoyo para definir y de que nos vale tener fe.

A continuación, algunos versículos que nos ilustran en la definición de la fe, y que además nos llena de ánimo y confianza en nuestro Dios y Señor Jesucristo:

Teniendo la certeza de lo esperado

La fe del cristiano se fundamenta en la certeza de que Dios cumplirá su propósito en su tiempo, según su perfecta, agradable y buena voluntad. Por ello como cristianos no clamamos al Padre celestial según nuestros propios deseos, sino en la forma que a Él le sea grato y desee cumplir su voluntad.

Hebreos 11:1 (LBLA): Ahora bien, la fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

En el querer agradar a Dios

La fe es la ruta para agradar a Dios, con ella mostramos y manifestamos nuestra confianza en sus promesas. De manera, que a Dios no le es agradable el hecho que dudemos de Él.

Para agradar a Dios y que nos considere íntimo o amigo, es necesario manifestar plenamente que creemos en su existencia, Él sabe recompensar a los que desean y anhelan su amistad.

Hebreos 11:6 (NTV): De hecho, sin fe es imposible agradar a Dios. Todo el que desee acercarse a Dios debe creer que él existe y que él recompensa a los que lo buscan con sinceridad.

¿Quieres ser íntimo del Señor?, entra aquí Intimidad con Dios: ¿Cómo desarrollarla? En este artículo podrás encontrar algunos aspectos claves para desarrollar una genuina intimidad con Dios, de forma que puedas gozar aún más de estar en la presencia del Padre Celestial.

¿Cómo tener fe? Esto se logra en la convicción y afirmación que Dios es real. Así como en la certeza de que solo Dios es el que puede conceder los anhelos de nuestro corazón.

Esta aseveración probada en cualquier circunstancia agrada y alegra en profundidad a nuestro Padre Celestial. Con la fe confirmamos ante el Señor, el entendimiento de saber que Dios tiene todo el poder para darnos lo que nos conviene, y que además nos da la salvación y la vida eterna.

Con el entendimiento de que existe un único Dios y Señor

La fe es la respuesta a un único Dios real y vivo, el cual se nos manifiesta de diferentes maneras, porque el anhela y desea que lo conozcamos en toda su plenitud. En la Biblia el Señor nos confirma que existe un solo Dios y que no hay ningún otro.

Isaías 45:5-6 (TLA): 5 – Yo soy Dios, y fuera de mí no hay otro. Tú no me conocías, pero yo te preparé para la lucha, 6 para que todo el mundo supiera que yo soy el único Dios-.

Dios no solo lo dice, sino que además si le abrimos nuestro corazón Él se vacía en nosotros a través de su Espíritu Santo. Por medio de esta revelación el Señor nos guía, fortalece y nos prepara para la batalla, que solo la podremos luchar con la fe que tenemos en Cristo Jesús.

cómo-tener-fe-4

La fe de creer en Jesucristo

En el tema de como tener fe, el fundamento o el principio de la fe cristiana es creer en el Señor Jesucristo y en la potencia de su carácter divino como Hijo de Dios. Jesucristo es el principio y el fin, es el fundamento del Evangelio.

La buena noticia es Jesús y su misión redentora para salvación del mundo. Siendo el versículo clave la palabra de Dios escrita en:

Juan 3:16 (RVC): -Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna-.

Creer (tener fe) en el Salvador Jesucristo y transmitir su mensaje redentor de la cruz es la misión de todo cristiano. Así como tener el conocimiento que nada realizó el hombre para ser salvo, porque la salvación es por fe y no por obras:

Efesios 2:8 (PDT): Ustedes fueron salvos gracias a la generosidad de Dios porque tuvieron fe. No se salvaron a sí mismos, su salvación fue un regalo de Dios.

Romanos 5:1 (PDT): Así que Dios nos aprobó gracias a la fe, y ahora, por medio de nuestro Señor Jesucristo, hay paz entre Dios y nosotros.

