Las citas bíblicas de amistad nos muestran la importancia de esta hermosa relación. Por ello, le invitamos de manera muy cordial a que lea el presente articulo, en el cual aprenderemos mucho más sobre este maravilloso valor.

citas-bíblicas-de-amistad

Citas bíblicas de amistad

¿Qué es la amistad?

La amistad es una acción maravillosa y muy especial, en la cual podemos sentirnos libres de mostrarnos tal y como somos. Es un círculo imaginario y poderoso que va creciendo con el tiempo; en el que podemos hablar sobre cualquier tema, planear viajes, estudios, trabajo, y más, con diferentes personas.

Es una relación que se construye muy fácilmente y se puede formar entre familiares, conocidos y desconocidos. Es la manera que tenemos de expresar  y compartir nuestros sentimientos, deseos e inquietudes, a través de la comunicación y los hechos.

No hay límites cuando se tiene una amistad, siempre basándose en el respeto y el amor hacia otros. En la Biblia podemos encontrar muchos ejemplos de la amistad; como el que tenía Jesús con sus discípulos, donde Jesús les enseñaba la palabra de Dios y ellos le correspondían con amor y difusión de la misma.

Cuando la amistad se convierte en un acto recíproco y altruista, podemos hablar de una hermandad. Porque las personas nos sentimos muy bien, cuando somos bien correspondidos por el afecto que mostramos.

Nuestro Padre Celestial, nos muestra mediante el texto sagrado, algunas citas bíblicas de amistad, como la que se encuentra en el libro de Eclesiastés, en el capitulo 4, versículo 12:

«Uno puede ser vencido pero dos pueden resistir, porque la cuerda de tres hilos no se rompe fácilmente».

citas-bíblicas

Importancia de la amistad:

Cuando la relación de amistad se convierte en una hermandad, por medio de la cuál se ama y se cuida al amigo, podemos estar seguros que siempre vamos a sentir el respaldo de esa persona, así como también, estaremos presente cuando requiera de nuestra ayuda.

La lealtad y el compromiso son claves para una buena relación de amistad, debe ser mutuo el afecto y el interés. Debemos resaltar que no todas las amistades van a ser prosperas y de buen beneficio, porque existen muchas personas que no comparten los mismos valores con los que crecimos.

Lógicamente, todas las personas son diferentes y no vamos a encontrar a alguien que sea exactamente como nosotros, pero sí podemos aprender de otros, compartir creencias, gustos, y muchas otras cosas.

Por eso, es importante rodearnos de personas que estén en sintonía con nosotros, que podamos aprender y formarnos como mejores personas, mediante recuerdos bonitos que construyamos con nuestros amigos.

La Biblia nos menciona esta cita bíblica de amistad, en el libro Primera de Juan, capítulo 4, versículo 7:

«Hermanos míos, amémonos los unos a los otros, porque el amor viene de Dios…».

la-amistad-en-la-Biblia

Rechazar las amistades falsas:

Entonces podemos decir a través de varias citas bíblicas de amistad, que sin duda alguna, Dios es amor, y se alegra porque amemos a otros también,  pero una buena relación, un amor de verdad, sin causar molestias, sin hacer mal a alguien más. Así se menciona en el libro de Proverbios, capítulo 16, versículo 28:

«El perverso provoca contiendas, y el chismoso divide a los buenos amigos…».

Por tal motivo, es importante siempre saber con quién nos relacionamos, a quién le compartimos nuestras inquietudes, nuestros problemas, y nuestros planes. Porque no todos van a querer nuestro bien, o simplemente, no les importa el bienestar de nosotros.

Saber elegir a un buen amigo

Amistades duraderas:

Cuando nos damos cuenta que las personas a nuestro alrededor no son las adecuadas para nuestra estabilidad emocional y no están en consonancia con nuestras ideas, gustos y el afecto que le damos, lo mejor es alejarse.

Porque el respeto es fundamental para que una buena amistad funcione. Así se menciona en la siguiente cita bíblica, en Proverbios, capitulo 18, versículo 24:

‘»Hay amigos que llevan a la ruina, pero hay amigos más fieles que los hermanos».

la-amistad-en-la-Biblia

Consejos:

Para tener una relación de hermandad duradera, debemos tomar los siguientes consejos:

  • Ser amable y respetuoso con la persona que nos brinda su amistad.
  • Aprender a pedir perdón es clave, porque a veces nos podemos equivocar y al cometer un error, estamos reforzando la amistad.
  • Debemos estar siempre en contacto con esa persona, destacando que nos importa.
  • Mostrar interés por las cosas que hace, recordemos que debemos ser abiertos, y no centrarnos solo en nosotros mismos.
  • Debemos apoyarnos siempre, tanto en los momentos bueno como en los difíciles. A veces un buen abrazo o un mensaje de compasión es bien recibido en tiempos duros.

