Catolicismo: origen, historia y curiosidades

La biblia es el texto de referencia del catolicismo

Todos sabemos perfectamente qué es el catolicismo y cómo esta doctrina del cristianismo se ha convertido en la religión con más seguidores en todo el mundo, pero ¿conoces sus orígenes y su historia?

En los próximos párrafos vamos a tratar de ahondar en los orígenes del catolicismo y en los fundamentos que han llevado al reconocimiento de Cristo a nivel mundial, consiguiendo que 2000 años después de su muerte se siga manteniendo vivo su espíritu y legado.

Diferencia entre cristianismo y catolicismo

Antes de entrar en materia conviene hacer una pequeña matización para entender la diferenciación entre estos dos términos, que mucha gente confunde y que aluden a cosas diferentes.

El cristianismo es la religión que basa su fe en las enseñanzas de Cristo y que engloba en su conjunto a diferentes Iglesias que, teniendo como base a Jesús de Nazaret, tienen diferentes interpretaciones sobre cómo seguir la doctrina.

El catolicismo, por lo tanto, es una vertiente del cristianismo, que tiene como máxima autoridad al Papa, y su sede en la Ciudad del Vaticano. La Iglesia católica es la que más adeptos tiene dentro del cristianismo.

Orígenes e historia del catolicismo

Cristo es la base del catolicismo y del cristianismo

Sabemos sobradamente que la historia del cristianismo nace conforme Jesucristo asciende a los cielos. Es justo en ese momento cuando las enseñanzas que él se encargó de difundir en vida se empiezan a extender por medio de sus discípulos.

Sin embargo, a la religión le costó ganar relevancia en sus primeros siglos de vida, ya que estaba prohibida por parte del Imperio Romano y no fue hasta el año 380 cuando el emperador Teodosio la convirtió en la religión oficial, terminando de consolidarla como una creencia principal.

La cuestión es que de forma más o menos estable la religión cristiana permanece sin grandes cambios durante toda la Edad Media, a excepción del Gran Cisma, que produjo una división entre las Iglesias de oriente y occidente en el siglo XI.

Pero el gran cambio, sin ningún género de dudas, llegó con la Edad Moderna o, más concretamente si cabe, en el siglo XVI. Aunque curiosamente fue el siglo en el que la religión cristiana logró la expansión hacia un nuevo territorio como era América, fue también el siglo más convulso a nivel interno de toda su historia.

Entre las múltiples causas que derivaron en la división interna del cristianismo hay una figura que destaca por encima del resto, que es la de Martín Lutero. Este filósofo y teólogo de origen alemán manifestó su desacuerdo con ciertas actuaciones de la Iglesia y provocó el surgimiento de una corriente protestante para corregirlas.

La iglesia anglicana sigue una doctrina diferente al catolicismo

Las ideas promulgadas por Lutero se fueron extendiendo, en gran parte gracias a que en el siglo anterior se inventó la imprenta precisamente en Alemania, y cada vez eran más las personas que compartían su pensamiento y se oponían al papado.

La magnitud del problema para la Iglesia fue tal que, a pesar de no haber prestado demasiada atención en un principio, se vio obligada a responder de manera oficial al protestantismo con la llamada Contrarreforma, con la que se pretendía renovar la imagen de la doctrina e impedir la consolidación de las diferentes Iglesias que se estaban conformando.

La Contrarreforma se inicia en el año 1545 con el Concilio de Trento, pero abarcará un periodo de más de 100 años en los que hubo incluso importantes conflictos bélicos a causa de la situación.

Con la Contrarreforma podemos decir que nace de forma oficial el catolicismo tal y como lo conocemos hoy, diferenciándose claramente del resto de doctrinas protestantes que fueron ganando peso por Europa Central y la Islas Británicas.

Ya con la llegada de la Edad Contemporánea la Iglesia Católica volvió a ganar terreno en muchos de los países que adoptaron ideas protestantes, pero nuevamente se vio salpicada por un acontecimiento histórico, en este caso la Revolución Francesa.

El cristianismo llegó incluso a prohibirse en Francia a finales del siglo XVIII, en uno de los peores momentos que ha vivido la religión católica en el país galo. La llegada de Napoleón, aliado al principio de la Iglesia Católica, también tuvo consecuencias importantes puesto que llegó a ocupar Roma, tomando la soberanía de los Estados Pontificios hasta su caída, ya en el año 1815.

Curiosidades del catolicismo

San Pedro del Vaticano es el templo más grande del catolicismo

Ya hemos comentado datos bastante interesantes como que el catolicismo es la religión con más fieles del mundo, con casi 1300 millones de adeptos, pero aquí van otras curiosidades que estamos seguros de que te van a sorprender aún más:

  • Los tres templos católicos más grandes del mundo son: San Pedro del Vaticano, la Basílica de Nuestra Señora Aparecida (Brasil) y la Catedral de Sevilla (España), en ese orden.
  • Hay más de 10.000 santos que han sido reconocidos por la Iglesia Católica a lo largo de su historia.
  • Casi la mitad de los sacerdotes de la Iglesia Católica (44%), ejercen sus funciones en Europa. El segundo continente con más presencia es América (16%), y el que menos presencia tiene es Oceanía (1%).
  • La Misa del Gallo que se celebra el 24 de diciembre en vísperas de la Nochebuena recibe tan peculiar nombre porque en el origen de esta liturgia, siglo V, se solía hacer «al canto del gallo», es decir, a la media noche.

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.