Gálatas 3:24 (PDT): Por eso, la ley era nuestro guardián hasta que llegó Cristo. El resultado es que estamos aprobados a través de la fe.

Fe verdadera o fe muerta

Pero, la palabra de Dios también dice que esta fe debe ser verdadera y no muerta. Porque una fe verdadera dará como resultado buenas obras en la vida del que le cree a Jesucristo.

Es decir que la demostración o la evidencia de una fe verdadera es un creyente transformado con buenas obras. De lo contario se estará ante una fe muerta, sin ninguna evidencia que de verdad el creyente le ha creído a Jesús.

Santiago 2:14 (DHH): Hermanos míos, ¿de qué le sirve a uno decir que tiene fe, si sus hechos no lo demuestran? ¿Podrá acaso salvarlo esa fe?

Santiago 2:17 (NTV): Como pueden ver, la fe por sí sola no es suficiente. A menos que produzca buenas acciones, está muerta y es inútil.

Santiago 2:26 (DHH): En resumen: así como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe está muerta si no va acompañada de hechos.

En las escrituras, el apóstol Pablo nos dice que fuimos creados para buenas obras:

Efesios 2:10 (RVA-2015): Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para hacer las buenas obras que Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

Pero, ¿Cuáles podrían ser esas buenas obras?, ¿Cuáles son los hechos manifiestos de un creyente con fe verdadera? La respuesta nos las da también Pablo con los frutos del Espíritu:

Gálatas 5:22-23 (TLA): 22 En cambio, el Espíritu de Dios nos hace amar a los demás, estar siempre alegres y vivir en paz con todos. Nos hace ser pacientes y amables, y tratar bien a los demás, tener confianza en Dios, 23 ser humildes, y saber controlar nuestros malos deseos.

Fuimos creados en Cristo, ¿sabes para qué?, entra a Efesios 2:10 significado, ¿Cómo aplicarlo a su vida? Y aprópiate de esta poderosa palabra sobre el propósito de Dios.

cómo-tener-fe-3

¿Cómo se llega a tener fe en Jesucristo?

Partiendo de la definición de la fe dada por la carta de Hebreos 11, de que es la convicción de creer en algo que no se puede ver, así como tener la certeza de esperarlo. Entonces ¿Cómo se puede llegar a creer en Jesucristo?, y tener la certeza de esperar en Él.

¿Cómo se logra tener esa fe?, ¿Cómo se puede alcanzar la convicción de la realidad de nuestro Señor Jesucristo, a quien no hemos visto? En este sentido, la palabra de Dios en la Biblia nos da las siguientes enseñanzas:

  • Dios a unos por medio de su Espíritu Santo les hace saber que Jesús es el Mesías e Hijo de Dios, que se encarnó y consumo en la cruz la obra redentora de su Padre.

1 Juan 4:2 (DHH): De esta manera pueden ustedes saber quién tiene el Espíritu de Dios: todo el que reconoce que Jesucristo vino como hombre verdadero, tiene el Espíritu de Dios.

  • A otros el creador les da la revelación y el entendimiento de creer el mensaje dado por los que portan el Espíritu de Dios, para que ellos también alcancen la vida eterna.

Juan 3:16 (DHH): Pues Dios amó tanto al mundo, que dio a su Hijo único, para que todo aquel que cree en él no muera, sino que tenga vida eterna.

Desde el principio Dios les dio a conocer a sus profetas para que fuera anunciado, que el Mesías vendría como Hijo de Dios. Para llevar a cabo su misión terrenal y su sacrificio de expiación por toda la humanidad.

En este sentido, las sagradas escrituras contienen varias profecías mesiánicas, que hablan no solo de la primera venida de Cristo sino también del tema escatológico de su segunda venida.

cómo-tener-fe-5

Una fe probada

Durante la vida terrenal del Mesías, los que creyeron lo anunciado por los profetas, reconocieron en Jesús, al Salvador y fueron bendecidos siguiendo su camino. No obstante, después de la cruz, la fe de todos estos seguidores fue puesta a prueba.

