Conoce a través de este artículo 10 citas bíblicas para enfermos. Todos estos versículos de la Biblia son maravillosos para reencontrarnos con la confianza y la fe en el poder sanador de Dios.

citas-biblicas-para-enfermos-2

Citas bíblicas para enfermos

La condición del ser humano es Tripartita, es decir somos: espíritu, alma y cuerpo. Nuestro cuerpo es físico y con el paso del tiempo se va desgastando.

En ese desgaste físico influye la salud corporal, por lo que será mayor o menor según sea nuestra condición de salud. Si bien podemos tomar medidas para cuidar nuestra salud, estas son solo para minimizar los daños o para no enfermarnos.

Porque estamos propensos a daños o enfermedades provenientes del medio ambiente, tales como: gripes, alergias, virus, resfriados, etc. Además, el cuerpo físico es finito y su condición natural es que algún día muera.

Así como el cuerpo físico es propenso a enfermarse las otras dos condiciones del ser humano también los son. De manera, que el hombre puede manifestar también una mala salud emocional e incluso espiritual.

En definitiva, una buena salud completa del hombre estará definida por una sanidad tanto corporal, como emocional y espiritual.

¿Qué nos dice la Biblia sobre la sanidad?

En tal sentido, ¿Qué nos dice la Biblia sobre la sanidad? o, ¿Qué nos ofrece Cristo sobre la sanidad? Cristo nos concede por gracia inmerecida ser regenerados por Dios Padre, nos redime por su sangre y nos da sanidad en nuestra condición tripartita, tanto en espíritu, como en alma y cuerpo.

De manera que “En Cristo” tenemos sanidad completa, así seamos vulnerables en la salud física. El apóstol Pablo tenía claro este conocimiento y por eso ora por la iglesia de esta forma:

1 Tesalonicenses 5:23 (DHH): Que Dios mismo, el Dios de paz, los haga a ustedes perfectamente santos, y les conserve todo su ser, espíritu, alma y cuerpo, sin defecto alguno, para la venida de nuestro Señor Jesucristo.

Porque, Jesús nos dice que:

Juan 3:6 (TLA): Todos nacen de padres humanos; pero los hijos de Dios sólo nacen del Espíritu.

Es decir, que cuando pasamos a estar “En Cristo”:

2 Corintios 5:17 (PDT): Si alguien está unido a Cristo, hay una nueva creación. Lo viejo ha desaparecido y todo queda renovado.

De manera que:

2 Corintios 4:16 (TLA): Por eso no nos desanimamos. Aunque nuestro cuerpo se va gastando, nuestro espíritu va cobrando más fuerza.

En conclusión, si bien debemos cuidar nuestro cuerpo como templo y morada de Cristo. Más importante aún es mantener una buena salud emocional, que se logra con el constante alimento espiritual a través de la comunión e intimidad con Dios.

Porque queremos ofrecerte algunos aspectos claves para desarrollar una genuina comunión con Dios. Te invitamos a entrar aquí, Intimidad con Dios: ¿Cómo desarrollarla? De forma que puedas gozar aún más de estar en la presencia del Padre Celestial y de la sanidad que el Señor tiene para ti.

10 Citas bíblicas sobre sanidad para enfermos

Jesús durante su ministerio en la tierra hizo muchos prodigios y milagros, dejando de manifiesto el gran poder de Dios, su Padre. Nuestro Señor curaba enfermos, aún de gravedad, daba vista a los ciegos e incluso su mayor milagro fue la de levantar a Lázaro, después de 4 días de muerto.

Nuestro interés con este artículo es renovar tu confianza y fe en el poder de Dios para curar y sanar. Por ello traemos a continuación diez formas de Dios manifestar sanidad en sus promesas en 10 Citas bíblicas sobre sanidad para enfermos.

1 La obediencia trae sanidad

Debemos tener claro que las promesas de Dios son una realidad, porque Él no es hombre para mentir y lo que promete lo cumple. No obstante, si bien Dios cumple lo que promete, nosotros también debemos hacer algo para ello.

Uno de estos accionar es la obediencia a Dios, Él nos pide que hagamos lo que le agrada, seamos obedientes a sus mandamientos, cumplir sus leyes y así nos irá bien:

Éxodo 15:26 (NBLA): Y Dios les dijo: «Si escuchas atentamente la voz del Señor tu Dios, y haces lo que es recto ante Sus ojos, y escuchas Sus mandamientos, y guardas todos Sus estatutos, no te enviaré ninguna de las enfermedades que envié sobre los egipcios. Porque Yo, el Señor, soy tu sanador».

