La ceguera espiritual es uno males que impide reconocer a Jesucristo como el salvador de la humanidad, es por ello que en este artículo conocerás más sobre este tema y como salir de esta oscuridad, a fin de retomar el camino de la luz en compañía de Dios.

ceguera-espiritual 1

¿Qué es la ceguera espiritual?

Cuando se dice que la humanidad sufre de ceguera espiritual no se refiere a una condición física, ya que muchos ven y creen solamente en cosas tangibles, sin embargo, su mismo escepticismo y forma de vida les bloquea la capacidad de entender y reconocer que existen otras cosas que son parte del mundo espiritual del hombre.

Este tipo de incapacidad en reconocer que existe un Dios amoroso, quién está dispuesto a ayudar, siempre y cuando se le pida de corazón y se le reconozca como un ser supremo, nunca será superada esta ceguera espiritual que embarga la mente y alma de los hombres.

Es por ello que Jesús es la luz que guiará a los hombres que decidan seguirlo para disfrutar de la vida eterna, así no se pueda ver físicamente, pero sus obras se manifestarán a través de otras personas y los que se nieguen a reconocerlo se quedarán en la oscuridad de sus pensamientos y realidades en este mundo físico plagado de maldad.

Para fortalecer tu relación con Dios, evitando tener ceguera espiritual es importante que leas el artículo: Vida devocional.

Jesús sana a los ciegos

Para entender  más sobre esta condición de ceguera espiritual, tan difícil pero no imposible de sanar y de esta manera seguir el camino de Dios, es importante resaltar los milagros realizados por Jesucristo a favor de dos hombres ciegos de nacimiento.

La palabra cuenta que en una de las diversas predicaciones de Jesús en esos pueblos y ciudades llenas de sufrimiento, penurias y escasez, tanto de alimento para el cuerpo como  para el alma, se encontró con dos hombres ciegos de nacimiento, quienes al escuchar la algarabía de la gente decidieron acercarse a Jesús para pedirle un milagro.

ceguera-espiritual 2

En este momento en que Jesús recorría las calles, era seguido por miles de personas, por lo que a los ciegos les fue imposible llegar hasta él, sin embargo, al establecerse en una de las casas que le habían ofrecido posada a Jesús, llegaron estos hombres gritando desesperadamente, llamando su atención.

Los hombres le dijeron, hijo de David ayúdanos y Jesús con palabras que emanaban compasión les preguntó que si tenían fe en él para poderlos sanar, a lo que los hombres respondieron con convicción que creían en él, a lo que este les respondió, pues motivado a su fe en Dios ya están sanos.

Seguidamente, uno de ellos abrió sus ojos y por primera vez en su vida pudo ver la luz del sol y la cara de su amigo, quién también estaba maravillado al abrir sus ojos, la alegría les inundó el corazón y desde ese momento siguieron a Jesús durante su peregrinación.

La ceguera espiritual de los Fariseos

Los Fariseos eran incrédulos de los milagros de Jesús y por ello seguían de cerca sus pasos acechándolo como lobos y a todas aquellas personas a quién sanaba para desprestigiar a través de él los milagros de Dios.

Jesús realizó el milagro devolviéndole la visión a un hombre y sanarlo, pero este le pidió que no dijera nada, sin embargo, era tanta la emoción y dicha que sentía en su corazón que este hombre lo pregonó por doquier.

En este sentido, los Fariseos buscaron al hombre que obtuvo el milagro de la visión a través de Jesucristo para interrogarlo y posteriormente desterrarlo de la ciudad.

Pero la sabiduría de este buen hombre fue dejarles muy claro que de no haber sido por la gracia de Dios, Jesús nunca hubiese podido otorgarle la visión a un ciego.

Estas malas acciones de los Fariseos hacen recordar las palabras de Jesús cuando exclamaba que no hay peor ciego que el que no quiere ver, ni peor sordo que el que no quiere oír, razón por la cual, estas personas no podrán ser salvadas de la oscuridad espiritual en la que se encuentran.

Su preocupación era realizar los actos religiosos de manera metódica, tal es el caso del día de descanso, sin embargo, Jesús realizaba milagros todos los días, lo cual enojaba a los Fariseos quienes ya se habían desviado del verdadero objetivo de la religión, la cual es amar, ayudar, perdonar y proteger al prójimo.

Conoce las reflexiones de Jesucristo sobre la ceguera espiritual

Si el hombre reconoce a Jesús como su salvador estaría reconociendo la magnificencia de Dios nuestro señor, es por ello que de manera recíproca Jesús reconocerá al hombre.

La tarea de Jesucristo era devolver la vista a todos lo que dicen ver, pero que realmente no lo hacen al no reconocer ni adorar a Dios como debe ser.

Un hombre que no cree en nada a nivel espiritual es un hombre totalmente ciego espiritualmente, ya que vivirá entre las tinieblas hasta que no reconozca a Jesucristo como su único salvador.

La incapacidad de comprender las verdades espirituales aquejan a muchas personas por eso te invitamos a ver el vídeo donde conocerás las reflexiones de Jesús sobre la ceguera espiritual:

¿Cuáles son las causas?

La rebeldía, es una de las más radicales ya que este hombre solo verá lo que quiera ver y escuchará lo que quiera oír, por lo tanto, nada de lo que se le diga adicional a esto servirá, para que pueda alcanzar la luz y el camino correcto a la salvación.

El incrédulo, es aquel que no cree lo que no puede ver, sin embargo, esto se traduce como una falta de fe hasta que sucede el milagro, sin embargo, no es de extrañar que su incredulidad perdure en el tiempo.

No confiar en Dios para la solución de los problemas, es otro de los casos en que la persona se ciega y se limita a ver un problema, sin embargo, al pedirle a Dios que lo ayude a solventar tamaña dificultad se sorprenderá al ver el resultado.

El prejuicio ante otros, es una de las más comunes, ya que se está acostumbrado a juzgar al otro y no ver primero la paja que se tiene en el suyo. Esta es una de las acciones más hipócritas que existen, ya que nadie puede juzgar a otro si el que juzga ha cometido todos los pecados que critica en su hermano.

Dar importancia a las apariencias y dejar de lado lo que hay en el corazón de esa persona está en contra de los designios de Dios, ya que en el alma emanan la bondad, el amor, las buenas acciones y no de la apariencia del hombre.

A pesar de las dificultades que atravesamos en nuestras vidas debemos evitar la ceguera espiritual por lo que te recomendamos leer el siguiente artículo: La historia de Job.

Hemos llegado al final del artículo y esperamos que haya sido de tu agrado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here