El apóstol Tomás necesito estar frente a Jesús resucitado para poder creer el testimonio de los discípulos que lo vieron primero:

Juan 20:29 (RVC): Jesús le dijo: – Tomás, has creído porque me has visto. Bienaventurados los que no vieron y creyeron-.

Jesús en ese momento tuvo compasión de Tomás, mostrándose amorosamente ante él. Así como también nos deja la enseñanza para nosotros de la dicha y la bienaventuranza de lo que significa tener fe hoy en día.

Lo anunciado por los profetas sobre la primera venida, todo se ha cumplido y consumado por nuestro Salvador Jesucristo. De allí que existan gran multitud de personas creyentes por los confines del mundo.

No obstante, aún faltan profecías por cumplirse en cuanto a la segunda venida de Cristo y esa es nuestra esperanza de gloria. Debemos tener una fe probada en esto, manteniendo esa esperanza, creyendo que nuestro Señor es un Dios vivo que pronto volverá para reinar entre nosotros por la eternidad ¡Amén!

¿Cómo logramos una fe probada?, el apóstol Pablo responde esta pregunta en su carta a los Romanos:

Romanos 10:17 (RVC): Así que la fe proviene del oír, y el oír proviene de la palabra de Dios.

El paso fundamental entonces para caminar en una fe probada en el Señor Jesucristo es permitir que la palabra de Dios, penetre en nuestro corazón. Y que además se haga viva, con una fe manifestada en buenas obras.

¿Qué debemos hacer?

Como ya se mencionó en el apartado anterior es necesario oír la palaba de Dios, para crecer en la fe. Pero, también debemos algo más de nuestra parte, como nos dice Jesús:

Mateo 11:15 (RVC): 15 El que tenga oídos para oír, que oiga.

O lo que es lo mismo “El que lea entienda”, es decir que el oír la palabra de Dios nos exige un accionar de parte de nosotros. Eso significa que debemos tomar con responsabilidad lo que nos enseñan las sagradas escrituras, además de:

  • Ser obedientes a los mandamientos de Dios.
  • Escudriñar y estudiar con atención la palabra de Dios.
  • Aprender del testimonio que otros tengan del evangelio y dejar que este penetre en profundidad en nuestro corazón.
  • Indagar y estudiar en profundidad sobre las experiencias de fe de los personajes bíblicos, como los patriarcas y profetas.
  • Mantener una comunión con Dios, a través del poder de la oración. Haciéndolo con agradecimiento, adoración y súplica, pidiendo con fe en el nombre de Jesucristo, nuestro Salvador.

Si nos movemos en la fe con este apetito de sabiduría espiritual, Dios cumplirá en nosotros su palabra escrita en:

Mateo 5:6 (PDT): Afortunados los que tienen hambre y sed de justicia, porque quedarán completamente satisfechos por Dios.

Mateo 7:7-8 (TLA): 7 -Pidan a Dios, y él les dará. Hablen con Dios, y encontrarán lo que buscan. Llámenlo, y él los atenderá. 8 Porque el que confía en Dios recibe lo que pide, encuentra lo que busca y, si llama, es atendido-.

Porque es una realidad que Jesucristo se encarnó, padeció, murió en muerte de cruz, resucitó y ascendió a los cielos. Él vive, está sentado a la diestra de Padre y un día vendrá en gloria por su pueblo para reinar eternamente.

Versículos bíblicos que enseñan cómo se adquiere fe

A continuación, compartimos dos pasajes bíblicos que nos enseñan cómo se adquiere la fe. Dios nos regala la fe en una medida igual para cada uno, para que nadie pueda jactarse:

Efesios 2:8-9 (RVC): 8 Ciertamente la gracia de Dios los ha salvado por medio de la fe. Ésta no nació de ustedes, sino que es un don de Dios; 9 ni es resultado de las obras, para que nadie se vanaglorie.