En la antigüedad Dios libro a su pueblo de la esclavitud de Egipto y el pueblo conoció de su poder, amor y cuidado. Más les dijo que serían libres de enfermedades si escuchaban su voz y le obedecían.

Ahora Dios a nosotros, nos libra del pecado, nos renueva y nos ofrece sanidad a través de la obediencia a Él y a su hijo Jesucristo.

2 Sanidad y bendición mediante la adoración

Dios es celoso con sus hijos y no comparte su reino con ídolos u otros dioses. Ese mismo celo lo debemos demostrar nosotros con el Señor y Dios.

Anteriormente pudimos ver como Dios nos pide obediencia a sus mandamientos. Y el primero de sus mandamientos es:

Éxodo 20:3 (PDT): – No adores otros dioses además de mí-.

Como segundo mandato nos dice que solo ante Él, nuestro Dios nos podemos inclinar y solo a Él debemos adorar.

Éxodo 20:5 (PDT): No te inclines ante ellos ni los adores porque yo, el SEÑOR tu Dios, soy un Dios celoso.

La recompensa de obedecer y adorarlo solo a Él, es la bendición de su amor por mil generaciones:

Éxodo 20:6 (PDT): Pero mostraré fiel amor por mil generaciones a los que me aman y obedecen mis mandamientos.

Si quieres conocer el resto de lo que nos demanda el Señor, entra aquí Mandamientos de la ley de Dios que debes cumplir. Adorar a Dios es tener la bendición de su fiel amor, que se traduce en tener la confianza que el Señor nos proveerá de todo lo que necesitamos, incluso bienestar físico, Dios nos dice:

Éxodo 23:25 (PDT): Si adoras al SEÑOR tu Dios, él bendecirá tu alimento y tu agua. Yo alejaré de ti la enfermedad.

3 El Señor da sanidad espiritual, emocional y física

El alma refleja nuestras emociones y si estas, las enfocamos en el amor, bondad y las bendiciones que Dios nos ha dado, de seguro podremos gozar de buena salud emocional. David escribió el Salmo 103 en el ocaso de su vida y luego de salir victorioso de una enfermedad o condición difícil que lo aquejaba, en esta alabanza el rey escribió:

Salmos 103:1-3 (PDT): 1 Con todo mi corazón alabo al SEÑOR; que todo mi ser alabe su santo nombre. 2 Con todo mi corazón alabo al SEÑOR y no olvides ninguno de sus beneficios. 3 Dios perdona todos mis pecados y sana todas mis enfermedades.

Este cantico de David debe servirnos de inspiración y animarnos a no olvidar todas las bendiciones y misericordias que Dios ha tenido para con nosotros a lo largo de nuestras vidas. Todo nuestro ser (cuerpo, alma y espíritu), como canta David, debe estar enfocado en alabar al Señor y Dios, por lo que ya hizo, hace y hará en nosotros.

En lugar de quejarnos o enfocarnos en el padecimiento por alguna enfermedad o situación difícil que estemos atravesando. Conoce todo este cantico de David entrando aquí Salmo 103 explicación y alabanza a Dios.

En este interesante artículo podrás aprender sobre la explicación del llamado de David a dirigirá alabanza a Dios, por sus bondades en momentos difíciles.

4 Dios escucha nuestro clamor – Citas bíblicas para enfermos 

Ante una situación difícil de enfermedad grave o gran padecimiento, como creyentes debemos ir al lugar secreto y clamar a Dios. Debemos confiar que el Señor escucha nuestros ruegos y viene en nuestro auxilio y nos sana.

En la angustia proclamemos su palabra y confiemos en el Señor:

Salmos 107:19-20 (RVC): 19 Pero en su angustia clamaron al Señor, Y él los libró de su aflicción. 20 Con el poder de su palabra los sanó, y los libró de caer en el sepulcro.

Recordemos que nada es imposible para Dios cuando está en su buena voluntad la decisión de sanar.

