Coaching sistémico ¿Qué es y en qué consiste?

Cuando pensamos en el impulso motivacional estratégico asociado a la práctica de un coach, usualmente lo pensamos desde el Yo individual, aislado. Pero existe un enfoque que examina grupos, familias y sistemas. Descubramos juntos el coaching sistémico.

coaching-sistémico-1

Un coach orientado a sistemas entiende la experiencia humana desde la noción de red interconectada.

¿Qué es el coaching sistémico?

Podemos definir el coaching sistémico como un método de entrenamiento conductual basado en la interrelación entre integrantes de un sistema y su responsabilidad al ser partes de la misma. Al hacer a los componentes de un sistema conscientes de su función e impacto dentro del orden total en que laboran, su camino en pos de los objetivos generales se hace más seguro y sostenido.

¿Dónde puede aplicarse esta vertiente del coaching? Pueden verse grandes resultados en todo lugar donde exista un equipo que necesita ser balanceado en cuanto a la contribución de cada integrante, donde existan roces perdurables por incomprensión u otros conflictos y donde necesite reafirmarse el formato bajo el cual el sistema debe funcionar. Esto incluye evidentemente un equipo deportivo, un vasto conjunto familiar o, más frecuentemente, una empresa.

El coaching sistémico consiste en un grupo de conceptos fijos e ideales en torno a los cuales se concentra el trabajo de acompañamiento. Todos remiten a la noción de red: ninguna persona es realmente un factor solitario, ninguna de sus acciones caen en el vacío y ninguna puede ejercer de verdad un rol protagónico. El sistema es el orden al que se sirve y las soluciones que se planteen deben ser estrictamente en función del bien común.

Igualmente, debe conservarse un equilibrio dentro del carácter multisistémico de nuestra forma de vida humana. Mientras formamos parte del sistema empresarial, también nos ocupamos de ser funcionales en el sistema familiar, en el comunitario o en el religioso. Para conseguir este equilibrio dentro, fuera y entre distintos sistemas es útil considerar las llamadas leyes sistémicas. Vamos a explorarlas a continuación.

Las leyes sistémicas

Para hablar de leyes sistemáticas debemos recordar brevemente a su creador, el psicoterapeuta Bert Hellinger. Alemán nacido en los 20 del siglo pasado, le tocó sobrevivir bajo el orden sistémico oprobioso del nazismo buscando sistemas clandestinos basados en la solidaridad, como organizaciones católicas. Poco después, toma rumbo a África del Sur para ejercer de misionero en la tribu zulú. La observación de su lenguaje, rituales y costumbres cambió su vida y la redirigió hacia el psicoanálisis.

coaching-sistémico-2

La interacción con la tribu zulú permitió a Bert Hellinger hacer reflexiones generales sobre la naturaleza sistémica del ser humano.

De allí surgen estas consideraciones generales sobre las reglas que rigen un orden social organizado en las civilizaciones humanas.

Ley de pertenencia

La ley de pertenencia radica en la concepción de la exclusión como pecado capital. A ningún integrante del sistema puede serle cuestionada su pertenencia al clan. Los errores se señalan y corrigen, pero su derecho a ser considerado parte del grupo es inalienable. Adaptado a un orden empresarial, se trata de mantener un trato civil y considerado entre trabajadores, sin discriminaciones que dañen el orden sistémico.

Ley de jerarquía

La ley de jerarquía indica que el orden establecido entre miembros por la función y responsabilidad que tienen en sus manos no debe ser violado ni cuestionado. La antigüedad y el grado de obligación importan, al igual que el respeto por el orden ascendente a la hora de resolver inconvenientes. Ambos son cruciales para la supervivencia de la tribu.

Ley de equilibrio

Según la ley de equilibrio el intercambio debe ser justo. Si alguien extrae más de lo correspondiente, como en la corrupción empresarial, o se entregan sueldos de ínfimo valor, todo el sistema acabará resintiéndose. Dar y recibir deben estar en balance.

Ley de reconocimiento y aceptación

Siguiendo la ley de reconocimiento, cada quien merece obtener una valoración constante acorde a su trabajo y capacidades dentro del sistema. La ley de aceptación nos indica el apego a las normas establecidas de la organización como condición necesaria para ser funcional dentro de ella. Ambas son leyes de cohesión y respeto mutuo.

En este vídeo esquemático se resume y expande lo expresado sobre la esencia del trabajo del coaching sistémico.

Conclusión

El coaching sistémico es un instrumento eficiente para analizar en profundidad conflictos grupales que parecen insolubles e impulsar a una organización determinada a alcanzar las metas que se ha propuesto. Las conductas nocivas pueden dejarse de lado en favor de un buen sentido de equipo, el liderazgo se ve realzado y blindado y la comunicación se hace más nítida.

La perspectiva externa y serena del coach aporta soluciones simples a complicados nudos relacionales, hechos cada vez más apretados por saturación y costumbre.

Si te ha interesado este artículo, probablemente te sea útil esta lectura sobre el concepto del autocoaching. ¡Sigue el link!

coaching-sistémico-3


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.