Romanos 12:3 (RVC): Por la gracia que me es dada, digo a cada uno de ustedes que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con sensatez, según la medida de fe que Dios repartió a cada uno.

De manera que el tener fe, es un asunto que nos demanda tener humildad. Porque debemos asumirnos a nosotros mismos como seres débiles y reconocernos dependientes de Dios.

Ahora bien, esa medida de fe representa un compromiso de nosotros con el creador de hacerla crecer, dejando que ella obre en nuestro corazón para que el Espíritu Santo pueda ir perfeccionándonos.

El que seamos perfeccionados en la fe nos promueve a hablar y a compartir lo que Dios ha hecho en nosotros, a dar de gracia lo que por gracia recibimos. A medida que somos perfeccionados en Cristo, la fe la vamos manifestando en nuestras acciones, dichos y decisiones:

Romanos 10: 8a-10 (LBLA): 8 es decir, la palabra de fe que predicamos: 9 que, si confiesas con tu boca a Jesús por Señor, y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo; 10 porque con el corazón se cree para justicia, y con la boca se confiesa para salvación.

¿Por qué es importante tener fe?

Lo primero que le da relevancia e importancia a la fe y lo que fundamenta la doctrina cristiana; es que por medio de ella el creyente recibe perdón para ser salvo. Por medio de la fe reconocemos en el corazón el gran amor de Dios, al entregar a su Hijo a morir por nosotros, (Juan 3:16).

Cristo habita en nuestros corazones

Por medio de la fe, Cristo pasa a habitar en cada corazón que le cree. Al creer en Jesús decidimos abrir nuestros corazones para permitir que su Espíritu more en nosotros y con él somos fortalecidos, siendo cimentados en su amor.

Efesios 3:17-19 (NVI): 17 para que por fe Cristo habite en sus corazones. Y pido que, arraigados y cimentados en amor, 18 puedan comprender, junto con todos los santos, cuán ancho y largo, alto y profundo es el amor de Cristo; 19 en fin, que conozcan ese amor que sobrepasa nuestro conocimiento, para que sean llenos de la plenitud de Dios.

Obtenemos la victoria contra el mal

Mediante la fe en Jesucristo podemos batallar y lograr la victoria sobre toda tentación que conduzca al pecado. Una fe genuina en Jesucristo nos lleva a querer agradar a Dios, antes de ceder a nuestros deseos carnales.

El Señor nos fortalece para poder vencer a las tentaciones que ofrece el mundo, y nos da la victoria:

1 Juan 5:4 (TLA): En realidad, todo el que es hijo de Dios vence lo malo de este mundo, y todo el que confía en Jesucristo obtiene la victoria.

Es un arma espiritual de Dios

La fe forma parte de la armadura espiritual de Dios, el apóstol Pablo la define como el escudo. Porque con una fe fuerte podemos rechazar cualquier ataque o dardo lanzado por el maligno.

Efesios 6:16 (PDT): 16 Pero, sobre todo, tomen el escudo de la fe para detener las flechas encendidas del maligno.

El escudo de la fe del que habla este versículo, está asociado al escudo que usaban los soldados romanos para ir a la batalla. Y es que Dios nos reviste de toda una armadura para poder vencer la guerra espiritual a la que tiene que enfrentar todo cristiano.

Cuando decidimos dejar el camino del mundo para caminar junto a Jesús, nos toca enfrentarnos con nuestros propios pensamientos, dudas y otros frentes de ataques del enemigo. Pero si empuñamos bien el escudo de la fe y aprendemos a usarlo, logramos hacer frente a todos esos ataques del maligno.

Permite experimentar milagros

El tener fe permite que se abran los cielos y recibir favores, así como la posibilidad de experimentar milagros, si es la voluntad Dios. En la Biblia son muchos los casos que encontramos de sanación y prodigios milagrosos a través de la fe. Si tenemos confianza en Dios podremos acercamos para que intervenga en cualquier área de nuestra vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here