5 La palabra de Dios tiene poder para dar vida

La palabra de Dios es sabia y da vida, si la escudriñamos conseguimos su buen consejo para vivir mejor con buena salud espiritual y física. Por eso Dios nos dice que la guardemos en nuestro corazón como un tesoro:

Proverbios 4:20-22 (NTV): 20 Hijo mío, presta atención a lo que te digo. Escucha atentamente mis palabras. 21 No las pierdas de vista. Déjalas llegar hasta lo profundo de tu corazón, 22 pues traen vida a quienes las encuentran y dan salud a todo el cuerpo.

6 La obra de Jesús en la cruz en las citas bíblicas para enfermos

Entre las citas bíblicas para enfermos lo más relevante es la obra que consumo Jesús en la cruz del calvario. Porque en la cruz Jesús cargó nuestras enfermedades y las clavó en ella, como lo profetizo el profeta:

Isaías 53:4 (NVI): Ciertamente él cargó con nuestras enfermedades y soportó nuestros dolores, pero nosotros lo consideramos herido, golpeado por Dios, y humillado.

Sobre Jesús recayó todo el castigo, dolor, padecimiento, enfermedad y sufrimientos que nos correspondía a nosotros por nuestros pecados. Sin haber cometido pecado el Señor se hizo pecado por nosotros, pagando el precio con su sangre.

Una preciosa sangre que limpia todo nuestro ser, sana nuestras heridas, cura nuestras dolencias o enfermedades. Que además nos da plenitud de gozo, paz y libertad, todo esto inmerecido por nuestra parte, solo por su gracia, solo porque a Dios le plació, amarnos con este inmenso amor.

Isaías 53:5 (DHH): Pero fue traspasado a causa de nuestra rebeldía, fue atormentado a causa de nuestras maldades; el castigo que sufrió nos trajo la paz, por sus heridas alcanzamos la salud.

De manera que, en momentos de enfermedad enfoquemos nuestra mirada en la cruz y lo que consumó en ella Jesucristo. Recordemos que no estamos solos en esta situación, porque ya Jesús pasó por ella y nos dio la victoria junto con Él.

Jesús mejor que nadie entiende lo que sentimos y conoce de las necesidades de todo nuestro ser tripartita (espíritu, alma y cuerpo).

citas-biblicas-para-enfermos-3.

7 Dios concede autoridad a sus discípulos para dar sanidad

En el evangelio de Mateo podemos ver que Jesús estando en la tierra dio a sus discípulos autoridad. La cual estaba manifestada en el poder para liberar a las personas de espíritus malignos, sanar a los que padecían de enfermedades, en fin, a dar de gracia lo que por gracia habían recibido del Señor y Dios de los cielos:

Mateo 10:7-8 (TLA): 7 Cuando vayan, anuncien este mensaje: -Ya está por llegar el reino de Dios-. 8 Sanen también a los enfermos. Devuélvanles la vida a los muertos. Sanen a los leprosos, y libren de los demonios a la gente. ¡No cobren nada por hacerlo, pues el poder que Dios les ha dado a ustedes tampoco les costó nada!

De igual forma en la carta de 1 Corintios en el capítulo 12, podemos ver que uno de los dones que Dios da a la iglesia de Jesucristo es el don de sanidad. Dios hoy día usa a su iglesia para llevar bendición, sanidad y restauración a todos aquel que lo necesite y le busque.

8 La fe trae sanidad

Basta creerle a Jesús para ser sanos:

Marcos 10:51-52 (PDT): 51 Jesús le dijo: – ¿Qué quieres que haga por ti? El ciego respondió: -Maestro, quiero ver de nuevo. 52 Jesús le dijo: -Puedes irte, tu fe te ha sanado. Enseguida el hombre pudo ver y siguió a Jesús por el camino.

9 La oración y la unción para sanar a los enfermos

El Señor nos da instrucción como iglesia para dar sanidad al enfermo:

Santiago 5:14-15 (PDT): 14 Si alguno está enfermo, que haga llamar a los ancianos líderes de la iglesia para que oren por él y para que lo unjan con aceite en el nombre del Señor. 15 Si esa oración es hecha con fe, sanará al enfermo y el Señor lo levantará. Si ha pecado, el Señor lo perdonará.

 

10 Cristo la esperanza de vida eterna

Algún día nuestro cuerpo físico morirá, pero luego pasaremos a la eternidad con Jesús:

Apocalipsis 21:4: – Él secará sus lágrimas, y no morirán jamás. Tampoco volverán a llorar, ni a lamentarse, ni sentirán ningún dolor, porque lo que antes existía ha dejado de existir-.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here