Tenemos que ser altruistas, no siempre vamos a recibir exactamente lo que damos, quizás obtengamos más o tal vez menos, pero lo importante es siempre ser cordiales con nuestros amigos, porque ellos tienen sus asuntos también.

Aprender a diferenciar:

Es básico que entendamos, que muy posiblemente, algunos de nuestros buenos amigos no tengan las mismas creencias que nosotros, y no por eso vamos a alejarnos y evitar algún contacto. En Proverbios, capitulo 27, versículo 10, está la siguiente cita bíblica de amistad:

«No abandones a tu amigo, ni al amigo de tu padre. No vayas a la casa de tu hermano si tienes un problema, porque más vale vecino cercano que hermano distante».

Dios-nos-muestra-la-amistad

De esta manera, nuestro amado Padre nos enseña que así como la palabra puede llegar a todos, así mismo podemos tener buenos amigos aunque no compartan las mismas creencias que nosotros, porque todo parte de los principios y valores que nos fueron inculcados desde pequeños.

Amor puro y sincero:

Muchas veces, vamos a encontrar excelentes amigos fuera de nuestro núcleo familiar e incluso social, de nuestro centro religioso, o algunas amistades cercanas. Siempre y cuando las relaciones sean constructivas y estén basadas en el respeto, podemos seguir en contacto con ellos.

Nuestro Padre Celestial nos ha mostrado infinidad de veces, que su amor es recíproco, que su amor es poderoso y que puede llegar a todos. Entonces, ¿Por qué no ser como nuestro Padre?. Podemos amar a todos, podemos perdonar y podemos ser felices con personas que se sienten de la misma manera que nosotros.

Mientras mantengamos nuestros principios y exista amor y respeto vamos a poder hacer que la relación se fortalezca. Dios así nos lo permite, y así debe ser.

La amistad debe ser una experiencia enriquecedora, fructífera, maravillosa, llena de amor y de afecto, tiene que ser especial. Pero si llegamos a cometer errores, podemos perdonar.  Recordemos esto, cuando el apóstol Pedro le pregunto a Jesús ¿Cuantas veces he de perdonar a mi hermano si peca en mi contra?, Jesús le respondió:

Evangelio de San Mateo, capítulo 18, versículo 22: «No te digo que sean siete veces, sino hasta setenta veces siete…».

amigos-para-siempre

Siendo de esta manera lo que Jesús le dijo a Pedro en esa cita bíblica de amistad, entonces nosotros podemos ser así, perdonar a quienes nos ofenden y si se trata de nuestros amigos, aún más rápido, porque todos podemos equivocarnos algunas veces pero cuando pedimos perdón o perdonamos a otros, estamos demostrando amor.

Podemos aprender de los más pequeños, que cuando se molestan no pasan unos pocos minutos y ya están sonriendo de nuevo, como si nada hubiese ocurrido. Son inocentes, son un ejemplo de amor de verdad. Si así hiciéramos con nuestros amigos, podemos aprender juntos y buscar el equilibrio para una sana relación.

Un amor puro y sincero como el de nuestro gran Padre. Si quiere aprender más sobre el amor de nuestro Creador hacia nosotros, le invito a que lea el siguiente artículo, donde sin duda vamos a poder ilustrarnos mejor al respecto:  Citas bíblicas de amor.

Todas estas citas bíblicas nos instruyen sobre el comportamiento que debemos tener para edificar buenas amistades, que se mantengan en el tiempo y que nos ayuden a crecer como personas. Siempre cuidándonos los unos a los otros.

Es una manera distinta de amar, y una forma única de mostrar afecto genuino. ¿Qué sería de nosotros sin la amistad?. Por eso, debemos hacer grandes amigos a lo largo de nuestras vidas, para estar en compañía siempre de buenas personas, donde el respeto sea la base para todo.

La amistad es un valor, y como tal, debe ser preservado con lealtad, con el amor, con el interés, con el contacto, con la comunicación, con los buenos gestos, con el perdón, con la ayuda. Tenemos que dar lo mejor de nosotros para que funcione realmente, para que sea una excelente amistad, para que perdure en el tiempo y se convierta en una hermandad.

En el siguiente vídeo, se podrá apreciar de una manera breve, la importancia de una buena amistad, de una excelente relación de hermandad, tal y como nos muestran algunas citas bíblicas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here